Síguenos  
Toda la Agricultura en Internet
Empresas Compraventa Noticias Precios Agrícolas  Cursos Tienda On Line Vídeos Fotos Diccionario Foro  Recomendar Infoagro

EL CULTIVO DE LAS NARANJAS (2ª parte)
The Orange growing

1. Origen
2. Taxonomía y morfología
3. Importancia económica y distribución geográfica
4. Requerimientos edafoclimáticos
5. Propagación
6. Material vegetal
6.1. Variedades
6.2. Patrones
7. Mejora genética
8. Particularidades del cultivo
8.1. Diseño de la plantación
8.2. Abonado
8.3. Riego
8.4. Poda
8.5. Técnicas para aumentar el tamaño del fruto
8.6. Labores. Control de malas hierbas
9. Plagas y enfermedades 
9.1. Plagas
9.2. Enfermedades
10. Recolección
11. Postcosecha
12. Naranjas de IV Gama
13. Valor nutricional

 
  Enviar a un Amigo
Corregir / Sugerir
Imprimir
Enviar
Tu Nombre
E-Mail destinatario
¿Algún comentario?

Corregir/Sugerir
¿Cuál es el error, o sugerencia?


 Cursos On Line
Cursos para profesionales, estudiantes y titulados

 
 Medidores para cítricultura


 Anuncios Gratuitos
Anuncios clasificados de compra-venta de cítricos


 Mercados
Mercados nacionales e internacionales de cítricos

9. PLAGAS Y ENFERMEDADES

9.1. Plagas

-Minador de los cítricos (Phyllocnistis citrella)

Es un microlepidóptero de la familia Gracillariidae. Se introdujo en España hace aproximadamente 7 años y desde entonces a adquirido carácter de pandemia. Ataca a las hojas jóvenes del limonero, debido a que la hembra realiza la puesta en los primordios foliares y básicamente en las hojas menores de 3 cm de longitud. Las larvas viven en galerías, también llamadas minas, que son subepidérmicas, produciendo una pérdida de la masa foliar que se traduce en una reducción del rendimiento y de la cosecha. El viento facilita su dispersión que puede llevarla a grandes distancias, lo que propicia la extensión de la plaga.

Realizan la puesta de los huevos en las hojas más pequeñas de los brotes tiernos, cerca del nervio central del haz o del envés, desde que aparecen los primordios foliares hasta que estas tienen un tamaño de 3 cm. Los huevos son de color blanco transparente, con forma lenticular, de unos de 0,3 mm de diámetro.
Después de la eclosión del huevo la larva traspasa la epidermis, se sitúa debajo de ésta y empieza a alimentarse y a formar la galería. La oruga es de color amarillo verdoso, pasa por 4 estados, durante los 3 primeros se alimenta pero en el cuarto o prepupa, únicamente se dedica a construir la cámara pupal.

La oruga está en continuo movimiento dentro de la galería, rompiendo las células de la epidermis y alimentándose de su contenido líquido. La galería no es recta tiene continuos giros y habitualmente sigue en el mismo cuadrante de la hoja. La galería aumenta a medida que crece la larva y es transparente, en el interior se puede distinguir la larva y los excrementos que va dejando. Las condiciones ambientales determinan la duración del ciclo y con ello el número de generaciones que se producirán en un año. En verano suele ser frecuente que el ciclo se complete en menos de 15 días; el resto del año la duración puede llegar a durar hasta unas 6 veces más que en verano. Le favorecen las temperaturas y humedades relativas elevadas. Las plantas que más daños pueden sufrir son las plantas de vivero, las plantaciones jóvenes, las regadas con riego localizado y aquellas variedades que tienen un amplio periodo de brotación. En los árboles adultos los daños son mucho menos importantes. Los ataques provocan una disminución del crecimiento. Las hojas y los brotes atacados se secan como consecuencia de la rotura y el desprendimiento de la cutícula que deja el parénquima al sol.

Control:

El control tiende a realizarse según unos criterios de producción integrada en la que se combinan los medios culturales, la lucha química y la lucha biológica; llevando a cabo un seguimiento de la evolución de la plaga para intervenir en los momentos que resulte más efectivo y asequible.

