Toda la Agricultura en Internet
 

Portada DOCUMENTOS

Desarrollo de la conservación de pastos en Venezuela utilizando agroplásticos

La caída en la producción de los lácteos y sus derivados, así como de la carne vacuna, trae efectos negativos, tanto en los consumidores finales, la agroindustria y los ganaderos.
 

Menú documento
 

DESARROLLO DE LA CONSERVACIÓN DE PASTOS EN VENEZUELA UTILIZANDO AGROPLÁSTICOS

1. Introducción.
2. Objetivos.
3. Materiales y métodos.
4. Resultados y discusión.
4.1. Partes del silo kit.
4.2. Elaboración de un silo al vacío.
4.3. Formulaciones de películas para ensilaje y henificación de pacas.
4.3.1. Ensilaje de pasto verde y fresco.
4.3.2. Características del film para ensilaje de pastos verdes y frescos.
4.3.3. Estructuras recomendadas para el film estirable de protección.
4.3.3.1. Para el caso de pasto seco (heno).
4.3.3.2. Para el caso del pasto para henilaje (pasto fresco con menor contenido de humedad).
5. Conclusiones.
6. Referencias bibliográficas.


1. INTRODUCCIÓN.

En los países ubicados en la parte tropical de Ibero América, como es el caso de Venezuela, se observan dos estaciones bien marcadas: la estación lluviosa, llamada también “invierno tropical”, que dura unos siete meses, aproximadamente, entre mayo y diciembre, con una breve interrupción entre julio y agosto y la estación seca, llamada también el “verano tropical”, que abarca desde mediados de diciembre hasta la mitad de mayo (Castellón, 1993).

Venezuela presenta extensas llanuras, que ocupan una vasta región del norte del país en la cuenca del río Orinoco, que representa más del 30% de la superficie nacional. Su clima es del tipo intertropical de sabana (Aw en la clasificación climática de Köppen), siendo en general húmedo y caluroso (Los Llanos de Venezuela, 2009). La importancia económica de los llanos se debe a que es una región apta para la ganadería extensiva y es donde se desarrolla la mayor parte del rebaño vacuno venezolano (Tamayo, 1987).

Es en los Llanos venezolanos que se visualizan los efectos más dramáticos del invierno o temporada de lluvias, cuando los campos se llenan de vegetación y existe abundancia de pastos; mientras que en la estación seca, la vegetación desaparece de los suelos, que se vuelven áridos y polvorientos (Guzmán Pérez, 1988).
Gráfica 1. Distribución de materia seca en Venezuela en un año (Castellón, 1993)

El déficit de materia vegetal en la época de sequía origina considerables descensos en la producción de leche y carne, que se reflejan todos los años en las estadísticas del Ministerio de Agricultura y Tierras de Venezuela y de los demás organismos relacionados con la actividad agropecuaria nacional (Castellón, 1993).

Por supuesto que la caída en la producción de los lácteos y sus derivados, así como de la carne vacuna, trae efectos negativos, tanto en: los consumidores finales, la agroindustria y los ganaderos. Los consumidores finales sufren la escasez de los productos y el aumento en los precios. La agroindustria disminuye sus niveles de producción en: las pasteurizadoras, las pulverizadoras y en las queseras. Finalmente, los ganaderos obtienen menores ganancias por la venta de carne y leche, por la reducción de los períodos de lactancia, incremento de vacas secas, retardo en el crecimiento de las novillas y becerros e inclusive, por la muerte de los animales.

Lo ideal para suministrarle al ganado alimento seguro y a bajo costo, durante todo el año, es la conservación de pastos, ya que la alternativa de sostener a los rebaños vacunos sólo con alimentos concentrados es poco viable, debido a sus elevados precios.

La conservación de los pastos se puede lograr por dos vías: henificación o ensilaje. En el trópico las tendencias actuales se inclinan al ensilaje, ya que la henificación presenta varios inconvenientes:
- Alto costo de la maquinaria de enfardado.
- Susceptibilidad de este sistema a la humedad o al calor excesivo.
- Requerimiento de estructuras techadas para el almacenamiento de las pacas.
- Poca apetencia del ganado por el pasto seco.

