Síguenos  
Toda la Agricultura en Internet
Empresas Compraventa Noticias Precios Agrícolas  Cursos Tienda On Line Vídeos Fotos Diccionario Foro  Recomendar Infoagro

NORMAS PARA LA FERTILIZACIÓN DE LOS AGRIOS

1. Introducción.
2. Objetivos de la fertilización.
3. Factores a considerar en la dosificación del abonado.
    3.1. Análisis de suelo y agua.
    3.2. Análisis foliar.
    3.3. Características del arbolado.
    3.4. Características de la plantación.
4. Necesidades nutritivas de los agrios.
5. Interpretación de los análisis de suelo.
6. Interpretación de los análisis foliares.
7. Absorción de los nutrientes.
8. Dosis anuales de abonado.
9. Elección del tipo de abono.
10. Abonos con alto fraccionamiento.
11. Conclusiones.

 

 
  Enviar a un Amigo
Corregir / Sugerir
Imprimir
Enviar
Tu Nombre
E-Mail destinatario
¿Algún comentario?

Corregir/Sugerir
¿Cuál es el error, o sugerencia?


 Cursos On Line
Cursos para profesionales, estudiantes y titulados

 
 Medidores para cítricultura


 Anuncios Gratuitos
Anuncios clasificados de compra-venta de cítricos


 Mercados
Mercados nacionales e internacionales de cítricos

1. INTRODUCCIÓN.

La fertilización es una de las principales prácticas en el cultivo de los agrios y, sin duda, constituye después del riego el segundo factor limitante de la productividad. Durante las últimas décadas y quizás debido a los buenos rendimientos del cultivo de los cítricos, se ha abusado de la aplicación de fertilizantes. Por ello, los criterios de utilización de los mismos deben replantearse, en el sentido de economizar al máximo su consumo, sin que repercuta en la productividad de las plantaciones, tratando de alcanzar los siguientes objetivos:

1. Reducir los gastos de cultivo.
2. Mejorar la calidad del fruto.
3. Disminuir la contaminación de las aguas subterráneas.

2. OBJETIVOS DE LA FERTILIZACIÓN.

El objetivo del abonado es incrementar la fertilidad natural del suelo y, por tanto, obtener un aumento del rendimiento de las cosechas. Para ello, la aportación de fertilizantes debe suplir los nutrientes que faltan en el suelo y restituir los elementos minerales extraídos por el cultivo.

Hay que considerar, que cuando un nutriente se encuentra en la planta en estado deficitario, al aumentar su aportación, se consiguen aumentos en la producción que compensan el coste del abono suplementario. Sin embargo a partir de determinados niveles de este elemento, el incremento de cosecha como consecuencia del mayor aporte del mismo es decreciente, alcanzándose un nivel crítico, en el que el mayor gasto de fertilizante deja de compensar la mejora en el rendimiento de la cosecha. Por tanto, si bien una deficiente nutrición de las plantas produce una reducción de la cosecha, y en muchos casos del tamaño del fruto, el exceso de abonado ocasiona una serie de consecuencias adversas entre las que destacan pérdida de calidad de los frutos, consumo de lujo de fertilizantes con la consiguiente disminución de la rentabilidad de la plantación, desequilibrios nutricionales por antagonismo con otros elementos, alteraciones difícilmente reversibles de las características físicas y químicas del suelo y contaminación del medio ambiente.


3. FACTORES A CONSIDERAR EN LA DOSIFICACIÓN DEL ABONADO.

Los principales factores a considerar en la determinación de las dosis de abonado en la plantaciones de agrios se resumen en los siguientes apartados.

3.1. Análisis del suelo y agua.

Aportan valiosas indicaciones sobre los nutrientes que se encuentran en el suelo de forma asimilable, así como sobre los aportados por el agua de riego. Dan información sobre las características físico-químicas del suelo que inciden sobre el comportamiento de los fertilizantes.

