Síguenos  
Toda la Agricultura en Internet
Empresas Compraventa Noticias Precios Agrícolas  Cursos Tienda On Line Vídeos Fotos Diccionario Foro  Recomendar Infoagro

LA POLILLA DEL RACIMO (Lobesia botrana Den. &Schiff.) Y LA MINADORA DEL CEREAL (Cnephasia pumicana Zeller): DIFERENCIAS EN LA MORFOLOGÍA Y EN EL CICLO BIOLÓGICO

1. Introducción.
2. Descripción morfológica.
3. Descripción del ciclo biológico.
    3.1. Lobesia botrana.
    3.2. Cnephasia pumicana.
4. Estudio del ciclo biológico de Cnephasia pumicana y Lobesia botrana.
    4.1.Material y métodos.
    4.2. Resultados y discusión.
    4.3. Conclusiones.


 

 

1. INTRODUCCIÓN.

La polilla del racimo (Lobesia botrana Den. y Schiff.), lepidóptero perteneciente a la familia de los tortrícidos, es uno de los insectos que más pérdidas ocasiona en los viñedos del área mediterránea, considerándose plaga-clave de este cultivo.

 
  Enviar a un Amigo
Corregir / Sugerir
Imprimir
Enviar
Tu Nombre
E-Mail destinatario
¿Algún comentario?

Corregir/Sugerir
¿Cuál es el error, o sugerencia?


 Cursos On Line
Cursos para profesionales, estudiantes y titulados

 
 Medidores para frutas


 Anuncios Gratuitos
Anuncios clasificados de compra-venta de frutas


 Mercados
Mercados nacionales e internacionales de frutas





Figura 1.
Polilla del racimo (Lobesia botrana Den. y Schiff.)

El insecto se encuentra prácticamente en todos los viñedos peninsulares pero su importancia como plaga es variable de unas zonas a otras dependiendo de los factores ambientales, principalmente humedad y temperatura. Por tanto, su carácter de plaga es relativo dentro de una región e incluso dentro de una comarca no es uniforme variando incluso en distancias relativamente cortas. Esto ha provocado la realización de un amplio estudio en las principales zonas vitícolas de Castilla y León, para conocer su ciclo biológico en esta latitud (Santiago et al, 2005).

Para ello se ha realizado un seguimiento a través del empleo de trampas de feromonas estableciéndose en el tiempo la evolución del vuelo de los adultos. Con esto se pretende detectar los momentos de inicio, máximo y mínimo de vuelo y poder determinar las épocas donde la eficacia del tratamiento a seguir por los viticultores sería mayor.

En la D.O. Rueda este trabajo se ha llevado a cabo desde el año 2000 a través del Consejo Regulador, encargado de dar los avisos oportunos a los viticultores en los momentos de máxima eficacia de tratamiento (Sinovas, 2001 y Moro, 2003).

Sin embargo, en las últimas campañas se ha detectado durante los meses de junio y julio, en zonas de viñedo próximas a parcelas de cereal, la presencia de otra polilla perteneciente a la misma familia que Lobesia botrana. Se trata de la minadora de los cereales, conocida por su nombre científico Cnephasia pumicana Zeller (Figura 2). Esto ha llevado a cierta confusión al diferenciar C. pumicana con L. botrana.


Figura 2. Polilla minadora del cereal (Cnephasia pumicana Zeller).

El objetivo de este trabajo es identificar las diferencias morfológicas entre ambas especies y comparar su ciclo biológico para evitar confusiones entre ambas plagas.

2. DESCRIPCIÓN MORFOLÓGICA.

L. botrana y C. pumicana son lepidópteros tortrícidos teniendo su fase larvaria gran importancia por el daño que ocasionan en los cultivos. En el caso de la polilla del racimo (L. botrana) las larvas realizan glomérulos que envuelven las bayas de los racimos de la vid realizando picaduras en ellas.


Figura 3. Larva de Lobesia botrana.

Las larvas de Cnephasia pumicana se alimentan de las hojas y granos del cereal para completar su desarrollo hasta el momento de crisálida, anterior a la formación del adulto.


Figura 4. Larva de Cnephasia pumicana.

