Síguenos  
Toda la Agricultura en Internet
Empresas Compraventa Noticias Precios Agrícolas  Cursos Tienda On Line Vídeos Fotos Diccionario Foro  Recomendar Infoagro

SISTEMAS DE CERTIFICACIÓN DE LA CALIDAD EN EL SECTOR AGROALIMENTARIO ESPAÑOL (3ª parte)
Certification systems of the quality in Spain

1. Introducción
2. Definición Y Funcionamiento De Un Sistema De Certificación
3. Tipología De Sistemas De Certificación
4. Principales Sistemas De Certificación
4.1 Denominación De Origen, Denominación Específica Y Especialidad Tradicional Garantizada
4.2 Vinos De La Tierra
4.3 Marcas De Calidad De Ámbito Subestatal
4.4 Sistema De Certificación De Productos Cárnicos
4.5 Eurep-Gap, Une 155001 Y Similares
4.6 Brc, Ifs Y Similares
5. Sistemas De Certificación Exclusivos De Cadenas De Distribución
6. Iso 9001:2000
7. Posible Evolución Futura De Los Sistemas De Certificación De La Calidad
7.1 La Calidad Tiene Futuro
7.2 Desaparición, Transformación Y Creación De Sistemas De Certificación
7.3 Tradición Y Tecnología No Son Incompatibles
7.4 Debemos Seguir Apostando Por La Calidad
8. Bibliografía

 
  Enviar a un Amigo
Corregir / Sugerir
Imprimir
Enviar
Tu Nombre
E-Mail destinatario
¿Algún comentario?

Corregir/Sugerir
¿Cuál es el error, o sugerencia?


 Cursos On Line
Cursos para profesionales, estudiantes y titulados

 
 Medidores para agricultura


 Anuncios Gratuitos
Anuncios clasificados de compra-venta maquinaria


 Mercados
Mercados nacionales e internacionales de frutas y hortalizas

4.6 BRC, IFS y similares

La Norma técnica para las empresas suministradoras de productos alimentarios de marca al por menor del British Retail Consor tium (BRC) fue elaborada por varias cadenas de distribución minoristas del Reino Unido, con el objetivo de establecer cuáles iban a ser los criterios a exigir a las empresas suministradoras de productos alimentarios, principalmente aquellos productos que se etiquetaban bajo marca del distribuidor.

El referencial exige (web BRC):

– La adopción e implementación de un sistema de Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos (APPCC).
– Un sistema de gestión de la calidad documentado y efectivo (12).
– Un control en la fabricación de los requisitos medioambientales, de producto, de proceso y de personal. Tal y como se intuye de lo anterior, el referencial ha sido creado de forma que el énfasis en el control recae en la fase de transformación y distribución, y menos en la producción (es significativo que la norma no incluya un código de buenas prácticas agrarias).




Desde 1996 este protocolo ha ido ganando prestigio a nivel europeo y actualmente no sólo es solicitado por los minoristas británicos, sino que otras cadenas de distribución europeas lo están incluyendo como requisito exigible a sus proveedores (también es una certificación de tipo Business to Business).
En 2002 el referencial común IFS (International Food Standard) fue creado por los minoristas alemanes con el objetivo de establecer un sistema de control efectivo para los suministradores de alimentos. Al año siguiente, las principales cadenas de distribución francesas se unen al grupo de trabajo con el mismo fin, por lo que IFS abandona el ámbito exclusivamente nacional.

Entre los elementos básicos que incluye IFS se encuentran un APPCC, un sistema gestión de calidad, las responsabilidades en la gestión y una adecuada gestión de los recursos. Por lo tanto se coloca el acento en la comprobación de la gestión documental dentro de la cadena alimentaria, y aunque se trate de una certificación de producto incluye elementos típicos de la certificación de sistemas.
Son patentes las similitudes con el referencial BRC, aunque habría que matizar que IFS es más estricto en la certificación (por ejemplo la auditoría es interrumpida si no están claramente definidas las responsabilidades de cada operario) y cier tos operadores consideran que tiene un sistema de puntuación más claro que el de BRC.

El referencial SQF, igualmente similar a BRC e IFS, lleva funcionando desde 1994 y se basa en un APPCC para la industria alimentaria además de otros elementos de gestión de responsabilidades, control documental, etc. Gestionado hoy día por el Food Marketing Institute, tiene un impor tante desarrollo en Asia y Oceanía. Destacar como especificidad que la última versión de su referencial (SQF 2000 Code) se divide en tres niveles según el grado de cumplimiento de los estándares.
Existe un referencial puesto en marcha en 2003 por el Instituto Tecnológico Agroalimentario de Valencia denominado SAL (Sistema Cer tificable de Seguridad Alimentaria) que integra principios de APPCC y es compatible con sistemas tipo ISO 9000. Se trata del primer sistema de certificación de este tipo que se desarrolla en España, y viene a sumarse a los comentados en este epígrafe.

