Síguenos  
Toda la Agricultura en Internet
Empresas Compraventa Noticias Precios Agrícolas  Cursos Tienda On Line Vídeos Fotos Diccionario Foro  Recomendar Infoagro

INTRODUCCIÓN AL CULTIVO DE TOMATE RAF EN ALMERÍA
Almería - RAF Tomato

1.-Introducción
2.-Origen Y Descripción
3.-Morfología Y Características
4.-Sistema De Cultivo Y Exigencias
5.-Otros Factores Que Influyen En La Calidad
6.-Plagas Y Enfermedades
7.-Rendimientos
8.-Tendencias Y Nuevas Técnicas De Cultivo


 
  Enviar a un Amigo
Corregir / Sugerir
Imprimir
Enviar
Tu Nombre
E-Mail destinatario
¿Algún comentario?

Corregir/Sugerir
¿Cuál es el error, o sugerencia?


 Cursos On Line
Cursos para profesionales, estudiantes y titulados

 
 Medidores para hortalizas


 Anuncios Gratuitos
Anuncios clasificados de compra-venta de hortalizas


 Mercados
Mercados nacionales e internacionales de hortalizas

1. INTRODUCCIÓN.

El tomate Raf cobra fama en los últimos tiempos como “el tomate más caro”, “el pata negra”, empieza a saltar fronteras y a aparecer en notas de prensa, muchas veces sólo como curiosidad.
Pero, ¿qué es? El raf es un tomate tradicional tipo marmande que se ha cultivado sobre todo en las vegas del levante almeriense, caracterizadas por aguas normalmente salinas y en calle o bajo malla.
Ha sabido sobrevivir al aluvión de nuevas y continuas variedades híbridas gracias a su tolerancia a la salinidad y a que se ha sabido adaptar al cultivo en invernadero, alargando su ciclo y disponibilidad a lo largo del año y mejorando incluso la calidad que ofrecía en cultivo al aire libre (rajado, enfermedades criptogámicas) Poco a poco ha ido posicionándose hasta ser una referencia e inventar el dicho de “tomate sabor”, pues de eso se trata: es un tomate con alta y equilibrada presencia de azúcares y acidez, pleno de sales minerales y sustancias aromáticas que hacen inconfundible su sabor, carnoso, con pocas semillas ni agua, unido a una coloración verde oscura con hombro casi negro que lo caracteriza y distinguen de otras variedades

Foto 1: Color general, maduración de dentro a fuera, múltiples lóculos

Mientras la tendencia general de la explotación en invernaderos de Almería busca la rentabilidad incrementando la productividad a la vez que se ofrece una calidad comercial aceptable, el cultivo de tomate raf y otros tomates de sabor sacrifican la producción neta por metro a favor de la calidad.

El cultivo de tomate raf, supone una parte pequeña en superficie de toda la superficie de invernaderos en Almería: se calcula que en la campaña 2.006-07 habrá plantadas unas 400 Ha no superando así el 1,30% del total, y referido al levante almeriense, de las 4.500 Ha que existen, aproximadamente un 8% son las que se dedican a Raf; Entonces ¿a qué debe la fama que tiene? En este artículo se tratará de resolver algunas cuestiones sobre este tomate.

2. ORIGEN Y DESCRIPCIÓN.

El Raf se seleccionó hace unos 25 años como variedad mejorada de los tomates que se plantaban por entonces en cultivos al aire libre (encañados) o bajo malla, el representante más conocido es el famoso muchamiel, al que fueron sustituyendo rápidamente nuevas variedades más productivas o con más resistencias a enfermedades: cuarenteno, “americano” y RAF entre otros.
El nombre corresponde a las siglas de “Resistente A Fusarium”, por su resistencia a fusarium 0 (Fusarium oxyosporium licopersici), lo que fue una de las características principales para que se extendiese su cultivo, además de ser bastante productivo y adaptarse al cultivo en los primeros invernaderos que empezaban a proliferar, frente a la pérdida de calidad que presentaba el muchamiel en las nuevas condiciones.
La selección que se llevó a cabo y que fijó la variedad fue tradicional, por lo que estamos hablando de que es uno de los pocos tomates no híbridos que se cultivan actualmente en Almería.
Su cultivo se centró en la zona del levante almeriense, por ser esta zona de aguas de peor calidad que sólo aguantan cultivos de tomate, más resistente a la salinidad.

