ico english agriculture videos ico videos agricultura Rusia
Toda la Agricultura en Internet
Artículos Noticias Empresas CompraVenta Empleo Precios FyH Cursos Tienda Foro Vídeos Fotos Diccionario Más  
» Artículos técnicos

El cultivo de la remolacha azucarera (Parte II)

El cultivo de la remolacha se desarrolla en Francia y España durante el siglo XV. Se cultivaba por sus hojas, que probablemente eran equivalentes a las de las espinacas y acelgas. A partir de entonces la raíz ganó popularidad, especialmente...

Remolacha

icono foto el cultivo de la remolacha azucarera
EL CULTIVO DE LA REMOLACHA AZUCARERA (PARTE II)

1. Taxonomía y Origen
2. Morfología
3. Importancia económica y distribución geográfica
4. Requerimientos edafoclimáticos
5. Material vegetal
6. Técnicas de cultivo
6.1. Preparación del terreno
6.2. Siembra y tipo de semillas
6.3. Trasplante
6.4. Riego
6.5. Abonado
6.6. Malas hierbas
6.7. Recolección
6.8. Proceso general de fabricación del azúcar
7. Plagas y enfermedades
7.1. Plagas
7.2. Enfermedades

7. PLAGAS Y ENFERMEDADES

7.1. Plagas.

-GUSANO DE ALAMBRE
(Agriotes lineatus).

Es uno de los insectos de suelo más común y que mayor daño puede causar, especialmente en siembra. Los adultos suelen aparecer a principios de marzo, teniendo una vida de 30 días. Una fuerte lluvia con altas temperaturas puede provocar una salida masiva de adultos.

Las larvas son muy sensibles a la sequía, tienen un ciclo de cinco años, con oscilación de 1 ó 2 años según las condiciones climáticas. Los mayores daños son los causados por las larvas a partir del tercer año.

-GUSANOS BLANCOS (Anoxia villosa).

Vive dos años en estado de larva con una duración del ciclo biológico completo de tres años.
El daño que producen estos insectos no es muy grave.

-MOSCA DE LA REMOLACHA (Pegomya betae).

Este díptero no suele ocasionar graves daños, pese a estar muy extendido, aunque en condiciones climáticas favorables a obligado al agricultor a resembrar.
La aparición de adultos se produce en primavera, con dos generaciones anuales. La larva comprende un tamaño de 6 a 8 mm, instalándose en la epidermis de las hojas de remolacha.
Las hembras realizan su puesta en el envés de las hojas y cuando los huevos eclosionan las larvas salen de ellos y penetran en el interior de las hojas alimentándose de su epidermis.

Control.

-Pese a tener muchos enemigos naturales y presentarse en época en que la remolacha se defiende bien, a veces es necesario tratarla cuando su ataque es fuerte. En las plantas protegidas con imidacloprid las hembras hacen la puesta con normalidad pero las larvas mueren cuando comienzan a alimentarse. Los insecticidas foliares a base de deltametrina, triclorfón y dimetoato, son eficaces sobre las larvas recién eclosionadas.

-CASSIDA (Cassida vittata).

Los adultos aparecen a final de febrero o principios de marzo, después de haber incubado bajo las malas hierbas. Una semana más tarde realizan el acoplamiento y la puesta, naciendo la larva a los 10 días.
La larva durante 20 días come el parénquima del envés de las hojas. El periodo de vida de la ninfa es de 6 a 8 días, apareciendo posteriormente el adulto y completando el ciclo. El número de generaciones varía en función de las condiciones climáticas, habiéndose observado hasta cuatro.
Los mayores daños son los causados por la primera y segunda generación. En caso de fuertes ataques puede causar pérdidas de hasta el 30% de la cosecha.

Control.

Los huevos son muy sensibles a los piretroides. En estado de larva o adulto los piretroides no son eficaces por lo que hay que recurrir a Clorpirifos.

-GUSANOS GRISES (Agrotis segetum).

Las larvas tienen un color verde, alcanzan un tamaño de 4-5 cm, de piel lisa y suelen enroscarse cuando es interferida por algún obstáculo. Suelen atacar a la planta de la remolacha cuando es pequeña y cuando es grande se introducen por la raíz formando en ella profundas galerías.

