Síguenos  
Toda la Agricultura en Internet
Empresas Compraventa Noticias Precios Agrícolas  Cursos Tienda On Line Vídeos Fotos Diccionario Foro  Recomendar Infoagro

MOSCA DE LA FRUTA (Ceratitis capitata Wied.) (2ª parte)

1. Taxonomía
2. Origen Y Distribución Geográfica
3. Descripción
4. Ciclo Biológico
5. Hábitat
6. Daños
7. Métodos De Control
7.1 Control Cultural
7.2 Mosqueros Y Trampas Cazamoscas
7.3 Lucha Química
7.3.1 Tratamiento Cebo
7.3.2 Tratamiento Completo Del Árbol
7.4 Lucha Biológica
7.5 Lucha Autocida
8. Recomendaciones Contra La Mosca De La Fruta
9. Tratamientos De Cuarentena


 
  Enviar a un Amigo
Corregir / Sugerir
Imprimir
Enviar
Tu Nombre
E-Mail destinatario
¿Algún comentario?

Corregir/Sugerir
¿Cuál es el error, o sugerencia?


 Cursos On Line
Cursos para profesionales, estudiantes y titulados

 
 Medidores para frutas


 Anuncios Gratuitos
Anuncios clasificados de compra-venta de frutas


 Mercados
Mercados nacionales e internacionales de frutas

7.2. Mosqueros y Trampas Cazamoscas

La detección de la plaga ha sido el principal motivo que ha impulsado el desarrollo de multitud de trampas y atrayentes para tefrítidos. Por otro lado, también se han aprovechado todos estos dispositivos de detección para el control de la plaga mediante trampeo masivo.

El trampeo es la técnica para detectar oportunamente la presencia de Ceratitis capitata Wied. en estado adulto, determinar su oscilación poblacional y su distribución geográfica, determinar el nivel de infección en un área determinada y monitorear poblaciones de moscas de la fruta estériles liberadas y finalmente evaluar los controles químicos y mecánicos.

Para capturar las moscas, previamente hay que atraerlas hacia una trampa. Según el tipo de atrayente utilizado, se diferencian en:

Existen distintos tipos de trampas destinadas a este fin.

Según la forma de captura se pueden agrupar en:

A su vez, las trampas no pegajosas pueden ser:




Los mosqueros y las trampas cazamoscas son frascos que se colocan a 2 metros de altura en la zona del árbol expuesta al mediodía. Se consigue la captura de los adultos y también el seguimiento de las poblaciones para realizar los tratamientos en el momento adecuado.

Como atrayentes se emplean numerosos productos como la cerveza, vinagre al 25%, fosfato biamónico, proteínas hidrolizadas y Trimedlure. Las proteínas hidrolizadas son extractos de diferentes productos básicamente vegetales como maíz y caña de azúcar. Estas proteínas al descomponerse desprenden amonio como componente volátil más importante.

El Trimedlure posee un elevado poder de atracción, un radio de acción corto y una persistencia moderada, dependiendo del sistema de difusión. Es muy específico en la atracción de los machos, lo que implica que si no se complementa con un sistema de captura de hembras, éstas quedan en el campo pudiendo ocasionar numerosos daños con sus picaduras a los frutos.

Actualmente se está ensayando la combinación de 3 componentes para la atracción de las hembras, estos componentes son: putrescina (1-4 diaminobutano), acetato amónico y trimetilamina; incluyendo biorreguladores con resultado incierto.
Cada uno de estos compuestos se comercializan introducidos en membranas de polietileno, de liberación lenta; cuyo nivel de captura de hembras es muy elevado.

Los ensayos realizados en campo con los atrayentes alimenticios empleados como cebos mejora la eficacia y la selectividad de las hembras de Ceratitis capitata Wied. Si se adiciona un 2% en peso de acetato amónico a la solución estándar de Proteína Hidrolizada y Borax se puede conseguir un 41% más de capturas de las que un 75% serán hembras.

Los atrayentes líquidos presentan problemas en cuanto a eficacia, duración y selectividad, acelerando la descomposición de las moscas capturadas. Por otra parte, en climas secos la presencia de agua puede favorecer las capturas.
Estas sustancias son impregnadas en membranas de liberación lenta colocadas en el interior de los mosqueros, permaneciendo activas durante un mes y medio, dependiendo de las condiciones climáticas.

