Síguenos  
Toda la Agricultura en Internet
Empresas Compraventa Noticias Precios Agrícolas  Cursos Tienda On Line Vídeos Fotos Diccionario Foro  Recomendar Infoagro

MANEJO DE UNA PLAGA CLAVE DE LOS CULTIVOS DE MAIZ, SORGO y CAÑA DE AZUCAR (Diatraea saccharalis Fab.)

1. Su bioecología, y actual impacto en la producción
2. Manejo y tecnología de control
3. Momento de aplicación
4. Monitoreo y toma de decisión
5. Sistema de aplicación


 
  Enviar a un Amigo
Corregir / Sugerir
Imprimir
Enviar
Tu Nombre
E-Mail destinatario
¿Algún comentario?

Corregir/Sugerir
¿Cuál es el error, o sugerencia?


 Cursos On Line
Cursos para profesionales, estudiantes y titulados

 
 Medidores para herbáceos


 Anuncios Gratuitos
Anuncios clasificados de compra-venta de herbáceos


 Mercados
Mercados nacionales e internacionales de herbáceos

1. Su bioecología, y actual impacto en la producción

El “barrenador del tallo” Diatraea saccharalis sigue siendo plaga clave del cultivo de maíz, aunque a partir del año 2001 viene disminuyendo considerablemente su población año tras año. Para dar una idea de ello podría referirse a las estimaciones de ataques de la plaga en maíz, en referencia a situaciones promedio de la región pampeana. En este sentido, para el período anterior al 2001 esta plaga presentaba ataques con impacto económico en 1 de cada 2 a 5 lotes de maíz, mientras que para la última campaña dichos ataques sólo se registraron en 1 de cada 10 a 30 lotes de maíces convencionales.

Tal situación es resultante de una significativa disminución de la población de Diatraea a nivel de la región pampeana, y ésta puede verse reflejada en la variación de los niveles de capturas de adultos de la plaga a través de los años (Gráfico 1), donde se observa claramente la tendencia de una marcada declinación de los picos de capturas a partir de la campaña 2001/02, acentuándose fundamentalmente en los últimos años.

Gráfico 1

El referido fenómeno se debe principalmente, entre muchos otros factores que siempre interactúan sobre el desarrollo de una población de insectos, a la eliminación de la descendencia de la población de Diatraea que ovipone sobre maíces transgénicos Bt, ya que la hembra adulta de este lepidóptero no distingue entre maíces Bt y convencionales al depositar sus masas de huevos. Por tal motivo, es posible inferir que esta plaga continuará con niveles bajos durante las próximas campañas maiceras.

Independientemente de ello y considerando las pérdidas de producción en los lotes que resulten atacados por Diatraea, para las siembras tempranas de setiembre se presentan pérdidas promedio cercanas al 8 - 10% de la producción (gráfico 2). En maíces tardíos de octubre las pérdidas registradas son de alrededor del 15 - 20%, y en maíces de segunda éstas normalmente varían del 20 al 45 % de la producción. Las pérdidas esperadas promedio que se muestran en el gráfico 2 se refieren sólo a los lotes atacados por la plaga.

Gráfico 2: Pérdidas esperadas en lotes atacados por D. saccharalis según fechas de siembra del maíz (*)

(*) Pérdidas promedio de lotes atacados solamente

 

En cuanto a los aspectos más importantes de la bioecología de Diatraea saccharalis fab., insecto lepidóptero (Familia: Pyralidae) se menciona que es una plaga que afecta a gramíneas, ya que tiene como hospederas a plantas cultivadas y silvestres como son el maíz, sorgo granífero, caña de azúcar, trigo, arroz, sorgo de Alepo y otras gramíneas forrajeras como Phalaris sp. y Penisetum sp.

