Síguenos  
Toda la Agricultura en Internet
Empresas Compraventa Noticias Precios Agrícolas  Cursos Tienda On Line Vídeos Fotos Diccionario Foro  Recomendar Infoagro

ESTRATEGIAS EN LOS MERCADOS INTERNACIONALES:
EL CASO DEL PLÁTANO (1ª parte)

Resumen.
1.- Introducción.
2.- Metodología.
2.1 - Especificación De La Demanda.
2.2 - Especificación De La Oferta.
2.3 - Tipos De Estrategias.
2.4 - Contraste Econométrico De Estrategias.

3.- El Mercado Alemán Del Plátano. Los Datos.
4.- Resultados Del Contraste O Test De Estrategias.
5.- Conclusiones.
6.- Bibliografía.


 
  Enviar a un Amigo
Corregir / Sugerir
Imprimir
Enviar
Tu Nombre
E-Mail destinatario
¿Algún comentario?

Corregir/Sugerir
¿Cuál es el error, o sugerencia?


 Cursos On Line
Cursos para profesionales, estudiantes y titulados

 
 Medidores para frutas


 Anuncios Gratuitos
Anuncios clasificados de compra-venta de frutas


 Mercados
Mercados nacionales e internacionales de frutas

RESUMEN.

La mayoría de los mercados internacionales de bienes están caracterizados por algún tipo de competencia (en precios o en cantidad) y por cierto grado de diferenciación de producto. Este trabajo presenta un grupo de modelos para el mercado alemán del plátano, donde se consideran distintos tipos de comportamiento estratégico de las empresas. Los modelos son evaluados mediante el uso de un contraste o test econométrico no-anidado y el modelo resultante que mejor se ajusta a los datos está comprendido entre un Cournot y un Stackelberg.

Este resultado nos muestra la evidencia sobre la naturaleza explícita del juego que siguen las empresas multinacionales que controlan dicho mercado, lo que tiene fuertes implicaciones a la hora de poder evaluar, en términos de bienestar, la aplicación de distintas políticas comerciales.

1. INTRODUCCIÓN.

La mayoría de los mercados internacionales de bienes, están caracterizados por algún tipo de competencia (en precios o en cantidad) y por cierto grado de diferenciación de producto y por tanto, no son mercados perfectamente competitivos. En este contexto, la Nueva Teoría del Comercio Internacional resalta la importancia de conocer la estructura de mercado y las estrategias de las empresas para determinar los efectos, en términos de bienestar, de la aplicación de distintas medidas de política comercial. Además, es difícil conocer a priori qué tipo de comportamiento siguen las empresas ya que teóricamente, éste depende de las condiciones del mercado y de la estructura de los costes.

Ciertamente, la Teoría de Juegos, no nos da a priori una indicación única sobre el tipo de comportamiento estratégico seguido por las empresas. En los juegos a una sola etapa, el equilibrio de Nash puede surgir en un mercado tipo Cournot y por el contrario, en el marco de los juegos repetidos, el posible equilibrio de mercado no es único. Los Teoremas de Folk ponen en evidencia que, dependiendo del tipo de respuesta estratégica seguida por los jugadores, los equilibrios posibles en un juego repetido son múltiples, sugiriendo que la cooperación entre jugadores puede surgir en un contexto de juegos repetidos incluso considerando un comportamiento de Nash no cooperativo. Este resultado ha sido confirmado en el marco de la economía experimental por entre otros, Axelrod, 1984 y Selten, 1997. En particular, Selten simula un mercado de "pequeños números" donde las empresas más que rivalizar, tienden a no agredirse y mostrar sus estrategias. Por tanto, el equilibrio sería un comportamiento intermedio entre Cournot y la colusión. Así, la colusión tácita es una contingencia en un mercado oligopolista.

Por su parte, la economía empírica se ha aproximado de dos formas diferentes al análisis de las estrategias de las empresas en un mercado oligopolista. Indirectamente, los modelos econométricos basados en el índice de Lerner presuponen de partida un tipo de estrategia (generalmente Cournot) y determinan el mark-up (margen precio-coste marginal) y en algunos casos, en relación con el mismo, el número de empresas correspondiente. Así, comparando este número teórico con el número conocido de empresas que existen realmente, se puede intuir el comportamiento estratégico de las empresas (entre otros, Appelbaum, 1982; Buschena y Perloff, 1991; Hyde y Perloff, 1994; y Bresnaham 1989). No obstante, estos métodos sólo permiten determinar el margen precio-coste marginal y de acuerdo con el mismo, la estructura o número de empresas que forman el mercado. Asimismo, este número de empresas depende en gran medida del tipo de estrategia establecida a priori, algo que esta metodología no permite contrastar.

