infoagro logo
» Documentos

Mora: Correcciones nutricionales. Intensificación de la producción de yemas reproductivas

Manejo eficiente. Recomendaciones para una correcta nutrición de la mora

icono foto mora  cultivo sostenible  nuevas recomendaciones

Un manejo eficiente de la nutrición mineral y los parámetros de fertirrigación en los cultivos garantiza un buen crecimiento y una producción de alta calidad (Vargas y Bryla, 2015; Xu et al., 2014).

Uno de los factores principales que influyen en el desarrollo y la producción de los cultivos es el pH del suelo, el sustrato, y la solución de nutrientes, que puede interferir con la disponibilidad de nutrientes (Adams, 2004; Arnon y Johnson, 1942).
La planta de la mora requiere suelos franco-arcillosos o franco-arenosos, con alto contenido de materia orgánica, ricos en fósforo y potasio, con pH ácido entre 5,2 y 6,7, y bien drenados porque son débiles al encharcamiento.
Es preferible que el suelo no tenga capas endurecidas que detengan o retrasen el adecuado crecimiento del sistema radicular. Se clasifican por dos parámetros principalmente:

  1. Su hábito de crecimiento (erecto, semierecto o rastrero).
  2. La presencia o ausencia de espinas.
Se recomienda el uso de suelos en el que el año anterior se hayan cultivado cereales o leguminosas. No se recomienda su plantación después de patatas, tomates o cucurbitáceas, porque en el suelo pueden quedar algunos hongos patógenos que después producirán mermas en la plantación.

El marco de plantación se elegirá dependiendo de la variedad y su vigor, la maquinaria que se va a utilizar, el sistema de soporte y forzado del cultivo, pudiendo oscilar entre 0,8 y 2,5 metros la distancia entre plantas y de 1 a 3 metros la distancia entre filas.
El nitrógeno resulta esencial después de la plantación para favorecer el crecimiento rápido y el crecimiento de planta. Después de esto, la cantidad será más reducida, puesto que el estado fenológico de la misma y el equilibrio entre el resto de los nutrientes (Castaño et al., 2008).

Siendo una correcta nutrición resulta clave para el aumento en el rendimiento de la mora (Castaño et al., 2008), el fósforo es un nutriente muy influyente en el proceso de enraizamiento y en la formación del fruto. Su deficiencia deriva en la fruta de mala calidad. Esto mismo ocurre cuando hay deficiencia de potasio.

Figura 1. Boton floral de mora. Fuente: Infoagro.
foto figura 1  boton floral de mora  fuente  infoagro
[ampliar imagen]

Recomendaciones para una correcta nutrición de la mora:

La mora necesita nitrógeno en todas sus fases fenológicas, determinándose como épocas críticas: la germinación, el crecimiento, la floración, la emisión de brotes y el desarrollo de frutos (Lalatta, 1998).

En las plantas de mora, el nitrógeno es el elemento empleado en mayor cantidad y realiza un papel significativo en el crecimiento, desarrollo y producción del cultivo; por ello es el elemento más demandado en el mercado para su nutrición (Cardona, 2017; Pereira, Picolotto, Messias, Potes, and Antunes, 2013a; Pereira et al., 2013b).

Durante el período de desarrollo vegetativo de la mora, se observa un incremento en el crecimiento del cultivo directamente proporcional a la cantidad de nitrógeno suministrado en el fertirriego, esto se prolonga hasta pasados los 6 meses de desarrollo.

La absorción de nitrógeno puede verse afectada debido a la interacción entre nitrógeno y calcio en la planta, debido a esto, las plantas que absorben dosis muy elevadas de calcio (77,8 kg ha-1 CaO) tienen una menor absorción de nitrógeno al finalizar la etapa vegetativa, esta tendencia coincide con invetsigaciones realizadas por (Cardona, 2017), quien demostró una correlación negativa entre la absorción de nitrógeno y calcio en el cultivo de la mora.

