Síguenos  
Toda la Agricultura en Internet
Empresas Compraventa Noticias Precios Agrícolas  Cursos Tienda On Line Vídeos Fotos Diccionario Foro  Recomendar Infoagro

CULTIVO DEL ANTHURIUM PARA FLOR CORTADA EN LA REGÍÓN DE MURCIA

1. Introducción.
2. Características botáncias.
3. Multiplicación.
4. Establecimiento del cultivo.
    4.1. Material vegetal.
    4.2. Preparación de banquetas.
    4.3. Plantación.
5. Necesidades de suelo y clima.
6. Riego.
7. Fertilización.
8. Labores de cultivo.
9. Plagas y enfermedades.
    9.1. Plagas.
    9.2. Enfermedades fúngicas.
    9.3. Enfermedades bacterianas.
10. Problemas fisiológicos.
11. Cosecha.
12. Postcosecha.
13. Referencias.


 
  Enviar a un Amigo
Corregir / Sugerir
Imprimir
Enviar
Tu Nombre
E-Mail destinatario
¿Algún comentario?

Corregir/Sugerir
¿Cuál es el error, o sugerencia?


 Cursos On Line
Cursos para profesionales, estudiantes y titulados

 
 Medidores para jardinería


 Anuncios Gratuitos
Anuncios clasificados de compra-venta de flores y ornamentales


 Mercados
Mercados nacionales e internacionales de flores y ornamentales

1. INTRODUCCIÓN.

El anthurium se cultiva generalmente por su valor ornamental siendo sus flores de gran belleza y variedad de colores que las hacen verdaderamente versátil y apropiadas para diversas ocasiones, dándole vistosidad a los arreglos florales, teniendo una gran demanda en el mercado tanto nacional como internacional, por su larga duración después de ser cortadas, pudiendo llegar a durar en florero de 15 a 20 días.

Las principales zonas productoras de anthurium para flor cortada en el mundo son: Holanda, Hawai, Isla Mauricio y Jamaica seguidas por otras con menor producción como Filipinas, Tahití, Tailandia, Malasia, India, Brasil, Trinidad, Florida, California, etc.

El anthurium es una planta que se adapta muy bien al cultivo tanto de planta en maceta, donde ocupa un lugar muy importante de ventas, como para flor cortada. En el cultivo de flor cortada su principal aprovechamiento es el de la flor, pero además se pueden comercializar sus hojas, que son un excelente complemento en verde. La duración del cultivo para su aprovechamiento comercial es de unos cinco a seis años, donde en los tres primeros la curva de producción es claramente ascendente, para ir decayendo a partir del cuarto año.

2. CARACTERÍSTICAS BOTÁNICAS.

El Anthurium pertenece a la familia de las Aráceas la cual es muy compleja, estando compuesta por más de 3.000 especies, clasificadas en 107 géneros distintos que a su vez se engloban en 8 subfamilias. Comprende géneros con gran importancia dentro del panorama de la planta ornamental y de la flor cortada tales como: Anthurium, Aglaonema, Alocasia, Dieffenbachia, Monstera, Philodendron, Spathiphyllum, Syngonium, Zantedeschia , etc.

El Anthurium es el género más grande de ésta familia siendo originario de los bosques lluviosos de Colombia, Ecuador y América Central. Se trata de plantas herbáceas y perennes variando su hábito de crecimiento en función de la especie, pudiendo ser terrestre y/o epifito. El nombre del género proviene de los vocablos griegos”Anthos” que significa “flor”  y “Oura” que significa “cola” en clara alusión a su inflorescencia. Este género comprende más de 1000 especies de las cuales las más conocidas y con mayor interés comercial son: A. andreanum, A. scherzerianum, A. watermaliense, A. crystallium y A. clarinerviun.

Sus raíces son fibrosas, cilíndricas, de consistencia carnosa y no son muy profundas.

Las hojas son alternas, con un pecíolo banalmente envainado y una lamina expandida, simple y entera, de borde liso. Lo que se conoce comercialmente como flor es en realidad una hoja modificada llamada espata.

El tallo es caulinar, simple, herbáceo cuando la planta es joven y semileñoso cuando está es adulta.