3. MORFOLOGÍA Y CARACTERÍSTICAS.


El fruto es multilocular, carnoso, acostillado y de semillas pequeñas, con un marcado cuello verde que lo distingue, muy carnoso y con alto tanto por ciento de materia seca (no desprende líquido al ser cortado) Madura de dentro hacia fuera y de forma rápida, ya que el gen de semi o larga vida que caracteriza a los tomates comerciales actuales procede de la hibridación. Por otra parte tiene alto grado de azúcares (glucosa, fructosa) de 6 a 11º Brix y de acidez (cítrico y málico), aportando el adecuado equilibrio entre ambos (acidez-dulzor) el mayor atractivo de sabor.
La planta es de porte indeterminado y muy potente, pero el sistema de cultivo actual está totalmente encaminado a restar vigor a la planta, por lo que se le puede englobar dentro de los portes semideterminados y vigor medio, siendo la longitud normal de tallo de unos 1,5 metros, aunque pueda alcanzar según manejo los 3 ó incluso 4 metros.
La raíz es también potente y más adaptada a riegos a manta que los que se usan normalmente de alta frecuencia. Tiene resistencia a fusarium 0, pero no a fusarium I ó II.

4. SISTEMA DE CULTIVO Y EXIGENCIAS.

Lo que determina mayoritariamente la calidad final, depende decisivamente del manejo y el complejo agua – suelo – clima. Cualquier variedad de tomate tiene unos márgenes de cultivo amplios (en cuanto a temperatura ideal, calidad de agua, permeabilidad de suelo…) el caso del raf no es distinto, pero si se quiere conseguir la alta calidad que el mercado demanda actualmente, estos márgenes se estrechan notablemente, determinando así y reduciendo enormemente las áreas en las que es rentable el cultivo efectivo.

El Clima necesario para dar buenos rendimientos pasa por hacer la plantación de cara al frío (verano tardío) ya que las temperaturas frescas-frías ralentizan el crecimiento del fruto y refuerzan su calidad. Por el mismo motivo, plantaciones de enero o febrero no consiguen una alta calidad por que el fruto se desarrolla muy rápido y no tiene tiempo de coger su color característico y por consiguiente el resto de sus características de apariencia-sabor. El raf no es especialmente resistente al frío, sufriendo pérdidas importantes de cuaje floral, y ahuecamiento de tallos, mucho más patente y dañino cuando la planta ha sido cultivada demasiado vigorosa. Una vez pasada la época más fría, y una vez que se ha recolectado buena parte de los frutos, la planta vuelve a brotar, florecer y cuajar.
La humedad ambiente alta favorece las enfermedades criptogámicas y frena el engorde del fruto; en el caso del raf además da baja coloración e incluso mal rellenado (ahuecamientos)

Los dos parámetros del sistema agua-suelo son realmente limitantes ya que, si no se dispone de las características adecuadas, no es fácil modificarlos sin recurrir a grandes inversiones económicas y ecológicas.
Uno de los mayores tópicos respecto al raf es el de que cuanto peor sea la calidad del agua de riego mejor calidad dará la planta.
Aunque si bien es cierto que, cuando para el resto de tomates una conductividad eléctrica (CE) en agua de entrada mayor de 3,5 dS/m es difícilmente tolerable, para que el raf no dé problemas hay que contar con aguas que superen los 4 puntos de CE y ser moderadamente sódicas.
El solo dato de la CE informa poco de la calidad del agua, pero para aguas equilibradas en sales se puede hablar de que el mejor intervalo de salinidad oscila entre 4 y 7 dS/m; a mayor conductividad, la producción se resiente mucho y puede haber disminución de la calidad al desplazarse Ca, K y Mg.

