ico english agriculture videos ico videos agricultura Rusia
Toda la Agricultura en Internet
     
Artículos Noticias Empresas CompraVenta Empleo Precios FyH Cursos Tienda Foro Vídeos Fotos Diccionario Más  
» Artículos técnicos

Producción de melón en invernadero. Ventajas y condiciones para el cultivo

De 30 toneladas por hectárea a 80. Cultivar melón bajo invernadero, o en malla sombra, es considerablemente más productivo que en condiciones de campo abierto

Producción intensiva

icono foto produccion de melon en invernadero  ventajas y condiciones para el cultivo

1. Introducción
2. Ventajas del invernadero para producción de melón
3. Condiciones para el cultivo del melón en invernadero
4. Producción de melón en invernadero


1. Introducción

La mayor parte del melón producido en el país se realiza a campo abierto, siendo los tipos principales Cantaloupe y Honeydew. Sin embargo, en determinadas regiones donde el clima resulta especialmente severo se hace difícil obtener rendimientos óptimos en esta modalidad. En dichas situaciones y, en todas en general, el cultivo bajo invernadero supone un incremento de la producción, así como una mejor calidad de la cosecha. Teniendo en cuenta el crecimiento de la actividad agrícola nacional y también la producción de melón, se ha observado un incremento en la construcción de invernaderos desde la década anterior.


foto

2. Ventajas del invernadero para producción de melón

Henao (2001) define de forma bastante acertada los invernaderos del siguiente modo: “Espacios con el microclima apropiado para el óptimo desarrollo de un cultivo o una plantación específica, en donde deben mantenerse condiciones climáticas de temperatura, humedad relativa y ventilación apropiadas que permitan alcanzar alta productividad, a bajo coste, en menor tiempo, sin daño ambiental y protegiendo al cultivo de las lluvias, el granizo, las heladas, los insectos o los excesos de viento que pudieran perjudicarlo”.

No hay ninguna duda que producir bajo las condiciones de un invernadero, o en malla sombra, reporta más ventajas que hacerlo bajo las condiciones de otros sistemas, como a campo abierto. A continuación, destacamos las principales ventajas que supone cultivar melón (extensible a otro cultivo) bajo invernadero:

  • Mejor control de las condiciones climáticas. Este cultivo es muy exigente, especialmente en lo referente a humedad y temperatura.
  • Los cultivos están más protegidos, principalmente en épocas desfavorables donde las condiciones son más adversas. Con el invernadero se pueden modificar las fechas de plantación, incluso alargar el ciclo de cultivo.
  • Para una misma fecha de plantación, con respecto a otro sistema, se obtiene una mayor precocidad en la cosecha.
  • Menor incidencia de plagas y enfermedades, al ser el entorno del cultivo más hermético y, por tanto, tener un mayor control.
  • Mayor eficacia en la aplicación de tratamientos fitosanitarios. El efecto del viento no influye en este aspecto.
  • Mayor control de insectos, tanto en organismos de control biológico como en la polinización entomológica.
  • Supone un ahorro de agua y fertilizantes, al existir una menor demanda evaporativa además de utilizar sistema de riego de alta frecuencia.
  • Se obtiene un mayor rendimiento del cultivo y mejor calidad de los frutos cosechados.

Por el contrario, la principal desventaja que supone cultivar en invernadero se centra en la inversión inicial, aunque debido a su rentabilidad (si el precio acompaña) puede amortizarse al cabo de varios ciclos.

3. Condiciones para el cultivo de melón en invernadero

3.1. Condiciones climáticas

El manejo de las condiciones climáticas en el interior del invernadero (o malla sombra) es fundamental para un crecimiento adecuado del cultivo, por tanto estos valores deben ser próximos a sus óptimos de desarrollo.

3.1.1 - Temperatura

La planta de melón no tolera grandes oscilaciones térmicas, por lo que los valores de referencia se muestran en la tabla 1. Son los siguientes:

Condición

Temperatura (º C)

FASE DE GERMINACIÓN

Mínima

15

Máxima

39

Óptima

22 - 28

FASE DE FLORACIÓN

Óptima

20 - 23

FASE DE CRECIMIENTO

Óptima

25 - 30

Tabla 1. Valores óptimos y críticos en las principales fases de desarrollo del melón

En épocas frías, es recomendable el acolchado del suelo para conseguir un aumento de la temperatura del mismo. El empleo de tunelillos o microtúneles también incrementa significativamente la temperatura del entorno más cercano de la planta.

3.1.2 - Humedad

El melón es un cultivo que responde mejor en climas cálidos no demasiado húmedos, así en ambientes con humedad en exceso pueden aparecer problemas de enfermedades, también afectar la calidad de los frutos. Los valores óptimos de humedad relativa (tabla 2) se exponen a continuación:

Momento o fase

Condición

HR (%)

Inicio

Óptima

65 - 70

Floración

Óptima

60 - 65

Fructificación

Óptima

55 - 65

Tabla 2. Valores óptimos de humedad relativa en las principales fases de desarrollo del melón

3.1.3 - Luminosidad

Tanto la duración como la intensidad de la luminosidad influyen de forma importante en el crecimiento de la planta y en la absorción de nutrientes, pero sobre todo en la inducción floral, en la polinización y en la maduración.

