Síguenos  
Toda la Agricultura en Internet
Empresas Compraventa Noticias Precios Agrícolas  Cursos Tienda On Line Vídeos Fotos Diccionario Foro  Recomendar Infoagro

MICROORGANISMOS DEL SUELO BENEFICIOSOS PARA LOS CULTIVOS
Beneficial microorganisms for soil

1.- Importancia De Los Microorganismos Del Suelo.
2.- Hongos Del Género Trichoderma.
3.- Ventajas De Trichoderma Y Formas De Actuación.
4.- Inconvenientes.
5.- Aplicación En El Suelo.
6.- Productos Comerciales Con Trichoderma.
7.- Otros Microorganismos Del Suelo Beneficiosos Para Los Cultivos.


 
  Enviar a un Amigo
Corregir / Sugerir
Imprimir
Enviar
Tu Nombre
E-Mail destinatario
¿Algún comentario?

Corregir/Sugerir
¿Cuál es el error, o sugerencia?


 Cursos On Line
Cursos para profesionales, estudiantes y titulados

 
 Medidores para hortalizas


 Anuncios Gratuitos
Anuncios clasificados de compra-venta de hortalizas


 Mercados
Mercados nacionales e internacionales de hortalizas

1. IMPORTANCIA DE LOS MICROORGANISMOS DEL SUELO.

Los microorganismos del suelo, son los componentes más importantes de este. Constituyen su parte viva y son los responsables de la dinámica de transformación y desarrollo. En un solo gramo de tierra, encontramos millones de microorganismos beneficiosos para los cultivos.

En desinfecciones severas, como las que se realizan en cultivos bajo plástico, anulamos muchos de estos microorganismos, que estaban de forma natural en el suelo. En cierta medida, esta idea va paralela a la actual medicina en el hombre; ¿es bueno tomar un medicamento que nos anule aquellos microorganismos perjudiciales, pero… a la vez, elimine también aquellos que nos son beneficiosos?.

Estos microorganismos beneficiosos que se encuentran en el suelo, son bacterias, actinomicetos, hongos, algas y protozoarios. Un suelo fértil es aquel que contiene una reserva adecuada de elementos nutritivos disponibles para la planta, o una población microbiana que libere nutrientes que permitan un buen desarrollo vegetal.




Cuando se quema un bosque, observamos la importancia de todo lo que estamos diciendo, ya que muere toda la plantación, pero muere también el suelo de esta, por lo que tardará mucho tiempo en recuperarse.
En la agricultura tradicional, se alternaban las líneas de cultivo en el suelo, o bien se dejaba descansar la tierra durante un tiempo. Actualmente, en la agricultura intensiva, el suelo apenas está sin cultivo, y se planta siempre en la misma línea de terreno, por lo degradamos el suelo rápidamente.

Por todas estas razones, se está empleado lo que se denomina “Biofertilización”, que consiste en aumentar el número de microorganismos de un suelo, para de esta forma, acelerar todos los procesos microbianos, aumentar la cantidad de nutrientes asimilables por la planta, etc..
Una biofertilización correcta, ayuda a una fertilización tradicional, reduciendo el uso de energía de la planta a la hora de absorber los distintos nutrientes, disminuye la degradación del agroecosistema y reduce la pérdida de nutrientes del suelo por lixividados, sobre todo de nitrógeno.

Pero estos microorganismos actúan a la vez como agentes de control biológico, con lo que reducimos aquellos microorganismos indeseables en el suelo y favorecemos los organismos útiles para los cultivos, con lo que aumentamos la producción de la planta.
Existen muchos hongos en el suelo que son beneficiosos para las plantas. Un hongo, está constituido por una serie de filamentos más o menos anchos, que se les denomina hifas. Al conjunto de hifas del hongo, se le denomina micelio.

La forma de reproducción de los distintos hongos se realiza mediante las esporas, que se producen en los cuerpos fructíferos. La espora para un hongo, es algo similar a la semilla para una planta.

El ciclo de vida de los distintos hongos que producen enfermedades en las plantas, es muy diferente de unos a otros. Todos comienzan con una espora que al germinar, produce una serie de hifas, que producirán una serie de cuerpos fructíferos, generándose nuevas esporas.

En este artículo, nos centraremos en unos hongos que son beneficiosos para el suelo y para la planta, y que se engloban dentro del Género Trichoderma.

2. HONGOS DEL GÉNERO TRICHODERMA.

El género Tricoderma está compuesto por hongos que se encuentran presentes en forma natural, en casi todos los suelos y hábitats del planeta.
Es un Deutoromiceto perteneciente al grupo de los Hifomicetos, y se caracteriza porque se desarrolla rápidamente y emite gran cantidad de esporas verdes.
Es un hongo que frecuentemente se encuentra sobre madera y tejidos vegetales en descomposición. Es un organismo dominante en los suelos, debido a su naturaleza agresiva y su capacidad metabólica para competir con la abundante microflora circundante.