-PULGONES (Aphis fabae, Myzus persicae).

Se trata de los parásitos más frecuentes en el cultivo de la remolacha, causando un notable perjuicio al ser transmisores de virus.
El momento de aparición de los pulgones varía según la climatología, eclosionando los huevos cuando la temperatura ambiental es de 5ºC. En caso de invierno suave se han detectado pulgones verdes en los cotiledones de la remolacha.

Control.

- Se recomienda la utilización de pirimicarb o cipermetrina + metil clorpirifos junto con mojantes. La aplicación foliar debe realizarse a alta presión para aumentar la penetración.

-PULGUILLA DE LA REMOLACHA (Chaetocnema tibialis).

Esta plaga está presente especialmente en suelos arcillosos. La pulguilla en estado adulto no sobrepasa los 2 mm. de longitud.
Los ataques se manifiestan en las hojas con pequeños orificios en forma de perigonada. Estos daños pueden llegar a ocasionar la muerte de la planta.

-CLEONUS (Cleonus mendicus).

Es el insecto más dañino en el cultivo de la remolacha y en áreas de secano si las condiciones ambientales le son favorables, puede llegar a ocasionar la pérdida casi total de la cosecha.
El adulto es un insecto alargado, de coloración grisácea, más o menos oscuro, con manchas blancas en la base de los élitros y una corta línea basal en los mismos; llevan por debajo ligeras manchas negruzcas.
El adulto inverna en el suelo, y sale en invierno o primavera, según las condiciones climáticas, alimentándose principalmente de las hojas de remolacha, durante un periodo de 15 a 30 días, posteriormente comienza el apareamiento y puesta de las hembras. El huevo es depositado de forma aislada en la proximidad de las plantas atacables. Transcurridos 10 días las larvas salen del huevo introduciéndose rápidamente en la raíz, excavando en ella numerosas galerías.
Este insecto no presenta más que una generación anual, apareciendo los adultos en otoño y en invierno-primavera.
El daño más importante es el producido por la larva, ésta excava un gran número de galerías, normalmente en sentido vertical, siendo causa, además, del origen de enfermedades criptogámicas.

Control.

-Evitar la repetición del cultivo.
-Colocar trampras estratégicamente en la explotación agrícola y analizar las capturas.
-La semilla deberá ser protegida con imidacloprid especialmente si ha habido antecedentes en la explotación.
-Los tratamientos químicos deben ir dirigidos a combatir a los adultos, aunque la larva sea muy sensible, al encontrarse en el interior de la raíz, es muy difícil llegar a ella. Los tratamientos se darán cuando aparezcan los primeros adultos. La época más apropiada para realizarlos es entre la aparición de los adultos y el comienzo de su apareamiento. Se recomienda utilizar zeta-cipermetrin al 10%.


-LIXUS (Lixus junci, Lixus scabricollis).

Constituye junto a los Cleonus los insectos más dañinos, tanto las larvas como los adultos producen daños en la remolacha.
El adulto es un pequeño curculiónido de color pardo y tegumentos duros, apareciendo generalmente en los primeros días de marzo, adelantándose o retrasándose según la climatología. La puesta tiene lugar 3 días después del acoplamiento. La hembra deposita un huevo en el orificio que hace en el tallo, la larva recién nacida mina el tallo trazando una galería casi rectilínea; en ocasiones la larva penetra en el cuello de la remolacha descendiendo hacia el interior de la misma.
Normalmente tiene dos generaciones anuales, ocasionando los mayores daños los adultos de la 2ª generación en las hojas.

Control.

-El mejor control se consigue combatiendo a los adultos. Son efectivas las aplicaciones con piretroides al amanecer.

-MARIPACA (Aubeonymus mariaefranciscae).

Este pequeño insecto tiene el cuerpo ovalado, robusto, negro, de aspecto brillante y tegumentos poco marcados.
Su hábitat lo constituye la remolacha de secano o con riego de apoyo, encontrándose casi exclusivamente en suelos fuertes con tendencia a formar costra.
Los adultos aparecen en otoño coincidiendo con la nascencia de la remolacha, agrupándose en torno a las plántulas. Los primeros daños se pueden observar en la remolacha recién nacida, observándose gran cantidad de plántulas muertas. Esta mortalidad de plántulas está causada por la gran cantidad de mordeduras sobre los cotiledones y las primeras hojas de la planta.
Una vez que la planta alcanza el estado de cuatro-seis hojas, es difícil que muera, pero los agujeros ocasionados en la raíz por las picaduras impiden su normal desarrollo, dando lugar a una disminución en el rendimiento.
En algunos casos, la elevada presencia de individuos trae consigo la necesidad de realizar una o dos resiembras, o que ante una deficiente protección del cultivo no compense realizar la recolección.

