Síguenos  
Toda la Agricultura en Internet
Empresas Compraventa Noticias Precios Agrícolas  Cursos Tienda On Line Vídeos Fotos Diccionario Foro  Recomendar Infoagro

EL CULTIVO DE LA HORTENSIA
The hydrangea growing

1.Generalidades.
2.Multiplicación.
3.Cultivo.
4.Plagas, Enfermedades Y Fisiopatías.


 
  Enviar a un Amigo
Corregir / Sugerir
Imprimir
Enviar
Tu Nombre
E-Mail destinatario
¿Algún comentario?

Corregir/Sugerir
¿Cuál es el error, o sugerencia?


 Cursos On Line
Cursos para profesionales, estudiantes y titulados

 
 Medidores para jardinería


 Anuncios Gratuitos
Anuncios clasificados de compra-venta de flores y ornamentales


 Mercados
Mercados nacionales e internacionales de flores y ornamentales

1.GENERALIDADES. 

La hortensia (Hydrangea sp.) es un arbusto caducifolio de climas con inviernos suaves, perteneciente a la familia de las saxifragáceas, cuyas variedades más significativas se caracterizan por tener flores dispuestas en inflorescencias en forma de cabezuelas (cimas umbeliformes compuestas).
Comúnmente se le conoce como planta de maceta, pero en las regiones húmedas de España es más conocida como arbusto de jardín ampliamente distribuido, sobre todo en la costa norte. 
De cualquier modo, la hortensia, teniendo unos mínimos de cuidados, se puede dar en cualquier parte de España, exceptuando las zonas del interior donde por el crudo frío invernal no se podrían obtener flores.

Las flores de la hortensia se desarrollan a partir de yemas formadas el año anterior, es por esto que la poda debe anticiparse todo lo posible, realizándose justo al finalizar el período de floración. Lo más aconsejable es hacer una poda, dejando las ramas a unos 30-40 cm del suelo, para que sobre esa estructura se desarrolle cada año.

Este género comprende unas 90 especies, pero las cultivadas provienen de la "hortensia común" (H. macrophylla=H. hortensis). Esta especie es un arbusto redondeado y compacto nativo del Japón, que llega a tener alturas comprendidas entre los 1,5 y dos metros. Los vástagos del año alcanzan desarrollos de más de un metro en el tiempo que media entre el arranque de las yemas y la apertura de las flores. Presenta tallos cilíndricos poco leñosos. Las hojas son opuestas, ovales, dentadas y acuminadas. Se trata de una planta rústica, aunque los botones florales hielan con relativa facilidad y requieren una temperatura de unos 15 ºC para su formación. Las flores están reunidas en grandes corimbos terminales y aparecen sobre la madera del año anterior. Dichas flores pueden ser de dos tipos:




- Estériles: vistosas, con cáliz petaloide tetrámero y situadas en la periferia de la inflorescencia.
- Hermafroditas: de pequeño tamaño y sin interés ornamental.

Existen dos tipos de plantas, según el número de botones florales: las unifloras, con un sólo botón y las plurifloras, con varios botones. Estas últimas a su vez pueden ser de uno o dos años, dependiendo del tiempo requerido para la floración, la cual se produce en los meses de verano. 
Se han obtenido variedades en tonos blanco, crema, rosa, rojo y azul. 

La Hortensia trepadora (H. Anomala = H. Petiolaris) crece en los bosques de Japón, Corea y Taiwán. Es muy rústica, con vegetación densa, por lo que debe ir atándose a alguna estructura (normalmente para cubrir una pared) o bien dejarla que caiga por un muro. Es recomendada en zonas de sombra. 

La Hortensia de hojas de roble (H. Quercifolia) presenta un porte redondeado (irregular) y unas hojas similares a las del roble. Es oriunda de la parte norte del continente americano. Las cabezuelas, que florecen en junio empiezan con un color blanco que va tomando tonos rosas o amoratados y después marrones, según va pasando el verano. El follaje también experimenta cambios de color según avanza el otoño. 
Aguanta perfectamente los lugares sombríos y prefiere los suelos más bien ácidos. 

H. paniculata: es una hortensia de gran tamaño (puede llegar a medir seis metros de altura) que proviene del este asiático. 
Su mayor peculiaridad es que tiene cabezuelas piramidales con panículas formadas por flores con y sin bráctea. Flores blancas con tonos rosáceos. Florece entre los meses de julio y octubre. 

2.MULTIPLICACION. 