Por medio de la técnica del ensilaje se busca la conservación del pasto fresco, a muy bajo costo, evitando que se seque, manteniendo su mayor poder alimenticio, ya que:
- Se impide la entrada del aire.
- Se protege el pasto de la humedad y de la lluvia.
- Se promueve la fermentación ácido láctico como factor conservador.

En este trabajo se presentará el desarrollo de la conservación de los pastos en Venezuela, con énfasis en el ensilaje, utilizando los agroplásticos y varias técnicas, en un período que abarca desde la década de los años ochenta hasta nuestros días.

2. OBJETIVOS.

Documentar el desarrollo de la conservación de los pastos en Venezuela utilizando los agroplásticos, desde la década de los años ochenta del siglo XX hasta la fecha. Establecer las diferentes técnicas utilizadas para la conservación de pastos con agroplásticos: silos trinchera, silos bunker, silo montón, ensilaje al vacío y henificación.

3. MATERIALES Y MÉTODOS.

El método de investigación se encuentra en el marco del razonamiento deductivo, que tiene como fundamento la investigación cualitativa, ocupándose de la descripción y comprensión de las actividades de investigación y desarrollo de los plásticos en la agricultura en Venezuela, poniendo énfasis en las informaciones sobre los plásticos aplicados a la conservación de los pastos. Se realizó un análisis de la realidad dejando de lado los aspectos de predicción y control, considerando los hechos y realizaciones de los investigadores, en cada caso (Castellón, 2008).

Se acudió a la revisión y análisis de las siguientes fuentes documentales:
- Archivos del Proyecto Plasticultura, 1ª. Etapa, de la empresa Polímeros del Lago, C. A. (1982-1987).
- Archivos del Proyecto Plasticultura, 2ª. Etapa, de las empresas Investigación y Desarrollo, C. A. (Indesca), Polímeros del Lago, C. A. (Polilago), Poliolefinas Industriales, C. A. y Resinas Lineales de Venezuela (Resilín) [1990-1997].
- Archivos del Proyecto Plasticultura, 3ª. Etapa, de la empresa Corporación Americana de Resinas, Coramer, C. A. (1999-2009).
- Revisión de textos de la Historia de Venezuela con citas sobre el inicio y desarrollo de la actividad ganadera vacuna.

4. RESULTADOS Y DISCUSIÓN.

La introducción del ganado y el inicio de la ganadería en Venezuela, constituyen uno de los más significativos aportes de los españoles al desarrollo de la economía colonial. En un principio esta actividad estuvo ligada a la conquista y exploración del territorio, en los inicios del siglo XVI, cuando los primeros expedicionarios llevaron consigo ganado en pie, destinado al mantenimiento; mulas y caballos, para el transporte y la guerra. Al fundarse las primeras ciudades, sus moradores se dedicaron a la cría como actividad de subsistencia, y en algunos casos pudieron disponer de ganado para la organización de nuevas expediciones y para el intercambio comercial (Briceño, 1985).

Las reses entraron por Coro y de allí el ganado pasó a El Tocuyo, que llegó a constituir el principal centro ganadero de la Colonia. De allí se exportó a Nueva Granada y se continuó la extensión hacia los Llanos. En los Llanos se reprodujo el ganado con rapidez y pronto adquirieron gran importancia, tanto en la zona llanera como en el centro occidente, los cueros y los cordobanes (cueros curtidos de macho cabrío), lo mismo que las suelas, como derivados de la ganadería. El comercio de cueros llegó a ocupar el tercer lugar en las exportaciones, después del tabaco y del cacao. En los Llanos se criaban las reses en grandes extensiones de terreno, hasta de miles de hectáreas, llamadas hatos, donde el ganado pastaba libremente (Morón, 1971).

