infoagro logo

NOTICIAS GENERAL | ESPAÑA | INTERNACIONAL

Laboratorios en África

El agro, un salvavidas para Arica

Transnacionales de semillas ya tienen 180 hectáreas e instalan sus laboratorios para investigar y desarrollar nuevas variedades

Chile 12/08/2008


Transnacionales de semillas ya tienen 180 hectáreas e instalan sus laboratorios para investigar y desarrollar nuevas variedades. Condiciones climáticas hacen posible acortar tiempos de 10 a 4 años. Las inversiones superan los US$ 46 millones.

El valle de Azapa es un gran laboratorio natural. De ello se están percatando grandes compañías internacionales, que desvían su mirada y sus capitales desde los puntos más conocidos y los orientan hacia la estrecha quebrada del norte chileno.

Azapa otorga una gran ventaja en la carrera mundial por obtener nuevas variedades que puedan ser cultivadas bajo condiciones extremas de agua manteniendo rendimiento y calidad; más resistentes a plagas y enfermedades, adaptables a climas diversos y adversos, o aptas para biocombustibles.

El de las semillas es un negocio que en el mundo mueve miles de millones de dólares y en el que Chile se inserta con eficiencia. En 2007, la zona central nacional envió a Estados Unidos, Europa y resto de Sudamérica US$ 241 millones en semillas, consolidándolo como principal exportador del hemisferio sur y sexto del orbe.

Pero el especial agroclima de su extremo norte, Azapa en particular, puede llevar a Chile a jugar un rol estratégico y crucial, contribuyendo decisivamente a reducir en forma drástica los tiempos de búsqueda de nuevos y mejores híbridos que respondan a las demandas mundiales. Y de paso puede cambiar la situación de esta zona, remecida por una creciente desaparición de las industrias tradicionales y una alta tasa de desempleo.

Son sus excepcionales condiciones - que proveen de tomates y hortalizas al resto del país- las que atrajeron la mirada de las transnacionales semilleras. Éstas no temieron en hacer su apuesta para instalarse en una zona para ellos casi desconocida. Y están remeciendo el sector con nuevas inversiones, dando una señal de que Arica tiene ventajas comparativas que se puede aprovechar.

Syngenta y Pioneer Dupont, dos empresas con liderazgo mundial en el desarrollo de plantas genéticamente avanzadas, están destinando US$ 46 millones en levantar estaciones experimentales en el valle. También llegaron Sakata, South Pacific Seeds, Massai, Anasac, CIS, Tuniche y, la pionera de todas, Maraseed. Son chilenas y extranjeras conectadas todas a grandes compañías internacionales.

En total, han comprado 180 hectáreas para producir y propagar híbridos, especialmente de maíz, hortalizas y flores.

Hace pocos años, el valle no destinaba una hectárea a ello.

Desplazar a Hawai

La eterna primavera es la clave para estas nuevas inversiones. El éxito de Chile en la exportación agrofrutícola se basa en la contraestación en relación al hemisferio norte (es verano acá mientras allá es invierno). Arica extiende esa ventaja a todo el año.

El gerente general de Syngenta, Rafael del Río, señala que Azapa ''se presenta como una alternativa ideal para el crecimiento de especies como maíz y soya''. La compañía espera cultivar 250.000 variedades anuales de ambas especies, cuyas muestras serán examinadas en un centro de marcadores moleculares que construirá en Santiago.

''Aquí se puede cosechar en períodos mejores para los mercados internacionales de destino. Y no una cosecha, como en la zona central, sino tres al año al menos'', señala Germán Alessandri, director de la Asociación Nacional de Productores de Semillas, Anpros.

Esto último es clave, pues triplica la velocidad de desarrollo de variedades. Los procesos de polinización artificial involucrados en investigar y desarrollar nuevos híbridos tardan más de una década en dar resultados. Arica puede contribuir a reducirlos a 3 ó 4 años, acercando las decisiones a las condiciones vigentes en el mercado.

El ''milagro'' azapeño se explica por su temperatura promedio de 18º C, ideal para la germinación de las plantas, que nunca sube de los 28º y que sólo en 2 días de los últimos 7 años bajó de los 10º. ''Al contrario, su radiación solar es de las mayores del mundo, con 6 Kw/hr por metro cuadrado. Ello duplica la eficiencia de la fotosíntesis en relación al sur del país'', dice el decano de Agronomía de la U. de Tarapacá, Eugenio Doussoulin.

En zonas tropicales con calor todo el año, como Hawai y Puerto Rico, se ubican actualmente las estaciones internacionales de investigación. Pero con poca oscilación térmica, sin ventarrones ni lluvias y una humedad promedio de 65% Azapa brinda condiciones inigualables de estabilidad y control.