La característica principal que debe tener el suelo es que tenga un drenaje perfecto, siendo los mejores suelos arenosos y franco-arenosos. Si no se dispone de una buena percolación, las dosis y frecuencias de riego deberán ser muy bajas, la cantidad de abono a aplicar tendrá que ser alta en concentración e ir acompañada de aguas no excesivamente sódicas para no aumentar la concentración de iones perjudiciales en el perfil de cultivo.
Casi como consecuencia de esto, son preferibles suelos con baja capacidad de intercambio (menor de 15) aunque suelos con CIC de 20 meq/100g son capaces de dar calidades excelentes.
La cantidad de materia orgánica total se debe mantener entorno a 1,5% sobre el total. Por supuesto la planta agradece niveles mayores, pero esto hace difícil de controlar el crecimiento general y la calidad final en concreto.
No es objeto de este artículo profundizar en temas complejos de fertirrigación sí, decir que, en la práctica, las fincas más rentables de este cultivo tienen aplicaciones extremadamente bajas de abono ya que reúnen buenas características y manejan el nivel de CE en suelo mediante restricción en el riego más que con aportes abusivos de fertilizantes.

Foto 2: Llamativo hombro verde, detalle del ramo, con percha para evitar estrangulamiento de savia.
Variabilidad de calibres

5. FACTORES QUE INFLUYEN EN LA CALIDAD.

A pesar de que el complejo agua-suelo-clima es condición sine que non, el manejo que hay que dar a este tomate raya siempre con los límites y a veces el más mínimo descuido acaba con pérdidas importantes por “blossom end rot” (necrosis apical relacionada con falta de calcio y estrés hídrico), fallos de cuaje o plantas que se quedan “ciegas”...

Fotos 3 y 4: Consecuencias del manejo al límite; necrosis estilar y descenso de la producción

Se habla siempre del color del fruto como sinónimo de calidad y buen sabor. Existe una relación directa entre ambas, pudiéndose decir que los frutos de color más oscuro, casi azulados son los que tendrán las mejores cualidades de sabor. En cuanto al hombro verde, negro, que lo caracteriza, no es condición indispensable de calidad, pero sí informa de que el fruto ha estado adecuadamente soleado y por lo tanto más dulce, además sirve como indicador perfecto para distinguirlo de tomates similares.
A la forma se le da bastante importancia prefiriéndose los tomates más acostillados, “más feos”, con respecto a los lisos. Salvo que le acompañen otras características, esto no es determinante de calidad de ninguna forma, es de igual manera una cuestión de mercado que exige que el producto sea totalmente distinto a los demás.

Foto 5: Patrones de calidad; intenso color general. Marcado hombro verde oscuro.

Como ya se ha repetido, el contar con unas buenas condiciones agua-suelo-clima es fundamental y es lo que ha hecho que este cultivo se haya reducido a pequeñas áreas muy concretas que de por sí le han proporcionado estas condiciones.
El factor que más influye en la calidad final del fruto es EL TIEMPO; sí, la regla de oro puede enunciarse así: “un fruto, que por las condiciones climáticas y de cultivo se ha desarrollado lentamente siempre tendrá más calidad que uno que se haya producido demasiado rápido”.

De esta norma derivan casi todas las labores de cultivo especiales que se realizan:

-Fechas de plantación de final de verano y durante todo el otoño. La mayor calidad se obtiene en los meses en que el tomate ha crecido con tiempo frío: recolecciones de febrero a abril.
-Dosis y frecuencia de riego escasos para disminuir el crecimiento vegetativo y hojas tiernas “alechugadas”.
-Retirada temprana del blanqueo de plástico de cubierta para “endurecer la planta” (en los primeros estadios habrá exceso de radiación y de temperatura que hacen “sufrir” a la planta y ralentizar su crecimiento)
-Uso reiterado de derivados de cobre para tratamientos (oxicloruro, hidróxido, sulfato, óxido) Usado como fungicida, el cobre tiene un ligero efecto fitotóxico que se utiliza secundariamente para regular y ralentizar el crecimiento vegetativo.
-Deshojado temprano. Aunque el motivo por el que se realiza es proporcionar la mayor insolación directa al fruto, es obvio que reduce desde el principio la actividad fotosintética.
-Aportes mínimos de nitrógeno: sobre todo en forma nítrica o ureica provocan un rápido crecimiento del fruto tornándolo de color blanquecino y disminuyendo la síntesis de azúcares y ácidos perdiendo así su sabor. Por la misma razón no es aconsejable la aportación continuada de aminoácidos ni otros abonos especiales nitrogenados.
-Aplicaciones moderadas de Zinc y Manganeso aumentan algo el color del fruto y bastante el brillo.
-Momento del cultivo. La calidad del tomate aumenta bastante de cara a primavera, perdiendo calibre debido a la senescencia de la planta y a que el suelo se encuentra bastante salinizado durante el invierno (poco riego y con alta conductividad para mantener la consistencia del fruto)

