Toda la Agricultura en Internet
 

Portada DOCUMENTOS

Marruecos, Oportunidades de negocio

Marruecos es quizás uno de los países de África que está sufriendo en los últimos años una transformación más profunda, con un mercado en crecimiento de algo más de 30 millones de habitantes, que demanda cada vez más bienes y servicios.
 

Menú documento
 

MARRUECOS, OPORTUNIDADES DE NEGOCIO

1. Oportunidades de negocio para la empresa española
1.1.1.El mercado
1.1.2.Importancia económica del país en su región
1.1.3.Oportunidades comerciales
1.1.3.1.Compras del sector público
1.1.3.2.Sectores con demanda potencial de importaciones
1.1.4.Oportunidades para invertir
1.1.4.1.Concesiones, Privatizaciones y otras
1.1.4.2.Sectores con demanda potencial de inversión extranjera
1.1.5.Fuentes de financiación
1.2. Previsiones a corto y medio plazo de las relaciones económicas bilaterales

1. Oportunidades de negocio para la empresa española

1.1.1. El mercado

Marruecos es quizás uno de los países de África que está sufriendo en los últimos años una transformación más profunda, con un mercado en crecimiento de algo más de 30 millones de habitantes, que demanda cada vez más bienes y servicios. La estabilidad política y económica alcanzada en la última década, reflejada en la obtención de unos equilibrios macroeconómicos dignos de reseñar y la apuesta de las autoridades por la modernización de la economía y por su apertura al exterior, hacen de la economía marroquí un polo de atracción para la empresa española.

En efecto, Marruecos ofrece oportunidades de negocio significativas a las empresas españolas derivadas no sólo de la cercanía geográfica y complementariedad de las economías, sino también de las sucesivas rebajas arancelarias, fruto de la aplicación, a partir de marzo de 2000, del Acuerdo de Asociación con la UE. Marruecos es el principal destino de nuestras exportaciones a África, con notable diferencia con respecto a los demás países de la zona, hasta el punto de que nuestras ventas a este país superan la suma de las exportaciones a Argelia y Egipto. España es, además, el segundo país proveedor de Marruecos, tras Francia.

Asimismo, la entrada en vigor de los distintos acuerdos de libre comercio firmados recientemente con EE.UU., con los países del Acuerdo de Agadir y con Turquía, permiten a las empresas españolas utilizar el mercado marroquí como vía de entrada de una manera preferencial a estos mercados a través de su instalación en Marruecos.

Por otro lado, el proceso de modernización que está llevando a cabo Marruecos plasmado en el desarrollo de importantes programas de infraestructuras, vivienda, turismo, electrificación, etc., junto con el proceso de privatización de empresas públicas y concesión de servicios públicos a operadores privados abren un mercado de enormes posibilidades de negocio para las empresas españolas.

A todos estos elementos hay que añadir el hecho de que Marruecos es un importante país de destino de los programas de las Instituciones Financieras Internacionales y de la UE, lo que hace que las oportunidades de negocio sean muy importantes. Todos estos elementos han contribuido a que cada vez sea más significativa la presencia de empresas españolas instaladas en este mercado.

1.1.2. Importancia económica del país en su región

Marruecos forma parte, junto con otros 2 países, Argelia y Túnez, de la región del norte de África conocida como Magreb, que en conjunto posee un reducido peso económico en la economía mundial, aunque un importante peso específico en la zona. En efecto, el PIB de la región supone apenas un 0,42% del PIB mundial en 2006, pero el 14,6% de PIB de África y Oriente Medio, porcentaje este último que se sitúa en el 4,1% del PIB en el caso de Marruecos y del 8,1% para Argelia.

En términos de PIB per cápita, Marruecos con 2.148,91 USD se sitúa por debajo de la media de los países del Magreb (2.863,36 USD) aunque está muy por encima de la media del África Subsahariana (921,13 USD).

1.1.3. Oportunidades comerciales

El mercado marroquí presenta un potencial atractivo para las exportaciones españolas. Las oportunidades comerciales están ligadas a las necesidades de un país, en el que si bien el sector agrícola continúa manteniendo un peso elevado, las autoridades han apostado por conseguir una mayor diversificación de la economía, impulsando el desarrollo de la industria y de los servicios.

