Síguenos  
Toda la Agricultura en Internet
Empresas Compraventa Noticias Precios Agrícolas  Cursos Tienda On Line Vídeos Fotos Diccionario Foro  Recomendar Infoagro

EL CULTIVO DE LA ALFALFA (2ª parte)
The lucerne growing

1. Origen
2. Botánica
3. Importancia Económica Y Distribución Geográfica
4. Requerimientos Edafoclimáticos
4.1. Radiación Solar
4.2. Temperatura
4.3. Ph
4.4. Salinidad
4.5. Tipo De Suelos
5. Particularidades Del Cultivo
5.1. Preparación Del Terreno
5.2. Siembra
5.2.1. Época De Siembra
5.2.2. Dosis De Siembra
5.2.3. Profundidad De Siembra
5.3. Abonado
5.4. Riego
5.5. Malas Hierbas
5.6. Frecuencia Del Corte
5.7. Altura De Corte
6. Clasificación De Alfalfas
7. Aprovechamiento De La Alfalfa
7.1. En Verde
7.2. Ensilado
7.3. Henificado
7.4. Deshidratado
7.5. Pastoreo De La Alfalfa

8. Valor Nutricional
9. Selección Y Mejora
10. Plagas
11. Enfermedades


 
  Enviar a un Amigo
Corregir / Sugerir
Imprimir
Enviar
Tu Nombre
E-Mail destinatario
¿Algún comentario?

Corregir/Sugerir
¿Cuál es el error, o sugerencia?


 Cursos On Line
Cursos para profesionales, estudiantes y titulados

 
 Medidores para herbáceos


 Anuncios Gratuitos
Anuncios clasificados de compra-venta de herbáceos


 Mercados
Mercados nacionales e internacionales de herbáceos

5.4. Riego.

La cantidad de agua aplicada depende de la capacidad de retención de agua por el suelo, de la eficiencia del sistema de riego y de la profundidad de las raíces.
En primavera las demandas de agua son escasas; las pérdidas de agua son sólo excesivas durante los periodos en que las tasas de evaporación son altas y las tasas de crecimiento bajas.

En áreas húmedas el riego retiene la producción durante los periodos secos cuando la lluvia no proporciona la humedad suficiente para una elevada producción.
En áreas con estaciones húmedas y secas definidas el riego proporciona seguridad en caso de sequía durante la estación normalmente húmeda y para una producción de heno o pasto durante la estación seca.

La alfalfa requiere la administración hídrica de forma fraccionada, ya que sus necesidades varían a lo largo del ciclo productivo. Si el aporte de agua está por encima de las necesidades de la alfalfa disminuye la eficiencia de la utilización del agua disponible.
El aporte de agua en caso de riego por inundación es de 1000 m3/ha. En riego por aspersión será de 880 m3/ha.

5.5. Malas hierbas.


El control de las malas hierbas durante la nascencia del cultivo se realiza aplicando las técnicas culturales adecuadas.
En los cultivos establecidos, la invasión de las malas hierbas en el alfalfar se produce antes del rebrote de primavera, debilitando a la alfalfa y retrasando su crecimiento.
Las malas hierbas de verano perjudican a los alfalfares de riego, siendo las más perjudiciales las gramíneas perennes del verano tipo gramas, que se desarrollan bien con las elevadas temperaturas de esta época.
Si el cultivo de destina a la producción de heno o a la deshidratación, el tratamiento herbicida se recomienda durante el segundo o tercer año.
El empleo de herbicidas depende del tipo de hierba y del estado vegetativo de la alfalfa.

-Tratamientos de presiembra.

Disminuyen la aparición de malas hierbas antes de la emergencia de las plántulas de alfalfa, permitiendo la robustez de éstas antes de entrar en competencia.
Se trata fundamentalmente de gramíneas perennes rizomatosas como Cynodon dactylon, Agropyron repens, etc.

-Tratamientos de post-emergencia durante el primer año de cultivo.

