Síguenos  
Toda la Agricultura en Internet
Empresas Compraventa Noticias Precios Agrícolas  Cursos Tienda On Line Vídeos Fotos Diccionario Foro  Recomendar Infoagro

PLANTA ORNAMENTAL Y FLOR CORTADA

1. La producción en España
2. Evolución del mercado
3. Comercio exterior
4. Hechos significativos
4.1 Protección de variedades
4.2 Usos críticos del bromuro de metilo


 
  Enviar a un Amigo
Corregir / Sugerir
Imprimir
Enviar
Tu Nombre
E-Mail destinatario
¿Algún comentario?

Corregir/Sugerir
¿Cuál es el error, o sugerencia?


 Cursos On Line
Cursos para profesionales, estudiantes y titulados

 
 Medidores para jardinería


 Anuncios Gratuitos
Anuncios clasificados de compra-venta de flores y ornamentales


 Mercados
Mercados nacionales e internacionales de flores y ornamentales

1. LA PRODUCCIÓN EN ESPAÑA

El sector productor de flor y planta ocupa una relevante posición en la horticultura española debido a su alta capacidad de generación de empleo, su porcentaje de participación en la producción final agraria o su contribución a la balanza comercial agraria, entre otros. La relevancia social y económica del sector se hace aún más patente si se considera el escaso grado de intervencionismo en la actividad productiva y si se tiene en cuenta que no depende de ayudas percibidas.

La producción de flor y planta ornamental representa cerca de un 4% de la Producción Vegetal Final en España, con una superficie cultivada que asciende más de 5.500 ha. (se estima una superficie de flor cortada por encima de las 2.700 ha y de planta entorno a las 2870 ha) y con un valor de la producción en origen de aproximadamente 600 millones de euros. Por otro lado, la importancia social de la producción es muy elevada, ya que supone más de medio millón de personas ocupadas en Europa y alrededor de 50.000 empleos en España, que se concentran en zonas donde la dependencia de este sector es muy alta y con escasas actividades económicas alternativas.

Dentro del Estado, la presencia del sector de la flor cortada y de las plantas ornamentales está claramente repartida geográficamente: el mayor peso del subsector de flor cortada está en Andalucía (55% de la producción y 57% de la superficie), Murcia (14% de la producción) y Galicia (12%), mientras que el cultivo de plantas ornamentales se concentra en la Comunidad Valenciana (23%), Cataluña (15%) repartido en varias zonas relevantes como el Maresme o áreas de Girona, Canarias (2%) y, por supuesto, Andalucía (55%).

El cultivo del clavel ocupa el 45% de la superficie de flor destinada a floricultura en España y más del 75% de la producción. Andalucía es la Comunidad Autónoma con mayor producción de clavel y miniclavel, si bien se está avanzando en la diversificación de la producción.

También destacan en superficie los cultivos de rosa, con una producción bastante concentrada en la Comunidad Canaria, gerbera, lilium, crisantemo, gladiolo, limonium y lisianthus.

En 2006 se continúa constatando el importante descenso de la superficie de flor en Andalucía. En el año 2002 había más 1.100 has (de ellas 600 ha de clavel y mini) que se han reducido a 750 has, un 32% menos y las perspectivas de futuro continúan siendo a la baja. Cádiz supone el 70% del total de la flor andaluza, con más de 1.000 explotaciones, en su mayoría de carácter familiar. El sector supone el 17% de la producción final agraria en esa provincia con un valor que supera 150 millones de euros y más de cuarenta empresas comercializadoras. Sin embargo, en los últimos cinco años, la producción en la provincia de Cádiz ha registrado un descenso de en torno a un 40% debido a distintos factores como la saturación del mercado y la baja rentabilidad. Así, la superficie dedicada a este cultivo se eleva a unas trescientas hectáreas frente a las más de 700 hectáreas contabilizadas en 2000.