3.2. Análisis foliar.

Informa sobre la absorción real de los nutrientes por la planta. Muestra la presencia de estados carenciales e indica la existencia de antagonismos entre nutrientes. Permite evaluar la disponibilidad de reservas de la planta.

3.3. Características del arbolado.

La variedad, el patrón, la edad del arbolado, su desarrollo vegetativo, la cuantía de cosecha, etc., permiten evaluar las necesidades nutritivas de la plantación.

3.4. Características de la plantación.

El marco de plantación, la profundidad del terreno, drenaje, modalidad de cultivo, sistema de riego, etc., permite valorar aproximadamente algunos factores que afectan la eficacia de la utilización de los fertilizantes, así como programar la forma de aplicación de los mismos, para conseguir una máxima eficacia en su absorción por la planta.

4. NECESIDADES NUTRITIVAS DE LOS AGRIOS.

Las necesidades nutritivas de los agrios, se definen como la cantidad de elementos nutritivos consumidos anualmente por la planta para su desarrollo vegetativo y fructificación.

Parte de estos elementos consumidos, son reutilizados por la planta en ciclos posteriores al retraslocarse desde los órganos de reserva perecederos, especialmente las hojas viejas. Otras partes se pierden por las extracciones de la cosecha, o bien se restituyen al suelo con la caída de hojas, pétalos, frutos, etc. donde pueden ser reabsorbidos por la planta a medio y largo plazo. Por último, otra parte permanece en la planta como constituyente de los órganos vegetativos permanentes (tronco, raíces, ramas, etc.).

En la tabla 1 se exponen los valores del consumo anual de nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K) por plantas de agrios de diferentes edades, en su desarrollo vegetativo y fructificación. En otra columna se dan los porcentajes de estos nutrientes que son aportados por las reservas contenidas en las hojas del año anterior (hojas viejas). Las diferencias entre ambos valores constituyen las necesidades nutritivas anuales de la planta. Evidentemente los valores expuestos en la tabla 1 son de tipo medio, y pueden sufrir variaciones en función de las características de la planta, sin embargo tienen un valor indicativo aproximado de las necesidades reales de los agrios.


Tabla 1. Necesidades nutritivas de los agrios.

Estas necesidades deben ser cubiertas por las reservas del suelo o mediante la aportación de fertilizantes, cuando aquellas no sean suficientes. Al aplicar los fertilizantes hay que tener en cuenta que la planta sólo puede absorber una parte de los mismo ya que existe un porcentaje de pérdidas por diferentes causas, como son lixiviación, retrogadación a formas inasimilables en el suelo, etc. El porcentaje de pérdidas dependerá de numerosos factores que dependen del tipo de suelo, características de la plantación, modalidad de cultivo, sistema de riego, etc., y su estimación es importante para calcular la dosis de abonado.

5. INTERPRETACIÓN DE LOS ANÁLISIS DE SUELOS.

Las tablas 2, 3 y 4 muestran respectivamente los niveles de contenido de materia orgánica y las concentraciones de fósforo y potasio asimilables por los agrios en suelos de diferentes texturas.


Tabla 2. Interpretación de los análisis de Materia Orgánica del suelo.


Tabla 3. Interpretación de los análisis de fósforo en suelo (Método Olsen).


Tabla 4. Interpretación de los análisis de potasio en suelo (extracto acetato amónico 1 N).

6. INTERPRETACIÓN DE LOS ANÁLISIS FOLIARES.

Los análisis foliares se consideran un índice bastante preciso de la absorción de los diferentes elementos por la planta, ya que las hojas son muy sensibles a los cambios de composición del medio nutritivo.

La tabla 5 muestra los niveles de nitrógeno, fósforo y potasio en las hojas para distintas variedades. Estos niveles se refieren a hojas de la brotación de primavera de 6-8 meses de edad, tomadas de brotes no fructíferos.


Tabla 5. Interpretación de los análisis foliares de nitrógeno (N), fósforo (P), potasio (K) en cítricos.