La alfalfa posee sus primeras hojas verdaderas, resultando éstas menos susceptibles a los tratamientos herbicidas.

-Tratamientos en alfalfares ya establecidos.

Una vez que el alfalfar está invadido por malas hierbas ó éstas invaden la plantación por debilidad de las plantas de alfalfa en cualquier época del año, la caída de la producción y la degeneración del alfalfar se produce rápidamente. 
El manejo adecuado del cultivo mediante siegas facilita el control sobre las malas hierbas, ayudando al mantenimiento y producción.

Época de aplicación

Hierbas controladas

Materia activa

Dosis (kg/ha)

Forma de aplicación

Presiembra

Gramíneas y anuales de hoja ancha

Carbetamida

 Propyzamida

3-5 l/ha

1-3

Incorporado en el laboreo. Dos aplicaciones en invierno y primavera.

Post-emergencia

Cirsium, Carduus, Chenopodium, Polygonum

2.4-DB

2-4 l-ha

Aplicar cuando la alfalfa tiene menos de dos hojas trifoliadas.

Alfalfares ya establecidos

Gramíneas perennes

Paraquat

 Dalapon

Asulam

2.4-DB

2-4 l/ha

3-5 l/ha

3-4 l/ha

4-5 l/ha

Aplicación directa después del último corte. El 2.4-DB se aplicará en invierno

-Fanerógamas parásitas: la cuscuta.

La cuscuta (Cuscuta epythinum) carece de hojas, clorofila y raíces, por lo que extrae la savia elaborada de la planta huésped mediante chupadores. La cuscuta forma una madeja de tallos filamentosos y volubles que envuelven a la alfalfa hasta ahogarla.
La cuscuta se introduce en el alfalfar por semilla (mezcladas con las de alfalfa) o a través del agua de riego.

*Medidas preventivas.

-Limpieza de semillas de cuscuta por medio de una decuscutadora.
-Limpieza de acequias o recorridos de los márgenes.
-Utilizar semillas de alfalfa certificadas.
-Controlar el pastoreo con ganado que pueda proceder de otras parcelas o zonas infectadas.

*Control.

-Segar el rodal afectado, amontonarlo fuera del alfalfar destruyéndolos y tratar la zona segada con arsenito sódico al 0.5%.
-Aplicar Glisofato a bajas dosis, aunque se pierda parte de la producción del año eliminan la cuscuta y no destruyen al cultivo.
-Aplicar Paraquat 10 % (dicloruro) como concentrado soluble a una dosis de 6 l/ha.

5.6. Frecuencia del corte.

La frecuencia del corte varía según el manejo de la cosecha, siendo un criterio muy importante junto con la fecha del último corte para la determinación del rendimiento y de la persistencia del alfalfar.
Los cortes frecuentes implican un agotamiento de la alfalfa y como consecuencia una reducción en su rendimiento y densidad.
Cuanto más avanzado es el estado vegetativo de la planta en el momento de defoliación, más rápido tiene lugar el rebrote del crecimiento siguiente.
En las regiones cálidas la alfalfa se corta con el 10% de floración en otoño, en primavera y a principios de verano, y con el 25-50% de floración durante el verano.
El rebrote depende del nivel de reservas reduciéndose éstas cuando los cortes son frecuentes.

5.7. Altura de corte.

El rebrote no depende solamente de las reservas de carbohidratos de la raíz sino también de la parte aérea residual.
La alfalfa cortada alta deja en la planta tallos ramificados y yemas que permiten el rebrote continuado.
La altura de corte resulta un factor crítico si se corta frecuentemente en estados tempranos de crecimiento, pues implica una reducción en el rendimiento y una disminución de la densidad de plantas del alfalfar a causa de las insuficientes reservas acumuladas en los órganos de almacenamiento 
La máxima producción se obtiene con menores alturas de corte y cortadas a intervalos largos.