Control.

-Se trata de una plaga difícil de controlar, pues tiene una vida fundamentalmente subterránea. Por tanto las primeras medidas de protección deben ir encaminadas a proteger el cultivo en los primeros estados.
-Se recomienda evitar las siembras aisladas.
-Eliminar los residuos de cosecha en las parcelas aisladas.
-Se aconsejan las siembras tempranas.

-NEMÁTODOS (Heterodera schachtii, Meloidogyne incognita).

Los síntomas se presentan por "rodales" de plantas amarillentas, con poco vigor y gran número de raíces con pequeños nódulos blancos (quistes) que pueden permanecer durante mucho tiempo y dar lugar a malformaciones de difícil eliminación.

Control.

-Utilizar variedades tolerantes.
-Mantener la superficie libre de malas hierbas.
-En caso de elevados niveles de infección utilizar una alternativa de cultivo a muy largo plazo.

-NOCTUIDOS.

Los adultos no son perjudiciales mientras que las orugas son muy voraces. Las larvas, al caer el día, ascienden hasta la parte aérea de la planta o incluso se quedan por la corona.
Los daños de esta plaga son mayores cuanto más pequeña es la planta pudiendo llegar a defoliarla por completo. Se prefieren variedades de hojas gruesas ya que en éstas el daño es menor.

Control.

-Insecticidas piretroides mediante aplicación foliar sobre las larvas.

-TIÑA (Scrobipalpa ocellatella).

Larva que se alimenta de las hojas del cogollo en los cuales hace galerías y las recubre de seda. Provoca la defoliación de la planta.

-COLÉMBOLOS.

Son insectos blanquecinos y de un tamaño de unos 10 mm. Necesitan un ambiente húmedo para vivir.
Se alimentan de las semillas por lo que dificultan la nascencia.

Control.

-Siembra en condiciones óptimas para que la nascencia sea lo más rápida posible.
-Proteger las semillas con insecticidas.

7.2. Enfermedades

-OIDIO (Erysiphe comunis).

Esta enfermedad se ve favorecida por la inversión de temperaturas calurosas y por el empleo de agua calcáreas o salinas en el riego. La temperatura óptima para el desarrollo de esta enfermedad ronda los 20ºC.
Los síntomas se manifiestan en las hojas exteriores, pues aparecen cubiertas por una masa algodonosa blanca, de aspecto pulverulento.
El daño provocado por esta enfermedad es la reducción del rendimiento de la cosecha, al disminuir la capacidad de fotosintetizar por la presencia de este hongo en las hojas.

-Control.

-Aplicación de fungicidas desde el primer momento en el que aparezcan manchas de Oidio. El azufre debe ser el fungicida base y éste se mezclará o alternará con fungicidas sistémicos.

-ROYA (Uromyces betae).

Esta enfermedad suele aparecer a finales de verano. Sus síntomas son de fácil reconocimiento, pues aparecen pequeñas pústulas de 1 mm. de diámetro (soros) de color marrón o anaranjado que contiene un polvillo rojizo que mancha al tocar, instalándose tanto en el haz como en el envés de las hojas.
Los daños no son muy importantes, pero ataques muy fuertes pueden llegar a ocasionar pérdidas de casi el 10% del rendimiento de la cosecha por desecación de las hojas.

Control.

-El control más eficaz se lleva a cabo mediante la aplicación de fungicidas sistémicos de la familia IBS.

-CERCOSPORA (Cercospora beticola).

El hongo causante de este enfermedad penetra en los estomas de las hojas de remolacha, desarrollándose en su interior.