El estudio de los diferentes atrayentes reveló que el color amarillo, presenta una atracción superior al resto de colores, especialmente en el caso de machos. También el color blanco posee poder de atracción. Esta es la razón por la que muchas trampas se diseñan con estos colores. Además del color, las formas redondeadas y globosas ejercen un cierto poder de atracción sobre los adultos de Ceratitis capitata Wied. Por ello diferentes tipos de mosqueros y trampas son diseñados de esta forma para favorecer las capturas. 

Por otro lado las moscas también son atraídas por la luz, ya que algunas trampas se diseñan con la parte superior transparente y cerrada, pues las moscas permanecen en la parte superior y no pueden escaparse por los orificios situados más abajo, por los que han entrado.

7.3. Lucha química

7.3.1 Tratamiento Cebo

Consiste en añadir al insecticida un atrayente alimenticio pulverizando las partes más soleadas del árbol.
Los plaguicidas más eficaces son: Malation 50%, Triclorfon 50% y Fention 50%.

Dosis recomendadas Insecticida Proteína
Mochila de 15 litros 45-75 cc 45-75 g
Tanque de 100 litros 300-500 g 300-500 g

Se debe aplicar cada 7-10 días, tratando 1-2 m2 de la cara sur del árbol.

En producción integrada se recomienda utilizar el Malation y se aconseja realizar el tratamiento químico cuando las capturas de moscas superen 0.5 moscas por mosquero y día.

Con estas pulverizaciones se pretende aprovechar el poder de penetración de los productos y su acción sobre las larvas de las moscas en el interior del fruto.

7.3.2 Tratamiento completo del árbol

Consiste en la pulverización total del árbol empleando hasta 2 y 3 pases.
Se realiza en variedades extratempranas, cuando los frutos alcanzan plena madurez, ya que el tratamiento cebo pierde eficacia, puesto que la mosca es más atraída por la fruta que por la proteína cebo.

El tratamiento se realiza sólo con Malation 50% a la dosis del 0.2% con gasto medio de 5-7 litros por árbol, dependiendo del porte.
El inconveniente de esta actuación es la aparición de residuos tóxicos en la pulpa de los frutos, así como problemas de tipo ambiental.

7.4 Lucha biológica

Los parasitoides de Ceratitis capitata Wied. son: Opius fullawayi, O. humilis, O. incisi, O. krausi. Sin embargo debido a la escasa eficacia y a las dificultades de la cría artificial la lucha biológica no ha sido efectiva en las condiciones mediterráneas.

7.5 Lucha autocida

Consiste en la liberación masiva de machos criados en laboratorio que han sido esterilizados mediante radiaciones. Estos machos estériles compiten con los machos normales y se cruzan con las hembras. De esta manera la población irá disminuyendo debido a la esterilidad de uno de los parentales.
Se estima como densidad óptima la de un macho estéril/m2 o diez machos estériles por un macho silvestre.

Este método es de gran eficacia cuando las poblaciones de la plaga están bien localizadas y presentan una densidad baja.
Es un método muy específico ya que sus efectos se centran únicamente en la especie dañina y no afecta al equilibrio ecológico.

Si se emplea la técnica de suelta masiva de machos estériles, los mosqueros o trampas se utilizan como monitoreo.

8. RECOMENDACIONES CONTRA LA MOSCA DE LA FRUTA

- Vigilar las plantaciones y comenzar los tratamientos en el momento oportuno (inicio del cambio de color del fruto).
- Realizar los tratamientos con la frecuencia necesaria según las características del clima y de la variedad.
- Proteger las variedades extratempranas hasta el final de la recolección.
- Respetar los plazos de seguridad especificado en la etiqueta del producto fitosanitario.
- Tratar los frutales aislados para evitar que se conviertan en focos de multiplicación de Ceratitis capitata Wied.
- Recoger y eliminar la fruta caída.
- Denunciar los vertederos incontrolados de frutas. 

9. TRATAMIENTOS DE CUARENTENA

Los tratamientos de cuarentena son aquellos que exigen los países importadores de vegetales y productos vegetales, obligando a que los países exportadores los apliquen en aquellos productos infectados por plagas cuya introducción quieren evitar. En la mayoría de los casos estos métodos están ya recogidos en las legislaciones de los países importadores, pero en otros casos se debe establecer el tratamiento adecuado de acuerdo con el país importador.
Estos tratamientos suelen estar rodeados de ciertas polémicas, generalmente causadas por la ausencia de métodos lo suficientemente eficaces y libres de inconvenientes y por las pérdidas económicas que su aplicación ocasiona a los países exportadores.