La producción de flor y planta ornamental representa cerca de un 4% de la Producción Vegetal Final en España

Es decir, el sector afronta reconversión forzada, con un importante abandono de la actividad por parte de muchos agricultores. Esta situación provoca que para permanecer en el sector los agricultores deban realizar fuertes inversiones en las explotaciones, para hacerlas más especializadas y más competitivas. En este sentido, y debido a la citada reconversión forzosa, está mejorando la calidad del producto ofrecido, que en los últimos años había descendido de manera preocupante.

El sector de flor y planta se ve amenazado por una serie de debilidades que le afectan de manera directa y que se pueden concretar en las siguientes:


• Incremento de la presión de países competidores: la ampliación de la UE a países potencialmente competidores para algunos productos, como Polonia, Hungría o Rumania; la revisión de acuerdos bilaterales, principalmente con los países mediterráneos y las negociaciones de la OMC, orientadas en su apertura a una liberalización renovada, generan una aumento de la presión sobre las producciones europeas. Además el aumento de la producción, la mejora del nivel tecnológico y la diversificación de la producción de otros países competidores, caracterizada por el fuerte desarrollo de nuevos productos y variedades, que se ve amplificada por la dificultad en España para cultivar esos nuevos productos y variedades.

• El incremento de los costes de producción, especialmente de la mano de obra y de la energía. Existe gran preocupación en el sector por el aumento en los precios del gasóleo, ya que son muchas las hectáreas de flor cortada que hacen uso del combustible para calefacción en invernaderos, encontrándose los productores en una situación desfavorable por no poder optar a la devolución del impuesto de hidrocarburos al utilizar gasóleo C.

También hay que reseñar que los costes de producción se ven aumentados por la necesidad de implantar sistemas de calidad, exigidos por la distribución cada vez en mayor medida.

• El comportamiento de los precios percibidos por el agricultor, muy inestables y con fuertes oscilaciones en las campañas de un mismo producto y en cortos periodos de tiempo.

• La escasez de los recursos hídricos en las principales zonas productoras y las dificultades de llevar a cabo las actuaciones necesarias para garantizar el suministro necesario con un coste asumible por el sector.

Es por todo ello, que resulte preocupante la evolución del sector en los últimos años, especialmente en el caso de la flor cortada, habiéndose observado una fuerte pérdida de rentabilidad derivada del incremento de los costes de producción y de la caída de los precios medios obtenidos a causa de la fuerte competencia de países terceros. En el caso de la planta ornamental la situación es diferente debido fundamentalmente a la menor competencia de países terceros.

2. EVOLUCIÓN DEL MERCADO

Los precios medios percibidos por los agricultores en 2006 han variado de diferente forma según las distintas producciones respecto al periodo anterior (Tabla 1). Por el contrario continúa la tendencia de fuerte incremento en todos los costes de producción, en gran parte consecuencia del aumento del precio del petróleo y de sus derivados y de la mano de obra. Según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, son especialmente llamativos los descensos en mimosas (una disminución del 34% respecto a 2005, año en el que ya bajaron un 64%), crisantemos (-28%, que también sufrieron un apreciable descenso del 26% en 2005), rosas (-21%, siguiendo su tendencia decreciente) y claveles (-17%). También descendieron las cotizaciones medias de rosales (-2%). Por el contrario, ascendió ligeramente el precio percibido por geranios (un incremento del 2,3% respecto a la media de 2005), begonias (9,4%) y helechos (10,5%), resultando espectacular el incremento en petunias (36,3%) y coníferas (63,8%) que continúan la tendencia creciente.

La estacionalidad del consumo sigue siendo muy acusada: el 75% de la facturación de flor y el 95% de la planta de interior se concentra a lo largo del período de Navidades, Día de todos los Santos (en el mes de octubre se comercializa el 10% del total de ventas de todo el año en flor cortada), fiestas locales, Semana Santa, Día de la Madre y San Valentín. Respecto a la planta de exterior, sus ventas se concentran entre los meses de marzo y junio. Dicha estacionalidad continúa provocando tensiones en los precios al agruparse la salida de la mayor parte de la producción.