(Aunque no se incluyen en este trabajo, existen trabajos como el de Smith y Venables (1988,1995) que utilizan modelos de comercio de competencia imperfecta con diferenciación de producto, donde se define el concepto de elasticidad percibida como la elasticidad que detecta cada empresa cuando además de la sustituibilidad entre los productos se añade el impacto de las estrategias. En dichos trabajos se determina a priori el tipo de estrategia seguida por las empresas y se calculan las elasticidades para distintos escenarios.)

Recientemente Voung (1989) ha propuesto un test o contraste econométrico que contrasta distintas hipótesis sobre el comportamiento estratégico de las empresas. El procedimiento consiste en estimar mediante sistemas de ecuaciones simultáneas, modelos econométricos estructurales de equilibrio de mercado que incluyen las demandas del mercado relativas a las distintas empresas así como sus respuestas estratégicas. Dicho test nos permite determinar qué comportamiento es consistente con los datos.

En este trabajo nos proponemos determinar qué tipo de estrategia siguen las empresas en el mercado alemán del plátano con el fin último de poder evaluar las implicaciones que, en términos de bienestar, tienen distintas políticas comerciales. La elección del sector, país, está justificado por distintos trabajos previos. Se ha determinado que el mercado del plátano tiene una estructura fundamentalmente oligopolista en la que un pequeño número de empresas multinacionales controlan gran parte del comercio mundial, (ver a Read, 1994 y APROMA, 1992). Además, Dehodar y Sheldon (1995) estiman el grado de imperfección del mercado del plátano alemán, obteniendo que el número óptimo de empresas correspondiente al poder de mercado existente es de dos (mientras que el número real es siete, tres de América Central y Caribe, AC y cuatro de América del Sur, AS).

En este trabajo pretendemos aplicar una metodología alternativa, utilizando modelos econométricos estructurales de equilibrio de mercado en los que se especifican tanto la demanda de mercado como las estrategias de las empresas. El trabajo se ha estructurado de la siguiente manera: en un primer apartado exponemos la metodología utilizada; el segundo apartado recoge una breve descripción del mercado objeto de estudio así como los datos utilizados. En el tercer apartado exponemos los resultados de la contrastación que nos permitirá obtener el modelo definitivo que mejor se adapte a la realidad del mercado y, por último, el cuarto apartado recoge las principales conclusiones de este trabajo.




2.- METODOLOGÍA.

2.1 - Especificación de la demanda.

En muchos casos el poder de mercado y las estrategias que siguen las empresas, dependen del grado de sustituibilidad entre bienes y del comportamiento de la demanda. Por otro lado, algunas formas funcionales de demanda se especifican considerando que los bienes son separables entre sí y que la demanda es homotética. Así, a la hora de especificar la función de demanda del mercado del plátano hemos considerado importante determinar primero si se cumple el supuesto de separabilidad débil entre el plátano y otras frutas importadas y/o domésticas así como entre los distintos grupos de plátano, esto es, comprobar si el gasto en plátano es independiente o no del gasto en otras frutas (domésticas o importadas) así como la separabilidad entre los plátanos de distintas procedencias.

Hemos especificado una función de demanda lineal porque, otro tipo de modelos (Almost Ideal Demand System, CES) no mejoran sustancialmente la robustez del test de estrategias (Gasmi et al,1992; Carter y Mac Laren,1997) y en cambio no dan una solución única de los coeficientes (son polinomios de grado mayor de uno en los coeficientes de las ecuaciones de estrategias en el modelo estructural).

