Síguenos  
Toda la Agricultura en Internet
Empresas Compraventa Noticias Precios Agrícolas  Cursos Tienda On Line Vídeos Fotos Diccionario Foro  Recomendar Infoagro

RIEGO EN HORTALIZAS

1. Introducción
2. Cultivos, Suelos y Demanda de Agua
3. Sistemas de Irrigación
    3.1. Riego por gravedad
    3.2. Aspersión manual
    3.3. Pivote Central y/ó Sistemas laterales automáticos
    3.4. Riego por Goteo o por Cintillas
    3. 5. Sistema de Filtración
    3.6. Sistema de Inyección de Fertilizante y/o plaguicidas
4. Sistemas de protección
    4.1. Válvula Check
    4.2. Válvula de aire
    4.3. Válvulas
    4.4. Conducción primaria y secundaria
    4.5 Cintilla de riego
5. Ventajas del riego por goteo
6. Desventajas del riego por goteo
7. Periocidad del riego
8. Fertigación


 

 
  Enviar a un Amigo
Corregir / Sugerir
Imprimir
Enviar
Tu Nombre
E-Mail destinatario
¿Algún comentario?

Corregir/Sugerir
¿Cuál es el error, o sugerencia?


 Cursos On Line
Cursos para profesionales, estudiantes y titulados

 
 Medidores para hortalizas


 Anuncios Gratuitos
Anuncios clasificados de compra-venta de hortalizas


 Mercados
Mercados nacionales e internacionales de hortalizas

3. SISTEMAS DE IRRIGACIÓN

Existe varios de sistemas de riego que se han adaptado a las hortalizas de acuerdo a las necesidades y posibilidades de los productores. A continuación se describen brevemente los sistemas de riego más comunes en hortalizas. Sin embargo, debido a que el sistema de riego por goteo es el más común en hortalizas, este se discutirá con mayor detalle.

Figura 6. Conducción de agua superficial en el valle de San Joaquín, California. Del canal se obtiene agua para los diferentes sistemas de riego; gravedad, aspersión, pivote y goteo.

3.1. Riego por gravedad

Este sistema se considera de menor eficiencia, sin embargo con sistemas bien planeados (canales revestidos, uso de polyhose, sifones, pendiente adecuada, tipo de suelo, longitud de surcos, etc.) en ocasiones puede ser más eficiente que algunos de los sistemas presurizados en mal estado. Existen sistemas muy sofisticados en el Valle de San Joaquín en California, el Valle del sur de Texas y en el Valle de Mexicali en donde miles de hectáreas utilizan este sistema de riego para hortalizas y cuentan con mucho agua principalmente de ríos del deshielo de las montañas. El riego por gravedad es útil también cuando se cuenta con agua salina (baja en sodio) para hacer el lavado de calcio, se recomienda al menos una vez al año con riego muy pesado (15 a 30cm de lámina). Además, es el sistema de riego aparentemente mas económico debido a que la inversión inicial es baja. Sin embargo, el costo de mano de obra es alta y si el costo por metro cúbico de agua es alto, este es sistema puede tener un costo muy elevado, como está pasando en el sur de California por la competencia del agua del área metropolitana para consumo Vs el agua de riego para agricultura.

Hay sistemas de riego por gravedad con fuertes pérdidas en los canales de conducción y/o en los lotes de producción. Además, tiene la desventaja que se tiene mayor problemas con malezas debido a que el riego es sobre toda la superficie, debe de pasar cierto tiempo después del riego para realizar la cosecha o realizar la mayoría de otras actividades, baja calidad de fruta postrada en el suelo (manchado o pudrición), problemas de encostramiento en siembras directas, se requiere mayor cantidad de agua, es necesario nivelar o hacer curvas de nivel, baja eficiencia en aplicación de plaguicidas y fertilizantes en el agua. Sin embargo, su uso es aún en grandes extensiones cuando se cuenta con agua suficiente.

Figura 7. Riego por gravedad, se observan las curvas de nivel para incrementar la eficiencia, es el riego con menor eficiencia en el uso del agua.
Figura 8. Riego por gravedad, a través de sifones. El suelo debe estar nivelado para obtener buena eficiencia.
Figura 9. Sistema de riego con Poly-Hose utilizado en hortalizas para riego por gravedad. Con esto se evita la pérdida por percolación en los canales. En lotes con pendientes pronunciadas, no funciona. Además, se tienen problemas con insectos y roedores que lo perforan.

