infoagro logo
Noticias

España | Internacional | Economía & Mercados | Sectores »

Dónde están los 20.000 millones del Gobierno

Las medidas económicas planteadas por el Gobierno no suponen alivio alguno para la economía de las empresas y no tienen en cuenta al sector primario.
España - 25/03/2020
Editorial
Maquinaria agrícola realizando labores en el campo de cultivo.


Es curioso observar en estos días de pandemia como ningún medio de comunicación es crítico con las medidas económicas que ha adoptado el Gobierno, parte de ellas fueron aprobadas ayer en Consejo de Ministros y anunciadas por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en rueda de prensa. Por supuesto, ni que decir tiene, que las medidas económicas dirigidas a apoyar al sector primario, que tanto se ha esforzado durante estos días para garantizar el abastecimiento de la cadena de suministro, son completamente inexistentes.

Entre las medidas anunciadas, está conceder avales por valor de 20.000 millones para pymes y autónomos con el fin de que tengan más facilidad de acceso al crédito, pero en realidad, esto no quiere decir que el Gobierno vaya a poner el dinero encima de la mesa para ayudar a la economía, sino que como garante de la operación financiera, lo pondrá en el hipotético caso de que el solicitante de la misma, no cumpla con las obligaciones contraídas con la entidad financiera a la hora de realizar sus pagos. Lógicamente, esta solicitud de financiación la podía hacer también anteriormente cualquier autónomo o empresa, aunque la realidad de la medida supone endeudarse para poder seguir pagando impuestos.

Otra de las medidas es el aplazamiento de los impuestos, tanto del IVA como del IRPF, tres meses sin intereses o seis meses: una medida que tampoco supone un desembolso por parte del Gobierno: simplemente, y hablando en términos futbolísticos, es “pegarle una patada al balón hacia delante”, es decir, si las empresas y autónomos ahora no pueden pagar estos impuestos y los aplazan, lo único que van a conseguir es acumular trimestres y cantidades a los que después será más difícil de hacer frente, y que también se podía hacer, en algunos casos, con anterioridad a la crisis, mediante la solicitud a Hacienda del aplazamiento de los impuestos, con su correspondiente coste.

Con respecto a los famosos ERTEs y EREs, también existían ya con anterioridad, simplemente se ha facilitado a las empresas y a los autónomos que se han visto obligados a cerrar sus negocios y establecimientos, que se puedan acoger a esta modalidad. Como no podía ser de otra forma, para el resto de sectores, como es el caso del sector agrícola, que no están dentro del grupo de los obligados a cerrar, tampoco se les ha ofrecido ninguna otra facilidad para afrontar la crisis, haciendo gala de la misma dejadez con que venía tratándose al sector con anterioridad a esta pandemia.

El Gobiernos no ha tenido en cuenta las reivindicaciones de los empresarios y autónomos, que solicitaban la cancelación de los pagos de IVA y IRPF, así como la cuota de autónomos, al menos durante el tiempo que dure el estado de alarma. Como es el caso de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos que, en una carta dirigida al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha solicitado “que suspenda el cobro de la cuota de marzo ante la dificultad de gestionar la nueva prestación en una semana. De producirse, si no se suspende la cuota, los autónomos la verán cargada en sus cuentas el próximo 31 de marzo y generará frustración y malestar entre los autónomos”, medidas que son muy importantes para los agricultores, que en su mayoría están acogidos a este régimen fiscal.

 Al igual que no ha tenido en cuenta las predicciones de los distintos organismos económicos internacionales, que están prediciendo importantes reducciones del PIB nacional, coincidiendo en su mayoría en que la crisis económica será mayor que la de 2.008, y que ha llevado incluso a la presidenta del BCE, Christine Lagarde, tener que llamar a Sánchez para explicárselo. Y aunque los mayores esfuerzos en estos días deben destinarse a salvar vidas, no se están dando cuenta de que, si consideramos todos los sectores, todas las empresas y todos los trabajadores que se están viendo afectados por la crisis del coronavirus, o se toman medidas económicas de calado ahora, o al igual que ha pasado con la gestión sanitaria de esta dramática epidemia, mañana será demasiado tarde.

¿Estar informado? Suscripción gratis
































PORTADA Contacto Newsletter Publicidad Prensa Trabaja en Infoagro
Aviso legal Política de Privacidad Política de Cookies
English Français Russian

© Copyright Infoagro Systems, S.L.