La elección de la forma funcional plantea otras disyuntivas, considerar que el gasto se realiza por etapas o que la demanda es separable y especificar formas homotéticas. Para tomar una decisión en este sentido hemos realizado un contraste de homotecia y/o separabilidad entre los plátanos y otras frutas (importadas y domésticas) así como entre 1os plátanos de distintas procedencias. La separabilidad débil implicaría restricciones en la sustituibilidad de los plátanos de los distintos orígenes o empresas y las distintas frutas de otros grupos que en definitiva, afecta al poder de mercado o a las estrategias de las empresas (Deaton y Muelbauer, 1980 a,b). En cuanto a la homotecia es una cuestión de rigor en la especificación de la demanda relacionada con la simetría de los coeficientes. Todo ello nos facilitará la especificación de la función de demanda en el modelo de estrategias.

Consideramos formas funcionales flexibles que nos permitan realizar dichos contrastes utilizando, para la especificación del modelo de demanda de importaciones, la versión lineal del Almost Ideal Demand System (L/AIDS) de Deaton y Muelbauer (1980 a,b) y, aplicado al comercio internacional por Winters (1984) (ver Anexo I).

Contrastes de separabilidad y homotecia.

Los orígenes de procedencia del plátano vendido en Alemania pueden ser de cinco tipos: AC (América Central y Caribe); AS (América del Sur); ACP (Países ACP tradicionales); DOM (Territorios franceses de ultramar) y OTROS (Países ACP no tradicionales).

Para contrastar el primer supuesto, hemos analizado la hipótesis de separabilidad con respecto a las frutas separables (resto de frutas importadas) y con respecto a las frutas domésticas. Los resultados de los contrastes vienen recogidos en la Tabla 1 y estos nos vienen a indicar que la demanda de plátanos en el mercado alemán no es independiente de la demanda de otras frutas importadas ni de la demanda de frutas domésticas (no importadas).

Tabla 1. Separabilidad entre bienes domésticos e importados

F. Importadas F. Domésticas
27.01460* 24.64388*

Nota: El valor crítico de la distribución c2 para a = 0.05 y 3 grados
de libertad es 7.81; el asterisco denota significatividad al 5%.

No obstante, en la especificación de la función de demanda sólo incluimos “otras frutas importadas” dado que la mayoría de las frutas consumidas en Alemania son importadas. Además, no contamos con los datos de cantidades de frutas domésticas y sólo tenemos como proxy de los precios de las frutas domésticas los precios percibidos por el productor.

Por otro lado, siguiendo a Winters (1984), hemos contrastado la separabilidad entre grupos de productos conjuntamente con la homotecia. Los resultados de este contraste vienen recogidos en la Tabla 2.

Tabla 2. Contrastación de las hipótesis de separabilidad y homotecia

En primer lugar, se ha contrastado la hipótesis de homotecia en un modelo completo que incluye todas las fuentes de importación y también en un modelo reducido donde una de las fuentes ha sido excluida para contrastar la separabilidad. De los resultados obtenidos se desprende que la homotecia se puede rechazar al 5% tanto en el modelo completo como en el reducido así como cuando se contrasta conjuntamente con la separabilidad, lo que nos lleva a concluir que en Alemania, las participaciones en el gasto dependen del nivel global de importación.

Con respecto a la hipótesis de separabilidad entre las distintas fuentes de importación, ésta sólo es aceptada en dos de los cinco casos (AC; SUM = DOM+OTROS). Estos resultados están reflejando la realidad del mercado alemán del plátano, dominado por tres multinacionales americanas (Dole, Chiquita y Del Monte) cuya oferta procede de los países de América Central y Caribe.

Una vez probada la no separabilidad entre otras frutas y el plátano así como el incumplimiento de la homotecia, podemos especificar la función de demanda en el modelo de estrategias de acuerdo con estos resultados, es decir, la demanda no es homotética (no hay simetría en los coeficientes de la demanda lineal) y depende de la renta en vez del gasto total en plátano.

Así, la función de demanda de exportaciones (demanda de importaciones en el mercado alemán) a la que se enfrentan las distintas fuentes consideradas (AC, AS, FRU, RESTO) [Los proveedores considerados son: América Central (AC), América del Sur (AS) y, RES que engloba al resto de proveedores (países ACP no-tradicionales y tradicionales y territorios franceses de ultramar]. El grupo FRU recoge otras frutas exportadas de terceros países, principalmente cítricos. )queda especificada según la siguiente expresión:

siendo qi la cantidad exportada a Alemania desde los distintos orígenes considerados, pi y pj los precios de cada una de las distintas procedencias, Y la renta del país importador, d es una variable ficticia que corrige los efectos de las catástrofes naturales (0 para los años 74, 75, 76, 83, 84 y 1 para los demás) y, aii, aij y bik (k = 0,1,2) son parámetros desconocidos.