3.2. Aspersión manual

Es el sistema más económico de los presurizados aéreos, requiere mucha mano de obra para mover la tubería. La distribución del agua es uniforme en lugares en donde el viento no es muy fuerte. No es adecuado para cultivos con altura (maíz dulce, tomate estacado, etc). No se recomienda en cultivos de tomate, chiles, ajo, cebolla, melones y sandías; principalmente en zonas con altas temperaturas debido a que propicia el ataque de hongos. Además, ocasiona mucha pérdida de fruta madura por pudriciones. Muy utilizada en siembra directa para tener una buena germinación y emergencia; el cual se retira después de la emergencia y el resto del ciclo se riega por gravedad. Además, se utiliza para la protección contra heladas de cultivos recién emergidos o etapas tempranas del cultivo. Se pueden realizar aplicaciones de plaguicidas y fertilizantes en el sistema, sin embargo, su eficiencia es baja comparada con el pivote central y aún más comparado con el riego por goteo. No es necesario que el lote esté nivelado, sin embargo en pendientes muy pronunciadas no funciona. Su eficiencia es mayor que el riego por gravedad.

Figura 10. Riego por aspersión en el cultivo de tomate fresadilla en la Ascensión, N.L.

3.3. Pivote Central y/ó Sistemas laterales automáticos

Estos son autopropulsados para trasladarse en forma automática e irrigar lotes de gran dimensión. Son muy costosos, requieren poca mano de obra pero mayor especialización, no se adaptan bien a cultivos con altura (por ejemplo maíz). Muy utilizados para el cultivo de la papa, dan buena uniformidad en los riegos, se aplican plaguicidas y fertilizantes en forma simultánea. No es necesario que el lote esté nivelado, sin embargo, con pendientes muy pronunciadas no funciona, no debe haber árboles u obstáculos de gran altura por ejemplo, postes energía dentro del lote.

Figura 11. Riego de pivote central en el cultivo de papa en el Sur de Nuevo León

3.4. Riego por Goteo o por Cintillas

El sistema de riego por goteo es el método de aplicar agua en pequeñas cantidades en forma controlada a la zona radicular de las plantas. Consiste en una serie de cintillas con emisores integrados que se colocan sobre las camas, en donde se encuentran las plantas principalmente de hortalizas debido al alto costo. Normalmente se obtiene mayor rendimiento y es más eficiente que los sistemas de riego por aspersión. Si se combina la fertigación y el uso de acolchados con un manejo adecuado, el incremento del rendimiento, calidad de producto y precocidad se mejoran en forma drástica.



El costo inicial de la instalación del riego por goteo es relativamente alto, sin embargo, el costo de mano de obra para operarlo es muy bajo. La mayor ventaja del sistema de riego por goteo es que se requiere menor gasto de agua por hectárea factor de gran relevancia en el clima semidesértico o desértico del Noreste de México. El gasto requerido está en un rango de 0.8 a 1.2 lps/ha dependiendo la temperatura, textura del suelo, cultivo y densidad de plantación. Además, provee muy buena uniformidad del agua en los cultivos a través del ciclo cuando es bien manejado y es fácil dosificar el fertilizante al cultivo según las necesidades de la etapa fenológica.

La cintilla comúnmente utilizada es de un calibre 4 (menor costo pero menos resistente), 6 (intermedio en costo y resistencia) y 8 (mayor costo pero mas resistente) con grosor de pared en milésimas de pulgada y de ½ pulgada de diámetro. Se maneja con una presión de 10 a 15 psi (libras por pulgada cuadrada) con longitudes de hasta 120m en terrenos con buena nivelación. En terrenos con pendiente pronunciada funciona el riego por goteo pero la longitud deberá reducirse conforme aumenta la pendiente. Normalmente se utiliza para un ciclo de cultivo o máximo dos cuando no es enterrada la cintilla y no tiene mucho daño por roedores o insectos. En suelos arenosos la cintilla no debe enterrarse, debido a que la humedad no sube por capilaridad ocasionando la muerte de las plántulas recién trasplantadas. Sin embargo, aún en suelos arcillosos muchos productores no entierran la cintilla, con el objeto de no tener problemas para recogerla al terminar el ciclo y reutilizarla.