-Se recomienda no abonar en exceso para que no haya excesivas brotaciones y sólo tratar las que sean significativas (en otoño se recomienda no tratar, ya que las brotaciones carecen de importancia y para evitar la destrucción de la fauna auxiliar). En los tratamientos de primavera, se aconseja aplicar abono foliar rico en nitrógeno con el fin de acelerar el desarrollo de la brotación. La estrategia de riego y abonado debe ser ajustada siempre que sea posible para producir una brotación post-estival y de otoño intensa y breve.
El control químico debe planificarse para proteger las brotaciones más importantes; son las que contienen las flores en primavera, y las de final de verano.

-El control químico se lleva a cabo cuando se observan 0,7 larvas por hoja en las hojas jóvenes y también se considera que tenemos daños importantes cuando el porcentaje de superficie foliar afectada en nuevas brotaciones es mayor del 25%. El control químico es difícil, debido a que la plaga se desarrolla en brotes en crecimiento; lo que hace que la persistencia de los productos sea baja, ya que la plaga puede seguir desarrollándose en las hojas que aparecen después del tratamiento.

Las materias activas recomendadas en producción integrada son las siguientes: 

Materia Activa Dosis (%)
Abamectina 0,02
Lufenuron 0,15
Benfuracarb 0,25
Carbosulfan 0,10
Metil Pirimifos 0,20
Hexaflumuron * 0,05
Flufenoxuron * 0,03
Diflubenzuron * 0,05

* Los productos marcados sólo se aplican una vez al año.

La adición de un aceite mineral de verano mejora la eficacia del producto. Algunos productos pueden aplicarse directamente pintando el tronco de los árboles, o bien al suelo o con el agua en riego por goteo (imidacloprid,..)

-El control biológico del minador es muy importante, ya que hay especies de parasitoides que eliminan entre el 60 y el 80% de los individuos de la plaga, dependiendo de las condiciones. Se han descubierto aproximadamente 40 especies de enemigos naturales, siendo los más numerosos los himenópteros parasitoides de la familia Eulophidae, también la familia Encyrtidae y las familias Braconidae y Elasmidae. También hay que destacar entre los depredadores a las crisopas
De la familia Eulophidae son frecuentes en nuestro país especies de los géneros Cirrospilus, Sympiesis, y Pnigalio. Algunas como C. nearlyncus, C. variegatus, C. lineatus, C. vitatus, S. gregori, S. viridula, S. gordius, P. pectinocornis... parasitan al minador de los cítricos. Hay otros géneros que contienen especies no presentes en nuestro país que son parásitas del minador y se han intentado introducir: Citrostichus phyllocnistoides, Galeopsomyia fausta, Quadrastichus sp....
La familia Encyrtidae, con el género Ageniaspis; A. citricola es un buen parásito específico del minador de las hojas de los cítricos. 

-Mosca blanca (Aleurothrixus floccosus)

Ver documento de la Mosca Blanca

-Mosca de la fruta (Ceratitis capitata)

Ver documento de la Mosca de la Fruta.

-Pulgones (Aphis spiraecola, A. gossypii, A. citricola, Toxoptera aurantii, Myzus persicae)

El daño que causan consiste en la sustracción de linfa, que comporta el debilitamiento de la planta solo en caso de infecciones masivas, que es cuando se produce una gran emisión de melaza acompañada del acartonamiento de las hojas.
Su agresividad y su capacidad para transmitir ciertas virosis como el CTV, hacen de esta plaga sea potencialmente peligrosa. Su dependencia de factores ambientales y la presencia de enemigos naturales hace que en algunos casos la incidencia sea menor. En cualquier caso el comportamiento errático de la plaga en condiciones adversas (elevadas temperaturas y ambientes secos), hace muy difícil su predicción sobre la posible virulencia del ataque.

Control

-El desarrollo de resistencias a ciertos productos químicos utilizados con anterioridad, hace que la elección del producto químico necesario para disminuir los niveles de población a umbrales de control por parte de sus enemigos naturales sea una decisión crucial a la hora de mantener bajo control a esta plaga.