Las mariposas aparecen en primavera e inician la primera generación colocando oviposiciones en el maíz preferentemente en el envés de las hojas, siempre que éste tenga 3 o más hojas. Normalmente esta primera generación encuentra al maíz recién sembrado o en emergencia, y en estos casos la hembra adulta prefiere oviponer sobre trigo u otras gramíneas hospederas. La segunda generación generalmente encuentra al maíz en un estado vegetativo bastante desarrollado o bien en estado reproductivo, según su fecha de siembra, y es la generación que produce el mayor impacto sobre el cultivo, siendo que las siembras muy tardías o de segunda son las menos frecuentes y donde tendría una alta incidencia la tercera generación de la plaga.

Cada oviposición es una masa de 10-50 huevos con apariencia escamosa y de coloración blanca cuando están recién colocados, tornando al amarillento y finalmente al anaranjado cuando están próximos a eclosionar. El período de huevos puede durar entre 6 y 10 días según un amplio rango de temperaturas, aunque generalmente se cumple entre 7 y 9 días. Estudios realizados en INTA Pergamino indican que la gran mayoría de las oviposiciones son colocadas en el tercio medio e inferior de la planta de maíz, registrándose entre el 50 y 60% del total en el tercio medio. Esta información tiene particular importancia al momento de aplicar la solución insecticida.

Las larvas al nacer se dirigen hacia la axila, entre el tallo y las vainas de las hojas. Después de 2 o 3 días atraviesan las vainas que envuelven el tallo y se ubican entre ésta y la caña, quedando protegidas detrás de la vaina hasta cumplir alrededor de una semana, para luego comenzar a penetrar en el tallo donde desarrollan el resto de su vida larval produciendo galerías. Presentan 5 estadíos larvales comprendidos en un período de alrededor de 25 días, dependiendo de las temperaturas reinantes. Hiberna como larva en raíces y base del tallo de plantas hospedantes, y fundamentalmente en los tocones de rastrojos de maíz y sorgo.

2. Manejo y tecnología de control

El tratamiento químico de Diatraea en maíz debe realizarse antes de que las larvas penetren en el tallo, ya que cuando están dentro del mismo resultará inútil cualquier medida de control. Esto no significa que el tiempo disponible para realizar las aplicaciones de insecticidas sea muy breve. Todo lo contrario, la tecnología de control de Diatraea permite disponer para la toma de decisión de un tiempo mayor que el que se tiene para la mayoría de las plagas de cultivos extensivos según se analizará más adelante.

Otra característica distintiva del control de Diatraea es que la toma de decisión se basa en el monitoreo de huevos (oviposiciones) mientras que el manejo clásico adoptado para el control de otras plagas de cultivos granarios propone el monitoreo de larvas como en el caso de lepidópteros o de ninfas y adultos hemípteros, por citar las familias de plagas más comunes de la soja. También resulta relevante a destacar que para el control de la mayoría de otras plagas el mayor énfasis se pone en el producto y dosis a utilizar, mientras que para el control de Diatraea tanto o más importantes son el momento y el sistema de aplicación.


3. Momento de aplicación

Las generaciones de la plaga no están definidas en un tiempo preciso, sino que sus apariciones varían por influencia de un complejo de factores bióticos y abióticos. Por ejemplo, para el núcleo pampeano los períodos más probables de aparición de los picos de adultos de cada una de las generaciones son: 2da quincena de octubre y 1era quincena de noviembre para la primera generación, 2da quincena de diciembre a principios de enero para la segunda, y fines de enero a mediados de febrero para la 3era generación.

La aparición de los adultos de Diatraea es detectada a través de sus capturas en trampas de luz. Sin embargo, el uso de trampa de luz por parte del productor no es condición necesaria para aplicar la tecnología de control químico de Diatraea en maíz. Será suficiente con estar atento a los "Alertas regionales" sobre la presencia de Diatraea, los cuales son ampliamente difundidos por el INTA y otras entidades a través de medios masivos y también en forma personalizada por correo electrónico.

