ico english agriculture videos ico videos agricultura Rusia
Toda la Agricultura en Internet
     
Artículos Noticias Empresas CompraVenta Empleo Precios FyH Cursos Tienda Foro Vídeos Fotos Diccionario Más  
» Artículos técnicos

El cultivo del nardo

El nardo es una planta bulbosa, herbácea y perenne con un tallo floral simple, el cual presenta en el extremo una inflorescencia.

icono foto el cultivo del nardo
1. Taxonomía y Origen
2. Morfología
3. Requerimientos edafoclimáticos
4. Propagación
5. Técnicas de cultivo
5.1. Cultivo normal para flor cortada
5.2. Cultivo forzado para flor cortada
6. Plagas y enfermedades
6.1. Plagas
6.2. Enfermedades
7. Recolección y Postcosecha

1. TAXONOMÍA Y ORIGEN
Familia Agavaceae
Género Polianthes
Especie P. tuberosa
Nombre común Nardo, Amiga de la noche, Vara de San José, Tuberosa blanca, Amole.

El género Polianthes está compuesto por unas 13 especies endémicas, generalmente de México. Entre las especies más cultivadas se encuentra Polianthes tuberosa.
Cultivo de nardo

[ampliar imagen]

2. MORFOLOGÍA

El nardo es una planta bulbosa, herbácea y perenne, que puede llegar a alcanzar más de un metro.
Cultivo de nardo

[ampliar imagen]

- Bulbo: El bulbo, de tono pardo-marrón, presenta escamas carnosas donde se almacenan las sustancias de reserva. De la parte inferior (disco basal) crecen numerosas raíces cortas y redondeadas. El tallo floral emerge de la parte central del mismo.

- Tallo: Presenta un tallo floral simple, de color verde brillante, erecto y redondeando. A lo largo del mismo se disponen pequeñas hojas hasta el extremo, donde se encuentra una inflorescencia.

- Hoja: Presenta hojas sésiles, acanaladas y lineales, de unos 30-60cm de longitud y 1-1,5cm de anchura. Son de color verde brillante, siendo rojizas las cercanas a la base.
Hojas de nardo

[ampliar imagen]

- Flor: Presenta flores reunidas en una inflorescencia en espiga. Dicha inflorescencia, de 30 a 60cm de longitud, está compuesta de 8 a 20 flores dispuestas en parejas.
Inicio de la inflorescencia de nardo

[ampliar imagen]

Detalle de la inflorescencia en espiga de nardo

[ampliar imagen]

Las flores son hermafroditas, pequeñas, muy olorosas, de aspecto céreo y florecen desde la base hacia el extremo de la espiga. Presentan un perigonio infundibuliforme (forma de embudo) de seis tépalos. Suelen ser de color blanco. Por lo general, son de tamaño decreciente desde la base al ápice.
Detalle de una flor de nardo

[ampliar imagen]

3. REQUERIMIENTOS EDAFOCLIMÁTICOS

- Temperatura: La temperatura óptima para el desarrollo del nardo oscila entre 20-30ºC diurnos y 15-20ºC nocturnos. En cuanto a la temperatura del suelo, el rango óptimo oscila en torno a los 17-20ºC. Temperaturas por debajo de los 8ºC pueden paralizar las funciones de la planta, mientras que temperaturas elevadas en el suelo, pueden provocar pudriciones en los bulbos.

- Humedad: El rango óptimo de humedad relativa oscila en torno al 60-70%. Por encima de estos valores, pueden originarse pudriciones en el bulbo. Por el contrario, valores muy bajos provocan dificultades en el desarrollo y apertura de los botones florales.

- Luz: El nardo necesita alta radiación lumínica para florecer, por lo que en climas mediterráneos, generalmente florece en los meses de junio a septiembre. La falta de luz puede provocar abortos florales.

- Sustrato: El suelo debe ser profundo (20-30cm), poroso, con buena capacidad de drenaje y retención de agua y rico en materia orgánica bien fermentada. El pH debe oscilar en torno a 6,5-7. No tolera la salinidad.

- Riego: El riego se debe efectuar de forma regular hasta que aparezcan las primeras hojas y la conductividad eléctrica del agua de riego debe ser inferior a 1,5g/l. A partir de este momento, el riego debe ser más frecuente. Durante el periodo de floración (primavera-verano), el riego también debe ser más frecuente, reduciéndolo moderadamente durante el resto del cultivo.

4. PROPAGACIÓN

- Propagación vegetativa: Consiste en la obtención de bulbillos para el engorde, a partir de bulbos madres (bulbos que han dado cosecha).

La cosecha de bulbos madre tiene lugar en invierno. Seguidamente, se debe proceder al secado mediante corrientes de aire caliente y al almacenamiento a 20-25º. Transcurrido un mes, se extraen los bulbillos y se clasifican en función del calibre. El ciclo de engorde de un bulbo de calibre pequeño (2/4-4/6) tiene una duración de 1-4 años, mientras que el de calibre mayor (6/8) de un año.