La vecindad geográfica y la complementariedad de nuestras economías pueden permitir el mejor aprovechamiento de los nichos de mercado que se presenten, por un lado, en sectores con una tradicional importancia en la economía local como el sector textil, el agrícola, el pesquero, el agroalimentario y el minero, que generan necesidades en materiales, maquinaria y bienes de equipo. Por otro lado, los derivados del proceso de modernización y desarrollo de Marruecos que abre también grandes oportunidades de exportación en sectores como el energético, el sector turístico, la construcción e infraestructuras, las telecomunicaciones, los servicios públicos en régimen de concesión, los transportes y la distribución comercial.

Asimismo, el desarme arancelario que se está produciendo en el marco del Acuerdo de Asociación con la UE y la consecuente simplificación del régimen de comercio debería permitir aumentar nuestras exportaciones a este país dada la aún reducida productividad y competitividad de su economía.

1.1.3.1 .Compras del sector público

El proceso de modernización de la economía marroquí puesto en marcha por las autoridades se está viendo plasmado ya en un gran número de licitaciones públicas y proyectos, muchos de ellas asociados a financiación multilateral o de terceros países.

La mayor parte de estos proyectos están ligados a la construcción de todo tipo de infraestructuras (carreteras, ferrocarriles, aeropuerto, etc.), saneamiento de aguas potables, residuos sólidos, desarrollo del sector eléctrico, sector de telecomunicaciones, etc.

A parte de las oportunidades de inversión que estas licitaciones ofrecen a las empresas españolas y que se comentarán en un epígrafe posterior, destaca el efecto arrastre que dichos proyectos pueden tener sobre las exportaciones españolas sobre todo en lo relativo a bienes de equipo y maquinaria diversa.

1.1.3.2. Sectores con demanda potencial de importaciones

Muchos de los sectores atractivos para la inversión española representan al mismo tiempo una oportunidad desde el punto de vista comercial, sea por la consiguiente demanda de bienes de equipo que generará la inversión, sea porque la inversión va dirigida a cubrir una demanda del mercado marroquí que también puede ser cubierta mediante exportaciones.

Por ello, se puede considerar que la demanda de importaciones en Marruecos corresponde a las necesidades de un país emergente, en las que junto a un sector agrícola con un peso importante en la economía conviven un sector industrial y de servicios en pleno desarrollo.

1.1.4. Oportunidades para invertir

Marruecos ofrece numerosas oportunidades de inversión derivadas del proceso de apertura y modernización que actualmente está atravesando esta economía. Por un lado, destacan las oportunidades ligadas al desarrollo de programas públicos y que por tanto se materializan a través de licitaciones y concesiones y por otro lado las que surgen en sectores con un potencial significativo de crecimiento en el actual momento que atraviesa la economía marroquí.

1.1.4.1. Concesiones, Privatizaciones y otras

Como se ha comentado, el proceso de modernización de la economía marroquí se está viendo plasmado en un gran número de licitaciones públicas, privatizaciones y concesión de servicios públicos que tienen por objeto preparar la economía para su apertura a la competencia internacional e introducir al sector privado en sectores, hasta el momento, altamente regulados o intervenidos por el sector público. Destacan los siguientes:

Energético: El sector energético se ha visto sometido en los últimos años a una profunda reforma que afecta a todas sus ramas: electricidad, petróleo, gas natural, etc. Destaca la energía eléctrica, en donde el anuncio de liberalización efectiva del sector y la política de concesiones que afectan tanto a la producción como a la distribución de energía eléctrica pueden representar oportunidades de interés para los operadores españoles. Asimismo, destaca la importante presencia de empresas españolas en el desarrollo del Programa de Electrificación rural, que participan tanto a nivel de suministro de materiales como de ejecución.

También presenta una oportunidad de futuro el sector de las energías renovables, para el que existe un programa importante de construcción y de concesión de gestión delegada de centrales de energía eólica a medio plazo, y en cuyo desarrollo ya están presentes empresas españolas.

Por otro lado, el proyecto de la introducción del Gas Natural en Marruecos puede interesar a operadores españoles puesto que la participación española en la construcción y gestión del gasoducto Maghreb-Europa fue muy activa.

Finalmente, en los últimos años se están relanzando las concesiones para la exploración de yacimientos petrolíferos en Marruecos.

Transportes: la reciente liberalización del sector de transporte y la concesión de algunos servicios augura buenas oportunidades para los inversores españoles. Asimismo, parte del desarrollo de este sector está asociado al necesario desarrollo de plataformas logísticas, que mejoren los canales de distribución en Marruecos.