-Desde hace tiempo se han venido usando diferentes métodos de muestreo (trampas de distintos tipos, muestreos indirectos, conteos directos) para determinar la fauna afídica de los cítricos y su composición numérica, destacando entre ellos las trampas amarillas de agua.

-Las materias activas empleadas en el control de pulgones deben tener el menor impacto posible sobre las poblaciones de ácaros Fitoseidos, ya que éstos tienen un control biológico eficaz sobre las poblaciones de pulgones en cítricos.

Materia activa Dosis Presentación del producto
Acefato 75% 0.05-0.15% Polvo soluble en agua
Aceite de verano 66% + Fenitrotion 4% 1-2% Concentrado emulsionable
Aceite de verano 66% + Etion 9.5% 1-1.25% Concentrado emulsionable
Alfa Cipermetrin 5% 0.02-0.03% Polvo mojable
Amitraz 20% + Bifentrin 1.5% 0.15-0.30% Concentrado emulsionable
Azufre 60% + Endosulfan 3% 20-30 kg/ha Polvo para espolvoreo
Benfuracarb 20% 0.15-0.20% Concentrado emulsionable
Bromopropilato 12.5% + Metidation 27.5% 0.10-0.20% Concentrado emulsionable
Butocarboxim 50% 0.10-0.20% Concentrado emulsionable
Carbosulfan 25% 0.10-0.15% Suspensión en cápsulas (microcápsulas)
Cipermetrin 5% 0.10-0.20% Concentrado emulsionable
Cipermetrin 2.5% + Clorpirifos 36% 0.15% Concentrado emulsionable
Clorpirifos 20% + Fosmet 15% 0.20-0.40% Concentrado emulsionable
Dicofol 15% + Dimetoato 22.2% 0.15-0.20% Concentrado emulsionable
Dimetoato 3% 20-30 kg/ha Polvo para espolvoreo
Endosulfan 35% 0.15-0.30% Concentrado emulsionable
Etion 47% 0.10-0.20% Concentrado emulsionable
Imidacloprid 20% 0.05-0.08% Concentrado soluble
Permetrin 25% 0.02-0.04% Concentrado emulsionable
Pirimicarb 50% 0.10% Polvo mojable
Tau-Fluvalinato 24% 0.01-0.02% Suspensión concentrada

-Cóccidos o cochinillas


Los daños causados por las cochinillas consisten, esencialmente, en la sustracción de savia que provoca una depresión general en toda la planta; además la mayor parte de las especies producen melaza, un líquido azucarado responsable de las innumerables colonias de hormigas, comunes en las plantas infectadas por las cochinillas y pulgones; por otra parte, la melaza, también, es el sustrato donde se desarrolla la fumagina.
Las cochinillas viven en las hojas, las ramas y sus ramificaciones y, en menor número, en los frutos; las numerosas generaciones que aparecen durante el año se caracterizan por su elevada prolificidad.

Una característica común a casi todas las cochinillas es la capacidad de segregar una sustancia que se utiliza para la protección del insecto. En algunas especies, esta protección está formada por un revestimiento de laca o por un amasijo de cera, mientras que otras forman un real y propio escudete o un folículo con la misma sustancia.
Debajo de estos "escudetes" y en "ovisacos" adecuados ponen los huevos, pequeñísimos y numerosos, de los que salen las larvas, que se mueven, durante poco tiempo, en busca de un lugar donde fijarse. Éstas, pequeñas y ligeras, son transportadas fácilmente por el viento, difundiendo así la infección.

Control

-La elevada prolificidad de las cochinillas se ve contrarrestada por la acción de numerosos factores que la limitan como la considerable mortalidad natural de las larvas durante la fase de difusión y la presencia de parásitos y predadores. La cochinilla acanalada, Rodolia cardenalis (novio cardenal) es un depredador empleado en control integrado.

-En el caso, por otra parte bastante frecuente, de que la mortalidad natural no sea suficiente para contener el desarrollo de la población de estos fitófagos entre límites tolerables, son precisos los tratamientos químicos. 