Previo a la plantación, se debe realizar la desinfección de los bulbos. La plantación se lleva a cabo en primavera, mediante surcos separados unos 50-60cm y a una densidad de 20000-40000 bulbillos/ha, en función del calibre. La profundidad de plantación oscila en torno a 5-10cm, siendo de mayor profundidad en suelos ligeros y climas calurosos.

Durante el proceso de engorde, el riego más adecuado es mediante aspersión. Al principio debe ser moderado, aumentando la frecuencia de éste conforme se desarrolla la planta.

Al cabo de un año, se extraen los bulbos. Los de menor calibre se vuelven a plantar en las mismas condiciones hasta alcanzar el tamaño comercial.

En cuanto a la fertilización, se debe aportar un abonado de fondo de equilibrio 1-2-1. A mediados del verano, es importante aplicar un abonado rico en potasio para favorecer el engorde del bulbo.

5. TÉCNICAS DE CULTIVO

5.1. Cultivo normal para flor cortada

- Preparación del terreno: Las labores preparativas se deben realizar un mes y medio antes de la plantación. Se debe realizar una labor de subsolado a 30-35cm. Como enmienda orgánica, se recomienda aplicar estiércol fermentado. Si existe alto riesgo de presencia de patógenos en el suelo, se debe proceder a la desinfección del mismo.

- Plantación: La plantación se realiza de forma escalonada desde finales de febrero hasta finales de junio, por lo que el periodo de floración es desde finales de mayo hasta octubre. Se suele realizar al aire libre (hemisferio norte).

Antes de llevar a cabo dicha plantación, se ha de efectuar la desinfección de los bulbos. Por lo general, éstos se suelen disponer cada 15cm sobre caballones, o bien a una línea o a doble. En cuanto a profundidad, se debe plantar a 10cm de profundidad en suelos ligeros, y en pesados a 3-5cm.

Inmediatamente después de la plantación, se realiza un riego abundante, pero evitando el encharcamiento. Además, se debe aplicar un herbicida de prevención.

5.2. Cultivo forzado para flor cortada

Para el cultivo forzado, se pueden realizar plantaciones con bulbos retardados o con bulbos acelerados. Se suelen llevar a cabo en invernadero.

- Cultivo retardado: La plantación se realiza en los meses de agosto, septiembre u octubre, para que la floración tenga lugar de noviembre a enero. El bulbo retardado se consigue cuando éste se somete, a los tres meses de su recogida (marzo), a condiciones controladas (5ºC y 60% de humedad relativa). Se suelen emplear bulbos de mayor calibre, normalmente de 12/14. Sin embargo, en los meses más fríos será necesario el aporte de calefacción para conseguir temperaturas mínimas de 15ºC.

- Cultivo acelerado: La plantación se realiza en los meses de diciembre a febrero, para que la floración tenga lugar de marzo a junio.

El bulbo debe ser cosechado en octubre-noviembre y posteriormente someterlo a un tratamiento de secado durante un mes. Finalmente se introducen, durante otro mes, en una cámara a 22-25ºC y una humedad relativa del 50%.

6. PLAGAS Y ENFERMEDADES

6.1. Plagas

- Pulgón: Se trata de una plaga que suele aparecer en primavera y afecta tanto a los brotes tiernos como a las hojas e inflorescencias. Los síntomas se manifiestan con el enrollamiento y deformación de los tejidos afectados.

El control preventivo para esta plaga debe ser importante, dado a la capacidad para transmitir virus que tienen. En condiciones de invernadero se deben tener en cuenta las siguientes medidas:
- Utilización de mallas antipulgones
- Monitoreo constante
- Eliminación de malas hierbas, tanto dentro como fuera del invernadero, ya que éstas son grandes reservorios de pulgón
- Eliminación de plantas sintomáticas

El control biológico para esta plaga se realiza con la suelta de depredadores como Coccinella septempunctata y Chrysopa o parásitos como Aphelimus mali.

El control químico se debe realizar, antes de que la planta sufra daños importantes, con productos autorizados y compatibles con la fauna auxiliar.

- Trips (Frankliniella occidentalis): Se trata de una plaga que produce daños en el tallo floral e inflorescencias. Los síntomas que se presentan son manchas blanquecinas de un aspecto plateado-plomizo y rodeadas de motitas negras que se corresponden a sus excrementos.

Para el control de esta plaga en invernadero, es conveniente la realización de medidas preventivas. Entre ellas destacan la colocación de trampas adhesivas azules a la altura del cultivo, eliminación de malas hierbas, empleo de mallas antitrip, etc.

El empleo de lucha biológica con Amblyseius swirskii u Orius resulta efectiva en invernaderos.

Por último, para el control químico de esta plaga se recomienda la realización de tratamientos dirigidos a las concentraciones de trips.

- Mosca blanca (Trialeurodes vaporariorum): Se presentan principalmente cuando las temperaturas alcanzan los 25ºC. Afecta al envés de las hojas provocando manchas amarillas y como consecuencia, el marchitamiento de éstas.