6. CLASIFICACIÓN DE ALFALFAS.

PRECOCIDAD

DENOMINACIÓN

PAÍS

Temprana

Flamenca

Francia

Peluda Peruana

Perú

Moapa

E.E.U.U.

African

E.E.U.U.

Media

Poitou

Francia

Provenza

Francia

Caliverde

E.E.U.U.

Comunes

E.E.U.U.

Tardía

Ranger

E.E.U.U.

Hunter river

Australia

Franconia

Alemania

Nómada

E.E.U.U.

Grimm

E.E.U.U.

Cossack

E.E.U.U.

Ladak

E.E.U.U.

Turingia

Alemania

Turkestán

E.E.U.U.

Rhizoma

Canadá

Rambler

Canadá

Vernal

E.E.U.U.

7. APROVECHAMIENTO DE LA ALFALFA.

7.1. En verde.

La alfalfa en verde constituye una excelente forma de utilización por su buena calidad e ingestibilidad, pero conlleva gastos importantes tanto en mecanización como en mano de obra.
Al contrario sucede con el pastoreo directo, pues constituye la forma más económica de aprovechamiento de una pradera, junto al pastoreo rotacional.

7.2. Ensilado.

Es un método de conservación de forrajes por medios biológicos, siendo muy adecuado en regiones húmedas, cuya principal ventaja es la reducción de pérdidas tanto en siega como en almacenamiento.
La posibilidad de ensilar la alfalfa facilita la conservación de los primeros y últimos cortes (realizados durante la primavera y a principios de otoño), los cuales son más difíciles de henificar, ya que la probabilidad de lluvias durante este periodo se incrementa.
Para conseguir un ensilado de calidad, el forraje debe contener un elevado porcentaje en materia seca (30-40%), debiendo estar bien troceado para conseguir un buen apisonamiento en el silo.

7.3. Henificado.

El uso de la alfalfa como heno es característico de regiones con elevadas horas de radiación solar, escasas precipitaciones y elevadas temperaturas durante el periodo productivo.
El proceso de henificado implica cambios físicos, químicos y microbiológicos que producen alteraciones en la digestibilidad de la materia orgánica del forraje respecto al forraje verde.
El proceso de henificación debe conservar el mayor número de hojas posible, pues la pérdida de las mismas supone una disminución en calidad, ya que las hojas son las partes más digestibles y como consecuencia se reduce el valor nutritivo.
El periodo de secado depende de la duración de las condiciones climáticas (temperatura, humedad y velocidad del viento), de la relación hoja/tallo (es más lento a mayor proporción de tallos) y del rendimiento (el incremento del rendimiento por hectárea aumenta la cantidad de agua a evaporar).

En la siguiente tabla se muestra la extracción de elementos nutritivos de un cultivo de alfalfa en condiciones de regadío para producir una tonelada de heno (Gros y Domínguez, 92).

 

N (kg/t)

P205 (kg/t)

K20 (kg/t)

CaO (kg/t)

Alfalfa (heno)

25-30

5-9

20-26

300

7.4. Deshidratado.

Es un proceso que consiste en la recolección del forraje verde, su acondicionamiento mecánico y el secado mediante ventilación forzada.
La alfalfa deshidratada incrementa la calidad del forraje, economía del transporte y almacenamiento, permaneciendo sus características nutritivas casi intactas.
Los productos obtenidos se destinan fundamentalmente a las industrias de piensos compuestos.

7.5. Pastoreo de la alfalfa.

El pastoreo es una alternativa a su cultivo en zonas con dificultades de mecanización de las labores de siega y recolección, además de ser un sistema económico de aprovechamiento en la que se reducen los costes de la explotación ganadera.
Los inconvenientes que limitan el pastoreo de la alfalfa son los daños del animal sobre la planta (reducen su producción y persistencia) y los trastornos digestivos sobre el animal.


Página anterior

Página 2 de 3
Siguiente página



Síguenos en

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.