Sigue siendo necesaria la mejora tecnológica de las instalaciones, que se encuentran envejecidas, de manera que se garantice una producción escalonada que no hunda los precios y permita evitar las subidas bruscas de temperatura.

Comienzan a darse los primeros pasos efectivos en el sector para el fomento de la mejora de la calidad, acompañada de la promoción de producto con el objeto de recuperar mercados y mejorar los precios.

La estacionalidad del consumo sigue siendo muy acusada: el 75% de la facturación de flor y el 95% de la planta de interior se concentra a lo largo del período de Navidades, Día de todos los Santos, fiestas locales, Semana Santa, Día de la Madre y San Valentín.

Otras cuestiones que perjudican la competitividad, en especial del sector de flor cortada, son los problemas de patologías del suelo que pueden verse agravados por la retirada de la autorización de uso de determinados productos químicos y falta de disponibilidad de suelo nuevo a precios asumibles por los agricultores.

3. COMERCIO EXTERIOR

El sector de flor y planta posee una clara vocación exportadora obteniendo una parte significativa de sus rentas en los mercados exteriores. Las principales zonas productoras son competitivas y tienen ventajas comparativas con relación a otras áreas de producción comunitarias. A nivel general, para el conjunto del sector de flor y planta, el descenso en el valor de exportación fue de apenas un 0,63%, pasando de 199,4 en 2005 a 198,2 millones de euros en 2006 (Tabla 2). Sin embargo, en el caso de la flor, la evolución de las exportaciones en 2006 ha sido negativa continuando la tendencia de los últimos años. En 2006 el valor exportado de flor cortada totalizó 41,3 millones de euros, un 18% menos que en el año anterior, en el que también disminuyó un 21,8%.

Un claro indicador de esta alarmante situación es que el valor alcanzado en 2006 representa un 81% menos del obtenido en el año 1999. Según datos de la Secretaría de Estado de Turismo y Comercio, excepto en el caso del crisantemos, cuyas exportaciones aumentaron un 16% en valor, el resto de capítulos descendieron, algunos de ellos de modo preocupante: rosa (-24%), gladiolo (-17%), clavel (-16%), orquídea (-13%) y otras flores cortadas (-27%).

Fuente: Secretaría de Estado de Turismo y Comercio, con datos del Departamento de Aduanas e II.EE. de la Agencia Tributaria.

Por el contrario en planta viva se produjo una ligera recuperación del valor exportado, con un 6,06% más que en 2005, y ya representa el 75,6% del montante total de las exportaciones de flor y planta. A pesar de ello, se produjeron retrocesos importantes en rosales (-54%, continuando la tendencia decreciente del pasado año), esquejes (-16%) y otras plantas (-89%). El resto de capítulos vieron aumentar el valor de sus exportaciones, destacando las partidas de árboles y arbustos (36%) y plantas de interior (29,5%). La producción de mayor peso en la exportaciones de flor y planta son las plantas de exterior que rozan los 93 millones e euros, representando un 46,7 del total.

El principal receptor de las exportaciones españolas en 2006 fue Francia que continúa su tendencia creciente y afianzó su primer puesto pasando de importar el 27,8% de los envíos de flor y planta de España en 2005 al 28,3% en 2006, según datos de la Secretaría de Estado de Turismo y Comercio. A continuación se sitúan los Países Bajos, a pesar de que sus importaciones descendieron un 5,6%; e Italia con un 11,4% de las exportaciones. Portugal continuó su tendencia ascendente y desbancó a Reino Unido en del cuarto destino exportador con 39,7 millones de euros. Las exportaciones al Reino Unido y Alemania siguen descendiendo al contrario de lo que ocurre con Marruecos, primer destino de fuera de la UE, país que aumentó sus importaciones de España en casi un 40%, totalizando 30,2 millones de euros en 2006 frente a los 21,6 de 2005.

