ico english agriculture videos ico videos agricultura Rusia
Toda la Agricultura en Internet
Artículos Noticias Empresas CompraVenta Empleo Precios FyH Cursos Tienda Foro Vídeos Fotos Diccionario Más  
» Artículos técnicos

El manejo ecológico del mandarino 1. Materia vegetal y suelo.

El cultivo ecológico de mandarinos se enfoca en la elección cuidadosa del material vegetal y el manejo sostenible del suelo. Las variedades, como Clementinas y Satsumas, requieren atención específica...

Cítricos ecológicos

icono foto el manejo ecologico del mandarino  guia

1. Introducción
2. Generalidades sobre el cultivo de mandarino
3. Medidas ecológicas en mandarino
3.1 Material vegetal
3.2 Suelo y fertilidad
3.2.1 Mantener la materia orgánica del suelo
3.2.2 Incorporar abonos verdes

3.2.3 Implantar cubiertas vegetales
3.2.4 Aportar biofertilizantes/bioestimulantes
3.3 Mantenimiento de la biodiversidad
3.4 Métodos de control de Plagas en mandarino
3.5 Métodos de control de Enfermedades del mandarino
4. Bibliografía


1. Introducción

Los cítricos son uno de los cultivos frutales de mayor producción y comercialización a nivel mundial. Entre ellos destaca la mandarina que en los últimos años está experimentando una gran expansión global, situándose en nuestro país en el 1º cultivo de mayor producción y el 2º a nivel mundial después de China. En cuanto a la exportación, España se encuentra a la cabeza a nivel mundial de la exportación de cítricos en fresco.

Fig. 1: Flor y fruto de mandarino híbrido. Fotos: Infoagro
foto fig  1  flor y fruto de mandarino hibrido  fotos  infoagro

Teniendo en cuenta los requerimientos que nos impone el mercado exterior, es decir, fruta de calidad, sanas y con un manejo respetuoso con el medio ambiente, la superficie dedicada en nuestro país, España, a la citricultura ecológica está en aumento, siendo la Comunidad Andaluza la que mayor superficie destina a tal fin. Por lo que, el conocimiento de las técnicas culturales y sanitarias para llevar a cabo un buen manejo ecológico del cultivo de mandarino es imprescindible para que las producciones cumplan con las exigencias del reglamento europeo y así sean competitivas a nivel mundial.

2. Generalidades sobre el cultivo de mandarino

El cultivo del mandarino es originario de China e Indochina. Se introdujo en Europa en el siglo XIX y, en la actualidad, los principales países productores de mandarina son Argelia, España, Israel y Japón. En España, la Comunidad Valenciana es el mayor productor de mandarina con el 90% de la producción nacional.

El factor limitante del cultivo del mandarino es la baja temperatura. No es tolerante las temperaturas inferiores a 3ºC, aunque es más resistente al frío que el limón y el naranjo. No es tolerante a la salinidad y es sensible a la asfixia radicular. Requiere suelos profundos, aireados y no excesivamente calizos y permeables.

La mayor parte de la producción se comercializa en fresco destinándose entre un 25-30% de la producción para la extracción de zumos, aceites esenciales y pectinas.

Los caracteres morfológicos generales del cultivo son:

  • Árbol: De crecimiento erecto, de ramificación densa y la copa con forma de esfera. Presenta una altura media de 4,3 m y un diámetro de 4,5 m. Sus raíces son blancas y muy sólidas, con gran cantidad de pelos radiculares.
  • Tronco: Su superficie es lisa de color marrón, con un diámetro de unos 17 cm.
  • Hojas: Son unifoliadas, con nerviación reticulada, con un color verde oscuro en el haz y verde más claro en el envés. Su grosor promedio es de 0,35 mm. Son perennes, simples y de forma oval. El peciolo mide menos de 10 mm y no presenta alas.
  • Flores: Son solitarias o en grupos de 3 o 4, hermafroditas y pueden ser axilares o terminales. Poseen 5 pétalos blancos, anteras de color amarillo y más cortas que el estigma.
  • Frutos: La corteza del fruto tiene una estructura papilar en la superficie, con un espesor de unos 3 mm. El peso medio suele ser de 180g, con un diámetro de 56 mm ecuatorial y 78 mm polar. El color del albedo es blanco con una adherencia media al endocarpio y no presenta areola. Poseen un contenido de jugo del 37,5%, un 8% de sólidos solubles y una relación de madurez de 10 a 10,4ο Brix/acidez (Refractómetro de Frutas. Medidor grados BRIX)
  • Semillas: Son rugosas, con forma claviforme y con una longitud media de unos 11 mm de largo y 6,5 mm de ancho. Existen variedades con semillas y variedades partenocarpias.