Los componentes del sistema de riego por goteo consiste del equipo de extracción del agua (subsuelo o superficial), sistema de filtración; sistema de inyección de plaguicidas y/o fertilizantes; sistema de protección, válvulas, medidores de presión, conducción primaria, conducción secundaria y cintilla de goteo. A continuación se explicará brevemente cada de uno sus componentes.

Figura 12. Bomba de extracción de agua e hidrociclón.

3. 5. Sistema de Filtración

Dependiendo de la fuente de agua serán los requerimientos del sistema de filtrado:

Agua superficial: Ademas del filtrado con mallas (150 a 200 mesh) o discos (que están de moda por su alta eficiencia y facilidad para limpiar), es necesario instalar un filtro de arena que va previo al filtro de malla para la remoción de partículas de materia orgánica, algas, bacterias y otros organismos de la vida acuática. En caso de traer arena tendrá que instalarse el hidrociclón, que es un equipo económico y fácil de instalar. Es fácil determinar si el agua tiene arena, basta con extraer agua hasta llenar un recipiente preferente mayor de 20 litros, dejarlo durante una noche y para el siguiente día la arena se verá en el fondo del recipiente.

Agua Subterránea: Normalmente no se requiere de filtros de arena, es decir, basta con un filtro de malla o disco. Es necesario hacer la prueba de arena en el agua, en dado caso de encontrarse deberá adicionar un hidrociclón. Es recomendable colocar medidores de presión antes y después del sistema del filtrado para saber cuando limpiarlos, como regla general cuando haya una reducción de 5 a 7 psi, deberá efectuarse la limpieza de los filtros (esto aplica también para agua superficial).

Figura 13. Filtro de malla, válvula de aire, venturi, manómetro y filtro hidrociclón para la eliminación de arenas.

Figura 14. Filtro de malla y anillos indispensables para evitar taponamientos de la cintilla de riego.

Figura 15. Filtro de anillos con retrolavado automático y con el manómetro para monitorear la presión.

3.6. Sistema de Inyección de Fertilizante y/o plaguicidas

Normalmente se utiliza un venturi o bomba resistente a la corrosión. Lo ideal es utilizar bombas para no forzar mucho la bomba de agua superficial o del pozo con el venturi. Sin embargo, debido a que se requiere de energía eléctrica, que en muchos lotes no se tiene, por lo tanto utilizan el venturi que succiona el fertilizante mediante el diferencial de la presión del riego reduciendo el diámetro en un punto. El fertilizante o plaguicida deberá ser aplicado antes del sistema de filtrado para evitar que los contaminantes o precipitados taponeen los emisores. En lotes de producción mayores de 20 hectáreas se recomienda tener una central en donde se aplica el fertilizante con bomba, equipo automatizado de fertilizante y al menos tres recipientes para almacenar los fertilizantes, esto optimiza el aprovechamiento de los fertilizantes por los cultivos. En dado caso que el pH del agua sea muy elevado (>7.5) es recomendable la aplicación de ácido para que los fertilizantes se puedan absorber con mayor facilidad, sin embargo, esta práctica es costosa.

Figura 16. Sistema venturi y filtros de arena para realizar la aplicación de fertilizantes. Es necesario que el fertilizante tenga una alta solubilidad en el agua para evitar precipitaciones que forman carbonatos y taponean los emisores. El venturi siempre debe ir antes del sistema de filtrado de mallas.
Figura 17. Sistema de inyectores de fertilizantes utilizado en sistemas automáticos o semi-automáticos en hortalizas.
Figura 18. Tanques de almacenamiento del fertilizante.

4. SISTEMAS DE PROTECCIÓN

4.1. Válvula Check

El principal sistema de protección y que de hecho es obligatorio principalmente en pozos profundo o someros, es la válvula check, su objetivo es evitar la contaminación de los mantos acuíferos con fertilizante y/o plaguicidas. Esta deberá ir inmediatamente después de la bomba.