La función inversa de demanda para cada exportador vendrá dada por:

donde p, q, Y y d han sido definidas con anterioridad y gik dii y dij (k= 0,1,2) son parámetros desconocidos.

2.2 - Especificación de la oferta.

Para cada exportador, la función de costes viene dada por:

donde ci representa los coste marginales/medios de cada proveedor, (i = AC, AS, RES). En el modelo econométrico este término recoge los efectos de unas variables exógenas específicas consideradas que son las condiciones atmosféricas, que vienen recogidas en la constante (qi0), y los salarios (wi).

No obstante, se puede suponer que existen importantes economías de escala en los procesos de marketing y comercialización de este producto (Dehodar y Sheldon, 1995). Podríamos considerar que la carencia de infraestructuras da lugar a que estas economías sean internas a las empresas en los países subdesarrollados, donde las grandes empresas monopolizan la infraestructura y el marketing (Know how), creando a su vez barreras de entrada. En cambio, en países más desarrollados, como las áreas de producción francesas y de algunos países ACP, estas economías son externas, por la existencia de infraestructuras públicas, sectoriales o asociativas. Por su parte, las grandes multinacionales del plátano tienden a subcontratar la producción y centralizar el marketing, lo que justificaría el supuesto de una estrategia tipo Cournot, mientras que las del resto de las áreas abastecedoras parecen seguir una estrategia de seguidor. Por último, importantes inversiones en publicidad y marketing por parte de las empresas están destinadas en el mercado alemán a diferenciar el producto más allá de lo que las propias condiciones de producción de cada país garantiza (Aldanondo y otros, 1993; APROMA, 1992). Sin embargo, dado que los datos disponibles no nos permiten medir economías de escala, suponemos coste marginal constante.

2.3 - Tipos de estrategias.

Dado que el mercado mundial del plátano tiene una estructura fundamentalmente oligopolista en la que un pequeño número de empresas multinacionales controlan gran parte del comercio mundial, podemos considerar distintos tipos de comportamiento estratégicos de las empresas en dicho mercado que van desde el comportamiento tipo Bertrand y tipo Cournot hasta la estrategia de líder y seguidor (tipo Stackelberg) ya que, como anteriormente mencionamos, el comportamiento de las empresas multinacionales en este mercado parece ser tipo Cournot, mientras que las empresas del resto de las áreas abastecedoras siguen una estrategia de seguidor. Asimismo, también supondremos la existencia de una posible colusión tácita entre las empresas multinacionales que operan en América Central y del Sur como posible estrategia para luchar contra los proveedores preferenciales del mercado europeo del plátano (países ACPtradicionales, territorios franceses de ultramar, Canarias y Azores), tal como sugieren Deodhar y Sheldon (1995).

Así, suponiendo que la función de beneficios para cada exportador (proveedor) viene dada por:

donde pi , qi y ci, son respectivamente el precio, cantidad exportada y costes marginales para cada una de los proveedores.

La condición de primer orden para la maximización del beneficio dependerá de la estrategia seguida. Así, para la estrategia Bertrand,

siendo tc y d las variables definidas con anterioridad al especificar la función de demanda.

Para la estrategia Stackelberg en precio,

donde el líder es AC y los seguidores AS y RES. Consideramos dos casos: (1) donde el líder, AC, está formado por una sola empresa y los seguidores AS por cuatro y RES por venticuatro y, (2) donde el líder está formado por tres empresas mientras los seguidores mantienen su estructura. [El número de empresas que operan en cada fuente de importación, ni, podría calcularse por el inverso del índice de Herfindahl a partir de las cuotas de mercado para cada procedencia. Dado que los costes son distintos entre las distintas procedencias no se puede considerar la cuota definida en términos de cantidades (si=qi/Q) sino en términos de valor (si=piqi/,PQ). No obstante, el número de empresas que se obtiene por este procedimiento es muy similar al que consideran como real en el trabajo realizado por el gobierno francés (APROMA, 1992), y que nosotros tomamos como referencia (AC-tres empresas; AS-cuatro empresas y RES- venticuatro empresas).]