Materia activa Dosis Presentación del producto
Aceite de verano 100% 0.75-1% Líquido para aplicación ultra bajo volumen
Aceite de verano 66% + Fenitrotion 4% 1-2% Concentrado emulsionable
Aceite de verano 66% + Fentoato 5% 1% Concentrado emulsionable
Aceite de verano 70% + Clorpirifos 5% 0.75-1.50% Concentrado emulsionable
Aceite de verano 70% + Etion 9.5% 1-1.25% Concentrado emulsionable
Ácido giberélico 9% 0.20-0.30% Tabletas o pastillas solubles
Buprofezin 25% 0.07-1% Polvo mojable
Cipermetrin 2.5% + Clorfenvinfos 15% 0.15-0.20% Concentrado emulsionable
Clorpirifos 20% + Fosmet 15% 0.20-0.40% Concentrado emulsionable
Clorpirifos 24% + Endosulfan 20% 0.13-0.18% Concentrado emulsionable
Clorpirifos 27.8% + Dimetoato 22.2% 0.15-0.20% Concentrado emulsionable
Dicofol 15% + Dimetoato 14% + Tetradifon 5% 0.25% Concentrado emulsionable
Dimetoato 10% + Metil Azinfos 20% 0.20% Polvo mojable
Etion 47% 0.10-0.20% Concentrado emulsionable
Fenitrotion 25% + Fenvalerato 5% 0.15-0.25% Concentrado emulsionable
Metil pirimifos 50% 0.25% Concentrado emulsionable
Napropamida 50% 0.20-0.30% Polvo mojable

9.2. Enfermedades

-Nematodo de los cítricos (Tylenchulus semipenetrans)

Produce la enfermedad conocida como el decaimiento lento de los cítricos y limita la producción citrícola en condiciones edáficas y medioambientales muy variadas. Esta enfermedad se desarrolla gradualmente y comienza con una reducción en el número y tamaño de los frutos, pero que rara vez llega a ocasionar la muerte del árbol. Los principales síntomas son: falta de vigor de las plantaciones y reducción del calibre de los frutos. El daño que provocan sobre las plantas representa una reducción del 15-50% de la producción y en el caso de fuertes ataques la pérdida total de la cosecha.

Se trata de un nematodo semi-endoparásito sedentario de reducidas dimensiones, solo apreciable al microscopio y que presenta dimorfismo sexual. Se caracteriza por poseer estilete, provisto de un conducto interior y una musculatura que hace que sea retráctil empleándolo para su alimentación. La hembra adulta, presenta un aspecto saquiforme con el extremo anterior alargado. Introduce la parte anterior del cuerpo en el parénquima cortical de las raíces secundarias dejando al exterior de la raíz la parte más dilatada de su cuerpo. Una vez fijadas a las raíces son inmóviles y es prácticamente imposible separarlas de éstas sin romperlas.
Esta enfermedad puede estar causada además por la asociación de Tylenchulus semipenetrans con otros patógenos del suelo, como hongos de los género Phythopthora o Fusarium. La asociación hongo-nematodo tiene lugar en muchas plantaciones y ambos organismos contribuyen a los síntomas de decaimiento.

El ciclo biológico se inicia con el huevo, el cual tiene un periodo de incubación de 15-30 días, dependiendo de la temperatura del suelo. Existen cuatro fases juveniles, dando lugar a machos y hembras entre los que se realiza la cópula, aunque también pueden reproducirse en ausencia de machos. La hembra deposita los huevos en una matriz gelatinosa sobre la raíz de la planta. El embrión se desarrolla hasta la formación del primer estado juvenil. Dentro del huevo tiene lugar la primera muda y el segundo estado juvenil emerge del huevo y quedan libres en el suelo, desplazándose a través de la película de agua que rodean las partículas del suelo para alcanzar e infectar la raíz.
Las densidades de población en el suelo más altas suelen aparecer en primavera y a finales de otoño, disminuyendo durante el invierno, quedando reducidas durante el verano. Estas fluctuaciones estacionales pueden verse afectadas en función de la temperatura y la pluviometría.