Los adultos de C. pumicana tienen un tamaño algo mayor que L. botrana. En el caso del primero la envergadura está entre 4 y 11 mm, mientras que en el segundo caso las medidas son 3 y 6 mm., medidas tomadas en reposo (Figura 5). Otra característica es el color de las alas externas: las de L. botrana son de color marrón mientras que las de C. pumicana son blancas grisaceas.


Figura 5. Adultos de C. pumicana y L.botrana.

Ambas tienen hábitos crepusculares, que es cuando realmente son fáciles de ver, sin embargo en el caso de C. pumicana es muy frecuente observarla durante el día en el cereal, en masas arbóreas y arbustivas, en la vegetación adventicia de las cunetas y en cultivos próximos al cereal, como es el caso del viñedo. Este vuelo se aprecia sobre todo cuando se mueve el cereal o al mover las ramas de las especies arbóreas. En el caso de L. botrana es más difícil verla en las horas centrales del día y en ciertas ocasiones se detecta en la vid, en los racimos y hojas, si se observa con detenimiento.

3. DESCRIPCIÓN DEL CICLO BIOLÓGICO.

3.1. Lobesia botrana.

La salida o emergencia de los adultos de L. botrana comienza en primavera al aumentar la temperatura, siendo muy escalonada y diferente según la zona. En la D.O. Rueda suele ser aproximadamente a principios del mes de abril, variable según el año.

El ciclo vital de estos adultos varía entre 8-12 días. En estos pocos días de vida se realiza el acoplamiento entre machos y hembras. Una vez que las hembras han sido fecundadas, estas realizan la puesta principalmente sobre la corola de los botones florales.

Los huevos son de tipo plano, de un color blanco a amarillento pálido al principio tomando más tarde un tinte gris claro translúcido. La duración del periodo de incubación está fuertemente influenciada por la temperatura y la supervivencia de los adultos depende de la acción combinada de humedad y temperatura.

Tras la puesta del huevo tiene lugar el avivamiento o salida de la larva. Esta es la fase en la que la polilla produce daños al racimo. La oruga ataca los botones florales, formando glomérulos (Figura 6), que son sedas que teje la larva.


Figura 6. Glomérulos formados por la larva de Lobesia botrana.

Las larvas tras alimentarse de estos botones florales y pupar se produce una una nueva emergencia de adultos dando lugar a la segunda generación. Esta salida suele ser máxima a finales de julio en esta Denominación.

De nuevo se produce la puesta, en este caso en las bayas de los racimos, a partir de la cual emergen las larvas de segunda generación. Estas larvas realizarán perforaciones en las uvas para alimentarse y formarán focos con las bayas para su protección y aislamiento (Figura 7). Estas perforaciones van a ser las causantes de la aparición de los daños indirectos, como es la entrada de hongos tales como Botrytis cinerea Pers.


Figura 7. Perforaciones de las larvas de segunda generación de Lobesia botrana.

Estas larvas de segunda generación darán lugar a los adultos de tercera generación, los que realizarán daños o no dependiendo del momento en el que se encuentre la planta. En este momento, que suele ser entre los meses de septiembre y octubre, se está produciendo o se ha realizado la vendimia en la zona y por lo general no existe riesgo de un ataque de tercera generación.

3.2. Cnephasia pumicana.

En el caso de C. pumicana los adultos presentan una sola generación anual mientras que en L. botrana son dos o tres, dependiendo de la zona vitícola de la región de la que hablemos. En el caso de la D.O. Rueda el número de generaciones registradas para L. botrana desde el año 2000 han sido tres.

Las larvas de C. pumicana en su primer y segundo estadío viven como minadoras de las hojas, reduciendo en parte la masa foliar de la planta. Las galerías que realizan son paralelas a los nervios de las hojas (Figura 8). A partir del tercer estadio realizan el ataque al zurrón realizando generalmente un orificio circular de entrada generalmente, aunque también pueden penetrar por la vaina de la hoja bandera. Es en la vaina donde la larva se va a alimentar de los granos de la espiga y va a realizar la muda. Una vez que crisalida se produce la emergencia del adulto comenzando esta a últimos de mayo o primeros de junio, produciéndose un máximo de vuelo a finales de junio y principios de julio. La masiva salida de adultos en los cultivos de cereal próximos al viñedo durante esta época provoca una confusión entre los viticultores con L. botrana.