Al entrar en el siglo XX, la ganadería venezolana recibió la influencia de nuevos adelantos tecnológicos como el tractor y los sistemas de riego tecnificados. También se introdujo el cultivo de pastos y se trajeron especies de África, como los pastos Elefante y distintos tipos de Brachiarias desde Brasil. La tecnificación de las fincas ganaderas trajo también las cercas con alambres de púas para delimitar el paso de los animales y crear potreros. Pero otro aspecto importante fue la incorporación de las primeras prácticas de conservación de los pastos en los llamados silos trinchera y silos bunker (Guzmán Pérez, 1988).

Los productores pecuarios comenzaron a recolectar los pastos y guardarlos en grandes trincheras o huecos. Lo compactaban con el tractor y luego lo cubrían con ramas o material vegetal de menor valor nutritivo. Así podían conservar cientos de toneladas de materia seca (MS) y dispensarla a los animales.

Si bien este sistema de conservación, junto con los silos hechos sobre la superficie del suelo, entre paredes de madera, llamados silos bunker, permitían guardar cientos de toneladas de pasto seco, las pérdidas por la pudrición y deterioro del material vegetal eran muy grandes, ya que alcanzaban entre el 30 y el 35% de la MS. Las razones técnicas: quedaba mucho aire entre las partículas de pasto, por falta de suficiente compactación y trozos de pasto muy grandes; también quedaba mucho líquido en el medio, por falta de drenaje o porque se aplastaba mucho con el tractor. Por otra parte, cuando llovía se mojaba el pasto y venía la pudrición, agravando la situación.

En 1982 la empresa fabricante de resinas de PEBD, Polímeros del Lago, C. A. inició un Proyecto de Plasticultura, con la creación de una Unidad Agrícola, que produjo muchos documentos importantes de su actividad de I + D. La revisión de los Archivos del Proyecto Plasticultura en su 1ª Etapa, proyecto liderado por el Ing. Ernesto Herrera, como Supervisor de la Unidad Agrícola (Covepla informa, 2000), permitió encontrar los siguientes documentos (Castellón, 2008):
- La plasticultura. Libro editado por Polilago y preparado por el Dr. Jean Hanras, especialista francés de la ONUDI. Se realizó una revisión general de las diferentes técnicas de los plásticos en la agricultura. Se muestran las aplicaciones de los materiales plásticos de PEBD en la agricultura. Es una primera aproximación para el desarrollo de una plasticultura orientada a la realidad venezolana.
- Lagotene y Lagilene: Resinas de Polietileno de Baja Densidad. Folleto técnico de las resinas de PEBD fabricadas por Polilago y las mezclas de PEBD, especiales para uso agrícola (compuestos), diseñadas para aplicaciones específicas.

Los productos de la línea LAGILENE, fabricados por la empresa Masterbatch de Venezuela, por encargo de Polímeros del Lago, C. A. fue el primer esfuerzo real de la industria petroquímica nacional por tecnificar la fabricación de películas para invernadero y otros agroplásticos.

Se lanzaron tres tipos de compuestos:
- LAGILENE FB-3017: Ensilaje. Coberturas en general (pacas de heno, granos, etc.) empajado de cultivos. Impermeabilización de lagunas y canales. Toldos. Tuberías para riego. Rompe vientos (mallas extruidas). Bolsas para viveros. Protección de cosechas.
- LAGILENE FB-3056: Acolchado de cultivo. Toldos. Recubrimiento de insumos y productos. Coberturas en general (pacas de heno, granos en general, etc.) Protección de cosechas.
- LAGILENE FB-3066: Invernaderos. Túneles. Techos. Carpas para fumigación en almacén. Desinfección de suelos (Lagotene y Lagilene, 1985).