Cuando se trata de cultivos sobre un suelo que no haya sido cultivado con cítricos o vid, la presencia del nematodo solo se hace evidente a partir del octavo año de cultivo. Por el contrario, en el caso de replantaciones sobre terrenos que hayan sido previamente cultivados tanto para cítricos como para viñedo, su presencia se detecta en el inicio de la plantación.
La principal vía de infección es a través de las poblaciones de huevos, que pueden estar en estado de quiescencia hasta 10 años en el suelo y son transportados por acarreos de suelo, el agua de riego y el material vegetal de plantación procedentes de viveros cultivado sobre suelo directo.

Control

-Uso de patrones resistentes como Citrumelo swingle y el Poncirus trifoliata.

-El valor umbral para recomendar el uso de nematicidas es de más de 1000 hembras por 10 g de raíces secundarias y una densidad superior a 20 juveniles/cm3 de suelo. El control químico puede realizarse en pre o post-plantación. La eficacia de los fumigantes depende de las características físicas del suelo, dosis y tipo de aplicación y labores preparatorias del suelo previas al tratamiento. Las materias activas recomendadas son: Cadusafos 10%, Oxamilo y Aldicarb

-Adoptar prácticas culturales adecuadas para evitar la infección en nuevas parcelas, limitar su infección en parcelas ya infectadas y reducir las densidades de inóculo en el suelo: favorecer el crecimiento de las raíces y reducir el estrés del árbol, desinfección de las herramientas de trabajo, regar con agua de pozos o de canales de riego que no atraviesen parcelas infectadas, el riego por goteo reduce la dispersión del nematodo por escorrentía y eliminar las raíces infectadas.

-En el caso de detectar la presencia de nemátodos en una nueva plantación, no se deben tomar medidas de control hasta el tercer y cuarto año, pues el reducido tamaño de la copa hace que la sombra que esta proyecta sobre el suelo sea muy escasa y por tanto la temperatura del suelo sea demasiado elevada para un desarrollo óptimo del ciclo de vida de Tylenchulus semipenetrans.

-El control biológico de este nematodo se produce de forma natural por numerosos organismos antagonistas: hongos, bacterias, artrópodos y otros nematodos depredadores. Estos antagonistas son muy frecuentes en las plantaciones de cítricos pudiendo reducir las densidades de población de Tylenchulus semipenetrans hasta en un 30%.

-Gomosis, podredumbre de la base del tronco y cuello de la raíz y podredumbre de raíces absorbentes (Phythophthora nicotiane, P. citrophthora)

La presencia de estos hongos es permanente durante todo el año en el suelo y su mayor actividad parasitaria se produce cuando la temperatura media del ambiente oscila entre 18-24ºC. El agua de lluvia o la de riego que empapa el suelo favorece la formación de la parte reproductora asexual de estos hongos.

La gomosis puede aparecer en la base del tronco, cerca de la zona de unión del injerto o bien a lo largo del tronco, llegando a afectar a las ramas principales de algunas variedades. Las zonas afectadas adquieren diversas formas y el tamaño de la lesión dependerá del tiempo que lleve actuando el hongo y de las condiciones ambientales. Normalmente las lesiones son alargadas y, si hay suficiente humedad ambiental, se producen emisiones de gotitas de goma. Las zonas afectadas se deshidratan y se va separando la corteza, pudiendo desprenderse en tiras verticales si estiramos desde la zona donde se inicia la separación. Debajo de esta zona la madera puede estar ennegrecida pero no muerta, por lo que podrá seguir subiendo sabia bruta, pero no podrá bajar de esa zona savia elaborada. Con el tiempo, las raíces que estén por debajo de esa zona irán dejando de recibir alimento y acabarán muriendo.