Las deficiencias de macroelementos, implican una insuficiente absorción de un determinado elemento por la planta. Esto provoca importantes alteraciones en su metabolismo y desarrollo, que conducen a una reducción significativa de la cosecha, disminución de la calidad de la fruta y alteraciones en el crecimiento. Asimismo los distintos estados carenciales producen síntomas característicos en diversos órganos de la planta (hoja, frutos, etc.).

La deficiencia de nitrógeno produce una sintomatología en el árbol que se manifiesta en arnarilleamiento del follaje y falta de vigor, con brotaciones cortas de distribución irregular. Los síntomas foliares más característicos son disminución de tamaño de las hojas y amarilleamiento acusado en las nerviaciones. Las hojas entran precozmente en senescencia y caen prematuramente en gran cantidad. En general, la floración tiene tendencia a ser copiosa y el cuajado del fruto muy escaso, por lo que la cosecha es pobre. Los frutos que alcanzan la madurez suelen ser de menor tamaño, con la corteza muy fina y buena calidad en general.

La sintomatología de la deficiencia de fósforo no está bien definida y es difícil de encontrar en el campo. En ensayos experimentales, se ha manifestado que las hojas toman inicialmente un color bronceado mate y posteriormente aparecen necrosis en las puntas y márgenes de éstas, cayendo prematuramente. Cuando la deficiencia es acusada, se produce una reducción marcada de la floración. Las brotaciones son débiles, apreciándose una tendencia a la desecación de las puntas de los brotes. En los frutos, esta carencia se manifiesta por una disminución de la firmeza de los mismos. Los gajos se separan por la zona central, que queda hueca. Los frutos tienden a alcanzar un tamaño mayor, con una corteza gruesa y basta, a veces de color más intenso que el normal. La pulpa es estropajosa, con menor contenido en zumo que es muy ácido y con un alto contenido en vitamina C. La deficiencia de fósforo solo produce efectos significativos sobre la cosecha cuando es muy pronunciada, produciendo una intensa caída de frutos pequeños durante el cuajado.


Figura 1. Sintornatología foliar de la deficiencia de fósforo.

La sintomatología de la deficiencia de potasio se manifiesta por una reducción del vigor vegetativo y porque las hojas se enrollan y arrugan, apareciendo unas zonas amarillas difusas en el limbo en bandas transversales, sin que se aprecien quemaduras en las mismas, aunque si pueden formarse manchas de goma. La aparición de nuevas brotaciones hace que esta sintomatología sea más acusada en las hojas viejas, ya que el potasio emigra de ellas hacia los nuevos órganos. Las brotaciones son débiles, con hojas de tamaño inferior al normal, que caen con facilidad. En casos agudos, los brotes pueden llegar a secarse. Las raíces fibrosas aparecen cortas y gruesas. Los frutos son pequeños y con la corteza delgada y suave, que tiende a colorear prematuramente. La cantidad de zumo suele ser alta, y éste es escasamente ácido. Cuando la deficiencia en potasio es muy acentuada, suele producirse un incremento de la caída de frutos en desarrollo al final de la primavera (junio).


Figura 2. Sintomatología foliar de la deficiencia de potasio.

Los niveles que se encuentran dentro del rango considerado bajo, constituyen una zona de transición, en la cual el nutriente se absorbe en cantidad limitada. Aunque en muchos casos no aparece una clara sintomatología carencial, se considera que un suplemento en la aportación de fertilizantes ricos en este elemento es beneficiosa para el cultivo.

Los niveles que se encuentran dentro del rango considerado normal son los adecuados para un óptimo equilibrio entre producción, calidad del fruto y desarrollo vegetativo. Las concentraciones foliares altas o muy altas, implican un exceso en la absorción del nutriente por la planta, y por tanto indican la necesidad de reducir su aportación, ya que se está produciendo un consumo de lujo del mismo.

El exceso de absorción de los nutrientes también produce sintomatologías características, que generalmente se traducen en la disminución de la calidad del fruto.