El Alerta sobre la presencia zonal de Diatraea tiene por objeto indicar el momento de iniciar el monitoreo o revisión de los lotes a fin de detectar la presencia de posturas de huevos de la plaga. La utilidad del aviso de alerta para una zona radica en que nos permitirá ahorrar el trabajo de monitoreo durante gran parte del ciclo del cultivo de maíz. En suma, el monitoreo quedará circunscrito a sólo dos o tres semanas posteriores al aviso de alerta. Esta es otra característica diferencial del manejo de Diatraea respecto a la mayoría de las plagas de cultivos extensivos. Así por ejemplo, para el barrenador y defoliadoras en soja existe la necesidad de efectuar monitoreos durante todo el ciclo, mientras que para Diatraea sólo será necesario el monitoreo del lote cuando el "sistema de alerta" indique la presencia de la plaga en la zona y por ende el riesgo de que algunos lotes tengan posturas o vayan a tenerla en el corto plazo.

Desde la aparición de una determinada generación de Diatraea detectada por la captura de adultos en trampa de luz hasta la postura de las oviposiciones en un lote, transcurre un período que puede variar desde unos pocos días a un par de semanas. La actividad de los adultos para la migración, cópula, y oviposición está muy influenciada por condiciones climáticas imperantes principalmente desde las 20 hs a las 02 hs. A su vez, después de colocada la oviposición deben pasar entre 7 y 9 días para el nacimiento de las larvas, momento a partir del cual debe realizarse el control. La captura de adultos en trampa de luz suele quedar muy alejada en tiempo del momento de control, por lo cual no constituye una herramienta eficaz para la toma de decisiones. El momento oportuno para decidir el control deberá determinarse directamente a través del monitoreo de huevos en el lote.

4. Monitoreo y toma de decisión

El monitoreo de una plaga tiene por objeto medir la densidad de la misma a fin de tomar o no la decisión de controlar según el nivel de daño económico conocido. Simplificando, el monitoreo es una herramienta fundamentalmente útil para decidir el control. En el caso de Diatraea, el monitoreo tiene mayor relevancia aún porque adicionalmente cumple un rol excluyente en la determinación del momento oportuno de aplicación. El monitoreo de esta plaga consiste en registrar la presencia de oviposiciones en el lote. Para ello se tomarán 10 plantas al azar (no seguidas) por zona, evaluándose entre 4 y 6 zonas por lote siguiendo una distribución que sea representativa.

La oviposición de Diatraea consta de una cantidad variable de huevos, generalmente entre 10 y 50, aunque no son poco frecuentes las oviposiciones de 60 a 80 huevos o más. Debido a una competencia intraespecífica y al contacto del follaje entre plantas, sobre todo en maíces con cierto grado de desarrollo, las larvas eclosionadas de una misma oviposición o postura pueden afectar muchas plantas de la cercanía, favorecida su dispersión a través del contacto entre las hojas.

Según estudios desarrollados por el INTA Pergamino, la toma de decisión para el control químico de Diatraea se deberá adoptar cuando se registre cerca de 1 oviposición cada 10 plantas, o sea con el 8 a10 % de plantas con posturas.

Las posturas son blancas cuando están recién colocadas, luego van tornando al amarillento, y finalmente son de color anaranjadas durante los dos días previos al nacimiento de las pequeñas larvas. El período de huevos se cumple entre 7 y 9 días. La coloración de las oviposiciones es de gran importancia para elegir el momento más oportuno de aplicación. Ejemplo, si al realizar el monitoreo se registra que las oviposiciones son blancas, se sabrá que deberá pasar más de una semana para realizar la aplicación. Si la mayoría de las oviposiciones son de color anaranjadas, se infiere que el grueso de las larvas comenzará a nacer entre las 24 y 48 horas siguientes. Considerando que las larvas penetran en el tallo a la semana de su nacimiento, el momento oportuno de control estará dentro de los 6 días posteriores a la detección de oviposiciones en su mayoría amarillento-anaranjadas. Por lo tanto, el usuario podrá optar por el servicio de aplicación con la tranquilidad de un amplio tiempo disponible.

 

5. Sistema de aplicación

Este es un punto tan crítico como el del momento de aplicación para lograr el éxito en el control químico. Las aplicaciones tradicionales de insecticidas resultan de una calidad normalmente deficitaria. Esta plaga requiere asegurar la llegada del insecticida fundamentalmente a las hojas del tercio medio e inferior de un maíz desarrollado. En una biomasa de maíz tan densa como alta, más de 2 mts de altura, la adecuada llegada del insecticida a dichos destinos resulta imprescindible ya que éstos coinciden con la ubicación preferida por Diatraea para colocar las oviposiciones.