Lo mismo ocurre con las enfermedades. Si los actuales centros de investigación están sometidos a una fuerte presión de plagas, el implacable desierto que rodea a Azapa actúa como barrera natural. El valle sufre de insectos y microorganismos dañinos, pero todos son conocidos (y controlados). Y no entran nuevos.

Estas condiciones son las que posibilitan que Arica pueda desplazar estaciones de investigación de otras partes del planeta. ''Sin duda, Arica cuenta con todas las condiciones para ello'', asegura del Rio.

Cambios en el paisaje

Modernos galpones de tamaño desmesurado para los cánones ariqueños, como el que Pioneer instaló en el sector de Alto Ramírez, son el signo de los cambios. Y es que desde que en 1618 el carmelita Vázquez de Espinosa se maravillara con sus olivares y hortalizas, la vocación productiva de Azapa se mantenía incólume. Hoy, aunque con riego tecnificado, los cultivos de tomates y de aceitunas predominan en el 65% de las 3.600 há del valle.

Pero los cambios generan traumas. Sectores ecologistas reclaman que la actividad ha arrasado 7 mil centenarios olivos. Les inquieta, además, que Corema haya considerado innecesario realizar previos estudios de impacto ambiental. Pero para el presidente de la Asociación de Agricultores de Azapa, Raúl Lombardi, esa visión exagera los daños - ''no se talaron más de mil olivos, en su mayoría enfermos e improductivos''- y acentúa los beneficios que traerá la actividad.

''Azapa está diversificando su oferta con una actividad que no compite con sus productos tradicionales. La demanda de mano de obra se intensifica cuando nuestros trabajos para los cultivos tradicionales disminuyen. Habrá más y mejores posibilidades y mayor estabilidad para los trabajadores''.

Y ocurre justo en momentos cuando los anuncios son de que en la zona aumenta el desempleo, por el cierre de plantas como la de General Motors.

La estación experimental de Pioneer en Alto Ramírez ya emplea a 180 personas y en las épocas productivas contrata a cien más. De ellas, hay 13 profesionales e ingenieros agrónomos formados en Arica, que trabajan con semillas traídas de China, Sudáfrica, Europa y de Estados Unidos, segundo productor mundial de maíz.

Allí, mientras se levantan baños para 200 trabajadores e invernaderos de metal, Andrés Puiggros, el gerente, asegura que sus ensayos de híbridos de maíz han sido llevados por genetistas de Pioneer a otros centros de investigación del mundo.

''Vienen por plantas de tallo duro para zonas ventosas. O que crezcan rápido si su destino es muy al hemisferio norte, para cosechar antes de que nieve. Acá tenemos maíces de madurez larga o corta. O mazorcas con mucha masa, especiales para biocombustibles. Un sudafricano buscaba una variedad específica de maíz blanco, destinada a fabricar harina'', dice.

Impacto futuro

Son largas hileras de plantines protegidas con mallas antiáfidos. A despecho de los temores ecologistas, están sometidas a estrictas exigencias medioambientales por los mercados de destino. Las prácticas y las tecnologías de punta pueden irradiar hacia el resto del valle y, de hecho, ya están estimulando el manejo adecuado de los residuos de los agroquímicos, que hasta ahora en Azapa era deficiente. Asimismo, las empresas están firmando convenios de investigación y de capacitación con las universidades locales, que conllevan el compromiso de contratar técnicos y profesionales locales.

Ésta y otras razones llevan a las autoridades a apoyar la nueva actividad.

La Corporación de Fomento les otorgó el mayor financiamiento que haya dado hasta ahora en el país en su línea de alta tecnología. ''Se trata de apoyo diseñado para estimular la transferencia hacia Chile de tecnología de punta, en este caso de biotecnología'', señala el director regional Fernando Cabrales.

Un discurso similar tiene la Seremi de Agricultura, Ana Cecilia Rojas. ''A diferencia del viejo esquema de subsidios que buscan crear ventajas artificiales, esta vez la apuesta es por reales ventajas comparativas'', señala.

Anpros ya constituyó una filial ariqueña. Para Germán Alessandri, más que por los montos de inversión, importa el estatus que Arica adquirirá. ''El negocio internacional va a experimentar una inversión y crecimiento muy grande en los próximos y cercanos años. Y eso abrirá grandes posibilidades en Arica'', sentencia.


 

 



Conocimiento
» Documentos técnicos
» Cursos On Line
» Vídeos
» Fotos
» Diccionario agrícola
» Foro
Empresas
» Noticias
» Directorio Empresas
» CompraVenta
» Tienda On Line
» Precios Frutas y Hortalizas
» Ofertas de Empleo
PORTADA Contacto Newsletter Publicidad Prensa Trabaja en Infoagro
Aviso legal Política de Privacidad Política de Cookies

© Copyright Infoagro Systems, S.L.