Un exceso de luz bajo la estructura provoca, además del aumento asociado de la temperatura, una limitación en el desarrollo de la planta con sus problemas derivados. Por el contrario, una escasa luminosidad provoca complicaciones como pueden ser enfermedades, floración y cuaje deficientes, sin olvidar la falta de calidad del fruto, entre otras.

3.2. Suelo

En general, la planta de melón no es muy exigente en el tipo de suelo, pudiendo adaptarse a diferentes características. Obviamente, se obtendrán mejores rendimientos en suelos francos, con alto contenido en materia orgánica, mullidos y con buena aireación. Sin embargo, teniendo en cuenta que es sensible a los encharcamientos, sí lo podemos considerar exigente en lo que se refiere al drenaje del suelo, ya que éstos pueden originar asfixia radicular, ataques de hongos y pudrición de frutos.

El cultivo presenta una tolerancia moderada a la salinidad del suelo, aunque ya se sabe que con valores altos de conductividad eléctrica la producción se ve afectada negativamente. Un valor en torno a 2.5 dS·m-1 podría considerarse como referencia.

3.3. Plantación

Lo más conveniente sería realizar trasplante con plantas certificadas procedentes del semillero, aunque también es usual efectuar siembra directa en el interior del invernadero (o malla sombra). La densidad de plantación es menor que en cultivos al aire libre, es decir, que se utilizan menos plantas por unidad de superficie, ya que su desarrollo es mayor. En cultivos rastreros los marcos de plantación suelen ser de 0.75 – 1 m entre plantas y 1.5 – 2 m entre líneas de cultivo, dando densidades de plantación que oscilan entre 0.6 y 1 planta/m2. En cultivos tutorados se recomiendan densidades de 1.25 – 1.5 plantas/m2, incluso 2 plantas/m2 cuando la poda es a un solo tallo. Las densidades pueden variar en función de la variedad o del tipo de melón que se cultive.

3.4. Fertirrigación

El método de riego más adecuado bajo estas condiciones es el riego por goteo. De este modo, el aporte de agua y nutrientes será tanto preciso como eficiente. Como ya es sabido, la fertirrigación debe ser aplicada en función de varios aspectos como el estado fenólogico de la planta, el tipo de suelo, las condiciones climáticas, la calidad del agua de riego, etc. Este tema, y las labores culturales, se abordan de forma exclusiva en sendos artículos de este número.

El melón es bastante sensible a los desequilibrios hídricos, donde una mala aplicación de los riegos puede tener consecuencias negativas. Una ayuda inestimable puede ser la instalación de tensiómetros para guiar la estrategia de riego. Hay que tener presente que la mayor parte del sistema radicular, y por tanto la principal actividad, se desarrolla en los primeros 35 cm de suelo. Esta información resulta muy útil a la hora de colocar los tensiómetros en el invernadero (también en malla sombra).

Además, el melón también es muy susceptible a los desequilibrios nutricionales, mostrando especial sensibilidad a las carencias, tanto de macroelementos como de microelementos. A este respecto, un refuerzo para conseguir una nutrición adecuada puede ser la instalación de sondas de succión cerca de las raíces. De este modo, se puede conocer la situación de los elementos aportados en el riego que se encuentran en la solución del suelo.

4. Producción de melón en invernadero

Está bastante claro que la producción es superior en un cultivo bajo invernadero, o en malla sombra, que en condiciones de campo abierto. Anteriormente, se han enumerado las ventajas que tiene un sistema sobre otro. Si se puede afrontar la inversión inicial que supone la instalación de un invernadero, los rendimientos del cultivo y su rentabilidad serán muy superiores a los demás medios de cultivo. Actualmente, la media nacional del rendimiento de melón en campo abierto oscila entre 25 y 30 toneladas por hectárea. En cambio, los valores para cultivos de invernadero son bastante superiores, el doble o incluso más, con unos rendimientos potenciales estimados en torno a las 80 t/ha.

Autor: Dpto. Agronomía Infoagro


Hay más artículos técnicos de estos sectores: Frutas, Hortalizas, Agriculturas Alternativas

Información en tu Email
Recibe artículos y novedades

VÍDEOS RECOMENDADOS
El técnico de campo

Más artículos técnicos

¿Estar informado? Suscripción gratis

 

Navega por sectores

 

Cursos On Line agricultura

Pre-matrícula GRATIS




Buscador de documentos


PORTADA Contacto Newsletter Publicidad Prensa Trabaja en Infoagro
Aviso legal Política de Privacidad Política de Cookies
English Français Russian

© Copyright Infoagro Systems, S.L.