Cuando el ataque se localiza en la parte baja del tronco y el cuello de las raíces principales, se va produciendo una deshidratación y podredumbre de la corteza, con la consiguiente separación de la madera, que aparece ennegrecida. En las raíces se ve la zona afectada, en la que se forman los típicos chancros, con bordes engrosados debido a que la planta ante el ataque del hongo, para intentar cerrar la herida, empieza a multiplicar sus células a mayor velocidad (respuesta hiperplástica o hipertrófica). El chancro afecta principalmente a la base del tronco pero, en algunos casos, puede presentarse también a lo largo del mismo. Las lesiones son variables en forma y tamaño, pero crecen más rápidamente en sentido vertical que lateralmente. 

La podredumbre de las raíces absorbentes se concreta en una destrucción de las raíces finas. Si se produce este hecho repetidamente y con bastante amplitud puede alterar el desarrollo de las plantas.

En condiciones de elevada humedad atmosférica, el hongo fructifica en la superficie de las manchas formando una mohosidad blanquecina. Los frutos infectados se desprenden prematuramente. Las áreas de la corteza infectadas son frecuentemente contaminadas por otros hongos (Penicillium spp., Fusarium spp., etc.).

Si el ataque pasa desapercibido, porque la base del tronco y las raíces estén tapados por la tierra, los síntomas característicos de la enfermedad se manifiestan con las siguientes características:

El naranjo dulce es más sensible que los mandarinos y sus híbridos; los Citranges, Troyer y Carrizo, y el mandarino "Cleopatra" presentan cierta resistencia. Por tanto, la elección del patrón supone un aspecto importante en la lucha contra esta enfermedad, además de la investigación de nuevos patrones resistentes.

El método de lucha más eficaz es una buena combinación de medidas preventivas junto al control químico.

-Medidas preventivas.

-Control químico.

Los fungicidas contra Phythopthora spp. son productos cuya acción es exoterápica, es decir, actúan exteriormente, impidiendo la germinación de los órganos de reproducción del hongo si el producto se pone en su contacto. Por tanto, hay que aplicar el fungicida en toda la zona afectada, pues donde no llegue el producto el hongo sigue atacando.

-Procedimiento a seguir en el control de Phythopthora spp.

*Inicio de la enfermedad: en los primeros síntomas de la enfermedad, en el que los chancros están iniciando su desarrollo, se establece el siguiente programa:

-Primer tratamiento: se realizará después de la primera brotación de primavera, a los 10-20 días de su inicio, realizando un tratamiento foliar con Fosetil-Al 35% + Mancozeb 35%, presentado como polvo mojable, a una dosis de 0.30-0.50% ó Fosetil-Al 80%, presentado como granulado dispersable en agua a una dosis de 0.25-0.30%.
Si el producto utilizado es Metalaxil 25%, presentado como polvo mojable, se aplicará a una dosis de 0.80-0.12%, repartida por la zona de goteo de los árboles afectados y en la misma época. 

-Segundo tratamiento: se realiza durante la brotación de verano, con los mismos productos y dosis anteriores.

-Tercer tratamiento: se realizará a los dos o tres meses del tratamiento anterior (septiembre-octubre), con los mismos productos y dosis.

*Fase avanzada de la enfermedad: cuando los chancros están bien desarrollados, además de los tratamientos realizados en el apartado anterior, se debe actuar sobre los chancros de las siguientes formas:

-Pulverizar los chancros con una suspensión concentrada que contenga alguno de los productos citados como de acción externa.

-Limpiar y raspar la zona de exudación gomosa afectada por el hongo y a continuación pulverizar.

-Con un objeto afilado se eliminarán los tejidos afectados de la corteza sin dañar la madera hasta que se llegue a ver una línea verde de corteza, señal de que hemos llegado a la zona sana. Seguidamente se llevará a cabo la pulverización como en los casos anteriores.

-Alternaria alternata pv. citri

Uno de los primeros síntomas que produce esta enfermedad es la fuerte defoliación que sufren los árboles durante la primavera, ya que las hojas y los tallos de las brotaciones jóvenes se necrosan casi en su totalidad. Sobre el limbo foliar aparecen áreas necrosadas de tamaño variable que producen una curvatura lateral de la hoja; estas necrosis suelen extenderse siguiendo las nerviaciones de la hoja.