Para saber más, vea Uso eficiente del nitrógeno

Respecto a la relación del fósforo con el nitrógeno, en general, se ha determinado que estos dos nutrientes tienen una interacción signifcativa y positiva entre ellos y con el desarrollo de la planta (Sumner y Farina, 1986), este fenómeno directo en el desarrollo permite que el cultivo absorba ambos nutrientes a lo largo del tiempo, apareciendo de esta manera un efecto sinérgico (Sumner y Farina, 1986).
Resulta de vital importancia considerar las interacciones positivas que tiene el nitrógeno con nutrientes como calcio y potasio durante el período de producción en el cultivo de la mora.

Figura 2. Frutos de mora en diferentes estados de mduración. Fuente: Infoagro.
foto figura 2  frutos de mora en diferentes estados de mduracion  fuente  infoagro
[ampliar imagen]

Autores como Navarro, Rodríguez y Rodríguez (2002) investigaron que la respuesta de la planta Cratylia argéntea L., a la nutrición con nitrógeno, fue creciendo a medida que se incrementaba la dosis de CaO de 100 a 300 y 500 kg ha-1, observándose un efecto sinérgico de ambos elementos.

Investigaciones realizadas por (Pereira et al., 2015), explican cómo la cantidad de nitrógeno aplicado en el cultivo de Rubus spp., puede variar con la etapa fenológica y los años del cultivo.

El nitrógeno, el fósforo y el potasio, macronutrientes primarios, más el agua son los factores fundamentales que influencian el crecimiento, desarrollo y el rendimiento económico de las plantas cultivadas (Parry, Flexas, y Medrano, 2005).

Una disminución en el suministro de nitrógeno, fósforo bajo una fertilización integrada de potasio disminuirá a nivel celular la división, expansión y permeabilidad de las células vegetales (Hossain, Hanafi, Talib, y Hamdan, 2010).

Figura 3. Frutos de mora maduros. Fuente: Infoagro.
foto figura 3  frutos de mora maduros  fuente  infoagro
[ampliar imagen]

Además, si disminuimos estos macronutrientes de forma significativa en el cultivo de mora, la producción de fotoasimilados, la emisión foliar, el crecimiento se verán perjudicados (Zhao, Reddy, Kakani, Read, y Koti, 2005) incluyendo el rendimiento en la producción de la mora.

Para saber más, lea Uso eficiente del Potasio

Autores como Roveda, Cabra y Ramírez (2008) demuestran que los elementos secundarios fundamentales para el cultivo son cobre, hierro, boro y manganeso, la fertirrigación con boro debe realizarse con una frecuencia de al menos dos veces al año, y el manganeso puede ser aplicado como sulfato.

Respecto al potasio, Hart et al., (2006) llevaron a cabo ensayos donde se evaluó el efecto de las fertilizaciones de fuentes potásicas, basándose en la concentración foliar de potasio de los cultivos de Rubus spp. y en los contenidos edáficos de potasio, mediante pruebas con acetato de amonio.

Estas investigaciones demostraron que si el análisis del suelo presenta valores de potasio menores a 150 mg kg-1 y los cultivos una concentración de potasio inferiores al 1,0% se debe aplicar entre 67 y 112 kg ha-1 de K2O.



CONTINUAR LEYENDO...

Cap. 1
   Mora: Correcciones nutricionales. Intensificación de la producción de yemas reproductivas
Cap. 2
   Mora: Sistema de cultivo. Pautas para aumentar la producción


Este artículo está clasificado en las categorías: Frutas

Información en tu Email
Recibe artículos técnicos y novedades

 

COMENTARIOS
Opininan los profesionales

 

VÍDEOS RECOMENDADOS
El técnico de campo

 

FOTOGRAFíAS
Banco de fotos agrícolas

 

BUSCADOR
Artículos de Agricultura

Navega por sectores

 

Publicidad



 

Cursos On Line agricultura

Pre-matrícula GRATIS





»Ver todos los vídeos


Tienda On Line
»Tienda On Line



Conocimiento
» Documentos técnicos
» Cursos On Line
» Vídeos
» Fotos
» Diccionario agrícola
» Foro
Empresas
» Noticias
» Directorio Empresas
» CompraVenta
» Tienda On Line
» Precios Frutas y Hortalizas
» Ofertas de Empleo
PORTADA Contacto Newsletter Publicidad Prensa Trabaja en Infoagro
Aviso legal Política de Privacidad Política de Cookies
English Français Russian

© Copyright Infoagro Systems, S.L.