Al introducir en el suelo algún producto con este hongo, las cepas de Trichoderma germinarán y desarrollarán un micelio óptimo y necesario para actuar frente a los patógenos, que estén presentes en el suelo o que pudieran llegar a aparecer.
Este hongo es fácil de aislar y reproducir, por lo que muchas empresas están apostando por su comercialización, ya que al aplicarlo al suelo beneficia a la planta como veremos posteriormente, y no la perjudica, ya que no puede penetrar en las raíces.

3. VENTAJAS DE TRICHODERMA Y FORMAS DE ACTUACIÓN.

La forma más común que tiene el Trichoderma de parasitar a otros hongos, es el parasitismo directo.
Además, Trichoderma secreta enzimas (celulasas, glucanasas, lipasas, proteasas y quitinasas) que ayudan a disolver la pared celular de las hifas del huésped, facilitando la inserción de estructuras especializadas y el micelio de Trichoderma, absorbiendo los nutrientes del interior del hongo huésped. Al final el micelio del hongo parasitado queda vacío y con perforaciones, provocadas por la inserción de las estructuras especializadas de Trichoderma.

Así como ejemplo, podemos explicar el ciclo biológico de Tricoderma frente a Rhizoctonia, patógeno de raíces de tomate, mediante micoparasitismo en un cultivo. Una vez que Trichoderma se ha enrollado alrededor de las hifas del patógeno, libera una batería de enzimas hidrolíticas que degradan la pared celular del patógeno. Se puede observar posteriormente, la erosión de la pared celular del patógeno y los hoyos por los cuales, ha penetrado en el interior el hongo Trichoderma. Este proceso permite que Trichoderma penetre dentro del mismo, degradando su contenido citoplasmático, utilizándolo parcialmente o totalmente como nutriente.
El parasitismo directo no es el único método que tiene Trichoderma para parasitar a otros hongos. También produce antibióticos que le permiten inhibir el desarrollo de otros hongos o bacterias, que compiten por nutrientes y espacio.

Cuando la cantidad de patógeno es muy grande, las hifas de Trichoderma lo rodean, emitiendo antibióticos que paralizan el crecimiento sobre todo del mismo. Posteriormente lo mata por micoparasitismo como vimos anteriormente.
Podemos mencionar incluso, que este hongo es capaz de detectar la pared celular del microorganismo patógeno, y emitir un antibiótico específico para este.

Sin embargo, para lograr una competencia efectiva, es necesario que Trichoderma colonice el sustrato primero, o al mismo tiempo que el patógeno. La competencia a nivel del sistema radicular se produce por las secreciones de importantes cantidades de nutrientes de las raíces, en activo crecimiento para hongos del suelo.
Es decir, este hongo desarrolla lo que se denomina “nicho ecológico”; ocupa el sitio físico, y en el mismo se alimenta, se reproduce, etc., en este mismo sitio, por lo que es muy difícil que otro hongo u otro organismo patógeno, pueda colonizar la misma porción de suelo.

Esta forma de actuación es la que se aplica en semilleros, por lo que en la preparación del sustrato, previa al tren de siembra, se aplica este hongo para conseguir el efecto anteriormente explicado.
Trichoderma es un hongo que crece relativamente rápido, con un micelio aéreo ligeramente algodonoso, que desprende un ligero olor a coco. La reproducción se logra a través de abundante formación de conidias de color verde opaca y ocasionalmente blancas.

También se deben considerar la formación de clamidosporas, que corresponde a hifas (células del hongo) cuyas paredes son más gruesas de lo normal y pueden actuar como esporas. Las formulaciones comerciales de Trichoderma normalmente están hechas a base de esporas y/o clamidosporas, dependiendo de la forma de fabricación.
Pero este hongo tiene también una serie de efectos secundarios en el suelo. Emite vitaminas que absorbe la raíz, con lo que la planta crece más rápido y emite también gran cantidad de enzimas, que hace que la raíz se alimente mejor.

Este hongo se alimenta de nitrógeno, fósforo, potasio y microelementos, en caso de que no tenga ningún hongo para alimentarse , y mejora también la estructura del suelo.
Estos efectos secundarios del hongo en suelo y raíces, se producen de forma simultánea con el ataque del hongo al patógeno.
Con este hongo se solubilizan también mejor los abonos de la fertirrigación, así como los que se han aplicado en abono de fondo.

4. INCONVENIENTES.

El problema que se ha encontrado hasta ahora es que no se ha descubierto ningún fijador, que sea capaz de colocar el hongo Trichoderma en la parte aérea de la planta, por lo que se están desarrollando distintas líneas de investigación en este sentido. Es decir, podemos controlar las enfermedades de cuello y raíz, pero no las aéreas.

No obstante, a nivel de laboratorio, el hongo Trichoderma es capaz de anular gran cantidad de hongos patógenos aéreos como Botrytis. De hecho, si colocamos en un cultivo de laboratorio Trichoderma antes que Botrytis, este último hongo no es capaz de desarrollarse.
Este hongo no es sistémico, es decir, no entra en ningún momento dentro de la planta.