La inflorescencia es una espádice que se yergue sobre la base de la espata, y que contiene las flores verdaderas; estas son muy numerosas, pequeñas, hermafroditas con un ovario, dos carpelos y cuatro anteras. En el momento en que las flores maduran y están listas para ser polinizadas el espádice aparece húmedo y brillante.

Los frutos se presentan como unas protuberancias verrugosas sobre el espádice y  son unas bayas globulosas amarillas o rojas que contienen una o dos semillas pequeñas de color amarillo.


3. MULTIPLICACIÓN.

La propagación del anthurium se puede realizar por semillas y de forma vegetativa. La más empleada es por cultivo de tejidos que consiste en el cultivo de meristemos o trozos de hoja en un sustrato sintético y en condiciones de esterilidad. Garantiza la conservación de las características deseables de la planta madre al tratarse de un clon, aunque cuando este procede de una hoja pueden producirse mutaciones,  circunstancia ésta que no se da si procede de un meristemo. Es un método rápido, que no transmite enfermedades y actualmente es el más empleado en la propagación de las plantas de anthurium. Tuvo mucha importancia en el desarrollo rápido que ha sufrido el cultivo de éstas plantas.

4. ESTABLECIMIENTO DEL CULTIVO.

4.1. Material vegetal.

El material vegetal utilizado para la implantación de cultivos de anthurium procede de la propagación de las plantas por cultivo in vitro. A la hora de seleccionar una nueva variedad para flor cortada se tiene en cuenta su valor ornamental, la producción de flores, el porcentaje de primera calidad, la facilidad del embalaje y su duración en vaso. Se presenta en macetas de 20 a 25 cm con una edad de 8 meses que a su vez provienen del cultivo de plugs.

A la hora de realizar los pedidos de plantas debemos tener en cuenta las preferencias del mercado, en cuanto a colores más demandados, en los que actualmente predomina el color rojo con un 40 %, seguido a distancia por el rosa (13 %), bicolor  (11 %), blanco (8 %), crema (8 %), verde (6 %) ocupando el resto por una amplia gama de colores.

En el mercado existen más de 150 variedades comerciales de anthurium que generalmente son híbridos F1  del A. andreanum.

4.2. Preparación de banquetas. 

El cultivo se realiza en un invernadero multitunel en el que se dispone de banquetas con una anchura de 1,10 m quedando entre banqueta y banqueta un pasillo de 0,70 m.

Para la realización de las banquetas, primero se extiende sobre el suelo una lamina geotextil blanca, que va impedir el desarrollo de las malas hierbas. Sobre ésta se coloca una plancha de poliestireno expandido, que está diseñada con diferente grosor en el centro (8 cm) que en los extremos (6 cm) para dar una pendiente de aproximadamente un 4,5 % a las banquetas hacia los laterales, por donde se realiza el drenaje. Posteriormente se coloca una placa de polietileno negro, que convenientemente doblada se convertirá en la canaleta de drenaje. Para finalizar, se coloca una nueva placa de polietileno negro, más ancha que la anterior, que formará la banqueta propiamente dicha, la cual posee en el fondo situados hacia los laterales unos agujeros, por donde se realiza el drenaje.

Las banquetas están sujetadas en sus laterales con unas clavillas de acero para posteriormente proceder a su  llenado con perlita A-13, posteriormente se colocan las tuberías portagoteros para el riego localizado y se moja bien la perlita con agua a manguera para que al realizar el marcaje éste quede bien definido.

4.3. Plantación.

A pesar de que la plantación se puede realizar a lo largo de todo el año, la mejor época para efectuarla en la comarca del Campo de Cartagena es en primavera durante los meses de mayo - junio o en otoño a lo largo de los meses de octubre y noviembre.

La densidad de plantación es de 24 plantas por metro lineal de banqueta, situándose cuatro líneas en cada banqueta a una distancia de 25 cm entre ellas y con una separación de planta a planta dentro de la misma línea de 16 -17 cm, de ésta forma se consigue una densidad de plantación de 14  plantas por m2 de invernadero aproximadamente.Las plantas se entierran con todo el cepellón a una profundidad de aproximadamente 12 a 17 cm ya que en caso de plantar más hondo se produciría un estiramiento desmesurado de la planta, mientras que si se planta menos profundo las plantas crecerían más lentamente y se caerían antes.

Las plantas se colocan de forma que queden tumbadas en una misma dirección para conseguir que el cultivo sea más estable y evitar que las plantas se tumben unas sobre otras cuando sean más viejas.