Figura 8. Galerías de las larvas de C. pumicana.

4. ESTUDIO DEL CICLO BIOLÓGICO DE Cnephasia pumicana Y Lobesia botrana.

Tal y como se ha comentado al principio con este trabajo se quieren comparar los dos ciclos biológicos de los adultos de modo que no existan confusiones a la hora de identificarlos.

Para ello se va a proceder a la comparación de la curva de vuelo de ambos adultos durante el año 2004. En el caso de L. botrana será la curva general de vuelo de la D.O. Rueda y en el caso de C. pumicana será una parcela de cereal próxima a la zona vitícola.

4.1. Material y métodos.

Durante el año 2004 se hizo un seguimiento de la curva de vuelo de ambos insectos. En el caso de L. botrana se realizó en las principales zonas vitícolas de Castilla y León, entre ellas la D.O. Rueda, zona en la que este estudio se viene realizando desde el año 2000.

En esta Denominación se dispusieron dos trampas en cada una de las 10 parcelas elegidas. Las parcelas se escogieron en función de la concentración de viñedo en cada zona buscando distintas áreas microclimáticas que pudieran condicionar el ciclo biológico de la plaga.

CÓDIGO DE PARCELAS
LOCALIDAD
VARIEDAD AÑO DE PLANTACIÓN SISTEMA DE CONDUCCIÓN
P-1 MOB 1
Serrada
Verdejo
1980
Vaso
P-5 ANA
La Seca
Tempranillo
1993
Vaso
P-6 CAL 2
La Seca
Verdejo
1982
Vaso
P-8 CAL
La Seca
Viura
1975
Vaso
P-9 VMA
La Seca
Verdejo
1980
Vaso
P-11 SRI
La Seca
Viura
1982
Vaso
P-13 PED
La Seca
Verdejo
1987
Espaldera
P-15 ANT 1
Rueda
Verdejo
1987
Espaldera
P-16 RAM
Pozaldez
Tempranillo
1992
Vaso
P- 25 TORR
Torrecilla de la Abadesa
Verdejo
1992
Espaldera

Figura 9. Parcelas de muestreo elegidas para el control del ciclo biológico de la polilla del racimo en la D.O. Rueda – Año 2004.

En cada parcela se colocaron 2 trampas, con una distancia entre ellas no inferior a 50 metros. Cada trampa consistía en una caseta tipo Delta sujeta a una estaca de madera de 1,5 m y en su interior una placa engomada y una feromona que se cambió cada 4-5 semanas.

Los muestreos fueron semanales, desde abril a octubre, haciendo el recuento del número de adultos que habían caído en las placas engomadas, registrando igualmente el estado fenológico predominante de las plantas. Estos muestreos servían igualmente para el mantenimiento de las estaciones, desde el cambio de placas y feromonas, como cualquier incidencia debida a factores externos y ajenos.

En el caso de C. pumicana se colocaron 25 parcelas distribuidas por las provincias de Valladolid, Zamora, Segovia, Palencia y Ávila (Blázquez, 2005). En cada parcela se situaron dos trampas con feromona (Figura 10). Se procedió como en el caso de Lobesia botrana: se clavaron a una estaca de 1,5 m de altura y se realizó el muestreo semanal desde la segunda quincena de mayo hasta la segunda quincena de agosto que es lo que dura la salida del adulto. En el caso de este insecto solo se va a proceder a comparar la curva de vuelo de una parcela situada en el municipio de Rubí de Bracamonte, próximo a Medina del Campo, que fue la parcela más cercana a la Denominación de Origen. Únicamente destacar que la curva de vuelo en las 25 parcelas de estudio fue muy similar en cuanto a las capturas y los momentos de vuelo.


Figura 10.Trampa con feromona.