El exceso de nitrógeno produce una típica sintomatología, que se manifiesta en los árboles por un abundante desarrollo vegetativo, con hojas grandes y gruesas de color verde oscuro. Estas plantas son más sensibles a algunos ataques de parásitos (pulgones). Los frutos tienen la corteza gruesa y rugosa, mucha pulpa, escaso contenido en zumo y su entrada en color suele ser más tardía. En general su calidad es escasa. Sin embargo el exceso de nitrógeno no tiene ningún efecto sobre el contenido en sólidos solubles, en la relación azúcares/acidez, ni en el contenido en vitamina C.

El exceso de fósforo no provoca aparentemente ninguna sintomatología de intoxicación. Sin embargo, las cantidades excesivas de este elemento pueden dificultar la absorción de otros, tales con el cinc, cobre y también, en algunos casos, del calcio, cuando éste se encuentra con un bajo contenido en el suelo.

El exceso de potasio influye fundamentalmente sobre la calidad del fruto, que empeora considerablemente. En este aspecto, aunque los frutos suelen ser grandes, su corteza es gruesa, la pulpa basta, con escaso zumo, normalmente muy ácido, y con una marcada tendencia a pudrirse fácilmente. Las concentraciones excesivas de este elemento pueden dificultar las absorción de otros, tales como el magnesio o el calcio, cuando éste se encuentra con un bajo contenido en el suelo.

7. ABSORCIÓN DE LOS NUTRIENTES.

Los agrios absorben el nitrógeno del suelo fundamentalmente en forma de ión NO3- (nitrato) y en menor proporción en forma de ión NH4+(amonio). El nitrógeno constituyente de la materia orgánica, no es directamente asimilable por las plantas y debe transformarse en formas inorgánicas para que pueda ser utilizado por éstas. La materia orgánica del suelo es degradada por diferentes vías, la más importante es quizás la debida a las bacterias anaerobias que reducen el nitrógeno orgánico para dar iones amonio. El ión amonio es oxidado a nitrato por la acción de bacterias aerobias autótrofas en un proceso denominado nitrificación. Los nitratos pueden ser rápidamente absorbidos y asimilados por la planta. Las principales causas de la pérdida de nitrógeno asimilable en el suelo son las siguientes:

a) Conversión en nitrógeno orgánico, que especialmente se produce al incorporar al suelo materia orgánica con una alta relación C/N.
b) Pérdidas por evaporación al reducirse los nitratos a N por bacterias desnitrificantes en condiciones anerobias.
c) Lavado de nitratos por las aguas de riego o lluvia.
d) Fijación en las arcillas.
e) Erosión.

El fósforo se encuentra en la solución del suelo en forma de iones PO3-, PO4H2- o PO4H2-, que pueden ser absorbidos por la planta. La fijación del fósforo en el suelo, para dar lugar a compuestos inasimilables por la planta, se realiza por los siguientes procesos:

a) Inmovilización por la bases cálcicas, en suelos calizos y alcalinos dando lugar a la formación de fosfatos dicálcico o tricálcico insolubles.
b) Formación de fosfatos de hierro y aluminio en los suelos ácidos.
c) Fijación por las arcillas.
d) Fijación por la materia orgánica.

El potasio se encuenta en la solución del suelo en forma de ión K+, fácilmente absorbible por la raíz. El ión K+, ligado al complejo de cambio del suelo, constituyendo la fracción intercambiable, es también fácilmente utilizado por las plantas. El potasio que forma parte de algunos minerales o se encuentra fijado en las arcillas, sufre un proceso de liberación lenta, antes de pasar a formas asimilables. El potasio en el suelo puede perderse por:

a) Fijación en las arcillas.
b) Lavado en terrenos arenosos, con baja capacidad de intercambio canónico.
c) Erosión.