Tabla 1. Compuesto LAGILENE para películas, mallas y tuberías para la agricultura.
Características Unidades FB-3017 FB-3056 FB-3066
Generales:
Densidad a 23ºC g/cm3 0.9300-0.93336 0.9360-0.9410 0.9229-0.9249
Índice de fluidez g/10min 0.24-0.38 0.26-0.42 0.26-0.40
Tenor de Materia Volátil ppm ≤600 ≤600 ≤600
Dispersión de pigmento ppm ≤2 ≤2
Filtración mg/kgPE
Agente anti-UV ppm 4500-13000 4500-13000
Agente anti-UV cocidante ppm 160-500 150-450 150-450
Particulares sobre películas:
Espesor microes 200 200 200
Estiramiento industrial microes 50 50 50
Tensión final kg/cm3 ≥160 ≥170 ≥170
Extensión final % ≥600 ≥600 ≥600
Transmisión luminosa % 45-50
Brillo % 5.22
Noblación % 12

Para la fabricación de estos compuestos se utilizaron aditivos de la empresa Cytec, estabilizantes a la luz tipo benzofenonas y benzotriazoles, tales como el Cyasorb UV-5411, para productos opacos y mezclas sinergísticas similares al Cyasorb UV-531(benzofenona) + Cyasorb UV-1084 (Ni-quencher), para aplicaciones en películas translúcidas (film para invernadero) [Castellón, 2008].

Con el compuesto marca Lagilene FB-3017, empresas nacionales, transformadoras de PEBD, como: Empáquese, Plásticos Guarenas y Plásticos Guaicaipuro, comenzaron a fabricar películas para ensilaje. Se utilizaron películas monocapa, color negro para cubrir los silos tipo trinchera y tipo bunker, disminuyendo considerablemente las pérdidas por entrada de aire y humedad.

Luego se introdujo al país, a comienzos de la década de los años ochenta, el sistema de compactación de pasto, llamado silo press o silo mac, proveniente de Canadá y Estados Unidos. Estos sistemas se fundamentan en la utilización de bolsas de grandes dimensiones, hechas con film de PEBD, multicapa, blanco-negro, desde 100 hasta 200 micrones de espesor, entre 5” y 6” de diámetro y de 50 a 60 m de longitud. Estas bolsas, primero llegaron importadas y luego se fabricaron en el país y así se popularizó está técnica de conservación entre muchos ganaderos. Por espacio de unos 10 años se utilizaron estas bolsas para conservar pastos, utilizándose con un conjunto de equipos como carretones, cortadoras repicadoras y las compactadoras de pastos.

La empresa Polímeros del Lago, C. A. continuó con su proyecto de plásticos en la agricultura y decidió impulsar la conservación de los pastos con el desarrollo de una tecnología para ensilaje de pastos al vacío desarrollada en Venezuela.

Este sistema de conservación de ensilaje al vacío es: seguro, práctico y económico, considerado como el mejor desarrollado hasta el momento. En estos silos se puede conservar el forraje en magníficas condiciones dentro de una gran bolsa, hecha con film termosoldado de PEBD, sellado al vacío, utilizando un descompresor o bomba de vacío, con el que se logra extraer el aire contenido entre los cortes de pasto, manteniendo así a la materia vegetal fresca y apetitosa, mientras se realiza la fermentación ácido láctica en condiciones anaeróbicas, ideales para que se conserven sus propiedades nutritivas por largos períodos de tiempo. El ensilaje de forraje por este sistema es sumamente barato y sus propiedades alimenticias sobre los animales han sido comprobadas en diferentes países por medio de los análisis bromatológicos y pruebas de palatabilidad (Castellón, 1993).

La técnica del ensilaje al vacío se originó en Europa a principios de la década de los años sesenta. Luego pasó a Nueva Zelandia y los Estados Unidos donde fue perfeccionada. De nuevo en el Viejo Continente se impuso en Inglaterra, Francia y España. En Venezuela se comenzó su aplicación en el año 1981, pero luego de diez años, fue en 1991 cuando se inició un programa de investigación y difusión a cargo de INDESCA, empresa de I + D de la petroquímica venezolana, con el apoyo de FUSAGRI (instituto de I + D del sector agropecuario) en el Estado Zulia, al occidente de Venezuela. Allí se probaron silos al vacío con mezclas de maíz y sorgo forrajero, además de guinea y pasto elefante enano. Los ensayos se extendieron a la Región Central del país con el apoyo de la empresa agroindustrial INLACA, utilizando exclusivamente varios tipos de maíz mezclados con sorgo forrajero para probar la aceptabilidad de los animales de alta producción de leche (Castellón, 1992).