En Inta Pergamino se demostró que se puede lograr una buena calidad de aplicación y alta eficiencia en el control de esta plaga tanto con equipos terrestres como aéreos. Para el control de las 2da y 3era generación de Diatraea en maíz, los equipos terrestres deben ser de alto despegue (Tipo Golondrín). Se recomienda utilizar un caudal de alrededor de 120 -150 litros por hectárea y una presión de trabajo de 70 lb/pg2. También se consiguen excelentes resultados con la aplicación aérea. El caudal a utilizar en las aplicaciones aéreas tiene una importancia extrema para la llegada del insecticida al destino correcto.

Como las aplicaciones para el control de Diatraea se realizan en verano, conviene evitar las aplicaciones aéreas entre las 10hs y las 17hs en días soleados, porque en dicho período es muy normal que exista una muy baja humedad relativa. La humedad ambiente por debajo del 50 – 55% es el enemigo número uno de la aplicación aérea, ya que favorece una alta evaporación de las microgotas que salen de los picos del avión. El normal uso de agua como vehículo en aplicaciones bajo estas condiciones ambientales conduce al fracaso de la calidad por evaporación del caldo y obviamente del producto químico aplicado. En el caso contrario, o sea el de no poder evitar que la aplicación se realice en presencia de baja humedad ambiente, resultará necesario el agregado de aceite emulsionable al caldo a fin de evitar o minimizar la evaporación de las gotas. Tampoco en estos casos es eficiente para el control de Diatraea el uso de gasoil o aceite puro, ya que si bien de esta manera se minimiza la evaporación, como se parte con un bajo volumen por hectárea las gotas resultantes a nivel del tercio medio de la planta de maíz serán insuficientes para el adecuado control de la plaga. Por lo tanto, para una buena llegada de gotas dentro del cultivo es condición necesaria el uso de alto volumen y proteger a las gotas de la evaporación. Trabajos del Inta Pergamino han demostrado el logro de eficiencia de control cuando se usa 10 lts/ha de agua con el agregado de 2 lts/ha de aceite emulsionable.

Si bien el uso de alto volumen en la aplicación aérea resulta clave y decisivo para el logro de un eficiente control, contradictoriamente, el propio usuario se muestra renuente al pago de un plus por el servicio de aplicación con volúmenes superiores a los tradicionalmente usados para otras plagas y/o cultivos. Sin duda, ello contribuye a una muy probable menor calidad de aplicación, tan necesaria para el éxito en el control de esta plaga.

En el caso de otras plagas, una aplicación deficiente puede verificarse muy rápidamente porque el remanente de isocas, chinches, pulgones, etc se puede observar sobre el cultivo, salvándose el error con una aplicación de repaso. El caso de Diatraea también es diferencial en este sentido, ya que la detección de la plaga es prácticamente imposible o al menos extremadamente dificultosa. Por lo tanto, las aplicaciones deficientes sólo podrían corroborarse al momento de precosecha mediante la observación de perforaciones en la caña, o sea muy tarde para remediarlas. Sin embargo, existe una manera muy sencilla y práctica, que permite conocer casi instantáneamente la calidad de la aplicación para el control de Diatraea: el uso de tarjetas sensibles. En ellas quedan marcadas las gotas que han llegado a destino después de la aplicación, pudiéndose cuantificar el número de impactos por centímetro cuadrado. Bastará con colocar a la altura de las espigas unas pocas tarjetas sensibles, separadas a más de 30 mts entre sí a fin de controlar diferentes pasadas del avión. Estas tarjetas, de muy bajo costo, sin dudas constituirán un argumento irrefutable sobre la calidad de la aplicación.

Ing. Nicolás Iannone – Inta Pergamino
Coord. Servicio Técnico de Alerta sobre Plagas


Síguenos en

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.