4.2. Válvula de aire

Normalmente pensamos que la válvula de aire solo funciona para extraer el aire y hacer que el flujo del agua en la tubería sea normal, es cierto y es necesario para esto. Sin embargo, en lugares en donde unaa bomba de extracción del agua está por debajo del nivel del lote a regar, la válvula de aire cumple una función muy importante, de hecho si no se coloca una válvula de aire lo mas cerca de la bomba provocará que la tubería se rompa por la succión generada al regresarse el agua del lote hacia el pozo al momento de apagar la bomba. El resto de las válvulas de aire deberán ir en las partes más altas del lote y al finalizar cada sección para que el sistema sea eficiente en la conducción del agua.

Figura 19. Válvula de aire coloca al principio, partes altas y al final del sistema de riego.

Reguladores de presión y expulsión de emergencia: existen equipos que regulan la presión con el fin de evitar que se rompa la tuberia. Lo que hace es que al momento de incrementar la presión automáticamente expulsa agua para bajar la presión. Esto puede suceder si el operador accidentalmente cierra todas las valvulas o solamente abre muy pocas, por lo que la presión puede elevarse. Este sistema de regulación de presión en riego por goteo normalmente se coloca entre 25 y 30psi dependiendo el tipo de riego instalado, mientras que el sistema de riego por goteo funciona en el rango de presión de 10 a 15 psi siendo el óptimo en los 10 psi.

Figura 20. Válvula selenoide con control automático de la presión del riego por goteo. También existen estás válvulas que se colocan en el suelo sensores en base a bloques de yeso o tensiómetros, que mandan la señal a la computadora principal que enciende y apaga la bomba de riego al requerirse y satisfacer las necesidades del cultivo, respectivamente.

4.3. Válvulas

Su objetivo es repartir el agua en diferentes secciones con el fin de mantener la presión en el sistema de tal forma que no sea muy baja o alta, lo que provocará una mala distribución del agua o el rompimiento de partes del sistema de riego, respectivamente.

4.4. Conducción primaria y secundaria

Normalmente la tubería principal es de PVC. La conducción primaria se calcula en base al gasto (lps) de la fuente de agua. Su cálculo debe contemplar el gasto que la tubería puede conducir a una velocidad adecuada (2.0 a 2.5 m/s) para que el consumo de energía no sea elevado por tener un diámetro menor al recomendado o el costo de la tubería no sea muy alto por exagerar en el diámetro requerido. Una regla práctica es elevar al cuadrado el diámetro de la tubería (pulgadas), es decir, si la tubería es de 2 pulgadas (22) esta tiene la capacidad de conducir 4 lps (litros por segundo) o si el diámetro es de 6 pulgadas (62) entonces podemos conducir hasta 36 lps. Esta regla tiene sus limites y no deberá aplicarse con diámetros muy pequeños o grandes (<1 y >12 pulgadas). La forma más precisa es a través de calculadoras de flujo (figura 21), estas indican la tubería más adecuada dependiendo del gasto del agua y la velocidad que deseamos.

Figura 21. Calculadora de flujo que se utiliza para determinar el diámetro del tubo en base al gasto, considerando la velocidad requerida.

Figura 22. Válvulas de control de gasto y sistema de distribución.

En el caso de la tubería secundaria puede ser de PVC, pero es muy común el uso de manguera tipo lay-flat por su facilidad de instalación y poder cambiar a otro lote cuando sea necesario. Los diámetros de 2 a 4 pulgadas son los más comunes dependiendo del tamaño de las secciones. En la manguera o cintillas van insertados tubines que conectan a la cintilla de riego que se colocan en las camas donde están las plantas.

Figura 23. Tubería secundaria en el sistema de riego por goteo, se observa la conexión del tubín en la manguera lay-flat de dos pulgadas (izquierda). posterior al tubín va conectada la cintilla de riego (derecha).

4.5 Cintilla de riego

Lo más común en hortalizas es un gasto del emisor o gotero entre 360 a 450 lph (litros por hora) en cien metros de cintilla o 3.6 a 4.5 por metro lineal. La distancia entre los emisores más común es de 30cm. Sin embargo, en el mercado se puede encontrar desde los 20cm hasta 50cm bajo pedidos especiales. El diámetro de la cintilla más utilizado es el de ½ pulgada, aunque existe también de ¾ para tendidas largas de camas. Es importante mencionar que cuando se siembran cultivos a hilera sencilla la cintilla se coloca aproximadamente a 10cm de la planta y en el caso de ser cultivos a doble hilera la cintilla se coloca entre las dos hileras.