5. SISTEMAS DE CERTIFICACIÓN EXCLUSIVOS DE CADENAS DE DISTRIBUCIÓN

A la vista de los ejemplos precedentes son numerosas las experiencias de sistemas de certificación en común de sectores, empresas, Administraciones públicas u otros organismos implicados en el sistema agroalimentario. Sin embargo, también hay casos en los que una determinada cadena de distribución, de forma individual, establece un referencial exigible a sus proveedores para determinada gama de productos comercializada.

Varios son los casos en que los requisitos solicitados se encuentran muy cercanos a sistemas de certificación enfocados a la fase de producción. Además, son patentes las similitudes con las prácticas de producción integrada en el caso de frutas y hor talizas frescas, o la preocupación por los aspectos de trazabilidad en los productos cárnicos. Dentro de este heterogéneo grupo estarían cer tificaciones como Consumer Natur de Eroski, Marca S de Mercadona, Calidad Tradición Carrefour o Nature’s Choice de Tesco.

6. ISO 9001:2000

La familia de estándares ISO 9000 fue creada en 1987 por la Organización Internacional de Normalización (International Organization for StandardizationISO). ISO es una asociación de organismos nacionales de normalización, concretamente están representados uno por Estado. Por tanto consiste en una norma de ámbito internacional. Actualmente el único estándar de certificación por el que es posible cer tificarse es el ISO 9001:2000, que viene a englobar los estándares ISO 9001, 9002 y 9003 creados en 1994.

ISO 9001:2000 podría definirse como una certificación de sistema, y no un estándar de producto. Esto conlleva una impor tante componente documental: por ejemplo la propia organización se encarga de definir su política de calidad o de delimitar las responsabilidades de cada trabajador, aspectos que deben quedar por escrito. Posteriormente se verifica en los controles opor tunos que se dispone de toda la documentación requerida.

El sistema de gestión de la calidad abarca aspectos más allá de la producción, elaboración y distribución del producto, tales como la política de calidad, el compromiso de la dirección o el enfoque al cliente.
La certificación ISO 9001:2000 puede ser aplicable a una organización de cualquier sector de actividad, no siendo exclusiva del sector agroalimentario como la práctica totalidad de las comentadas en este texto. Ello explica que los requisitos del sistema de gestión sean genéricos, y no utilice herramientas como el APPCC o las Buenas Prácticas Agrarias.

7. POSIBLE EVOLUCIÓN FUTURA DE LOS SISTEMAS DE CERTIFICACIÓN DE LA CALIDAD

7.1 La calidad tiene futuro

En términos generales podemos dibujar un futuro halagüeño para los sistemas de certificación de la calidad, aunque son también patentes las amenazas que hay que vencer. Uno de los ejes ver tebradores sobre el que discurrirá su desarrollo futuro es la seguridad alimentaria. Dentro del contexto europeo, y en par te debido a la aparición de crisis alimentarias, el consumidor se preocupa paulatinamente más porque los alimentos se encuentren libres de contaminaciones que supongan una amenaza para la salud. Y a pesar de que la Unión Europea respalda una de las Reglamentaciones Técnico Sanitarias (RTS) más exigentes del mundo, existe una creciente demanda en estándares alimentarios más estrictos que los legalmente exigibles.

El aseguramiento de la seguridad alimentaria se persigue a través de la implementación de distintas herramientas, integradas cada vez más entre los mínimos exigidos por las autoridades competentes. El Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos (APPCC) es obligatorio en España desde fecha reciente, aunque únicamente en lo referido a la industria alimentaria. Y la trazabilidad (13) se conver tirá en obligatoria en la Unión Europea a par tir de enero de 2005, como medio para asegurar el origen de los alimentos consumidos y conocer su recorrido a través de la cadena alimentaria. Sin embargo, y a pesar de los mínimos legalmente obligatorios, se espera un desarrollo de los sistemas de certificación en aspectos complementarios. El nuevo referencial EUREP-GAP 2004 refuerza el ámbito del APPCC en la fase de producción, ámbito que aún no cubre la RTS española. También se generalizarán las Buenas Prácticas Agrarias y de Transformación con el objeto de normalizar la totalidad de fases de la cadena agroalimentaria. Como es fácil intuir, los sistemas de certificación encontrarán su futuro en aquellos aspectos de la seguridad alimentaria que no abarque la legislación obligatoria.

