Síguenos  
Toda la Agricultura en Internet
Empresas Compraventa Noticias Precios Agrícolas  Cursos Tienda On Line Vídeos Fotos Diccionario Foro  Recomendar Infoagro

ENFERMEDADES EN CULTIVOS HORTÍCOLAS INTENSIVOS
Diseases in intensive culturing

1.- Introducción.
2.- Enfermedades De Cuello Y Raíz.
3.- Enfermedades Aéreas.


 
  Enviar a un Amigo
Corregir / Sugerir
Imprimir
Enviar
Tu Nombre
E-Mail destinatario
¿Algún comentario?

Corregir/Sugerir
¿Cuál es el error, o sugerencia?


 Cursos On Line
Cursos para profesionales, estudiantes y titulados

 
 Medidores para hortalizas


 Anuncios Gratuitos
Anuncios clasificados de compra-venta de hortalizas


 Mercados
Mercados nacionales e internacionales de hortalizas

1. INTRODUCCIÓN.

Una enfermedad de una planta puede definirse como cualquier alteración ocasionada por un agente patógeno que afecta: la síntesis y la utilización de alimentos, los nutrientes minerales y el agua, de tal forma que la planta afectada cambia de apariencia y tiene una producción menor que una planta sana de la misma variedad.
En épocas frías y húmedas del año, se producen diversas enfermedades en los cultivos bajo plástico, la mayoría de las cuales, son producidas por hongos.

Un hongo, está constituído por una serie de filamentos más o menos anchos, que se les denomina hifas. 
El ciclo de vida de los distintos hongos que producen enfermedades en las plantas, es muy diferente de unos a otros. Todos comienzan con una espora que al germinar, produce una serie de hifas, que producirán una serie de cuerpos fructíferos, generándose nuevas esporas.

Un hongo puede desarrollarse:

¨ En el exterior de la planta parasitada, desarrollando allí su micelio y solamente algunas hifas penetran en el tejido de la planta. Ej.- Oidio.

¨ En el interior de la planta parasitada, desarrollando allí su micelio. La penetración puede ser directa (rompiendo la epidermis), a través de heridas o por aberturas naturales como pueden ser los estomas, como en el caso del mildiu.




En este artículo destacaremos aquellas enfermedades producidas por hongos, por ser las que se dan con mayor asiduidad en cultivos hortícolas intensivos.

2. ENFERMEDADES DE CUELLO Y RAÍZ.

Existen enfermedades que atacan a la parte aérea de la planta, y otras que atacan al cuello y raíz.

Entre las primeras, destacamos Phytophtora, en la cual se producen manchas de aspecto aceitoso. En los frutos se producen manchas pardas concéntricas y puede aparecer un pardeado también, en la zona peduncular del fruto.
La zona del cuello afectada, se necrosa exteriormente, abarcando todo el perímetro del tallo y provocando una disminución del mismo. Al final del ataque, la raíz queda totalmente descompuesta. Algunas veces esta lesión se puede localizar en la inserción de dos ramas, acabando por marchitarse los brotes a partir de este punto.

Los síntomas característicos de Fusarium se producen al invadir el hongo el sistema vascular sin necesidad de herida en el sistema radicular. Esto produce necrosis de los vasos conductores, que va produciendo un amarillero de las hojas basales y marchitamiento progresivo. 

Entre estas últimas destacamos el Pythium que se produce por altas temperaturas en el sustrato o terreno de asiento, y temperaturas comprendidas entre 30 y 40 grados.

Esta enfermedad produce lesiones en las raices y cuello de la planta. Las hojas se vuelven lacias y abarquilladas. Algunas veces, en tallos y raíces se detecta presencia de gomosis.

Otro hongo que produce daños en tallos, cuello, raíz y frutos, es Rhizoctonia. En solanáceas, produce un reblandecimiento de la zona basal del tallo, y manchas oscuras en los frutos.

En tomate, en frutos verdes en proceso de maduración, se forman manchas de forma concéntrica de tejidos más claros y oscuros, para posteriormente, tornar a un color oscuro definitivo.

3. ENFERMEDADES AÉREAS.

Dentro de este grupo de enfermedades destacaremos aquellas que afectan a las partes de la planta alejadas del suelo, dándose su sintomatología en tallos, hojas, frutos, etc..

De esta forma destacamos una enfermedad que se produce en épocas frías y húmedas, como es la Mycosphaerella

En los frutos se inicia en daño por el extremo del mismo, ya que el daño inicial se produjo en la flor. Se produce una pudrición húmeda en el interior del fruto, apareciendo toda la zona dañada, de color más oscuro. El ataque de esta enfermedad, hace que el fruto produzca un estrechamiento en la zona enferma, síntoma característico de esta enfermedad en pepino.

En los tallos se aprecia el daño en los nudos, en las heridas de poda, etc., por lo que ha de procurarse durante la poda y recolección, que los cortes sean limpios, reduciendo de esta forma la acción del hongo.

Pero de todas las enfermedades que estamos describiendo, la Botrytis o podredumbre gris, es una de las más importantes.

Los síntomas de esta enfermedad son variables, en función de la planta y órgano afectado. En plantas adultas, el ataque en el tallo, se produce a través de lesiones y heridas provocadas por podas y recolección.

Existe otro tipo de enfermedad que produce podredumbres en las plantas, pero en este caso de color blanco; nos referimos a Sclerotinia. En este caso aparece una gran abundancia de un micelio blanco algodonoso, en donde se desarrollan los esclerocios, blancos al principio y negros más tarde. Estos síntomas pueden localizarse en tallos, hojas y frutos.

El Mildiu de las cucurbitáceas, se caracteriza porque en las hojas se aprecian aprecian manchas pequeñas que se inician por los bordes, de coloración verde claro, traslúcidas al principio, y que se necrosan después hasta llegar a secarse. En el envés se puede observar un afieltrado violáceo de oscuro a grisáceo.

La sintomatología del Mildiu en tomate es muy distinta a la descrita en cucurbitáceas. En las hojas se producen unas manchas amarillas que posteriormente cambian a pardas, las cuales crecen muy rápido llegando a invadir toda la hoja. En el tallo se desarrolla un chancro pardo, alargado que termina por rodear totalmente al tallo, por lo que la parte que se encuentra por encima de la zona afectada se marchita, dándole a la planta un aspecto general de seca.

La Alternaria se caracteriza por formar un micelio de coloración marrón oscuro. En las hojas de tomate se producen unas manchas bien delimitadas, de forma circular, pardas, en donde se observan anillos concéntricos. El tamaño de la mancha es mayor, según va aumentando el tamaño de la hoja, y además presenta un halo amarillento. las manchas se necrosan, rizan la hoja y acaban por destruirla.

Otra enfermedad muy característica de estas épocas, es el Oidio, o ceniza como la conocen los agricultores. En cucurbitáceas se producen en las hojas manchas blanquecinas y pulvurulentas en el haz de las hojas, muy características.

En tomate en cambio, produce manchas amarillas en el haz de la hoja, que se necrosan rápidamente por el centro. En el envés, en la zona de la mancha, puede observarse un micelio blanco.
La propagación de esta enfermedad se produce a partir de esporas llevadas por el viento, por lo que las plantas enfermas, suelen aparecer en las bandas del invernadero.

Existen diversos métodos de control de todas estas enfermedades, pero uno de los más importantes... es el preventivo. Todas estas enfermedades se producen por bajas temperaturas y altas humedades, por lo que deberemos aumentar la temperatura del invernadero y favorecer su ventilación.

Miguel Ángel Cervantes Flores.
Profesor Titular del Centro de F. P. Campomar


Síguenos en

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.