Para una estrategia tipo Cournot,

Para una estrategia tipo Stackelberg en cantidad,

donde i = AC es el líder y AS y RES los seguidores. Al igual que en el modelo en precios consideramos dos casos: (1) donde el líder está formado por una sola empresa y los seguidores AS, RES por cuatro y veinticuatro empresas respectivamente y, (2) donde el líder está formado por tres empresas mientras que los seguidores siguen manteniendo la misma estructura.

COLUSIÓN.

La colusión puede ser tácita o explícita pero nosotros supondremos que es tácita y por tanto, puede ser considerada como un equilibrio de Nash en juego repetido (Teoremas de Folk).

Nuestra hipótesis es que existe colusión en precios entre las empresas de América Central (AC) y América del Sur (AS), es decir, empresas de la llamada "área-dólar". La condición que ha de cumplirse es que las cantidades a maximizar respecto a los precios sean un peso medio de los beneficios de ambos jugadores (AC, AS), esto es:

donde el parámetro l vendría determinado por los datos. Gasmi, Laffont y Voung (1992) imponen una restricción en función de la cuota de cada jugador que asegura que 0<l<1. Sin embargo, nosotros consideramos más acertada la elección de l igual a la cuota de cada jugador.

Así, las condiciones de primer orden para la maximización del beneficio vendrían dadas por la siguiente expresión:

2.4 Contraste econométrico de estrategias.

A la hora de seleccionar el modelo más apropiado entre los modelos estimados, aplicamos un contraste paramétrico propuesto por Voung (1989) y aplicado entre otros por Gasmi y otros, (1992) y Carter y Mac Laren (1997), que nos permite determinar cúal de los comportamientos considerados es consistente con los datos. El contraste está basado en el Principio de Verosimilitud (LR), donde la hipótesis nula nos permite, dados dos modelos que se ajusten igualmente a los datos, determinar cúal de los dos es el mejor.

Este contraste posee las propiedades de que es direccional y simétrico y que ningún modelo necesita ser especificado correctamente, de ahí que sea especialmente apropiado en nuestro caso, dándonos una buena aproximación de lo que realmente ocurre.

Para cada par de modelos, (Mf, Mg), calculamos el estadístico de la función de verosimilitud ajustado por la diferencia en el número de parámetros y normalizado por:

donde,

son respectivamente la matriz de residuos y la matriz de covarianzas para el modelo s, s = f, g. La resultante de la normalización del estadístico sigue asintóticamente una distribución normal bajo la hipótesis nula. Así, dado un valor crítico c desde la distribución normal estándar, a un determinado nivel de significación, podemos rechazar la hipótesis nula y concluir que los datos no nos permiten discriminar entre los dos modelos si el estadístico LR normalizado es mayor que c en valor absoluto. Si por el contrario, el estadístico LR normalizado es mayor que –c, consideramos que el modelo Mg es mejor mientras que si es menor que +c, consideramos que el modelo Mf es mejor.

3.- EL MERCADO ALEMÁN DEL PLÁTANO. LOS DATOS.

El mercado alemán del plátano hasta finales de 1992 tuvo un régimen de libre comercio sin derechos arancelarios para la importación de bananas procedentes del área-dolar (América Central y Caribe fundamentalmente), mientras que países como Francia, España, Portugal y Reino Unido mantenían restricciones a la importación de bananas procedentes del área-dólar con el fin de asegurar unos precios altos a sus productores (territorios franceses de ultramar, Canarias y Madeira), así como asegurar la presencia de los oferentes preferenciales de los países de África, Caribe y Pacífico (países ACP-tradicionales) de acuerdo con lo estipulado en la Convención de Lomé. El 1 de Julio de 1993, por el Reglamento (CEE) nº 404/93 del Consejo, se establece la Organización Común de Mercado del plátano (OCM) que, viene a dar respuesta desde el punto de vista político, a la necesidad de lograr el mercado único de la segunda fruta más importante en el ámbito europeo y, desde el punto de vista económico, a la protección de los productores en aquellos casos que existe producción propia o proveniente de países con los que se mantenían lazos históricos y comerciales estrechos, garantizando además el abastecimiento a precios bajos a los consumidores. A partir de este momento el mercado para la importación de plátano alemán queda sujeto a un contingente arancelario (una cuota más un arancel).