5. NECESIDADES DE SUELO Y CLIMA

El anthurium se adapta bien a una amplia gama de suelos, siempre que estos estén bien aireados y bien drenados, con un pH entre 5 y 6,5, situándose su óptimo en 5,7.

A pesar de que se puede cultivar tanto en suelo como en sustrato, pero teniendo en cuenta su crecimiento epifito y que los suelos de la comarca del Campo de Cartagena son más bien arcillosos, se recomienda el empleo de un sustrato poroso, que ofrezca una buena relación aire/agua, con poros grandes  que permitan el crecimiento de sus gruesas raíces y el almacenamiento del oxigeno ya que en las plantas no hay transporte de oxigeno desde las hojas hasta las raíces. Debido a la duración del cultivo (5-6 años) se requiere que el sustrato posea una estructura estable, por ello se descartan los sustratos orgánicos, tales como turba, fibra de coco, etc., que al ir descomponiéndose forma una masa espesa que dificulta la respiración de las raíces e incluso la muerte de aquellas situadas en el fondo de la banqueta. En los sustratos inertes la capacidad de retención y formación de reservas es casi nula por ello es muy importante vigilar permanentemente la fertirrigación.

Un sustrato óptimo para el cultivo del anthurium debe reunir las siguientes características:

- Ofrecer a la planta el soporte necesario.
- Poseer poros grandes debido al grosor de las raíces, con una relación aire/agua de 1:1.
- Drenar con facilidad.
- Tener gran estabilidad física debido a la larga duración del cultivo.
- No debe contener elementos perjudiciales tales como cloro y sodio.

La temperatura óptima para el desarrollo del anthurium va desde 20 ºC a 30 ºC, situándose su temperatura ideal diurna entre 25 y 30 ºC y la nocturna entre 21 y 24 ºC.  La iniciación floral y el desarrollo vegetativo comienzan a lo 18 ºC, no tolerando bien las temperaturas nocturnas inferiores a 14 ºC, ya que a pesar de no producir un daño directo a la planta, sí produce mermas de producción. Si la temperatura es inferior a estos valores se producen daños por frío dependiendo estos de su intensidad y del tiempo que permanezca la planta expuesta al mismo. Temperaturas superiores a los 35 ºC pueden dañar a la planta produciendo quemaduras foliares, decoloración de la flor y acortamiento de la vida de la misma.

La humedad relativa en un cultivo de Anthurium debe permanecer entre el 60 % y el 80 %, si ésta es demasiado baja la fotosíntesis disminuye y si es excesivamente alta pueden aparecer problemas de origen fúngico.

La humedad relativa y la temperatura están íntimamente relacionadas y así tenemos que, en un día nublado, la temperatura deberá estar entre 18 ºC a 20 ºC con una humedad relativa de 70-80 %, en cambio en un día soleado, la temperatura deberá ser de 20 ºC a 28 ºC con una humedad relativa alrededor del 60 %. Por la noche la temperatura debe ser de 18 ºC con una humedad relativa no mayor del 90 %.

La intensidad luminosa óptima para el cultivo del Anthurium a nivel de las plantas se sitúa entre 18000 y 25000 lux (250-300 vatios · m2), no debiendo exceder ésta radiación de un máximo de 30.000 lux (350 vatios · m2) durante largos periodos de tiempo ya que un exceso de luz puede provocar que el crecimiento disminuya e incluso decoloraciones y quemaduras. El fotoperiodo no influye en el desarrollo ni en la producción la cual está relacionada directamente con la intensidad luminosa.

Para regular el ambiente dentro del invernadero se dotó a éste de calefacción por agua caliente, pantallas de aluminio móviles y cooling system.

6. RIEGO.

El riego empleado es por goteo con mangueras portagoteros de 16 mm de diámetro interior, colocando cuatro por banqueta, con unos emisores autocompensantes de 1,8 L · h-1 de caudal y separados entre sí 25 cm.

La cantidad y frecuencia de riego depende mucho de las condiciones climáticas, del sustrato y de la edad de la planta, siendo lo aconsejable mantener el sustrato siempre húmedo, pero no muy mojado, con una humedad uniforme y para ello se debe disponer de un sustrato con una alta capacidad de drenaje. Siempre es más aconsejable que falte un poco de humedad a que se produzcan situaciones de excesiva humedad que provocarían daños en las raíces y amarillamiento repentino de las hojas más viejas, mientras que si falta humedad se pueden apreciar quemaduras en el borde de las hojas.