7.2 Desaparición, transformación y creación de sistemas de certificación

Uno de los elementos que puede marcar el devenir de estos sistemas es la puesta en marcha de ISO 22000, un sistema de gestión de la seguridad alimentaria, de carácter internacional y aplicable a la totalidad de la cadena alimentaria. Basado en los principios del APPCC, su próxima publicación puede establecer una línea a seguir en la seguridad alimentaria: la calidad integral, abarcando la totalidad de las fases de la cadena alimentaria. Igualmente puede suponer una simplificación en el panorama de la certificación alimentaria, actualmente ocupado por multitud de sistemas de muy distinto signo (algunos ya comentados en los apar tados previos). Es previsible que se asista a procesos de reducción y/o de homologación entre certificaciones. Aunque la seguridad alimentaria sea un elemento básico, los sistemas igualmente deberán tener en cuenta aspectos como el respeto medioambiental, el bienestar animal o la seguridad laboral, asimismo presentes entre las nuevas demandas del consumidor europeo. Determinadas cadenas de distribución seguirán jugando asimismo un papel predominante en el campo de las certificaciones de calidad, al continuar exigiendo determinados estándares superiores para los productos que deseen comercializarse a través de ellas.

7.3 Tradición y tecnología no son incompatibles

Los productos ligados a un origen geográfico o a una elaboración tradicional seguirán un camino paralelo, aunque con características distintivas. El consumidor busca en ellos atributos de confianza añadidos a la seguridad alimentaria, principalmente características organolépticas propias debidas a su producción, transformación y/o elaboración. Por ello, los sistemas de certificación deberán reforzar la autenticidad de los productos y evitar los fraudes dentro de un mercado con incipientes signos de saturación, mediante el establecimiento

7.4 Debemos seguir apostando por la calidad

La evolución descrita es aplicable a grandes rasgos en el contexto europeo debido al ámbito comunitario de la legislación sobre seguridad alimentaria o de determinadas figuras de calidad (DOP, IGP, ETG), así como por la naturaleza europea de otros sistemas de certificación (BRC, EUREP-GAP) o de las políticas convergentes de cadenas de distribución significativas.

En el ámbito estatal, el futuro tendrá sin embargo ciertas especificidades. El sector exportador de frutas y hortalizas, volcado en el mercado centroeuropeo, deberá continuar con la adopción de aquellos sistemas exigidos por las cadenas de distribución. El resto de agroindustria deberá asimismo adaptarse a aquellas certificaciones que exijan los consumidores, con el objetivo de ofrecer mayores niveles de seguridad alimentaria. Por otra par te, aquellas figuras de calidad ligadas al origen geográfico o a la elaboración tradicional que no tengan el suficiente reconocimiento en los mercados encontrarán una oportunidad de acceso a los consumidores europeos en la certificación a través de BRC, ISO 22000 o similares.

8. BIBLIOGRAFÍA.

ABLAN, NIÑO DE ZEPEDA et al.; NIÑO DE ZEPEDA and ECHEVARRI, en Oyarzún and Tartanac, 2002. “Estudio sobre los principales tipos de sellos de calidad en alimentos a nivel mundial”, FAO.
CÁCERES, F.; MANRIQUE T.; PARRA, T.; CRUZ, J.C., 2004. “Nuevos Sistemas Agrarios y su posicionamiento en la cadena agroalimentaria”. Informe de la Agricultura Familiar en España 2004. Fundación de Estudios Rurales. Madrid.
COMPÉS LÓPEZ, R., 2001. “Atributos de confianza, normas y certificación: Comparación de estándares para hortalizas”. http://www.infoagro.com.
DE PABL, J. y PÉREZ, J.C., 2002. “Las alhóndigas: pasado, presente y futuro”. Distribución y Consumo, nov-dic. 2002. pp. 88-97.
Documentación del curso “EUREP-GAP y BRC: el futuro de los sistemas de certificación como exigencia de calidad en hortofruticultura”. Impartido por auditores del grupo SGS (organismo de certificación), días 4 y 5 de mayo de 2004. Zaragoza.
FERNÁNDEZ SIERRA, L. M., 2003. “Las certificaciones de calidad. Análisis de riesgos y control de puntos críticos”, en Álvarez, J. y Camacho, F. (coord.) Innovaciones en el Sector Hortofrutícola Español. Secretaría General Técnica del MAPA, Madrid.