3. Medidas ecológicas en mandarino

3.1 Material vegetal

La elección del material vegetal de partida es sumamente importante, pues determina la cantidad y calidad de producción que se obtendrá, además de que condicionará las técnicas a emplear para el manejo de plagas y enfermedades que afectarán al cultivo.

En la actualidad las plantaciones de cítricos están constituidos por un patrón y un injerto sobre él. Así es tan importante la elección de la variedad como el patrón.

Las variedades de mandarina se dividen en cuatro grandes grupos: Clementinas, Satsumas, Clemenvillas e híbridos.

Las Clementinas tienen un arbolado muy desarrollado, fruto pequeño, piel fina y calidad organoléptica alta. Todas derivan de la Clementina Fina que a su vez deriva de la mandarina común, con presencia de muchas semillas y casi desaparecida. En la actualidad se usan variedades Clementinas como la Marisol, Lorentina, Oronules, Clemenpons, Arrufatina Esbal, Oroval o Beatriz.

Las Satsumas generalmente tienen un arbolado menor, fruto más grande y la calidad organoléptica menor que las Clementinas. Derivan de la Satsuma Ovari pero no se puede utilizar en agricultura ecológica. Suelen ser las primeras que abastecen el mercado, siendo las más tempranas las que tienen menor calidad organoléptica. Se suelen plantar las variedades Okitsu, Clausellina y la propia Satsuma.

Los híbridos se han obtenido con cierta facilidad para mejorar la precocidad, tamaño o retraso en la maduración, etc. Los más utilizados en nuestro país son:

1. Fortune: Clementina fina x Mandarina Dancy
2. Nova o Clemenvilla: Clementina fina (Citrus reticulata blanco) x Tangelo Orlando (C. reticulata x C. paradisi Macf)
3. Ellendale: Tangor natural
4. Ortanique: Tangor natural (Mandarino x Naranja)

El patrón es un elemento fundamental para el rendimiento del árbol ya que condiciona la productividad de la variedad injertada, la calidad de la fruta, el tamaño del árbol, la resistencia a las heladas o encharcamientos, o el ataque de diferentes patógenos.

Los patrones más conocidos son:

- Mandarino Cleopatra que es el más tolerante a la salinidad y al frío, con buena calidad de los frutos y con un comportamiento rústico y muy interesante para producción ecológica. Por el contrario, tienen una producción errática y son sensibles a la gomosis.

- Citrus macrophyla tienen una elevada producción y resistencia a la salinidad, pero es sensible al virus de la tristeza y la calidad de la fruta es baja.

- C-35 tiene una calidad buena de la fruta, productividad y resistencia a nematodos, pero es medianamente sensible a la salinidad y al frío, además de que los árboles tienen poco vigor.

Fig. 2: Árbol de mandarino híbrido bajo malla. Fotos: Infoagro
foto fig  2  arbol de mandarino hibrido bajo malla  fotos  infoagro

3.2 Suelo y fertilidad

Lo cítricos tienen un sistema radicular grande, de más de 1m y de 2m si el suelo es arenoso, localizándose el 50% de las raíces en los primeros 50 cm del suelo. Suelen vegetar mejor en suelos profundos, con una textura franca y un 50% de arena y el otro 50% de limo y arcilla, y con un buen drenaje (Loussert, 1992).

El mantenimiento de la fertilidad natural, la biodiversidad y evitar la erosión y compactación del suelo es uno de los principios básicos de la producción ecológica.