La calidad del agua es muy importante en un cultivo de anthurium, especialmente si se trata de un cultivo en sustrato, ya que ésta planta es muy sensible a la salinidad. Las concentraciones de sodio y cobre  no deben ser superiores a 3 mmol · L-1 y las de bicarbonato deben ser de 0,5 mmol · L-1, pudiendo éste último ser neutralizado con ácido. Es muy importante conocer con que agua estamos regando y para ello debemos realizar un análisis de la misma, prestando especial atención a elementos como sodio, cloro, calcio y bicarbonatos.

El volumen de agua utilizado y el número de riegos realizados en una plantación adulta a lo largo de un año quedan recogidos en la tabla 1

Mes

Número de riegos al día

Agua aportada mensualmente (L·m-2 de invernadero)

Enero

2

47,3

Febrero

2

49,4

Marzo

3

79,5

Abril

4

97,6

Mayo

5

127,0

Junio

5

127,0

Julio

5

130,0

Agosto

6

149.0

Septiembre

4

124,1

Octubre

4

120,7

Noviembre

2

80,4

Diciembre

2

80,7

Tabla 1. Número de riegos y volumen de agua utilizado en una plantación adulta.

En las plantaciones jóvenes se deben reducir los riegos durante los meses de noviembre a abril en un 10-15 % y de los meses de mayo a octubre en un 20-25 % con respecto a una plantación adulta. Los datos expuestos anteriormente son adecuados para la explotación objeto de estudio, no obstante estos variaran en función de la climatología, tipo de sustrato, zona geográfica, etc. por ello solamente se deben tomar como orientativos.

7. FERTILIZACIÓN.

La aplicación de fertilizantes se realiza a través del riego localizado, de forma constante a lo largo de todo el cultivo, teniendo la precaución de no aplicar muchos nutrientes mientras son las plantas jóvenes.

Para realizar el cálculo de la solución nutritiva seguiremos  un orden, estableciendo primeramente la solución nutritiva ideal  para un sistema abierto (Tabla 2), y una vez conocido el análisis del agua, debemos ajustar el pH de la solución al valor 5,8 para lo cual neutralizamos los bicarbonatos del agua dejando 0,5 mmol de bicarbonato, posteriormente debemos determinar la cantidad de macroelementos que tenemos que aportar, seguidamente ajustaremos los microelementos y por último debemos determinar la conductividad eléctrica de la solución nutritiva observando que la misma no supere 1,2 a 1,5 dS · m-1.

Macroelementos (mmol·L-1)

Microelementos (ppm = mg·L-1)

NO3-

6,5

Fe++

1,2

NH4+

0,2

Mn++

0,2

H2PO4-

1,2

B

0,7

K+

4,0

Zn++

0,4

Ca++

2,2

Cu++

0,07

Mg++

1,5

Mo

0,05

SO42-

1,5

 

 

Tabla 2. Solución nutritiva tipo. Fuente: Alarcón A, 2001.

Es muy interesante que a lo largo del cultivo se realicen análisis foliares para poder conocer el estado en que se encuentran las plantas, teniendo en cuenta que la concentración de nutrientes optimas en un análisis foliar, determinado en una muestra de hojas recién desarrolladas y sin pecíolo, sería la que se muestra en la tabla 3.

Elemento

Bajo

Medio

Alto

Nitrógeno (%)

<2,0

3,0-4,0

>4,0

Fósforo (%)

<0,2

0,2-0,6

>0,6

Potasio (%)

<2,0

2,0-5,0

>5

Calcio (%)

<1,0

1,0-3,0

>3,0

Magnesio (%)

<0,3

0,3-1,0

>1,0

Azufre (%)

<0,2

0,2-0,6

>0,6

Hierro (ppm)

<50

50-400

>400

Manganeso (ppm)

<40

40-500

>500

Zinc (ppm)

<20

20-200

>200

Cobre (ppm)

<5

5-40

>40

Boro (ppm)

<20

20-100

>100

Tabla 3. Concentración de nutrientes en análisis foliar. Fuente: Universidad de Florida (UF/IFAS).