Sobre los frutos recién cuajados en primavera pueden aparecer pequeñas lesiones a modo de punteado negro sobre la corteza. Estas lesiones pueden evolucionar necrosando totalmente el fruto, que finalmente cae al suelo. Las lesiones sobre la corteza de los frutos puede avanzar formando zonas deprimidas con un halo amarillento a su alrededor en las que los frutos muestran un cambio de color precoz. Posteriormente se forman unas depresiones circulares de color marrón oscuro con un tamaño que puede llegar hasta unos 10 mm de diámetro.

En el caso de un ataque severo se pueden observar lesiones en los frutos a modo de excrecencias suberosas de tamaño variable sobre la corteza.
El avance de la necrosis siguiendo los nervios foliares se debe al daño celular que sufren los tejidos de la hoja por la capacidad de A. alternata pv. citri de sintetizar metabolitos tóxicos específicos.
En el estado más avanzado de la enfermedad tiene lugar la colonización micelar del hongo, dando lugar a la esporulación, diseminando la enfermedad a las hojas y frutos susceptibles adyacentes.

Control

-Eliminación del material infectado. En parcelas con problemas de mala aireación, excesivo vigor del árbol, abonado nitrogenado en exceso y podas severas realizas en épocas inadecuadas acentúan los ataques de la enfermedad.

-En el control químico se recomiendan las siguientes materias activas:

Materia activa Dosis Presentación del producto
Fosetil Al 35% + Mancozeb 35% 0.30-0.50% Polvo mojable
Mancozeb 10% + Oxicloruro de cobre 30% + Zineb 10% 0.30% Polvo mojable
Mancozeb 12% + Oxicloruro de cobre 8.6% + Sulfato de cobre 2.5% + Carbonato básico de cobre 2.8% 0.40-0.60% Polvo mojable
Mancozeb 20% + Oxixloruro de cobre 30% 0.30-0.50% Polvo mojable
Mancozeb 40% + Sulfato de cobre 11% 0.30% Polvo mojable
Maneb 10% + Oxicloruro de cobre 30% + Zineb 10% 0.30-0.50% Polvo mojable
Maneb 7.5%+ Oxicloruro de cobre 10% + Sulfato cuprocálcico 11% + Zineb 7.5% 0.30-0.40% Polvo mojable
Maneb 8% + Sulfato cuprocálcico 20% 0.40-0.60% Polvo mojable
Oxicloruro de cobre 37.5% + Zineb 15% 0.40% Polvo mojable
Óxido cuproso 50% 200 g/100 litros de agua Polvo mojable
Procloraz 40% 0.20% Concentrado emulsionable
Sulfato cuprocálcico 17.5% + Zineb 7% 0.60-0.80% Polvo mojable

-Virus de la tristeza de los cítricos o citrus tristeza virus (CTV)

El virus de la tristeza de los cítricos es el causante de la enfermedad viral más grave de los cítricos.
El daño más evidente es el decaimiento y muerte de los árboles injertados sobre naranjo amargo y clorosis nervial y acanaladuras en la madera. El virus causa la muerte de las células del floema en el naranjo amargo produciendo un bloqueo de los tubos conductores de savia elaborada a nivel de la línea de injerto.

El decaimiento lento comienza con una clorosis progresiva de las hojas y seca de las ramillas en la parte exterior de la copa. Las nuevas brotaciones son cortas y tienen lugar en las ramas viejas dando lugar a una disminución progresiva del volumen de la copa. La producción de frutos es menor y éstos son de tamaño reducido y color más pálido que los frutos de árboles sanos. Otro síntoma es la formación de orificios visibles en la cara cambial de la corteza, en los que suele observarse una zona de color pardo debajo de la línea de injerto; este síntoma no suele ser apreciable en árboles recientemente infectados.

La identificación por CTV por síntomas en campo no es segura, además la ausencia de síntomas no implica que el virus no esté presente ya que este puede albergarse en plantas tolerantes. Los síntomas producidos por CTV son muy variables dependiendo de las cepas del virus y de la combinación variedad/patrón infectada.
El vector más eficaz de la enfermedad es el pulgón pardo de los cítricos (Toxoptera citricida). No obstante, el aumento de las poblaciones del pulgón del algodonero (Aphis gossypii) o la introducción de T. citricida, presentan un riesgo grave para muchas citriculturas en las que todavía son mayoritarias las plantaciones sobre naranjo amargo.