Las prácticas culturales que se lleven a cabo en el cultivo determinarán la mayor o menor fertilidad que presente el suelo y estas pueden ser:

3.2.1. Mantener la materia orgánica del suelo.

La materia orgánica presente en el suelo es importante para mantener la estructura del suelo y determina la reserva de agua y nutrientes que estarán disponibles para el cultivo.

El porcentaje de materia orgánica debe estar entre un 2-3%, en los 20 cm primeros, que en eco citricultura se suele aportar principalmente a base de estiércol o compost.

El aporte de estiércol o compost tiene un efecto positivo sobre los microorganismos presentes en el suelo que degradan y liberan los nutrientes haciéndolos disponibles para la planta. Generalmente se aportan entre 12.000-24.000 kg/ha y año cuando finaliza la cosecha para que los nutrientes estén disponibles para el cultivo en épocas de gran exigencia como son la floración y el cuajado. Pero también se puede realizar los aportes de estiércol en dos veces, una parte en otoño y otra en invierno.

Por otro lado, se ha de mantener la cantidad de humus ya que este facilita la agregación de las partículas del suelo y mantiene una reserva de nutrientes disponibles para la planta, debido a su capacidad de intercambio catiónico y su formación de quelatos.

También la adición de los restos de poda son importantes aportaciones de nutrientes al suelo. Se ha determinado que los restos de poda pueden representar unos 4.000 kg/ha de materia seca, que puede generar unos 1.000 kg de humus estable.

Fig. 3: Restos de poda incorporados en las calles de una finca de mandarino. Fotos: Infoagro
foto fig  3  restos de poda incorporados en las calles de una finca de mandarino  fotos  infoagro

En la lista siguiente se desglosa los fertilizantes y condicionadores de suelo autorizados, según el Anexo I del Reglamento (CE) 889/2008.

  • Estiércoles y deyecciones ganaderas, excepto los procedentes de la ganadería intensiva
  • Productos o subproductos de origen animal
  • Compostados de origen animal y vegetal, excepto los procedentes de la ganadería intensiva
  • Residuos domésticos compostados o fermentados
  • Algas y productos de algas
  • Guano
  • Carbonato de calcio y magnesio de origen natural
  • Sulfatos de potasio, calcio y magnesio de origen natural
  • Minerales fosfatados de origen natural
  • Oligoelementos
  • Vinaza y extractos de vinaza
  • Madera no tratada después de la tala

Fig.4: Fertilizantes y condicionadores del suelo autorizado según el Reglamento (CE) 889/2008.

3.2.2 Incorporar abonos verdes

La siembra e incorporación de abonos verdes en otoño-primavera como leguminosas, gramíneas o crucíferas, antes de la plantación o en los primeros años de cultivo, también es una forma de aumentar la fertilidad de los suelos, ya que aportan nutrientes al suelo y ayudan a aumentar la actividad de los microorganismos presentes en la rizosfera, ya sea de vida libre o simbiontes con el cultivo.

Fig.5: Listado de cultivos de leguminosas, gramíneas y crucíferas que se emplean como abono verde en citricultura ecológica.
foto fig 5  listado de cultivos de leguminosas  gramineas y cruciferas que se emplean como abono verde en citricultura ecologica

Autor: Dpto. Agronomía Infoagro.com


CONTINUAR LEYENDO...

Cap. 1
   El manejo ecológico del mandarino 1. Materia vegetal y suelo.
Cap. 2
   El manejo ecológico del mandarino 2. Fertilización y plagas


¡¡¡¡Estamos en WhatsApp!!!!!!
SI quieres tener a mano toda la información técnica de actualidad, pincha aquí y únete al canal. Es un sistema gratuito, cómodo y seguro.

Hay más artículos técnicos de estos sectores: Cítricos, Agriculturas Alternativas

Información en tu Email
Recibe artículos y novedades

VÍDEOS RECOMENDADOS
El técnico de campo

Más artículos técnicos

¿Estar informado? Suscripción gratis
Buscador de documentos


           
PORTADA Contacto Newsletter Publicidad Prensa Trabaja en Infoagro
Aviso legal Política de Privacidad Política de Cookies
English Français Russian

© Copyright Infoagro Systems, S.L.