NOTAS

La Consejería de Agricultura y Pesca (CAP) de la Junta de Andalucía, a iniciativa del Servicio de Estudios y Estadísticas, consciente de la importancia de adelantarse al futuro y de utilizar la información como herramienta estratégica para la sociedad, puso en marcha en 1998 una línea de trabajo conducente a incorporar los estudios prospectivos como herramienta de apoyo a la toma de decisiones en el sector agroalimentario andaluz. Fruto de esta iniciativa y bajo la dirección de Luis Alberto Rubio Pérez, se crea la Unidad de Prospectiva, en la que se integran recursos de la propia Consejería y de la Empresa Pública Desarrollo Agrario y Pesquero.

La información contenida en este artículo forma parte de un estudio que sobre el futuro de los sistemas de calidad agroalimentaria en Andalucía realiza actualmente la Consejería de Agricultura y Pesca a través de la Unidad de Prospectiva.

Las ideas expresadas en este artículo responden exclusivamente a la opinión de los autores, sin que la Consejería de Agricultura y Pesca asuma responsabilidad alguna sobre las mismas.

(1) En 1994 se asemejó la Denominación de Origen Protegida de la UE con la Denominación de Origen española, de tal forma que se puede encontrar en un producto ambas denominaciones, indistintamente la comunitaria y la nacional.
(2) Reglamento (CEE) nº 2081/1992 del Consejo, de 14 de julio de 1992, relativo a la protección de las indicaciones geográficas y denominaciones de origen de los productos agrícolas y alimenticios.
(3) Reglamento (CE) nº 1493/1999 del Consejo, de 17 de mayo de 1999, por el que se establece la organización común del mercado vitivinícola.
(4) En 1994 se asemejó la Indicación Geográfica Protegida de la UE con la Denominación Específica española, concretamente la misma orden estatal que hizo corresponder la DOP con la DO. Por lo tanto se pueden encontrar en un producto ambas denominaciones, indistintamente la comunitaria y la nacional.
(5) Reglamento (CEE) nº 1576/89 del Consejo, de 29 de mayo de 1989, por el que se establecen las normas generales relativas a la definición, designación y presentación de las bebidas espirituosas.
(6) Reglamento (CEE) nº 2082/92 del Consejo, de 14 de julio de 1992, relativo a la certificación de las características específicas de los productos agrícolas y alimenticios.
(7) La normativa base es el Reglamento (CE) nº 1493/1999 del Consejo, de 17 de mayo de 1999, por el que se establece la organización común del mercado vitivinícola.
(8) Decreto 242/2001, de 6 de noviembre, por el que se regula la marca Calidad Certificada para los productos agroalimentarios y pesqueros.
(9) Los sistemas APPCC parten de un análisis de los puntos donde existe más riesgo para la pérdida de calidad sanitaria de los productos alimentarios dentro del proceso productivo o de transformación de los mismos. Una vez identificados estos puntos críticos se establecen unos mecanismos de control y alerta sobre los mismos y protocolos de actuación en caso de alerta o no conformidad en alguno de los puntos de control. La implantación de un sistema APPCC es obligatoria en España para las industrias agroalimentarias, pero no para las explotaciones agrarias.
(10) Se podría traducir como “entre empresas”. La certificación EUREP-GAP es un requisito exigido en estos casos para las transacciones entre las cadenas de distribución y su proveedores, sin que posteriormente exista en el producto un distintivo visual a través del cual el consumidor final compruebe que efectivamente el alimento se haya certificado bajo este referencial.
(11) Una alhóndiga se podría definir como un mercado en origen donde concurren libremente compradores y vendedores de productos hortofrutícolas para comercializar su producción a través de un mecanismo de subasta.
(12) Aunque se trata de una certificación de producto, BRC, al igual que otras certificaciones del sector agroalimentario, incluye numerosos e importantes requisitos relativos a la gestión de calidad dentro del sistema productivo (la empresa), asemejándose en algunos casos a las exigencias de una certificación tipo ISO 9000.
(13) Según el Reglamento (CE) nº 178/2002 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 28 de enero de 2002, la trazabilidad es la “posibilidad de encontrar y seguir el rastro, a través de todas las etapas de producción, transformación y distribución, de un alimento, un pienso, un animal destinado a la producción de alimentos o una sustancia destinados a ser incorporados en alimentos o piensos o con probabilidad de serlo”.

 

 

José Carlos Cruz Gómez 
Blanca Lucena Cobos 
Miguel Ángel Méndez Rodríguez

Francisco Cáceres Clavero
Unidad de Prospectiva de la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía 


Página anterior

Página 3 de 3
 



Síguenos en

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.