8. LABORES DE CULTIVO.

El entutorado se realiza con hilos laterales paralelos colocados a una distancia de 30 cm desde la banqueta y entre sí. En el frontal de cada banqueta se colocan dos postes de hierro de una altura de 1,50 m aproximadamente sobre los que se sujetan los hilos laterales. Cada 5 m de banqueta penden del techo del invernadero unas cadenas que sirven para dar soporte a los hilos laterales.

Cuando el cultivo ya es adulto y tiene cerca de un año se procede a la primera poda de hojas, que se realiza con el fin de que exista un equilibrio entre éstas y las flores, por que de haber demasiadas hojas los capullos florales tienen dificultades para emerger de entre las mismas e incluso pueden llegar a abortar por no recibir suficiente luz. A lo largo del cultivo ésta operación se repite aproximadamente cada dos meses, teniendo la precaución de dejar al mínimo dos o tres hojas por planta y cortando las hojas dañadas por plagas o enfermedades y aquellas que son adultas en cuyas axilas se desarrolló una flor ya cortada y que en caso de estar en óptimas condiciones se procederá a su comercialización.

9. PLAGAS Y ENFERMEDADES.

9.1. Plagas.

Las principales plagas que afectan al cultivo del anthurium son:

Acaros: Cuando se produce un ataque de araña (Tetranychus urticae, Polyphagotarsonemus latus) al principio se pueden apreciar unos punteados decolorados, mates y unas manchas amarillas que posteriormente pueden  afectar a toda la hoja la cual se abarquilla, se seca y puede llegar a caerse. Las hojas afectadas presentan una zona amarillenta en el haz que se corresponde con la existencia de colonias de esta plaga en el envés de la hoja. Si el ataque es fuerte puede afectar a las flores en forma de manchas marrones en las espatas, formándose telarañas que cubren la planta y pudiendo ocasionar la defoliación de la planta. Sus ataques se ven favorecidos por ambientes cálidos y secos.

Es importante controlar los primeros ataques antes de que la plaga se extienda. Para su control químico se realizan aplicaciones a base de abamectina, dicofol, clofentezin, fembutestan, etc. Pero teniendo la precaución de ir alternando las diferentes materias activas para evitar resistencias y siempre haciendo una prueba previa, ya que algunas de estas materias activas pueden resultar fitotóxicas para el cultivo.

También se puede realizar un control biológico con organismos tales como Amblyseius californicus y Phytoseiulus persimilis.

Trips: El principal es Frankliniella occidentalis. Sus picaduras  al succionar la savia producen manchas marrones y necrosis en hojas y flores devaluándolas comercialmente. Para su detección se utilizan placas comotrópicas de color azul y en su control biológico podemos utilizar Amblyseius cucumeris, Ambliseius swirskii, Orius laevigatus,  y Hypoaspis miles (control de las fases que se desarrollan en el sustrato). Para su control químico debemos alternar diferentes materias activas tales como formetanato, spinosad, metiocarb, etc.

Mosca blanca: Se trata de Trialeurodes vaporiorum y de Bemisia tabaci que succionan los contenidos celulares lo que provoca decoloraciones de las hojas. Segregan melaza lo que ocasiona la proliferación de hongos como la negrilla. Su control biológico se puede realizar con Eretmocerus mundus y Eretmocerus eremicus y Encarsia  formosa. Para su control químico se pueden usar metomilo, imidacloprid, buprofezín, etc.

Además de las plagas anteriores existen otras que también afectan a este cultivo aunque su repercusión es menor, entre ellas tenemos pulgones (Myzus persicae, Aphis gossypii, etc), orugas (Spodoptera exigua, Chrysodeixis chalcites, etc.), nematodos (Pratylenchus infestans, Meloidogyne spp, etc), cochinillas, caracoles, etc.

Cabe destacar aquí que todo el control de plagas en un cultivo de anthurium se puede realizar a través de organismos auxiliares y solamente realizar la aplicación de productos químicos en contadas ocasiones y dirigidos a los focos donde aparece la plaga, obteniendo de ésta forma unas producciones respetuosas con el medio ambiente.