Figura 24. Cultivo de tomate (izquierda) y chile con acolchado recién trasplantado con el sistema de riego por goteo. La cintilla es de media pulgada de diámetro con un gasto de 460 litros por hora de calibre 6 con emisores cada 30cm.

5. VENTAJAS DEL RIEGO POR GOTEO

1.- Se requiere menor cantidad de agua por superficie, normalmente se necesita 50% comparado con el sistema de riego por aspersión.
2.- La presión requerida es menor que en un sistema de riego por aspersión (40 a 60psi), pivote central (25 a 30psi) y micro aspersión (20 a 25psi), mientras que en el riego por goteo solamente se requiere de 10 a 15psi. Esto significa menor costo de energía.
3.- La eficiencia es muy alta debido a que el agua se coloca directamente en el bulbo húmedo, depositando la cantidad requerida por el cultivo dependiendo de su etapa fenológica. A diferencia del riego por gravedad y aspersión que el suelo se humedece en su totalidad.
4.- Hay menor probabilidad de presencia de enfermedades debido a que no se humedece el follaje o frutos.
5.- El costo de la mano de obra es muy bajo y es posible hacer el sistema totalmente automatizado.
6.- Las operaciones de campo (aplicaciones de plaguicidas con maquinaría y cosecha) pueden realizarse en forma simultánea con el riego, debido a que solamente se riega la parte superior de la cama.
7.- Menor presencia de malezas y aún mejor con el uso de acolchado. Esto debido a que los espacios entre camas no se riegan y por lo tanto, no hay presencia de malezas si no se presentan lluvias.
8.- Se puede aplicar fertilizantes y plaguicidas a través del sistema de riego.
9.- Con un buen manejo se evita la erosión del suelo y lixiviación de fertilizantes y plaguicidas.
10.- Los lotes sembrados no tienen que estar nivelados. Sin embargo, con lotes con desniveles muy fuertes se pierde la eficiencia por lo que se recomienda el uso de reguladores de presión ó reducir la longitud de la cintilla.

6. DESVENTAJAS DEL RIEGO POR GOTEO

1.- El costo inicial es alto, el costo de la cintilla es de aproximadamente de $10,000 a $14,000 pesos/ha dependiendo de la distancia entre las camas. El costo del resto de los componentes depende de la fuente de agua y distancia del pozo al lote de producción y la tecnología adquirida.
2.- El personal que lo opera deberá tener una capacitación especial.
3.- Daños o problemas en el sistema por periodos cortos (2 días) pueden ser desastrozos, debido a que la mayoría de las raíces se encuentran cerca de la cintilla.
4.- No es útil para la protección contra heladas como es el caso del riego por aspersión.
5.- Insectos y ratas, por citar algunos ejemplos pueden hacer destrozos en la cintilla, provocando fugas.
6.- Es obligatorio la instalación del sistema de filtrado.

Figura 25. Sistema de riego por goteo, en la foto izquierda con dos horas del primer riego y la foto derecha después de cuatro horas del primer riego.

7. PERIODICIDA DEL RIEGO

Independientemente del sistema de riego utilizado es importante que se tenga una metodología para determinar cuando regar; lo más común de los productores es que no tengan ninguna metodología y lo haga simplemente a vista o tanteo, esto ocasiona que el riego sea demasiado pesado o menor al recomendado. Cuando el riego es en exceso el consumo de agua y energía se eleva, con riesgo de contaminar los mantos acuíferos con fertilizantes tales como nitratos. Por otro lado, si la cantidad de agua no cumple con los requerimientos de los cultivos, se afectará el rendimiento o puede provocar algunas deficiencias tales como pudrición apical (deficiencia de calcio) o poco crecimiento de frutos. Normalmente se inicia el cultivo en un suelo arcilloso con riegos cada tercer día por periodos de 2 a 4 horas (a excepción del primer riego de pretrasplante que es de hasta 16 horas), posteriormente se incrementa a dos o tres horas por día conforme crece el cultivo y en cosecha con altas temperaturas se puede requerir aún más horas de riego por día. Lo más adecuado es contar con un sistema de monitoreo de la humedad y los métodos más utilizados son los siguientes:

1.- Evapotranspiración: Riego en base a datos climatológicos y evaporación conociendo la cubierta vegetal del cultivo. Es necesario contar con estaciones meteorológicas para calcular la evapotranspiración dependiendo del cultivo y su etapa. Normalmente se hace en centros de investigaciones proporcionando la información a los productores. En Nuevo León no es un sistema que se está aplicando.

2.- Tensiómetros ó bloques de yeso: el uso de estos sensores es el método más sencillo una vez calibrados para indicar cuando regar. Se basa en la fuerza con que el suelo retiene la humedad, al secarse el suelo, este retiene la humedad con mayor fuerza a las partículas del suelo y menos humedad esta disponible para la planta, esto es lo que mide el tensiómetro. Lo común es que en suelos arenosos el riego se inicie cuando la lectura del tensiómetro indique entre 15 y 20 centibares y en suelo limosos y arcillosos de 20 a 25 centibares. Un cero en el tensiómetro indica que el suelo esta totalmente saturado y una lectura de 10 indica que el suelo está en capacidad de campo.

Es importante considerar las etapas críticas de los cultivos y en estas etapas deberá de regarse en los límites bajos del tensiómetro. Debemos tomar en cuenta que en suelos arcillosos la precisión del tensiómetro es menor. El tensiómetro requiere de un buen mantenimiento y adecuada calibración e instalación, es recomendable que al menos cada dos ciclos de siembra se cambie la porcelana y en dado caso de que se extraiga el tensiómetro del suelo, para su almacenamiento estos deberán colocarse en agua con un pH de 5.5 a 6.0 por un período de dos días para limpiar la porcelana (disuelve las sales) que obstruyen el buen funcionamiento del tensiómetro, después del lavado colocar un plástico en la porcelana, sin tocarla con la mano.

Figura 26. Tensiómetro (izquierda) y bloques de yeso (derecha), utilizados para determinar el momento de riego. En hortalizas dependiendo del cultivo y etapa de crecimiento se riega cuando la lectura indica entre 17 y 25 centibares.
 
 

8. FERTIGACIÓN

La fertigación es el método de aplicar el agua y nutrimentos a través del agua de riego, con el objetivo de incrementar la eficiencia de agua y la aplicación de fertilizantes. Es decir, colocar la cantidad que requiere de fertilizante y agua en una determinada etapa del cultivo. En este caso en lugar de dividir el fertilizante en dos o tres aplicaciones durante todo el ciclo del cultivo, la fertilización se puede aplicar desde tres veces por día, diario, semanal o cada quince días dependiendo de la etapa y programa del técnico.

Además, de aplicar la cantidad necesaria, el fertilizante se coloca en el bulbo húmedo, lugar en donde se encuentra la mayor cantidad de raíces y de esta forma la planta requiere menor esfuerzo para realizar la absorción y con un buen manejo evitamos la lixiviación de los nutrimentos y el agua. Normalmente la forma de aplicar el fertilizante es a través del Venturi o bomba especial que resistan la oxidación que provocan los fertilizantes debido a que son corrosivos. Ademas, de los fertilizantes se aplican insecticidas, fungicidas, nematicidas, etc.

No se recomienda mezclar fertilizantes que contengan calcio con fosfato o sulfatos, debido a que provocará que se precipite el fertilizante ocasionando el taponamiento del los emisores de la cintilla. Para esto se recomienda contar con al menos dos contenedores, pero preferentemente 3 o 4. De hecho es más económico realizar la aplicación total del fósforo y aproximadamente del 30 y 50% del nitrógeno y potasio, en pretrasplante, respectivamente. Esto debido a que los fertilizantes solubles en agua normalmente son más costosos. El resto del fertilizante se puede aplicar a través del riego por goteo con fertilizante que tengan una alta solubilidad tal como la urea y nitrato de potasio, por citar algunos ejemplos. Es importante que el filtro se coloque después del venturi o bomba para evitar taponamientos de las cintillas.