Infraestructuras de transporte: La necesidad de Marruecos de dotarse de una dotación adecuada de infraestructuras de transporte ha supuesto la puesta en marcha de diversos proyectos de mejora o ampliación de la red de autopistas y carreteras, construcción o mejora de aeropuertos y puertos y extensión y mejora de la red de ferrocarriles. Las principales sociedades públicas marroquíes tienen previstos programas de inversión en sus respectivos ámbitos de competencia, destacando los programas de la ONE (Oficina Nacional de Electricidad), la ONCF (la Oficina Nacional de Ferrocarriles), la ADM (Autopistas de Marruecos), la ONEP (Oficina Nacional de Aguas Potables), la ONDA (Oficina Nacional de Aeropuertos), la ODEP (Oficina de Puertos).

Las autoridades marroquíes conscientes del tradicional déficit de carreteras que presentaba este país, lanzaron en la anterior década un ambicioso programa de construcción de autovías y otro relativo a la mejora y ampliación de la red de carreteras rurales. El desarrollo de los mismos está contando, en la mayoría de los casos, con financiación internacional. Respecto al Plan Nacional de Autovías, las actuaciones se centran sobre dos grandes ejes de unión, el Norte-Sur y el Este-Oeste. El primer eje contempla la realización de las uniones siguientes: Casablanca-Rabat-Tánger-Tetuán-Ceuta; Casablanca-El Jadida-Jors Lasfar; y Rabat-Casablanca-Marrakech-Agadir-Taroudant .El segundo eje incluye los tramos de Rabat-Fez-Oujda y el tramo Tánger-Oujda (conocido como la rocade méditerranéenne). Algunos de estos proyectos ya se han realizado y el resto o bien están en construcción o bien en fase de estudio lo que está abriendo enormes oportunidades a las empresas constructoras, así como a aquellas ligadas a este tipo de infraestructuras (señalización, áreas de descanso, sistemas de peaje, etc). El otro programa que centra los esfuerzos de las autoridades marroquíes en este área es el Plan Nacional de Carreteras Rurales, lanzado en 1999 con el objetivo de construir en 9 años 11 236 Km. de carreteras rurales.

Paralelamente, las infraestructuras portuarias y aeroportuarias están ampliándose de manera significativa en los últimos años para hacer frente al aumento exponencial en el tráfico de mercancías y turistas. Destaca especialmente la construcción del puerto Tánger-Med, a 15 Km de Algeciras, inaugurado en julio de 2007, y cuya ampliación ha comenzado a construirse, y la reciente ampliación de los aeropuertos de Casablanca y Tánger. La mayor parte de estos proyectos y otros que están en fase de licitación o estudio están siendo financiados por fondos internacionales y son realizados por empresas internacionales.

Dentro de las infraestructuras de transporte, destacan las oportunidades ligadas al plan de extensión y mejora de la red de ferrocarriles y más concretamente las ligadas al desarrollo de la futura línea de alta velocidad que unirá las ciudades de Tánger y Casablanca a finales de 2013, la construcción de nuevas estaciones ferroviarias, la venta de material rodante y los proyectos de electrificación, telemando de energía y señalización.

Equipamiento hospitalario. El sector de la sanidad es uno de los más deficitarios en cuanto a infraestructuras y cobertura de la población. En la actualidad existe un plan de modernización de los centros hospitalarios universitarios de Casablanca y Rabat y de construcción de dos centros hospitalarios en Marrakech y Fez. Hay un programa de creación de centros de salud y de rehabilitación de hospitales provinciales en el norte, apoyado por la Unión Europea y la Agencia de Cooperación Española, entre otros.

Construcción residencial: A los planes de desarrollo turísticos, se les une el lanzamiento de diversos programas públicos para la construcción de viviendas sociales y para uso residencial. En el año 2001, el Rey advirtió contra la proliferación de la vivienda insalubre y apeló a la adopción de un programa nacional de lucha contra este fenómeno. El resultado fue la puesta en marcha del programa de ciudades sin suburbios (villes sans bidonvilles), entre cuyas medidas se encuentran: la puesta a disposición de promotores inmobiliarios involucrados en construcción de viviendas sociales de terrenos del Estado a precios preferenciales, la mejora de las condiciones de los préstamos para la compra de viviendas sociales y la reestructuración de los Operadores Públicos de la Vivienda (OPH). Junto a la lucha contra la vivienda insalubre, existe un programa de construcción de 15 nuevas ciudades con el objetivo de disminuir la presión sobre los actuales núcleos urbanos. Actualmente están en construcción 3 de ellas con participación de empresas españolas en estos proyectos.