El mercado europeo del plátano ha sido objeto de numerosos estudios que han analizado fundamentalmente los efectos en términos de bienestar de los posibles escenarios de reforma del régimen de importación de la Unión Europea (UE), tanto para estos países como para el resto de los países que participan en el mercado mundial de este producto [entre ellos destacan los trabajos de Borrell y Yang (1990), Borrell y Cuthberson (1990) y Mathews (1992)]. Una característica común de estos estudios es que asumen que el comercio mundial del plátano tiene un comportamiento perfectamente competitivo pero, la realidad es otra. El comercio mundial del plátano está dominado por las actividades de tres empresas multinacionales integradas verticalmente para las que el plátano no es más que una parte de sus intereses dentro del gran conglomerado internacional. Estas tres multinacionales son: United Brands (United Fruit Company), Dole (Castle y Cooke) y, Del Monte (Read, 1994). Juntas cuentan con cerca del 60% de las exportaciones mundiales de plátano y más del 70% del mercado europeo. Además, estas empresas están vinculadas con las exportaciones de América Latina y especialmente de América Central, donde controlan directamente alrededor del 60% de la producción de su oferta de exportación.

La estructura oligopolística de la industria de exportación de plátano deriva de la presencia de importantes economías de escala en el transporte refrigerado especializado y facilidades de distribución que favorecen a las grandes empresas. Además, el carácter perecedero del producto hace que las ganancias sean sustanciales para las empresas que estén integradas verticalmente ya que, constituye una importante fuente de ventaja comparativa al ser capaces de distribuir alta calidad a bajo coste de un producto en marcas que, alcanza un precio más alto en los mercados de consumo. El mercado alemán del plátano no es ajeno a esta realidad ya que la oferta está concentrada en unas pocas empresas, indicando la existencia de un oligopolio por las razones anteriormente expuestas, tal como reflejan los trabajos de Dehodar y Sheldon (1995) y Ledesma (1995).

Con respecto a los datos utilizados y la elección del período de referencia considerado para el estudio, éste es el comprendido entre 1960-1993 (año en el que se implanta la OCM), ya que nuestro objetivo es recoger la sensibilidad de la demanda en el mercado Las variables fundamentales del modelo se han obtenido de distintas fuentes estadísticas de la UE. Así, las “Tablas Analíticas de Comercio Exterior” (EUROSTAT), nos proporcionan las importaciones de plátanos por zona de origen. Los datos correspondientes a la renta de Alemania, el índice de precios al consumo (IPC) y el índice de precios a la producción (IPP), se han obtenido del “European Economy. European Comission. Directorate-Generale for Economic and Financial Affairs”(nº 60, 1995).

Hemos agregado en cinco grupos distintos los países proveedores de plátanos en función de la presencia de los mismos dentro del mercado comunitario, resultando los siguientes grupos:

Hemos desdoblado los países que comúnmente se engloban dentro del área/zona-dólar en dos grupos: países de América Central y Caribe por un lado y, los de América del Sur por otro, porque en estos últimos las empresas nacionales tienen mayor presencia en la exportación (Aproma, 1992 y Soto, 1985). Esta misma clasificación se ha mantenido para la estimación de los costes marginales, que se ha llevado a cabo a través de la función de oferta de exportación de las distintas fuentes. Los datos (precios FOB y cantidades exportadas) los hemos obtenido de EUROSTAT. Asimismo, consideramos una función de costes lineales con costes marginales constantes (que depende de los salarios, rendimientos, etc.). En cuanto a las elasticidades de oferta de exportación, Mathews (1992) e Islam y Subramaman (1988), aportan unas elasticidades de oferta de exportación en torno a 1 para los oferentes preferenciales y en torno a 2 para los no preferenciales, valores que nosotros incorporamos a nuestro análisis. No obstante, FAO (Food and Agriculture Organization of the United Nations) considera que la respuesta a corto plazo de la oferta exportable ante un cambio en las condiciones de mercado es típicamente muy alta, lo que es inusual para las plantaciones de plátano por operar al límite de su capacidad y dado que la proporción de fruta rechazada sobre la calidad exigida puede variar mucho.

Todos los valores están en marcos y, han sido deflactados por el IPC del país importador considerado en cada momento (excepto costes). En total son 34 observaciones para cada grupo.

 


 

Página 1 de 2
Siguiente página



Síguenos en

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.