9.2. Enfermedades fúngicas.

Las que mayor importancia representan en el cultivo del anthurium son:

Podredumbre radicular: Ocasionada generalmente por ataques de los hongos Pythium spp. y Phytophtora spp. Sus síntomas se manifiestan en que los bordes de las hojas amarillean deteriorándose rápidamente mientras que el centro está intacto, estas cuelgan lánguidamente y se vuelven quebradizas. Las infecciones iniciales en las raíces son de color grisáceo y pequeñas que pueden ampliarse rápidamente tomando un color marrón, para afectar posteriormente a todo el sistema radicular. Llegado este punto las hojas se marchitan, amarillean y la planta se puede morir. Si se observa las raíces de las plantas afectadas, el centro de las mismas permanece todavía intacto.

Normalmente las podredumbres radiculares se presentan cuando las circunstancias en que se desarrollan las raíces no son las mejores, bien por frío o bien por que el sustrato se encuentra demasiado húmedo o excesivamente seco.

El control de esta enfermedad se puede realizar con aplicaciones a base de oxamilo, fosetil aluminio, etc.

Antracnosis: El hongo causante de esta enfermedad es el Colletrotichum gloeosporioides, que en circunstancias de exceso de humedad provoca manchas negras en las hojas, mientras que si el ambiente es seco se producen manchas húmedas de color marrón en el borde de las hojas. También puede afectar a la base de las hojas y al espádice donde se aprecian puntos parduscos, llegando a volverse todo el espádice de color negro.

Septoria: Causada por el hongo Septoria anthurii, produce manchas irregulares de color gris pardo con el centro muerto de color marrón y con los bordes amarillos. Su control químico se puede llevar a cabo con captan, clortalonil (preventivo), etc.

Otros hongos que en menor medida pueden afectar al cultivo del  anthurium son Botrytis cinerea, Cylindrocarpom destructans, Fusarium spp, Rhizoctonia spp,  etc.

9.3. Enfermedades bacterianas.

Es muy importante establecer medidas de lucha preventiva contra estas enfermedades por que, una vez que hacen su presencia, su control es muy difícil.

Xanthomonas campestris pv. dieffenbachiae: Los primeros síntomas de la presencia de esta bacteria aparecen en el borde de las hojas y en las espatas, en forma de pequeñas manchas acuosas primeramente traslucidas amarillentas para posteriormente tornarse a un color marrón en el centro y amarillento en los bordes. Estas pequeñas manchas se unen formando zonas necróticas grandes en el borde de las hojas y pudiendo afectar a toda la hoja. La bacteria puede invadir los tejidos vasculares finos de los pecíolos y de los tallos impidiendo el desplazamiento de alimentos y agua a través de la planta, motivo por el cual las hojas amarillean y las flores son de color pálido. Los tallos afectados se vuelven de color marrón oscuro y se produce la muerte de la planta.

Las medidas de control que se deben tomar son de carácter preventivo y se basan en:

- No regar a menos que sea estrictamente necesario y en todo caso no mojar las hojas ni las flores.
- Mantener las medidas higiénicas de forma estricta.
- No usar abonos nitrogenados a base de nitrógeno amoniacal.
- Utilizar un cuchillo por banqueta para cortar las flores y las hojas, siendo este diferente al usado en otras banquetas y desinfectarlo después de realizar estas operaciones.
- Retirar las plantas afectadas por la enfermedad en bolsas de plástico debidamente cerradas al exterior del invernadero.

Erwinia carotovora: Afecta principalmente a plantas jóvenes y se manifiesta por la coloración amarilla de la hoja que comienza en la base del tallo y se extiende por los nervios principales. Es muy característico el fuerte olor que se produce en las podredumbres surgidas en la base de los tallos.

Pseudomonas spp: sus síntomas se manifiestan como manchas negras con el filo amarillo que se producen generalmente al lado de los nervios y a veces limitadas por estos.

Otros de los problemas que se pueden suscitar en el cultivo del anthurium son las virosis de las que destacan por su importancia la causada por el virus del bronceado del tomate (TSWV), transmitido por Frankliniella occidentales.

Para la aplicación de las materias activas aquí recomendadas u otras nuevas, antes de su utilización se deben consultar si están registrados sus usos para este cultivo, dado la variabilidad y rapidez de cambio que sufren las mismas en el Registro de Productos Fitosanitarios.