Los tratamientos de cuarentena que se aplican sobre Ceratitis capitata Wied. tratan de eliminar los estados inmaduros en frutos huéspedes. Estos tratamientos no deben tener efectos perjudiciales en la calidad, en el almacenamiento, en la composición del producto tratado, en la aparición de residuos que puedan resultar peligrosos para el consumidor y en la facilidad de integración en el proceso de comercialización y/o distribución del producto.
Para poder determinar cual es la población sobre la cual se va a aplicar el tratamiento de cuarentena es necesario conocer previamente el porcentaje de supervivencia en el fruto a tratar. Por ejemplo, para poder observar la supervivencia de Ceratitis capitata Wied. en cítricos es preciso introducir artificialmente huevos de la mosca en su interior, empleado para ello la inoculación.

Los tratamientos de cuarentena se pueden dividir en químicos y físicos:

-Tratamientos químicos: se basa en la aplicación de fumigantes como dibromulo de etileno (DBE) y bromulo de metilo. Las ventajas de este método es que eliminan un amplio espectro de plagas, son económicos, fáciles de aplicar en diferentes recintos y son aplicados en un corto espacio de tiempo.
Como inconvenientes hay que destacar su elevada toxicidad tanto para el personal que los aplica como a los que posteriormente tienen que manejar los productos tratados. Otro inconveniente es el establecimiento de los límites máximos de residuos o la prohibición del uso de algunos fumigantes. Hay que destacar la prohibición del uso del dibromulo de etilo por sus efectos cancerígenos y la limitación del bromulo de metilo por sus efectos medioambientales. Por todo lo expuesto hay que buscar alternativas a los fumigantes.

-Tratamientos físicos: se basan en la aplicación de frío, calor, atmósferas controladas, irradiaciones o combinaciones entre ellos.
La fruta se somete a una temperatura determinada durante un periodo de tiempo, de manera que se garantice la erradicación de la fase más resistente del insecto.
La utilización del frío como herramienta en el control de plagas cuarentenarias está muy extendida, especialmente en el caso de la mosca de la fruta. Para la exportación de cítricos a países donde esta plaga se considera que está extinguida, como es el caso de Estados Unidos, las partidas sufren una inspección y un tratamiento de frío, previamente pactado con los servicios de inspección, que impide la supervivencia de las larvas.

Normativa en vigor en el año 2001 para el tratamiento de cuarentena a E.E.U.U y Japón
E.E.U.U. Japón
En tránsito en bodegas frigoríficas o contenedores En origen en instalaciones fijas, o en tránsito en contenedores
Mandarinas y naranjas Naranjas ("Navel" y "Valencia Late")
0,0ºC 10 días * 17 días con temperatura en pulpa inferior a 2ºC.

   * Se inicia el tratamiento con temperatura inferior a 1,5ºC.

0,5ºC 11 días
1,1ºC 12 días
1,6ºC 14 días
2,2ºC 16 días
Si se sobrepasa algunas de estas temperaturas se pasa a la siguiente
Limones Limones
No se exige tratamiento 16 días con temperatura en pulpa inferior a 2ºC

Fuente: Soivre, 1994.

Los tratamientos térmicos con calor se centran en la aplicación de agua caliente y vapor. Como inconveniente de este tratamiento hay que destacar que sobre algunos cítricos puede causar alteraciones del sabor y provocar daños en la piel de los frutos y en algunas variedades de mandarinas resulta fitotóxico; sin embargo el vapor de agua resulta efectivo sobre frutos de pomelo.

Las variables que afectan a la eficacia de las atmósferas controladas incluyen la composición de la atmósfera, la temperatura, la humedad, el tiempo de exposición, la especie y el estado de desarrollo del insecto.

La irradiación de alimentos consiste en exponer el producto a la acción de las radiaciones durante un periodo de tiempo, que será proporcional a la cantidad de energía que deseemos que el alimento absorba. Esta dosis se expresa en Gray (Gy), unidad que equivale a la absorción de un Joule por kilogramo de masa irradiada.


Página anterior

Página 2 de 2
 



Síguenos en

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.