Servicios públicos en régimen de concesión: el desarrollo de las concesiones de la gestión delegada de servicios públicos y los buenos resultados dados por las concesiones vigentes, unidos a la previsión a medio plazo de nuevas convocatorias de concesiones de explotación de puertos, de los servicios de distribución de agua potable, electricidad y saneamiento en varias ciudades, así como de servicio de transporte urbano, abre enormes posibilidades en este campo, en el que ya están presentes un elevado número de empresas españolas

Medioambiente: Destaca sobre todo las oportunidades ligadas al tratamiento de agua potable y desalación. Las sucesivas sequías han obligado al gobierno marroquí a adoptar un plan para racionalizar la utilización del agua y buscar nuevos recursos. Las zonas rurales son objeto de una atención particular para el suministro de agua potable. La ONEP (Office National de l’Eau Potable) está llevando a cabo proyectos para el suministro de agua potable en el norte de Marruecos con el apoyo financiero de algunos organismos multilaterales como el BEI. Por otro lado, tras la entrada en vigor del Protocolo de Kyoto, en febrero de 2005, Marruecos ofrece posibilidades interesantes a las empresas españolas que pueden participar en proyectos reductores de emisiones cofinanciados por España. En este sentido, Marruecos es el único país, a parte de los iberoamericanos, con los que España tienen firmado un Memorando de entendimiento (MOU), en virtud del cual ambos países se comprometen a cooperar y trabajar conjuntamente en proyectos que se encuadren en el marco del Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL).

1.1.4.2. Sectores con demanda potencial de inversión extranjera

Sector pesquero: Apertura cada vez más patente del sector con la creación de varias empresas mixtas tanto en lo que se refiere a la pesca extractiva como a la industria conservera y de congelación. Asimismo, oportunidades derivadas de la entrada en vigor, el 12 de abril de 2007, del nuevo Acuerdo de Pesca con la UE. Las empresas españolas se beneficiaran no sólo de la posibilidad de faenar en aguas marroquíes, sino también de un incremento de la colaboración en materia pesquera y de un mayor atractivo para el desarrollo de las industrias conexas.

Agricultura e industria agroalimentaria: Aparte de la ya comentada licitación de las tierras agrícolas pertenecientes a la SODEA y la SOGETA, destacan las oportunidades que se abren en el sector de las industrias agroalimentarias, poco desarrollado en este país y con una demanda creciente resultado de la occidentalización de los gustos de una parte de la población. Asimismo, la gradual modernización del sector agrícola marroquí está suponiendo una demanda importante de maquinaria agrícola e insumos agrícolas (envases, embalajes, plásticos, envases, embalajes, semillas, etc.). La necesidad del sector agrícola marroquí, en pleno proceso de modernización, de todos estos productos, unida a la competitividad de las empresas españolas proveedoras de los mismos implica una enorme oportunidad de negocio para nuestro país.

Sector turístico e industrias conexas: En el marco de la actuación en el sector turístico, conocida como Visión 2010, se preveía la construcción de seis estaciones balnearias en la costa de Marruecos (Plan Azur), así como la renovación de la estructura hotelera existente. Los operadores españoles están aportando su experiencia y su tecnología tanto en lo que se refiere a la gestión hotelera como a las actividades referentes a las industrias conexas. En este sentido, existen dos empresas españolas concesionarias de dos de las seis estaciones balnearias y por otro lado se observa un incremento reciente de promotores inmobiliarios del sector turístico en las costas marroquíes y fundamentalmente en la costa norte. Asimismo, comienzan a establecerse cadenas hoteleras españolas en este país. Dada la buena progresión de la visión 2010, las autoridades marroquíes han decidido ampliar su estrategia turística con la visión 2020, todavía en fase de elaboración.