Para evitar/prevenir el ataque severo de mosca blanca se deben colocar trampas cromotrópicas de color amarillo en la planta. Cuando aparecen los primeros individuos, se recomienda recurrir a la lucha biológica. Para el control de Bemisia tabaci se realiza la suelta de Eretmoderus mundus y para Trialeurodes vaporariorum la de Encarsia formosa. Amblyseius swirskii es eficiente tanto para T. vaporariorum como para B. tabaci.

- Araña roja (Tetranychus urticae): Este ácaro se desarrolla en condiciones de baja humedad relativa (<50%) y altas temperaturas (25ºC).

Los síntomas que aparecen son unos puntitos de color amarillo en el haz de las hojas. Posteriormente, estas punteaduras se tornan de color marrón y se abarquillan, obteniendo un aspecto polvoriento. Finalmente, dichas hojas se desecan y caen. Este ácaro afecta también a la espiga floral. Es frecuente encontrar finas telarañas en el envés de las hojas afectadas.

Cuando aparece dicha plaga, se debe recurrir al aumento de humedad para evitar la extensión de la misma. Si la infestación es severa, será necesaria la intervención química. Otro método de control es la lucha biológica mediante la utilización del ácaro depredador Phytoseiulus persimilis.

6.2. Enfermedades

- Podredumbre de raíz y cuello (Phytophthora parasitica): Se trata de un hongo que prolifera especialmente en suelos húmedos. Las raíces y el cuello de la planta presentan necrosis, originando el marchitamiento y amarilleamiento de las plantas. Finalmente las hojas se secan y caen.

Para su control, se debe reducir la humedad de suelo y prevenir su incidencia mediante la desinfección de los bulbos. En el caso de infecciones severas, se debe recurrir al control químico mediante pulverizaciones dirigidas al cuello de la planta.

- Ramularia primulae, Phillosticta primulicola, Gloeosporium sp. y Colletotrichum sp.: Se trata de hongos causantes de manchas foliares.

Ramularia primulae
provoca manchas de color amarillo pálido en el haz y blanco en el envés, que posteriormente se tornan de color rojizo. Phillosticta primulicola origina manchas circulares de color pardo con moteados negros en su interior. Gloeosporium sp. y Colletotrichum sp. son causantes de antracnosis (manchas negras).

Para el control de éstos se deben realizar una serie de medidas preventivas como: trabajar con material vegetal sano, eliminar plantas enfermas, desinfectar bulbos, sustrato, herramientas de trabajo, etc.

El control químico se debe llevar a cabo mediante tratamientos con fungicidas autorizados.

- Botrytis cinerea: El hongo se desarrolla bajo condiciones de humedad y temperatura elevadas. Afecta a los bulbos, hojas y botones florales, provocando manchas pardas de forma redondeada.

El control de este hongo es muy importante debido a su capacidad para sobrevivir como saprófito. Se debe evitar el exceso de humedad, ya sea disminuyendo la dosis y frecuencia de riego, espaciando las plantas o ventilando. También es conveniente retirar tejidos enfermos, cortándolos a ras de tallo y utilizando herramientas desinfectadas.

Si el ataque es severo, se recurrirá al control químico. Se recomienda hacer un uso alterno de los diferentes grupos sistémicos.

7. RECOLECCIÓN Y POSTCOSECHA

El momento óptimo del corte es cuando los dos primeros pares de flores están en dehiscencia. Se debe realizar a primera hora de la mañana, cuando las temperaturas son bajas y la humedad relativa alta.
Cosecha de nardos

[ampliar imagen]

En cuanto al corte, se debe realizar desde la base de la vara, dejando las hojas en la planta para así, continuar el ciclo del engordado del bulbo.

Los nardos se empaquetan en grupos de 10 y se realizan dos atados, uno a 10cm de la base del tallo y el otro a 10cm por debajo de la inflorescencia. El tipo de empomado es "a cabeza". Esto se consigue igualando la longitud del tallo, cortándolo según la medida de la calidad correspondiente.
Ramos de nardo

[ampliar imagen]

El almacenaje debe realizarse en cámaras a 4ºC. Se debe tener en cuenta que es una planta sensible al etileno, por lo que conviene almacenarla con un absorbente de etileno. En estas condiciones, el nardo tiene una vida útil de 7 días.

Fuente: Redacción Infoagro

Hay más artículos técnicos de estos sectores: Jardinería

Información en tu Email
Recibe artículos y novedades
VÍDEOS RECOMENDADOS
El técnico de campo

Más artículos técnicos

¿Estar informado? Suscripción gratis

 

Navega por sectores

 

Cursos On Line agricultura

Pre-matrícula GRATIS




Buscador de documentos


PORTADA Contacto Newsletter Publicidad Prensa Trabaja en Infoagro
Aviso legal Política de Privacidad Política de Cookies
English Français Russian

© Copyright Infoagro Systems, S.L.