Las evaluaciones económicas situaron a este sistema de ensilaje como el menos costoso de todos, tanto por su elaboración como por las escasas pérdidas (menos del 3%). Por otro lado, esta es la única técnica que garantiza la mejor extracción del aire y la realización de la fermentación ácido láctico en la masa de pasto ensilado en el menor tiempo posible (apenas en 15 días y tiempo menores si se utilizan aceleradores biológicos). A raíz de los ensayos y difusión realizados en diferentes partes del país, en el mercado nacional se desarrolló un paquete con todos los materiales para la elaboración de un silo al vacío, de diferentes tamaños, para: 20, 40 ó 60 t de pasto. Este producto se conoce con el nombre genérico de silo-kit (Castellón, 1993).

4.1. Partes del silo kit.

- Paño base: fabricado con PEBD, monocapa negro de 200 micrones de espesor, 6 m de ancho y 18 m de largo.
- Paño de cobertura: fabricado con PEBD, coextrudido, blanco/negro, de 200 micrones de espesor, 8 m de ancho y 20 m de largo.
- Tubería flexible: fabricada con PEBD, color negro de ¾” de diámetro, con perforaciones de 2 mm, cada 10 cm.
- Accesorios varios: una (01) llave de paso plástica de ¾”, una (01) conexión tipo junta universal, un (01) anillo roscado de ¾”, un (01) rollo de cinta adhesiva plástica, varias piezas de tela para limpiar la superficie de las películas, un (01) listón de madera de 10 cm x 1,0 m.

Los equipos que se requieren para hacer hermético el silo y extraer el aire son:
- Pistola soldadora para materiales plásticos (de aire caliente): 110 volt/1300W/1,5 kg/largo: 12”/flujo de aire: 10,6 cfm/boquilla: 40,0 mm.
- Rodillo de goma vulcanizada, de 40 mm de diámetro, con mango de madera.
- Bomba de vacío de paletas (descompresor): Modelo 1, de 2 HP ó Modelo 2, de 1 HP.

4.2. Elaboración de un silo al vacío.

La elaboración de un silo al vacío se puede dividir en las siguientes etapas:
- Corte y transporte del pasto.
- Colocación de los materiales plásticos y llenado del silo.
- Cierre y extracción del aire.

El corte y transporte del pasto es la operación limitante en la elaboración de un silo al vacío, ya que el 80% del tiempo útil se emplea en estas operaciones. Para que el proceso se efectúe en el menor tiempo posible se recomienda:
- Disponer de dos tractores agrícolas de 100 HP de potencia o similares, para el arrastre de los equipos de corte y transporte de pasto.
- Emplear una cortadora-repicadora multihilo, que provea de cortes pasto de una pulgada.
- Utilizar dos carretones de descarga forzada (tipo volteo) o similares, con capacidad para 4 t de pasto cortado, en partículas de una pulgada, aproximadamente, (densidad de pasto: 350 a 500 kg/m3).
- Movilizar un personal, mínimo, compuesto por: dos tractoristas, dos ayudantes y dos obreros.
Foto 1. El corte y transporte del pasto son las limitantes en el ensilaje al vacío (Castellón, 1993)

