SEGUROS - [PORTADA]

CONFERENCIA INTERNACIONAL
“El seguro agrario como instrumento para la gestión de riesgos”






 

[ Volver al índice ]


II.- PRINCIPIOS BÁSICOS.

El modelo español de seguros agrarios se asienta en unos principios básicos bien definidos. Su aplicación durante los ya más de 25 años de vigencia del modelo nos ha permitido la consolidación del mismo.

Por ello, creo que es conveniente que me detenga en su descripción. A estos efectos, los he sistematizado de acuerdo al siguiente decálogo:

1.- La vocación de universalidad en cuanto a producciones y riesgos asegurables.

Desde la perspectiva de nuestro modelo, en principio, toda producción es asegurable y todo riesgo natural es asegurable.

En este sentido, el modelo prevé, prioritariamente, la protección frente a las adversidades climáticas, pero también incluye la protección frente a otros riesgos naturales (por ejemplo, el incendio) o los derivados de plagas y enfermedades cuando estas no puedan ser controladas por la acción del hombre.

No obstante, la inclusión de una producción o un riesgo como asegurable en los Planes Anuales de Seguros Agrarios, norma que concreta las líneas de seguros que serán de aplicación en los respectivos ejercicios económicos, está condicionada a la realización del correspondiente estudio de viabilidad técnicofinanciera por parte de ENESA.

2.- La adhesión al seguro por parte de los agricultores o ganaderos es voluntaria.

El seguro lo concebimos como un instrumento para la gestión de los riesgos que se pone a disposición de los titulares de las explotaciones agrarias, pero estos titulares deben decidir libremente si asumen su propio riesgo o si lo transfieren a las entidades aseguradoras mediante la contratación de una póliza de seguro.

3.- Los riesgos asegurables no pueden ser objeto de ayudas directas.

Es un principio que vienen recogiendo año tras año los Planes de Seguros Agrarios de acuerdo al siguiente texto literal: “La Administración no concederá ayudas extraordinarias a los agricultores o ganaderos afectados por daños sobre sus producciones por riesgos asegurables”.
Por lo tanto, cuando nuestros agricultores o ganaderos deciden voluntariamente adherirse, o no, al seguro es evidente que deben tener en cuenta
este principio.

En definitiva, con la aplicación del mismo estamos reforzando el papel del seguro como instrumento de gestión del riesgo.

4.- El modelo se basa en la solidaridad del conjunto del sistema.

Es un principio clave de nuestro modelo que justifica tres aspectos esenciales del mismo.

En primer lugar, creo que la existencia de subvenciones a los seguros en mi país viene determinada, en gran medida, por la solidaridad del conjunto de la sociedad con el sector agrario. En este sentido, conviene tener en cuenta que a la actividad agraria, además de afectarle los riesgos que inciden en cualquier otra actividad, le afectan de forma muy importante y, casi excluyente, los riesgos de la naturaleza. Este hecho justifica la expresión de solidaridad a la que me he referido anteriormente.

En segundo lugar, la consecuencia de que nuestro modelo se base en la solidaridad entre producciones, zonas y riesgos asegurables, es que las entidades aseguradoras no pueden rechazar una póliza solicitada por un agricultor o ganadero que cumpla los requisitos exigidos en la misma.

Finalmente, la solidaridad desde la perspectiva del asegurado determina que cuando este decide asegurar una producción tiene la obligación de incluir en la póliza de seguro todas las parcelas destinadas a esa producción de la que es titular en el territorio nacional.

5.- El seguro se basa en la aplicación de las técnicas aseguradoras tradicionales.

De acuerdo a este principio, el seguro se instrumenta mediante la correspondiente póliza de seguro privado entre asegurado y asegurador similar a la de otros ramos del seguro, en la que se establecen las condiciones contractuales de la misma y las tarifas correspondientes.

Asimismo, la tasación de los daños en caso de siniestro, se realiza de acuerdo a procedimientos similares a los de otras actividades aseguradoras
privadas, si bien la objetividad de dicha tasación se trata de garantizar mediante la aplicación de normas oficiales de peritación de obligado cumplimiento para asegurados y aseguradores.