Telecomunicaciones y Nuevas Tecnologías de la Información: Marruecos está actualmente llevando a cabo el proceso de liberalización en el sector de las telecomunicaciones, en el que se encuentran presentes ya empresas españolas, más concretamente en el sector de la telefonía tanto fija como móvil. Respecto a las actividades de Internet y de nuevas tecnologías (como los centros de atención al público: Call Center), sector prioritario de la Administración marroquí, existen muchas posibilidades para las empresas españolas de implantarse, observándose en los últimos años una deslocalización de los Call-center españoles hacia este país. Dentro del sector audiovisual, tras la aprobación, en noviembre de 2004, de la Ley Audiovisual–ley 03/77- publicada en el Boletín Oficial de 3 de febrero de 2005, salieron a licitación la concesión de frecuencias de emisión. Finalmente, la Alta autoridad para la comunicación audiovisual concedió en mayo de 2006 11 licencias, 10 de radio y 1 de televisión. Por otra parte 2006 ha sido el año en que dos grandes cambios se han producido en la industria audiovisual marroquí ya que asistimos a la llegada de la TV por ADSL y a la creación del primer sistema de medición de audiencias marroquí.

Textil y confección: Recientemente, este sector ha atravesado una situación delicada, como consecuencia del incremento de la competencia internacional, que supuso el fin, en enero de 2005, del acuerdo multifibras. El sector textil marroquí caracterizado, en términos generales por una baja productividad de la mano de obra local y unos costes de producción altos (energía, suelo, etc), se enfrente a una competencia creciente sobre todo de los países del sudeste asiático, y en menor medida de países como Turquía, Túnez y el antiguo bloque del Este de Europa. No obstante, en 2006 el sector presentó claros síntomas de recuperación. Además, la firma de varios acuerdos de libre cambio con países árabes, Turquía y en particular con Estados Unidos, además del vigente Acuerdo de Asociación con la UE abre perspectivas interesantes a las empresas españolas para implantar unidades de producción en Marruecos en el sector de textil, cuero y la industria del calzado, que le sirvan de plataforma para entrar en estos mercados.

Minería: El nuevo código de minería, mucho más flexible y favorable a las empresas privadas, ha hecho que crezca el interés por el sector. Varias empresas extranjeras, principalmente de Estados Unidos, han obtenido permisos para realizar prospecciones. Según los estudios geológicos y la nueva cartografía realizada por una empresa española, el sector tiene un gran potencial de crecimiento. Por su parte, la OCP (Office Cherifien des Phosphates) tiene un importante programa de inversión para los próximos años.

Material eléctrico y electrónico: Éste es uno de los sectores que más oportunidades ofrece a nivel de intercambios comerciales, siendo uno de los capítulos arancelarios con mayor cifra de importaciones. El esfuerzo que está realizando el gobierno marroquí en la adecuación de las normas de calidad, especialmente en este sector y la eliminación de derechos arancelarios para estos productos derivada de la entrada en vigor del Acuerdo de Asociación, harán más competitivos a los productos europeos frente a la escasa producción marroquí y la fuerte competencia que representaban los productos asiáticos, de menor calidad pero también de inferior precio.

Equipos de frío industrial: La modernización de las industrias agroalimentarias y pesqueras, y las mayores exigencias en cuanto a calidad se refiere, obligan a las empresas del sector a modernizarse y a mejorar sus instalaciones de conservación de los productos comercializados.

Materiales de construcción: El sector de la construcción está actualmente en auge, lo que se traduce en fuertes inversiones y en un incremento de la producción o importación de materiales de construcción. Destaca, sobre todo, el aumento de la producción de cemento, industria de gran importancia en Marruecos, que cuenta con la presencia de grandes grupos multinacionales como Lafarge, Holderbank o Italcementi, que están creando nuevas unidades de producción y diversificando sus productos. También se observa el importante volumen de importaciones de aquellos materiales no producidos en Marruecos, y de la maquinaria dirigida al sector.

1.1.5. Fuentes de financiación

La financiación multilateral tiene gran importancia en Marruecos. Existen muchas oportunidades en los concursos que la Comisión Europea publica frecuentemente, tanto a nivel de consultoría-ingenierías como de infraestructuras financiados dentro del Programa MEDA. El BEI, el Banco Mundial, el Banco Africano de Desarrollo y el Banco Islámico de Desarrollo también financian numerosos proyectos. Las distintas licitaciones lanzadas por estos organismos son publicadas, entre otros medios, en el portal ICEX en la sección dedicada a oportunidades de negocio.

En cuanto a la financiación bilateral, destacar el Acuerdo Económico y Financiero firmado con España el 8 de diciembre de 2003, así como las líneas de financiación acordadas en el marco de la Reunión de Alto Nivel celebrada entre ambos países en marzo de 2007 en Rabat.