La colocación de los materiales plásticos y el llenado del silo se realiza siguiendo este procedimiento (Castellón, 1993):
- Seleccionar el lugar donde se van a elaborar los silos, considerando que sea una zona protegida, si es posible, sombreada, cercana a la casa de la finca, a los establos, potreros o vaqueras, para facilitar el suministro del ensilaje y porque se requiere de una fuente de electricidad de 110 o de 220 Volt, para accionar los equipos auxiliares. En el área destinada a los silos, no deben hallarse otros animales (perros, bovinos sueltos, cabras, ovejas, conejos, etc).
- El área seleccionada debe tener una ligera pendiente de 1 a 3% de inclinación. El terreno debe estar libre de rocas, macollas, tallos punzantes o cualquier objeto que pueda romper la película.
- Se extiende el paño base sobre el terreno escogido y se sujetan las cuatro esquinas de la película con neumáticos viejos, sacos de arena o llenos de pasto, para evitar que el viento la levante.
- El forraje se coloca sobre el paño base en capas de 30 a 40 cm de espesor, utilizando pala o escardilla, en una operación similar al peinado. El tractor durante la descarga no debe dañar la película. El carretón se puede situar en medio del paño base, pero se debe proteger, del daño que puedan causarle las ruedas, colocando una capa de pasto.
- Los obreros van distribuyendo el pasto a lo largo del paño base de manera uniforme. Se recomienda que el tractor haga la conformación del pasto, lo que permite adicionar más capas de materia vegetal.
- Se deja un borde de 30 cm en la periferia del paño base, a fin de que luego se realice la soldadura térmica con el paño de cubierta.
- Cuando se alcanza de 1,4 a 1,8 m de altura, se debe colocar la tubería perforada, hasta la mitad o las ¾ partes de la longitud total del paño base. En el extremo del tubo se coloca un tapón plástico. Luego se continúa con la labor de descarga de pasto.
- Al montículo de forraje se le debe dar una forma curva, así se evita la formación de zonas planas, que sean propicias para la formación de charcos, cuando ocurran precipitaciones.
- Si durante el llenado ocurren interrupciones por largos períodos (más de una hora), se recomienda cubrir temporalmente el pasto con un paño de cobertura.
- Cuando el material vegetal alcance una altura entre los 2,0 m a 2,5 m se puede terminar el proceso de llenado. En este momento se puede cubrir el montículo de pasto con el paño de cobertura de película multicapa blanco/negro, con la cara blanca hacia arriba y la capa negra en contacto con el material vegetal. El centro de investigaciones de INDESCA junto con FUSAGRI, evaluaron las bondades de esta capa de plástico doble capa, como protección contra el sol (capa blanca) y para dar oscuridad y frescura al pasto (capa negra).
Foto 2. Descarga de pasto sobre paño base en la elaboración de un silo al vacío (Castellón, 1993).

El cierre de la bolsa y la extracción del aire son operaciones que se pueden resumir en tres pasos:
- Se cierra la bolsa con el termosellado perimetral del silo. Con aire caliente se logra el sellado de los dos paños, el de cubierta contra el de base, en un tiempo menor a dos horas para el caso de un silo de 60 t.
- Sellado cuidadoso en la zona alrededor de la manguera de vacío. El kit trae un diseño circular y con orificio central, que se suelda al conjunto y por donde sale la tubería.
- Al terminar el sellado, se conecta la tubería a la bomba y se inicia la extracción del aire. Esta operación demora unas dos horas para un silo de 60 t. A medida que se extrae aire, el silo disminuye su volumen y la película se va arrugando. Todo culmina cuando el manómetro indica un vacío entre 350 a 450 mmHg o cuando el volumen inicial se reduce a la mitad. Se desconecta el compresor y se coloca un tapón en la manguera. En este momento la densidad del pasto puede alcanzar los 900 kg/m3.
Foto 3. Silo encogiéndose a medida que se realiza la extracción del aire (Castellón, 1993).

Luego de 15 días puede abrirse el silo encontrándose estabilizadas sus propiedades nutritivas. Si el ganado realiza un consumo parcial del forraje y el sobrante quiere guardarse, se puede volver a conservar en el silo. En estos casos se aconseja hacerle vacío al silo de nuevo.
Gráfica 2. Esquema de un silo al vacío con sus detalles y medidas referenciales (Castellón, 1993).

Si el silo permanece cerrado el pasto puede permanecer en condiciones óptimas como alimento por períodos de hasta 18 meses.

En tiempos más recientes se han incorporado sistemas de henificación, es decir, conservación de pasto seco, utilizando empacadoras con película estirable de polietileno lineal de baja densidad (PELBD), monocapa, color negro, de 40 micrones de espesor. Estos sistemas de conservación no son populares aún. Los ganaderos prefieren los sistemas de ensilaje, sobre todo por los problemas de aceptabilidad del ganado y manejo de la humedad, ya que se requieren estructuras cubiertas para guardar las pacas o balas de heno.