La absorción de nutrientes por los agrios no es constante a lo largo de todo el año. Este proceso alcanza los mínimos valores durante el invierno, aumenta en primavera y alcanza su máximo valor al final de la misma, coincidiendo con el período de cuajado del fruto. Durante el verano se mantiene en nivel altos y disminuye de forma progresiva durante el otoño. El máximo incremento en la absorción viene a coincidir con el período de mayor consumo por la planta, que se produce durante la floración y cuajado del fruto, como consecuencia de las necesidades de la brotación de primavera, floración y desarrollo de los frutos.

Este período de máximas necesidades, se aprecia en la evolución del contenido en macroelementos de las hojas, que sufren una disminución en su contenido después de la floración, como consecuencia de la movilización de las reservas, para atender la demanda de los nuevos órganos en desarrollo.

Estas necesidades fisiológicas determinan las épocas de abonado, de forma que generalmente, una parte de los fertilizantes se aplica en primavera para atender la demanda de los nuevos órganos en desarrollo y otra parte se aplica durante el verano para constituir las reservas que serán utilizadas el año siguiente.

En el caso de los plantones cuya floración es escasa, las máximas necesidades nutricionales se dan durante el verano, como consecuencia de las fuertes brotaciones que se producen en este período.

8. DOSIS ANUALES DE ABONADO.

En la tabla 6 se exponen los valores de tipo medio, para las aportaciones de fertilizantes nitrogenados, fosforados y potásicos, para suelos francos con contenidos normales en materia orgánica y en fósforo.


Tabla 6. Dosis anuales de abonado.

Estos valores se han obtenido en función de las necesidades de los agrios, aplicando un incremento en función de la eficiencia media de utilización de los fertilizantes. Su validez en las plantaciones de cítricos se ha comprobado experimentalmente en numerosos ensayos en campo. Sin embargo, resulta evidente que estas cantidades son aproximadas y pueden variar en función del desarrollo y productividad de los árboles y de las características específicas de cada plantación. Las cantidades por hectárea se han calculado para una densidad de plantación normal, próxima a los 400 árboles · ha-1. Cuando se trata de huertos con densidades de plantación superiores, o de huertos doblados, deberán efectuarse las correcciones en la dosis de abonado por ha en función del número de árboles · ha-1, teniendo también en cuenta el tamaño del arbolado y su productividad. Por ejemplo, cuando se trata de plantaciones de alta densidad con árboles de reducido tamaño, como es el caso de las Clausellinas, deberán efectuarse las reducciones correspondientes en la dosificación por árbol (50-75% de reducción en arboles adultos, sobre las cantidades que se dan en la tabla). Por tanto, las cantidades de fertilizantes que se exponen en la tabla 6 pueden ser modificadas en función de algunas características del suelo y de la planta. En las tablas 7 y 8 se dan de forma simplificada algunos factores de corrección para la dosificación de abonos.


Tabla 7. Factores de corrección para el abonado fosforado de acuerdo con los análisis de suelo y foliar.


Tabla 8. Factores de corrección para el abonado potásico de acuerdo con los análisis de suelo y foliar.

Los valores para el incremento o disminución de las aportaciones de fertilizantes, son sólo aproximados, ya que valores más exactos sólo pueden conseguirse con el uso de funciones complejas. Sin embargo, consideramos que estas aproximaciones son suficientes para un cálculo práctico de la necesidades de fertilización de los cítricos.

La materia orgánica del suelo puede aportar cantidades significativas de nitrógeno. Los valores de esta aportación, que se exponen en la tabla 9, deberán restarse de las unidades fertilizantes de nitrógeno consideradas en el anterior cálculo del abonado. Sin embargo en plantaciones jóvenes, donde las raíces no exploran la totalidad del terreno, deberá efectuarse una reducción de la cantidad de nitrógeno aportado por la materia orgánica, proporcional a la superficie de terreno no utilizado por las plantas.


Tabla 9. Nitrógeno procedente de la nitrificación del humus del suelo.