En el marco de la cooperación económica y financiera, Marruecos y España han hecho un llamamiento a los actores públicos y privados de sus respectivos países para que procedan a una evaluación exhaustiva de sus potencialidades reales, con el fin de desarrollar toda acción susceptible de contribuir a la mejora de las economías de ambos países. En esta línea, existe la mutua voluntad de impulsar la utilización de las líneas y programas incluidos en los mencionados acuerdos, que siguen todavía activos:

- Línea PYME. 20 M€ en créditos 100% FAD para ser utilizados por PYME marroquíes o PYME mixtas, para la adquisición de bienes de equipo y servicios españoles.
- Fondo de Estudios de Viabilidad (FEV). 10 M€ en forma de donación a Marruecos, para la realización de estudios de viabilidad de proyectos de interés para los dos países, o de sectores específicos, realizados por empresas españolas. Se han financiado hasta el momento estudios por un valor cercano a los 3 M€. En la última Reunión de Alto Nivel celebrada en marzo de 2007 en Rabat, se acordó incrementar esta línea con 5 M€ adicionales.
- Programa de conversión de deuda en inversiones privadas. Se contemplaba un importe de 40 M€ de la deuda oficial marroquí con el Estado español susceptible de ser elegible para la operación de conversión de deuda. Esta provisión inicial se vio incrementada en 8.541.311,10 $ más, gracias al acuerdo alcanzado para la resolución del contencioso de SOPIP, derivado de una compra de barcos por parte de Marruecos, operación cubierta con una póliza CESCE. A final del primer semestre de 2008, una vez se aprueben los proyectos actualmente en estudio, el programa se habrá agotado totalmente.
- Programa de conversión de deuda en inversiones públicas. Se contemplaba un importe de 50 M€ de la deuda exterior del Reino de Marruecos para con el Reino de España en proyectos de inversiones públicas, a distribuir en un plazo de 5 años (10 M€ por año). El primer tramo anual de 10 M €, correspondiente al año 2004, se destinó a la reconstrucción de la zona afectada por el terremoto de Alhucemas. Los 10 M€ del segundo año se destinaron a proyectos de electrificación desarrollados por la ONE. Respecto a los 30 M€ restantes, en la Reunión de Alto Nivel celebrada en Sevilla en septiembre de 2005 se decidió destinar 7,5 M€ a proyectos ligados al INDH, financiación que será desligada, y los 22,5 millones restantes a proyectos de saneamiento de residuos líquidos desarrollados por la ONEP y que serán realizados por empresas españolas. Los proyectos de saneamiento a financiar son los que se desarrollaran en las ciudades de Chefchaouen, Saidia y Dar Chaoui.

Al margen de los Acuerdos, el Estado español realizó una donación de 10 M€, con cargo al FAD, al gobierno de Marruecos para hacer frente a la reconstrucción de la zona afectada en el terremoto de Alhucemas. En el mes de julio de 2004, se acordó que dicha donación se emplearía en el suministro de material, por parte de empresas españolas, para la electrificación rural de dicha región.

1.2. Previsiones a corto y medio plazo de las relaciones económicas bilaterales

Marruecos es sin duda un país estratégico para España, con un peso en las relaciones bilaterales económicas muy por encima del que podría derivarse del propio tamaño de la economía marroquí. La economía marroquí ofrece enormes oportunidades a las empresas españolas ligadas a una economía en pleno proceso de desarrollo y apertura al exterior. Por su parte, España se ha convertido en un socio estratégico para Marruecos, puerta de entrada hacia la UE.

Aunque en los últimos años se asiste a una intensificación de las relaciones tanto comerciales como financieras, a lo que están contribuyendo en parte los acuerdos económicos y financieros firmados entre ambos países y la puesta en marcha del acuerdo de asociación con la UE, todavía existe un amplio margen para mejorar nuestros intercambios y alcanzar una cooperación más estrecha y beneficiosa para ambas partes.

Fuente:
Embajada de España
Oficina Económica y Comercial de España en Rabat


¿Te ha gustado?






TAMBIÉN EN INFOAGRO.COM...

CURSOS On Line Agricultura

VÍDEOS

TIENDA

COMPRA-VENTA
Noticias



Sectores


Información en tu Email
Boletín de noticias y agronegocios






Publicidad
Mi empresa aquí








Cursos On Line agricultura
Pre-matrícula GRATIS
Lista completa de cursos disponibles


Ver todos los vídeos



Tienda On Line
Tienda On Line







     
Servicios:
| Noticias
| Foro
| APPs
 
Síguenos
PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.