El principal receptor de las exportaciones españolas en 2006 fue Francia que continúa su tendencia creciente

Las importaciones de flor y planta realizadas por España se redujeron en un 1,5% en 2006, pero con marcada diferencia entre los capítulos de flor cortada y planta viva. Mientras en el primero de ellos continúan los aumentos de las importaciones año tras año, con un incremento en 2006 de un 12,9% (de 69,3 millones de euros en 2005 hasta los 78,2 millones en 2005), en planta viva, se redujeron un 4,3% de 114,8 millones de euros hasta 109,8 millones (Tabla 3).

La importación de rosa aumentó de manera significativa en 2006, un 18,9%, pasando de 21,4 a 25,4 millones de euros, y el resto de partidas de flor cortada también se incrementó: la compra de otras flores creció el 15,2%, orquídea el 12,2%, crisantemo el 8,8% y clavel un 3,1%. El único capítulo que se redujo fue el correspondiente a los gladiolos con 52,6%. La adquisición de follaje también aumento un 7,36%, pasando de 9,4 a 10,1 millones de euros. Respecto a planta viva el descenso de las importaciones fue generalizado y los mayores retrocesos se produjeron en esquejes (-18,2%), árboles y arbustos (-16,3%) y otras plantas (11,2%).

En enero de 2006, Coag, Asociaflor, FAECA, la Asociación Flor de Chipiona y GESLIVE firmaron un convenio con los objetivos básicos de garantizar la calidad de la flor cortada andaluza

El principal exportador a España en 2006 continuó siendo Holanda, que vendió flores y plantas por valor de 220,6 millones de euros, lo que supone el 51,2% del total de las importaciones.

Le siguen Italia con 49,1 millones y Colombia con 43,5 millones de euros, lo que representa un incremento del 16% respecto a 2005.

Todo lo expuesto muestra el escenario de competitividad en el que se sitúa el sector, afectado además por la consolidación de acuerdos bilaterales y por la insuficiencia de los mecanismos europeos actuales para compensar la reducción de la protección en frontera y de la preferencia comunitaria ante la grave situación planteada por el fuerte desarrollo de las importaciones de flor cortada procedentes de países terceros.

4. HECHOS SIGNIFICATIVOS

4.1 PROTECCIÓN DE VARIEDADES

En enero de 2006, COAG, Asociaflor, FAECA, la Asociación Flor de Chipiona y GESLIVE firmaron un convenio con los objetivos básicos de garantizar la calidad de la flor cortada andaluza, regularizar la explotación de variedades protegidas de flor cortada, mediante las correspondientes licencias, así como establecer medidas dirigidas a asegurar el respeto a los derechos de los obtentores y de los agricultores adheridos.

GESLIVE es una entidad que defiende los intereses de las empresas de obtentores de material vegetal y persigue a todo aquel productor que vulnera los derechos del obtentor y no paga los royalties por utilización de las variedades de flor cortada que están protegidas según los derechos de propiedad intelectual. El sector, desprotegido contra este tipo de actuaciones, pretende mediante este acuerdo regularizar la situación, mejorar los estándares de calidad y poder optar a estas variedades de una manera legal sin que suponga un alto coste (estas variedades, además de ser más caras llevan un recargo por regalía y su uso está sometido a una licencia por parte de quien los obtiene, obligando al productor a comprar los esquejes todos los años).

4.2 USOS CRÍTICOS DEL BROMURO DE METILO

El sector de la flor cortada, como uno de lo principales cultivos dependientes del uso de bromuro de metilo para realizar una desinfección edáfica rentable, colabora en la petición de los usos críticos de esta sustancia después de 2005.

Desde 2002 COAG, como representante del sector de flor cortada en este proceso, mantiene numerosas reuniones con el Ministerio de Medio Ambiente, el MAPA, y representantes de las CC.AA. y otras organizaciones de productores y colabora en la redacción de la petición de usos críticos de cada año. El MBTOC, el organismo encargado de evaluar las peticiones en el marco del cumplimiento del protocolo de Montreal sobre sustancias contaminantes de la capa de ozono, concedió a España para el año 2006 para el sector de la flor cortada en Andalucía 39 tn y en Cataluña 15 tn como uso crítico del bromuro de metilo.

Fuente: COAG (AnuarioAgrario 2007)


Síguenos en

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.