En el cuadro 11 podemos ver un ejemplo de como se hace la distribución por semana del fertilizante en cultivo de tomate, chile y cucurbitáceas (melón, pepino y calabacita) en lo que respecta a nitrógeno y potasio. El fósforo se aplicó en su totalidad en pretrasplante. Es importante recalcar que la dosis final depende de la condición nutricional del suelo, cultivo, rendimiento esperado, entre otras variables.

Cuadro 11. Inyección de Nitrógeno y Potasio en el sistema de riego por goteo.

Etapa de crecimiento
Cantidad de N y K2O a inyectar por semana (kg/ha)
Cucurbitáceas
Chile
Tomate
Trasplante a cuaje de frutos
5
3-5
2.5
Cuaje de frutos a inicio de cosecha
10
7-10
5.0
Cosecha
5
3-5
2.5

Mantenimiento: Es recomendable aplicar ácidos (fosfórico o sulfúrico) para disolver los precipitados en las cintillas ocasionados por los carbonatos de calcio muy comunes en el norte de México y aún más en aguas provenientes de algunos pozos. Además, al terminar el ciclo o dejar de regar deberá agregarse Treflán (herbicida en pequeñas dosis) para evitar que las raíces se introduzcan en los emisores y taponeen, cuando se tiene contemplado reutilizar la cintilla. En el caso de aguas superficiales se recomienda aplicar diario cloro con dosis de 2 ppm al final del riego y con 30 ppm al finalizar el ciclo. Además, se recomienda hacer lavados frecuentes de la tubería, práctica muy sencilla que consiste en abrir la valvulas en los extremos para expulsar suelo y precipitados atrapados entre las tuberías.

Calidad de agua para invernaderos: El agua utilizada para cultivos de invernaderos deberá ser analizada antes de la construcción de los mismos, es frecuente y lamentable que se construyan invernaderos y posteriormente querer enmendar los problemas causados por una mala calidad del agua. Hemos visto invernaderos que tuvieron que instalar ósmosis inversa para eliminar sales con éxito aunque es muy costoso el equipo y proceso, pero hay algunos elementos que aún con ósmosis la eliminación es difícil, tal es el caso del boro. También es necesario aclarar que si el límite de tolerancia es ligeramente rebasado el efecto negativo en el rendimiento y calidad del producto es poco y se va incrementando conforme es mayor la salinidad. Sin embargo, cuando son metales pesados tales como el cadmio, mercurio, plomo, nitratos debemos respetar los límites de tolerancia por la posible contaminación al suelo o mantos acuíferos que puedan ser utilizados para agua de consumo o posible toxicidad a los cultivos. En algunos casos por ejemplo en cosecha de tomate se recomienda incrementar la conductividad eléctrica con el uso de sales que normalmente tienen los fertilizantes sintéticos, esto incrementa los costos de producción. Sin embargo, si contamos con otro pozo con mayor cantidad de sales principalmente con calcio y magnesio, podemos hacer mezclas de agua para ajustar hasta la conductividad recomendada. Por ejemplo, si el valor del análisis del agua es bajo (<250 μsiemens/cm) se podrá agregar sales (principalmente de Calcio o Magnesio) mediante fertilizante u otra fuente de agua y si el valor es ligeramente alto (2,500 μsiemens/cm) sin contener altas concentraciones de sodio (RAS< 4) no se recomienda agregar más sales. Al ser superior la conductividad eléctrica a 3.0 μsiemens/cm la reducción en el rendimiento será significativo en etapas tempranas del cultivo dependiendo del cultivo. Es importante aclarar que también depende mucho del cultivo, por ejemplo el tomate tolera más las sales que el cultivo del chile. Por lo tanto, se recomienda el análisis del agua para ver qué elementos contiene para ahorrar en costos de producción a través de la aplicación de fertilizantes.

 

AUTORES:
Jesús Martínez de la Cerda, Adriana Gutiérrez Diez, Mariano Molina Velazquez, Eduardo A. García Zambrano, Facultad de Agronomía, UANL.
Juan Carlos Rodríguez Ortiz, Facultad de Agronomía UASLP

Página anterior

Página 2 de 2
 

 


Síguenos en

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.