También se están popularizando los minisilos o silos en bolsas de 25 a 40 kg de peso, para pequeñas ganaderías, básicamente compactadas a mano y con mezclas de maíz con gramíneas. Este sistema de conservación se está utilizando en las zonas altas del país (más de 1.500 msnm), donde se practica la llamada ganadería de altura (Castellón, 1993).

En este momento se desconoce la cantidad exacta de materiales agroplásticos utilizados en la producción animal en Venezuela. Se requiere un trabajo de campo para determinar los consumos de películas para ensilaje y otros agroplásticos utilizados para la ganadería y otras actividades relacionadas con la cría de animales. En el año 1994 se estimaba en unas 150 t la cantidad en peso de materiales agroplásticos asociados directamente con la actividad ganadera y para el año 2004 en unas 500 t (Castellón, 2004).

4.3. Formulaciones de películas para ensilaje y henificación de pacas.

A continuación se presenta un resumen de las formulaciones desarrolladas para diferentes tipos de películas para conservación de pastos en Venezuela, utilizadas en la actualidad (Castellón, 2005 y CORAMER, 2005).

4.3.1. Ensilaje de pasto verde y fresco.

- Anchos: desde 4m hasta más de 6 m.
- Espesores: desde 100 micrones hasta 200 micrones.
- Capas: Se pueden utilizar cubiertas de film monocapa, negro o blanco, según convenga o también multicapas, si se quiere reflejar la radiación solar y disminuir el calentamiento del pasto.

4.3.2. Características del film para ensilaje de pastos verdes y frescos.

- Tipo monocapa o multicapa, sin contacto con pesticidas ni agroquímicos.
- Material: PEBD/PELBD, 90/10.
- Espesor: desde 100 micrones hasta 200 micrones.
- Protección Anti-UV: estabilizador a la luz sistema Tinuvin 783, dosis: hasta 1,2% (si es multicapa, se colocan aditivos en todas las capas). Le confiere al film una excelente resistencia contra las radiaciones UV, en ambientes donde no se utilizan pesticidas ni controles químicos contra plagas y enfermedades, con radiación solar moderada (hasta 180 kLy/año).
- Capas: EXTERNA, con blanco (desde 5% de TiO2 + aditivo anti-UV Tinuvin 783); INTERNA, con negro (desde 3% de negro de humo + aditivo anti-UV Tinuvin 783).
- Garantía: hasta 18 meses, para películas con espesores hasta 200 micrones, considerando una buena instalación, sin maltratos.

4.3.3. Estructuras recomendadas para el film estirable de protección.

4.3.3.1. Para el caso de pasto seco (heno).

Si se trata de una estructura monocapa, se puede utilizar film estirable de PE, tipo octeno, Venelene 11S1, acompañado con algún otro polímero que mejore la adhesión entre capas (PEUBD o el PIB). Para asegurar una buena opacidad y protección anti-UV, se recomienda en este caso, si el film es blanco, mínimo de 5% de TiO2 y Tinuvin 783 (entre 0,8-1%). Si es negro, un 3% de Negro de Humo y la misma dosificación del Tinuvin 783. También se utiliza el color verde para esta aplicación.

En el caso de estructuras multicapa, caso de cinco capas, una sugerencia puede ser:
- Capa 1: PIB o PEUBD/
- Capa 2: PELBD-o + MB color y anti-UV/
- Capa 3: PELBD-o sin color y anti-UV/
- Capa 4: igual que capa 3/
- Capa 5: PELBD-o + MB color y anti-UV

4.3.3.2. Para el caso del pasto para henilaje (pasto fresco con menor contenido de humedad).

Lo más recomendable es utilizar una estructura multicapa (caso de cinco capas):
- Capa 1: PIB o PEUBD/
- Capa 2: PELBD-o + MB color y anti-UV/
- Capa 3: PEAD (mejora barrera al O2 y humedad) + anti-UV/
- Capa 4: PELBD-o sin color + anti-UV/
- Capa 5: PELBD-o + MB color y anti-UV