La contaminación de nitratos de las aguas de riego, puede aportar también cantidades considerables de nitrógeno que pueden restarse de la dosis de abonado nitrogenado. Para calcular la cantidad de nitrógeno · ha-1 aportada por el agua de riego puede recurriese a la siguiente fórmula:

Donde:

[NO3-]: Concentración de nitratos en el agua de riego (ppm).
Vr: Volumen total de riego (m3 · ha-1).
F: Factor que depende de la eficiencia del riego y considera la pérdida de agua. Oscila entre 0'5 y 0'8 en función del sistema de riego utilizado, considerándose un valor normal el de 0'7.

En la tabla 10 se dan los valores del aporte de N por aguas de riego con distintas concentraciones de NO3-, considerando un volumen total de riego de 7.000 m3 · ha-1 y una eficiencia del mismo del 70%.


Tabla 10.
Aportación de nitrógeno (N)por el agua de riego.

9. ELECCIÓN DEL TIPO DE ABONO.

En las Tablas 11 y 12 se exponen los tipos de fertilizantes más adecuados en función de las características del suelo y la época de abonado.


Tabla 11. Tipos de fertilizantes en función del suelo.


Tabla 12. Tipos de fertilizantes en función de la época de abonado.

10. ABONOS CON ALTO FRACCIONAMIENTO.

En la Tabla 13 se dan las recomendaciones para efectuar un abonado con alta frecuencia, especialmente recomendado para plantaciones con riego por inundación donde sea posible disolver los fertilizantes nitrogenados en el agua de riego.


Tabla 13. Abonados con alto fraccionamiento.

El abonado con alto fraccionamiento está especialmente indicado para terrenos arenosos y con escasa profundidad donde las pérdidas de nitrógeno por lixiviación son normalmente elevadas. El primer abonado (Marzo), se efectúa mediante aplicación superficial y posteriormente debe ser enterrado. El resto de las aplicaciones de fertilizantes nitrogenados pueden ir disueltas en el agua de riego o incorporadas al suelo con el riego posterior, cuando se apliquen en la superficie del suelo. En cualquier caso los riegos que van acompañados de una incorporación de abono deberán efectuarse con un bajo volumen de agua para evitar las pérdidas por percolación.

11. CONCLUSIONES.

Se aportan una serie de normas que pueden servir para economizar el consumo de fertilizantes y efectuar su aplicación con mayor eficacia.

a) Fertilizantes Nitrogenados:

 - Ajustar la dosis de abonos nitrogenados a las necesidades de la plantación y a la eficacia de asimilación de los mismos, estimadas para cada tipo de suelo.
 - Aplicar el abonado con el mayor grado de fraccionamiento posible, especialmente en suelos muy permeables o poco profundos.
- No efectuar el abonado nitrogenado en invierno ni en otoño.
- Utilizar formas amoniacales para el abonado de primavera.
 - Fraccionar el abonado de verano al menos en dos mitades cuando se aplican nitratos.
- No aportar grandes volúmenes de agua en cada riego.
- Determinar la cantidad de nitratos aportados por las aguas de riego y efectuar la reducción correspondiente en la dosis del abonado.
- Realizar análisis foliares anuales para comprobar que la plantación se mantiene en un nivel nutricional óptimo.

b) Fertilizantes Fosforados y Potásicos:
- Ajustar las dosis de abonado a las necesidades de la plantación y a la eficiencia de asimilación de los distintos fertilizantes, estimada para cada tipo de suelo.
- Evaluar las reservas de fósforo y potasio asimilabas en el suelo y reducir la dosis de abonado en función de las mismas.
- Efectuar análisis foliares anuales para comprobar que la plantación se mantiene en un nivel nutricional óptimo.
- Utilizar el tipo de abono más adecuado para cada tipo de suelo.
- Fraccionar las aportaciones de potasio en terrenos arenosos de baja capacidad de intercambio canónico.

 

Autores:

Francisco Legaz Paredes.
Eduardo Primo Millo.
Instituto Valenciano de Investigaciones agrarias.


Síguenos en

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.