4.2. Resultados y discusión.

En la Figura 11 se muestra la gráfica de la curva de vuelo de L. botrana obtenida en la D.O. Rueda durante el año 2004 y la curva de vuelo de C. pumicana de la parcela situada en el municipio de Rubí de Bracamonte. En esta curva se puede observar la cantidad de adultos recogidos en las trampas para cada especie, representados por el valor polilla · trampa-1 · día-1, en función de la semana de observación.

La curva de vuelo de L. botrana tiene tres picos o máximos, cada uno correspondiente a cada generación. En el caso de C. pumicana se ve un solo pico de vuelo debido a su única generación.


Figura 11. Curvas de vuelo de L. botrana (verde) de la D.O. Rueda y de C. pumicana (rojo) del municipio de Rubí de Bracamonte obtenidas durante el año 2004.

El inicio de la salida de los adultos de C. pumicana se produce al fin de la primera generación de L. botrana y el máximo de la plaga del cereal se produce en el inicio del segundo vuelo de L. botrana.

El máximo de la única generación de C. pumicana es mayor que en el caso de L. botrana. Esta alta cantidad de adultos de C. pumicana y su facilidad para verlos durante el día en parcelas próximas al cereal provoca confusión entre los viticultores confundiendo ambos insectos.

4.3. Conclusiones.

Las diferencias principales de ambos insectos son las siguientes:

- El tamaño de C. pumicana es ligeramente mayor que el de L. botrana y la coloración es blanca grisácea en la primera y marrón claro-oscuro en la segunda.
- L. botrana tiene tres generaciones al año y C. pumicana una sola generación al año.
- C. pumicana es muy frecuente observarla en cultivos y vegetación próximos al cereal, como es el caso del viñedo. En el caso de L. botrana es más difícil verla fuera del viñedo y solo en ocasiones casuales se puede observar en otros cultivos.
- El máximo vuelo de adultos de C. pumicana suele coincidir cuando los niveles poblacionales de L. botrana son los más bajos dentro de su ciclo biológico o inexistentes.
- L. botrana solo produce daños en el viñedo y C. pumicana produce daños principalmente en el cereal, aunque se pueda observar con facilidad mariposas volando en el viñedo.

Estas consideraciones son importantes a la hora de distinguir los vuelos de ambos insectos. Aún así es importante saber que el C.R.D.O. Rueda está realizando una labor técnica de control durante todo el ciclo biológico de L. botrana para proceder al aviso en los momentos característicos de vuelo. Esto permite una realización de los tratamientos más eficaz por parte de los viticultores con un ahorro económico, al disminuir el número de tratamientos, y con una menor repercusión en el medio ambiente.

5. REFERENCIAS.

Blázquez, J., 2005. “Distribución e importancia de la minadora de los cereales Cnephasia pumicana Zell. (Lepidoptera: Tortricidae) en diferentes zonas cerealistas de Castilla y León”. Proyecto Fin de carrera, E.T.S.II.AA. Palencia, Universidad de Valladoli, Enero 2005.

Moro, S., 2003. “Estudio de la polilla del racimo (Lobesia botrana Den. & Schiff.) en las DD.OO. Cigales y Rueda. Año 2001.” Proyecto Fin de Carrera, E.T.S.II.AA. Palencia, Universidad de Valladolid. Marzo 2003.

Santiago, Y., Moreno, C.M., Martín, M.C., Pérez, A. y Peláez, H., 2005. “Distribución de la polilla del racimo, Lobesia botrana Den. y Schiff., en los viñedos de Castilla y León”. Tierras de Castilla y León, Nº 112: 82-93.

Sinovas, M., 2001. “Estudio sobre la polilla del racimo (Lobesia botrana Den. y Schiff.) en las Denominaciones de Origen de Cigales y Rueda y en la comarca vitivinícola de Vinos de la Tierra de Medina del Campo.” Proyecto Fin de carrera, I.N.E.A., Universidad de Valladolid. Febrero 2001.

 

Santiago, Y., De la Iglesia, L., Blázquez, J., Armendáriz, I., Pérez A., Campillo, G., Castaño, F.J., Moreno, C.M., Técnicos C.R.D.O. RUEDA y Peláez, H.
Dpto. Hortofruticultura y Protección Vegetal. Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León.

 


Síguenos en

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.