La enfermedad se manifiesta por rodales con aparición de manchas redondeadas de color grisáceo, con halos de diferente color, uno rojo y otro marrón. Conforme avanza la enfermedad las manchas se extienden uniéndose unas con otras, hasta llegar a cubrir las hojas en su totalidad, como consecuencia las hojas acaban secándose.
Si el tiempo es húmedo, en el interior de las manchas, aparecen puntuaciones negras rodeadas de una gran masa algodonosa y blanquecina (órgano reproductor del hongo).
Los daños ocasionados por esta enfermedad son elevados por varios motivos: pérdida de masa foliar y el rebrote de la planta hace consumir las reservas de la raíz, disminuyendo así la pérdida de azúcar.

Control.

-Este hongo tiene una gran capacidad de supervivencia en el suelo y por tanto, es probable que se deba variar la rotación de cultivos de remolacha y realizar después de la cosecha una labor de volteo profunda.
-Aplicación de fungicidas desde la aparición de las primeras manchas. Se debe repetir la aplicación a los 21 días pero alternando fungicidas para evitar así la aparición de resistencias.
-Se recomienda optar por variedades tolerantes a rizoctonia y que muestren menos sensibilidad a Cercospora.

-MAL DEL CORAZÓN.

Se trata de una enfermedad carencial, que aparece si falta boro en el suelo o en los fertilizantes; suele presentarse en verano y sus síntomas son los siguientes: la parte central de la hoja se seca, ennegrece y acaba descomponiéndose. La enfermedad se transmite desde las hojas hasta la raíz en su parte central que acaba por originar también la pudrición.

-MAL VINOSO (Rhizoctonia violacea).

Es una de las enfermedades que produce más daños.
La raíz se ve envuelta por un micelio violáceo que se propaga de unas raíces a otras, por tanto se observan rodales atacados en el cultivo.

Control.

-Desinfección de la semilla.
-Diseñar un buen drenaje para evitar encharcamientos y mejora de la estructura del suelo.
-Emplear rotaciones de cultivo.

-MAL DEL ESCLEROCIO (Sclerocium rolfsii).

Esta enfermedad suele aparecer en los países cálidos y terrenos ácidos; siendo su temperatura óptima de 30-35ºC, deteniéndose al descender a los 20ºC.

Control.

-Desinfección de la semilla, especialmente si antes han aparecido algunos casos en la región.
-Arranque y quema de las plantas infectadas, haciéndolo igualmente en una franja sana, próxima a la afectada.
-Solarización.
-Siembras tempranas para escapar de la enfermedad.
-Limpiar los equipos de recolección tras haber cosechado una parcela afectada.
-Control químico mediante fungicidas de la familia estrobilurinas.

-POMA (Phoma betae).

Los síntomas se manifiestan en forma de manchas redondeadas con puntuaciones negras sobre las hojas.
Este hongo se desarrolla en unas condiciones de temperatura que oscilan entre los 20ºC. El hongo es capaz de introducirse en los tejidos de la planta y desarrollándose en su interior.
Una semilla infectada puede presentarse normalmente sana durante el desarrollo de la planta, pero dado un momento de su ciclo, la enfermedad acaba manifestándose.

Control.

-No repetir el cultivo.
-Dejar un mayor número de plantas en el aclareo.
-Aplicar un tratamiento fungicida a la semilla.
-Realizar prácticas culturales así como aplicar fertilizantes para favorecer el crecimiento del cultivo.

-MILDIU DE LA REMOLACHA (Peronospora schachtii).

Este hongo ataca las hojas enrollando sus bordes, apareciendo una eflorescencias gris-violáceas en el envés, que corresponden a la fructificación del hongo.

Control.

-Se aconseja llevar a cabo una correcta prevención.
-Eliminar las posibles remolachas silvestres existentes en la parcela.
-No realizar una excesiva fertilización nitrogenada.
-Densidades de plantación medias.
-Control químico preventivo mediante la aplicación de fungicidas.

-AMARILLEZ VIRÓTICA.

Esta enfermedad es originada por un virus que se propaga por medio de pulgones y, de modo especial, por el pulgón negro de las habas, que es muy frecuente en la remolacha y que transmite la enfermedad de una plantas a otras.
Los síntomas aparecen en verano mediante una coloración amarillenta en las hojas, aunque estos síntomas se pueden confundir con otras clorosis parecidas. No obstante, esta clorosis está originada por un virus que comienza a amarillear las hojas desde las puntas hasta completar todo el limbo. La hoja se vuelve rígida y gruesa y al romperse hace un crujido muy característico.
Los daños ocasionados producen una pérdida de peso de la raíz y del porcentaje de azúcar.