10. PROBLEMAS FISIOLÓGICOS.

Son problemas causados por condiciones ambientales, manejo del cultivo o  circunstancias del crecimiento inadecuado y su importancia depende de la sensibilidad de la variedad. Entre los más significativos encontramos:

Deficiencia de potasio: se manifiesta sobre todo en cultivos jóvenes recién plantados, donde el contenido de este elemento en la solución del sustrato puede llegar a ser inferior a 1,5 mmol·L-1 siendo lo ideal de 3,5 a 4,5 mmol·L-1. El cultivo adquiere un color más claro y un crecimiento menos vigoroso. Para su corrección se recomienda mantener la concentración óptima en este elemento, al menos, durante los cuatro meses posteriores al transplante.

Vidriosidad: Se produce cuando existe una gran presión radicular ocasionada por cambios de periodos de mucha evaporación con otros de escasa evaporación. Se manifiesta con palidez en las variedades con colores vivos y con un color azulado en variedades rojas y naranjas. Puede afectar tanto a hojas como a las flores y es más frecuente observarla por las mañanas. Se ve favorecida por problemas de frío, sustrato demasiado húmedo y por bajos niveles en el sustrato  de conductividad eléctrica, pH y potasio.

Daños por frío: Se manifiestan principalmente en los tallos como círculos concéntricos de color marrón. Se produce cuando la temperatura es inferior a los 12 ºC.

Atascamiento de brotes: La flor se queda atrapada en la hoja más joven que se ciñe a su alrededor y se debe generalmente a excesiva sequedad causada por una baja humedad atmosférica. Depende mucho de la variedad siendo más frecuente en aquellas cuyas hojas jóvenes son largas.

11. COSECHA.

El índice de  madurez de la flor y por lo tanto el punto de corte está determinado por el cambio de color del espádice y por la firmeza del pedúnculo. El espádice es quien contiene las verdaderas flores; tanto femeninas, más próximas a la base, como las masculinas situadas en el extremo opuesto. Las flores femeninas maduran antes que las masculinas, siendo aquellas las que nos indican el grado de madurez de la flor, ya que el espádice va cambiando de color, desde su base hasta la punta, a medida que van madurando las mismas. El momento óptimo de corte será cuando se produzca el cambio de color del espádice en el 75% de su longitud. El pedúnculo, justo por debajo de la espata, en el momento del corte pasa de estar blando a volverse fuerte y sólido.

Si las flores se cortan sin estar en el momento óptimo de corte se reduce su duración y conservación, pudiendo presentar decoloraciones azules en la espata.

Para cortar las flores se debe realizar con un cuchillo, haciendo un corte limpio aproximadamente a tres centímetros de la base del tallo. Se emplea un solo cuchillo por cada banqueta y una vez cortadas las flores se desinfecta. A la hora de realizar la cosecha se debe llevar mucho cuidado ya que la flor se daña con gran facilidad lo que mermaría su calidad y su valor comercial.

La planta produce flores todo el año, de tal modo que de cada axila de las hojas puede brotar una flor y la secuencia de hoja, flor y nueva hoja se mantiene a lo largo de la vida de la planta, por lo que la producción de hojas es un índice de la cantidad de flores que es capaz de producir una planta. En la realidad la producción de hojas es mayor que la de flores dependiendo esta última de factores tales como, la variedad, clima, suelo y principalmente de la intensidad luminosa. Cuanto mayor es ésta mayor es la cantidad de flores producidas. No obstante con un exceso de luz la planta puede cerrar los estomas, manifestando posteriormente una decoloración.

La entrada en producción es rápida y depende fundamentalmente del estado en que se encuentre la planta en el momento de la plantación y de la variedad, pudiendo cortarse las primeras flores a los 45 - 60 días tras la plantación, siendo estas de categorías inferiores con diámetros de flor pequeños y tallos cortos.

Además de por la producción de flores este cultivo se puede aprovechar por sus hojas, que se comercializan como verde ornamental en paquetes de diez unidades cada uno. La cantidad de hojas que se pueden vender a lo largo del año depende mucho de cada cultivo pero puede llegar a 35 - 40 hojas por m2.

La producción media obtenida en los cultivos estudiados en su segundo año de cultivo es de 52 flores por m2 de invernadero y varía mucho de unas variedades a otras como se puede apreciar en la tabla 4. Del total de flores cortadas un 78 - 82 % son flores de calidad superior, que se venden unitariamente, mientras que el resto son de calidad inferior comercializándose en paquetes de diez flores cada uno.