5. CONCLUSIONES.

- La ganadería en Venezuela es una actividad que data del siglo XVI, cuando los primeros conquistadores españoles trajeron reses a esta parte del continente.
- A lo largo del tiempo, hasta finales del siglo XIX, la actividad ganadera en Venezuela se realizó fundamentada en el pastoreo, sin prácticas de conservación de pastos.
- A partir del siglo XX los ganaderos venezolanos comprenden la necesidad de guardar pasto en la época de lluvias, para prevenir la escasez en el tiempo de sequía, comienza entonces la práctica de la conservación de pastos.
- En la década de los años ochenta se fabrican los primeros agroplásticos en nuestro país, con formulaciones especiales con aditivos estabilizantes a la luz.
- En la década de los años noventa se prueba exitosamente la conservación de pastos en silos al vacío, utilizando agroplásticos multicapa, blanco/negro, con aditivos anti-UV.
- En la actualidad se están ensayando sistemas de conservación para pacas o balas de heno con film estirable de PELBD y se está realizando una importante labor de difusión sobre las ventajas del ensilaje.
- Se cuenta con un desarrollo importante de formulaciones de agroplásticos para aplicaciones en la conservación de pastos para clima tropical en Venezuela.

6. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.

Briceño Tarcila, 1985. La ganadería en los llanos centro-occidentales venezolanos, 1910-1935. Academia Nacional de la Historia. Caracas.
Castellón H, Gamboa J, D. Lenardis, 1992. Evaluación de la técnica de ensilaje al vacío utilizando películas coextrudidas de PEBD. Informe Técnico. Investigación y Desarrollo, C. A. Caracas, Venezuela.
Castellón Petrovich, H. C. 1993. Ensilaje de pastos utilizando películas de PEBD, Folleto Técnico, Serie Plasticultura Tropical, Nº 1, Polímeros del Lago, C. A. Caracas, Venezuela.
Castellón Petrovich, H. C. 2004. La situación de la agroplasticultura en Venezuela. Comunicación escrita. VI Congreso Internacional del CIDAPA, Bogotá, Colombia.
Castellón Petrovich, H. C. 2005. Informe Anual Proyecto Plasticultura. Resumen Anual de Actividades Gerencia Técnica de CORAMER. Caracas, Venezuela.
Castellón Petrovich H, 2008. Los agroplásticos funcionalizados en la agricultura venezolana. Comunicación escrita. X Congreso Iberoamericano del CIDAPA, Saltillo, Coahuila, México.
CORAMER, 2005. Seminario de Materiales Multicapa. Departamento de Servicios Técnicos, Caracas, Venezuela.
Guzmán Pérez, J. E., 1988. Ensilaje y henificación en el trópico. Espasande S. R. L. Editores, Caracas.
Lagotene y Lagilene: Resinas de polietileno de baja densidad. 1985. Folleto Técnico. Polímeros del Lago, C. A. Caracas, Venezuela.
Morón G, 1971. Historia de Venezuela. Editorial Italgráfica, Caracas.
Tamayo Francisco, 1987. Los llanos de Venezuela. Monte Ávila Editores. Caracas.

Autor:

Hello Faustino Castellón Petrovich.
Ingeniero de Materiales. Universidad Simón Bolívar, Caracas (Venezuela).



¿Te ha gustado?






TAMBIÉN EN INFOAGRO.COM...

CURSOS On Line Agricultura

VÍDEOS

TIENDA

COMPRA-VENTA
Noticias



Sectores


Información en tu Email
Boletín de noticias y agronegocios






Publicidad
Mi empresa aquí








Cursos On Line agricultura
Pre-matrícula GRATIS
Lista completa de cursos disponibles


Ver todos los vídeos



Tienda On Line
Tienda On Line







     
Servicios:
| Noticias
| Foro
| APPs
 
Síguenos
PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.