Control.

-Combatir los pulgones.
-Si aparece la enfermedad arrancar y quemar las plantas atacadas, para que no sean foco de infección.

-RIZOMANÍA.

Es una enfermedad producida por el virus Beet Necrotic Yellow Vein Virus (BNYVV), transmitido por un hongo (Polymyxa betae) que vive en las plantas quenopodiáceas y se propaga mediante el agua de riego.
Los síntomas que aparecen en la planta son muy diversos, las hojas se vuelven pálidas o amarillentas con los peciolos alargados y las hojas más afiladas. También afecta a la raíz, que aparece como una cabellera con numerosas raicillas finas con abultamientos.
Los daños son más severos si la enfermedad aparece más temprana, pues puede alcanzar la podredumbre total de la raíz por otros patógenos y el rendimiento de la cosecha descendería entre un 40 y 70%.

Control.

-Utilizar variedades tolerantes.
-Adelantar la siembra.
-Rotación de cultivos.

-LEPRA (Physoderma leproides).

Los daños aparecen sobre tanto sobre las hojas como en la corona de la raíz (tumores).
Las estaciones húmedas favorecen el desarrollo del hongo.
No se deben fragmentar los tumores ya que de este modo se dispersarían los esporangios del hongo, extendiéndose así la enfermedad.

Control.

-Utilización de variedades tolerantes.
-Recurrir a siembras tardías.
-Subsolado previo a la siembra.
-Evitar encharcamiento.

-BACTERIOSIS (Pseudomonas syringae).

Los síntomas de esta enfermedad son manchas negras u oscuras de forma irregular que se suelen situar en los bordes de la hoja. En casos severos, las hojas se rompen e incluso se secan.
Provoca una intensa defoliación.
Se disemina fácilmente a partir de las salpicaduras del agua de lluvia.

Control.

-Siembras más tardías.
-Temperaturas elevadas y bajas humedades relativas favorecen la desaparición de los síntomas.
-Tratamiento fungicida preventivo sobre las semillas.
-Control químico mediante la aplicación de cobre.

-MARRAS

Es una enfermedad que se puede deber a gran cantidad de factores pero se evitar mediante:
Correcta profundidad de siembra.
Correcto plan de riego.
Correcta dosificación de herbicidas e insecticidas.

Autor:
Redacción Infoagro


CONTINUAR LEYENDO...

Cap. 1
   El cultivo de la remolacha azucarera (Parte I)
Cap. 2
   El cultivo de la remolacha azucarera (Parte II)


¡¡¡¡Estamos en WhatsApp!!!!!!
SI quieres tener a mano toda la información técnica de actualidad, pincha aquí y únete al canal. Es un sistema gratuito, cómodo y seguro.

Hay más artículos técnicos de estos sectores: Herbáceos

Información en tu Email
Recibe artículos y novedades
VÍDEOS RECOMENDADOS
El técnico de campo

¿Estar informado? Suscripción gratis

Más artículos técnicos

INSTRUMENTAL RECOMENDADO
brix  0 20   refractometro atago master 20m  master 20t  master 20alfa  comprobar la calidad de la fruta

BRIX: 0-20º. Refractómetro Atago MASTER 20M. Calidad de la fruta

¡Oferta! 99,00 € - 141,10 € DTO.: 29,84 % + IVA

brix  0 53    refractometro digital para frutas  atago pal1  precio minimo garantizado  calidad de la fruta  certificado calibracion iso opcional

BRIX: 0-53º - Refractómetro Digital para Frutas. PRECIO MÍNIMO GARANTIZADO

¡Oferta! 247,40 € - 275,00 € DTO.: 10,04 % + IVA

calibre de fruta de cinta metalica universal  precio minimo garantizado

Calibre de fruta de cinta metálica universal

¡Oferta! 72,85 € - 76,00 € DTO.: 4,14 % + IVA

Buscador de documentos


           
PORTADA Contacto Newsletter Publicidad Prensa Trabaja en Infoagro
Aviso legal Política de Privacidad Política de Cookies
English Français Russian

© Copyright Infoagro Systems, S.L.