El pago de indemnizaciones también está reglado como en los seguros privados. En caso de siniestros agrícolas es realizado obligatoriamente por las entidades aseguradoras en el plazo máximo de 60 días contados a partir del vencimiento de las garantías de la póliza. En el caso de producciones ganaderas dicho plazo se reduce a 40 días desde la fecha de ocurrencia del siniestro.

Finalmente, entre los aspectos relacionados con la aplicación de la técnica aseguradora se encuentra el objetivo de conseguir el equilibrio actuarial entre indemnizaciones por siniestros y primas de los seguros.

6.- La solvencia económica del modelo debe estar garantizada.

La solvencia económica del modelo, que es indispensable para su estabilidad y permanencia en el tiempo, queda garantizada con dos instrumentos.

En primer lugar, mediante la formula de aseguramiento a través de un “pool” de entidades aseguradoras que asumen el riesgo en régimen de coaseguro. En dicho “pool” puede integrarse cualquier entidad que lo desee, pero su porcentaje de participación en el mismo es fijada por la Administración en función de parámetros objetivos.

El “pool” de entidades es gestionado por la sociedad: Agrupación Española de Entidades Aseguradoras de los Seguros Agrarios Combinados S.A.
(AGROSEGURO).

Por otra parte, la solvencia económica del modelo se garantiza con el reaseguro que ofrece dos alternativas al asegurador.
A estos efectos, las entidades aseguradoras pueden reasegurar el riesgo en el ámbito del reaseguro privado, como en otros ámbitos del seguro, o en el público, con el Organismo: Consorcio de Compensación de Seguros.

En todo caso, el Consorcio, además de jugar el papel de reasegurador público, actúa también como entidad aseguradora con una participación subsidiaria en Agroseguro lo que, sin duda, refuerza la estabilidad del modelo.

7.- Los seguros agrarios se conciben como instrumento de apoyo a la política agraria.

La aplicación de este principio determina el papel coordinador de ENESA (MAPA) con funciones muy importantes en relación con la actividad.
En concreto, desde ENESA se proponen al Gobierno de la Nación, los Planes Anuales de Seguros Agrarios para su aprobación de los mismos por este.

Asimismo, la fijación de determinados aspectos de las condiciones contractuales de las pólizas, tales como los precios de las producciones a efectos
del seguro, los rendimientos asegurables de dichas producciones o el establecimiento de condiciones técnicas de cultivo o de manejo de los animales, por parte del MAPA a propuesta de ENESA, se justifican en gran medida, por la incidencia de dichos aspectos en la política agraria.

8.- Los agricultores y ganaderos deben tener un protagonismo en el desarrollo del modelo.

Este importante papel se concreta a través de sus representantes, Organizaciones Agrarias y Cooperativas, que plantean sus demandas de
protección, en cuanto a producciones y riesgos asegurables, en dos ámbitos:

· En el nacional, en la Comisión General de ENESA, máximo órgano de Gobierno de esta Entidad y
· En el ámbito autonómico, en las Comisiones Territoriales de Seguros Agrarios existentes en cada una de nuestras Comunidades Autónomas.

9.- El modelo aprovecha la especialización de cada una de las partes implicadas en el mismo.

El diseño del modelo trata de obtener el máximo provecho de la experiencia de cada una de las partes participantes en el mismo.
En el apartado siguiente, al describir el esquema organizativo del modelo y las funciones de cada una de las entidades e instituciones implicadas en el mismo, se podrá comprobar el grado de especialización alcanzado.

10.- El modelo debe estar sometido a un proceso de perfeccionamiento permanente.

Por este motivo, en ENESA se debaten año a año las condiciones contractuales y tarifas de las pólizas de los diferentes seguros, así como otros
aspectos relacionados con los mismos, con objeto de conseguir su perfeccionamiento sobre la base de la aproximación de posturas entre asegurados, aseguradoras y Administración.


[ Volver al índice ]



Copyright infoagro.com 2006 Todos los derechos reservados.