En caso de que la planta esté infectada por algún hongo patógeno, es aconsejable utilizar cualquier fungicida químico, para bajar la población del hongo patógeno, y posteriormente utilizar Trichoderma.
Entre una plantación y otra, es aconsejable realizar otro tratamiento con el hongo Trichoderma.

5. APLICACIÓN EN EL SUELO.

La aplicación de este hongo al suelo, es un complemento a las desinfecciones tradicionales, que se suelen realizar en los suelos en enarenados de los invernaderos.

Se puede realizar una desinfección suave, como es la solarización, y posteriormente aplicar el hongo por el riego.

No obstante, en muchas ocasiones cuando realizamos una desinfección severa de un suelo, el producto desinfectante no llega a puertas del invernadero, caminos, etc., y el patógeno se refugia en estas zonas. Como hemos matado toda la vida del suelo, este se encuentra en estado virgen , por lo que el patógeno se desarrolla más rápido y con mayor virulencia, que antes de la desinfección.
No podemos aplicar excesivos fungicidas químicos ya que matamos el hongo Trichoderma. De todas formas hay que comentar que existen algunos que sólo matan un tanto por ciento de este hongo, recuperándose posteriormente, si bien hay otros que si lo anulan totalmente.

Podemos realizar una desinfección con productos químicos, pero a las dos semanas debemos aplicar microorganismos beneficiosos, para que estos compitan con los posibles patógenos.
El producto lleva el microorganismo en estado latente; es lo que se conoce como unidad formadora de colonias. Es por esto, que es conveniente que el suelo esté húmedo cuando se aplica el mismo, para que se pueda emitir rápidamente el micelio.

Una gran ventaja de la aplicación de este hongo, es que al ser un tratamiento biológico, no deja ningún residuo en el fruto.
Actualmente se puede aplicar este hongo por el riego, o de forma sólida con cierto contenido de materia orgánica.

6. PRODUCTOS COMERCIALES CON TRICHODERMA.

Los productos comerciales con este hongo son un biopreparado que contiene microorganismos naturales del suelo en estado latente, que intervienen en el ciclo de biodegradación de materiales orgánicos y minerales, convirtiéndolos en nutrientes asimilables por las plantas.
Se recomienda almacenar este producto en frío a una temperatura comprendida entre 4 y 14 grados centígrados. De todas formas si mantenemos el producto durante 2 o 3 días a temperatura ambiente, no se alteran las propiedades del producto. A una temperatura comprendida dentro del intervalo anterior, se garantiza una caducidad de un año, es decir, a partir del año algunas esporas empiezan a morir. A temperatura ambiente, el producto se conserva bien durante 2 o 3 meses.

Algunos productos comerciales llevan más de una cepa de Trichoderma. Al tener varias cepas del hongo, tenemos también un abanico grande de actuación del hongo frente a diversas enfermedades.
La apariencia de un suelo con este hongo, es que la planta está más desarrollada, las raíces están más desarrolladas y con mayor número de pelos absorbentes.
Debemos destacar que los productos comerciales con este hongo no son enraizantes, aunque si mejoran la actividad de las raíces y mejora las propiedades del suelo.

7. OTROS MICROORGANISMOS DEL SUELO BENEFICIOSOS PARA LOS CULTIVOS.

No solo existen hongos beneficiosos para los cultivos, sino que existen otros seres mucho más pequeños que los anteriores, que también tienen grandes efectos positivos en la planta.
Algunas bacterias, han demostrado una gran capacidad en la fijación biológica de nitrógeno libre y no simbiótico.

Estas bacterias elaboran una serie de metabolitos como vitaminas, enzimas y otros compuestos beneficiosos para la planta, que van a ser absorbidos por las raíces. Todos estos nutrientes estimulan el crecimiento y desarrollo de las plantas. Con la aplicación de productos que llevan estas bacterias, se aumenta también la porosidad y capacidad de retención del suelo.

La mayor actividad de estos microorganismos se realiza desde la superficie del suelo, hasta unos 20 centímetros de profundidad. Sus colonias permanecen adheridas en las partículas del suelo y sobre las raíces de las plantas, ya que así les aportan sustancias orgánicas, que son utilizadas como alimento.

Existen productos compuestos por estos microorganismos y que se caracterizan por su motilidad de los mismos, ya que están provistos de flagelos, y presentan respuesta a factores quimiotácticos, permaneciendo durante un largo periodo de tiempo, en la rizosfera de los cultivos.
Así por ejemplo la bacteria denominada Azospirillum, realiza la fijación biológica del nitrógeno, es decir transforma el nitrógeno molecular del suelo o la atmósfera, en nitrato o amonio.
Esta bacteria también solubiliza mejor el fósforo del suelo, por lo que cuando desciende la temperatura y se producen las típicas pigmentaciones violetas en las hojas de los cultivos, con esta bacteria, el fósforo está más fácilmente asimilable por la planta.

 

 

Miguel Ángel Cervantes Flores.
Profesor Titular del Centro de F. P. Campomar


Síguenos en

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.