Variedad

Flores·m-2

Variedad

Flores·m-2

Variedad

Flores·m-2

Acrópolis

53,5

Laguna

39,0

Rosa

52,5

Calore

44,0

Máxima

51,7

Santé

59,6

Casis

49,0

Midori

38,6

Simba

45,7

Champagne

55,2

Monet

52,0

Sirión

53,2

Cheers

53,7

Pistache

41,6

Terra

58,2

Fantasia

52,7

Presence

51,8

Tropical

55,0

Fire

49,7

Previa

41,6

Tropic night

58,7

Tabla 4. Producción en el segundo año de cultivo.

12. POSTCOSECHA.

Una vez realizado el corte las flores se deben poner inmediatamente en agua limpia, teniendo la precaución de que no se dañen.

Aunque no existen estándares de calificación formales para anthurium, una alta calidad implica tallos largos, uniformidad de color, madurez adecuada, brillo de la espata y ausencia de daños o enfermedades. En Holanda se llevan a cabo clasificaciones en las que se tipifican como A1 aquellas flores que están frescas, limpias, sin daño alguno, tienen buena forma y color, son uniformes en grado de maduración, tamaño y rigidez, están libres de plagas y enfermedades, sus tallos tienen la longitud y rigidez correcta y no tienen desviaciones de crecimiento, mientras que serán de categoría A2 si se desvían ligeramente de cualquier de estos parámetros y se clasifican como B1 si las desviaciones son acentuadas.

Una clasificación, aunque no formal, que se viene empleando habitualmente en el mercado europeo es la recogida en la tabla 5 que clasifica a las flores además de por su calidad por su formato y para ello se determina el diámetro de la flor a la altura de sus brotes.

Número de flores por caja

Diámetro de la flor (cm)

Longitud del tallo (cm)

8

21-23

60-80

10

17-20

60-80

12

14-17

60-80

16

12-15

50-80

Tabla 5. Clasificación del anthurium en el mercado europeo.

Para el almacenamiento de la flor cortada de anthurium se debe tener en cuenta que ésta es muy sensible a los daños por frío, siendo la temperatura ideal de almacenamiento de 18 a 20 ºC  por lo que no se deben meter las flores en cámaras frigoríficas a bajas temperaturas con las demás flores, debiendo permanecer a temperaturas superiores a los 10 ºC ya que de lo contrario se producirán tonalidades moradas, pardeamientos y posteriores necrosis.

Si las flores son tratadas adecuadamente su duración en florero puede ser de tres semanas o más, e incluso después de una semana de almacenamiento, la vida en florero puede seguir siendo adecuada si se aplican técnicas apropiadas en el manejo de la flor.

Las flores de categorías superiores suelen ser embaladas individualmente con una bolsa de plástico que protege su espata y con un tubo con agua en la base del tallo, para proceder a colocarlas en cajas de cartón que faciliten su transporte. Actualmente un sistema que está introduciéndose en el embalado de flores de anthurium es el “flow pack”. Las flores de categorías inferiores se comercializan en paquetes de diez unidades cada uno.

13. REFERENCIAS.

Alarcón, A (2002): Soluciones nutritivas tipos para cultivos sin suelo. Plantflor Cultivo & Comercio- 88 -2001.
Atehortúa, L y Pizano, M (2003): Anthurios;  Ed. HortiTecnia.
García, F (2004): Manejo integrado de cultivos “ICM” en Anthurium. Plantflor Cultivo & Comercio- 101 -2004.
Higaki, T. and R.T.Poole. 1978. A media and fertilizer study in anthurium. J. Amer. Soc. Hort. Sci. 100 1):98-100.
Kunisaki, J. (1980): In vitro propagation of Anthurium andreanum Lind. HortScience 15:508-509.
Murguía, J (1996). El Cultivo de Anturios. Universidad Veracruzana.
Romero, M y Arcas, N (2003): La floricultura en la Región de Murcia. Consejería de Agricultura, Agua y Medio Ambiente.
Van Herk, M, et al (1998): Guía de cultivo del anthurium, conocimientos mundiales para los cultivadores del mundo entero.

 

Antonio Pato Folgoso
L. Fernando Condés Rodríguez
Francisco E. Vicente Conesa
Oficina Comarcal Agraria
Cartagena-Mar Menor

 


Síguenos en

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.