La multiplicación se realiza a partir de esquejes de 8-10 cm de longitud, aunque si no se dispone de suficiente material vegetal pueden emplearse esquejes de menor tamaño, cogiendo 1 cm a cada lado de la hoja y dividiendo el tallo en dos partes de forma longitudinal; no obstante estos últimos tardan más tiempo en dar una planta vendible.
Dichos esquejes se colocarán sobre sustrato de turba, turba y arena o arena sola, aunque a veces también se emplea la tierra de brezo. 

Con calor de fondo de 18-20 ºC el trasplante podrá llevarse a cabo a los 30-40 días.
Puede aplicarse AIB para favorecer el enraizamiento, y una vez que éste se produzca, se trasplanta a maceta de 10 cm.
Para plantas plurifloras de dos años el esquejado se realiza de abril a junio, para las de un año, de enero a marzo y para las unifloras algo más tarde que en el caso anterior.

3.CULTIVO.

Temperatura: para la formación de los botones florales es necesario que la temperatura sea inferior a los 18 ºC durante al menos 6 semanas. Posteriormente se requiere un período de seis semanas a 5 ºC para poder iniciar el forzado, manteniendo la planta sin hojas (éstas retrasan la floración) y en la oscuridad. Dichas hojas se pueden eliminar de forma mecánica o con etileno, o bien con defoliantes (dodecanol) para acelerar la entrada en reposo.

Forzado de las flores: consiste en mantener las plantas en estado de reposos vegetativo. Se realiza con temperaturas superiores a 15 ºC y su duración es de aproximadamente 70-90 días. Si el forzado es demasiado brusco, puede disminuir la calidad de las flores. Al principio es importante que la humedad relativa sea elevada, por lo que será conveniente regar y pulverizar agua en el ambiente. Durante este período sólo son necesarios abonos nitrogenados.

Luz: la hortensia no puede vivir a pleno sol todo el año (salvo en las zonas costeras del norte); deberá disponer de una sombra sobre todo en las horas centrales del día, y a ser posible que sea parcial. 

Sustrato: el contenido en materia orgánica debe ser elevado. El pH influye decisivamente en la coloración azul o rosa de las flores. Las condiciones necesarias para obtener flores azules son:

- pH: 4,5-5.
- Elevado contenido de aluminio libre, para lo cual hay que tener en cuenta que el fósforo inmoviliza este elemento.
- Alto contenido en K2O.

Si se desean flores rosas, el pH del sustrato debe ser de 6-6,5.

Riego: la planta necesita grandes aportaciones de agua y humedad constante en el terreno o sustrato, pero éste debe tener un buen drenaje para evitar encharcamiento y así enfermedades de tipo criptogámicas y asfixia radicular. 

Fertilización:

Para obtener flores de coloración rosada, la fertilización de fondo debe ser rica en nitrógeno y fósforo y pobre en potasio, mientras que si se desean flores azules, será rica en potasio y pobre en nitrógeno y fósforo.
Además, la floración azul requiere el aporte de abonos acidificantes tales como: sulfato amónico, nitrato amónico, sulfato potásico, etc. También se puede añadir sulfato de aluminio si las medidas anteriores son insuficientes.
La coloración rosa se conseguirá con abonos alcalinos: nitrato de calcio y, en menor medida, nitrato cálcico. 

4.PLAGAS, ENFERMEDADES Y FISIOPATIAS.

Las principales plagas que afectan a la hortensia son la araña roja y la cochinilla algodonosa.
Entre las enfermedades causadas por hongos destacan:

- Botrytis cinerea, con pudrición de hojas capullos y brotes. Pueden aplicarse productos a base de captan, tiram, zineb, etc.
- Ascochyta hychengeae (Arn.) y otros hongos que producen manchas más o menos regulares, de color verde grisáceo o pardo sobre las hojas. Son efectivos los tratamientos a base de zineb o captan.
- Oidium hortensiae (Joerst). En el envés de la hoja se forman manchas color gris blanquecino y el haz se vuelve color verde oscuro. Son eficaces los tratamientos con benomilo, quinometionato y azufre.

El nemátodo Dytylenchus dipsaci (Filip) ocasiona el ensanchamiento de los tallos, que se acortan o retuercen. Las hojas se quedan pequeñas y retorcidas. Los tratamientos curativos no dan buenos resultados, por lo que es preferible luchar de forma preventiva, esterilizando el sustrato y eliminando las plantas atacadas.

Los problemas de clorosis generalmente se producen a causa de un excesivo pH que ocasiona carencias de hierro. También pueden producirse daños por exceso de temperatura durante la formación de los brotes, daños por heladas, etc.


Síguenos en

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.