6. PLAGAS Y ENFERMEDADES.

Por su sistema de cultivo y las fechas de plantación, esta variedad no suele dar muchos problemas fitosanitarios. Por no ser híbrida es normal que se vea afectada por dos enfermedades que no suelen ser problemáticas en otros cultivos: Fusarium y TMV. Con respecto al TMV (virus del mosaico del tabaco) decir que se trasmite entre otras por contacto y se conserva en suelo. A parte del amarilleamiento de las hojas (empezando de ápice hacia abajo) pueden surgir (muy ocasional) razas necróticas que producen vistosas manchas negras a veces concéntricas y solapadas entre ellas y deprimidas en el fruto. Esta raza puede necrosar el ápice de la planta o las puntas de las hojas apicales.

Fotos 6 y 7: Respectivamente, TMV, raza no necrótica, con el característico mosaico atenuado en la otra foto, efecto final del fusarium.

7. RENDIMIENTOS.

Como se ha explicado, las condiciones y el manejo determinan notablemente la calidad e inversamente la cantidad de kilos/m2, por otra parte se tira un alto porcentaje de kilos por blossom, ahuecamientos, etc; es por ello que las producciones son muy variables siendo normal obtener 3 ó 10 kg/m2. Las medias pueden estar entorno a los 6 kg/m2.
El rendimiento económico es muy difícil de calcular, ya que existe mucha variabilidad al cabo de la campaña e incluso dentro de la misma parcela.

8. TENDENCIAS Y NUEVAS TÉCNICAS DE CULTIVO.

El aumento de la rentabilidad que vive la variedad o la disminución del margen del resto de productos, ha hecho que en los últimos tiempos las miradas se vuelvan hacia el raf y otros marmandes como otra posibilidad de cultivo. Esto a su vez ha llevado a que las casas productoras de semillas saquen híbridos que mejoren las características del Raf.

Son ejemplos destacables de ello el tomate Delizia, que mejora con respecto al Raf en resistencia a Fusarium I y mejora del vigor general, uniformidad de calibre y color en temprano. Por contra, puede perder algo de sabor frente al Raf si no se maneja adecuadamente. El tomate Conquista, prácticamente igual que Delizia con mayor resistencia a fusarium y además tolerante a nemátodos (M) Diferente en aspecto es el Marmandino (resistente también a FOL 0 y I además de a ToMV) tomate más achatado con listas verde oscuras del ápice a la base, excepcional consistencia y comportamiento para fechas tempranas y tardías y sabor diferente a Raf pero con gran calidad, lo que puede permitir reducir la falta de marmande en la época veraniega (de mitad de junio a octubre) en que no se puede disfrutar de Raf.

Se está empezando a introducir también la técnica de injerto buscando eliminar los problemas de fusarium, nemátodos, aumentar la homogeneidad en kilos durante todo el ciclo de cultivo y de producción y calidad.
En el caso del tomate no existe transferencia genética entre el patrón y el injerto por lo que es ilusorio esperar mejora de la calidad en este aspecto, aunque puede existir por parte del patrón absorción diferencial de algún nutriente que sí incremente esta.

Juan Ramón Crespo Sarmentero.
Ingeniero Técnico Agrícola


Síguenos en

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.