Control

-El uso de variedades libres de virus injertadas sobre patrones tolerantes a la tristeza. La técnica de inmunoimpresión directa-ELISA en vivero, combinado con el cultivo de plantas madre bajo malla anti-pulgón, permite la producción de plantas libres de CTV en países en los que el virus está presente. La técnica ELISA es actualmente utilizada en todos los países citrícolas con los anticuerpos monoclonales españoles 3DF1 y 3CA5. Estos anticuerpos son los únicos que en mezcla, son capaces de reconocer a cualquier aislado de CTV.

-Programas de erradicación y de disminución de inóculo, estudios epidemiológicos, controles en frontera o en cuarentena y el análisis rutinario de CTV en la producción de plantas en vivero.

10. RECOLECCIÓN

Tiene lugar cuando la relación de sólidos solubles/acidez es de 8 o más y el color amarillo-naranja en al menos el 25% de la superficie del fruto, o una relación de sólidos solubles/acidez de 10 o más y el color verde-amarillo en al menos 25% de la superficie del fruto. 


La recolección es manual y debe realizarse con alicates, evitando el tirón. Supone el 25% de los costes totales de la producción y emplea más del 50% de la mano de obra requerida en el cultivo.


Los envases empleados en la recolección son capazos o cajas de plástico con capacidad, siendo deseable protecciones de goma espuma y volcado cuidadoso. Una vez en los envases definitivos se cargan en camiones ventilados y se trasladan al almacén, procurando evitar daños mecánicos en el transporte.

11. POSTCOSECHA

-Calidad: intensidad y uniformidad de color, firmeza, tamaño, forma, suavidad de la cáscara, ausencia de pudriciones y libertad de defectos incluyendo daño físico (abrasión y magulladuras), defectos en la cáscara o decoloración, daño por congelamiento y daño de insectos. La calidad del sabor está relacionada a la relación de sólidos solubles/acidez y la ausencia de compuestos que producen sabores indeseables, incluyendo metabolitos producidos por fermentación.

-Temperatura óptima: 3-8°C hasta 3 meses, dependiendo del cultivar, estado de madurez de la cosecha y área de producción. Algunos cultivares pueden ser mantenidos a 0-1°C. 

-Humedad relativa óptima: 90-95% .

-Tasa de respiración

-Tasa de producción de etileno: < 0.1 µL/kg•h a 20°C.

-Efectos del etileno: exposición a 1-10 ppm de etileno durante 1-3 días a 20-30°C puede ser usado para desverdizar naranjas. Este tratamiento no afecta la calidad interna (incluyendo relación sólidos solubles/acidez) pero puede acelerar el deterioro e incidencia de pudriciones.

-Efectos de atmósferas controladas (A.C.): una combinación de 5-10% O2 y 0-5% CO2 puede ser beneficiosa en atrasar la senescencia y retener la firmeza, pero no tiene un efecto significativo en la incidencia y severidad de pudriciones, las cuales son el factor limitante en el almacenaje prolongado de las naranjas. Niveles fungistáticos de CO2 (10-15%) no son utilizados porque dan sabores indeseables debido a la acumulación de productos de la fermentación. El uso comercial de la AC en el almacenamiento y transporte de naranjas es muy limitado. 

-Fisiopatías:

-Enfermedades:

-Estrategias de control:

Clasificación de daños encontrados en un almacén de cítricos
Tipo Causa Observaciones
Manchas permanentes: aparecen antes o después de la recepción de la fruta -Daños por pedrisco
-Rameado
-Daños de recolección
-Picaduras de insectos
Poco peligrosos al observarse a simple vista
Manchas que evolucionan: se observan después de un periodo de almacenamiento -Daños de recolección
-Mosca de la fruta (Ceratitis capitata)
-Ataques fúngicos
Producen oleocelosis
Daños producidos en la línea: tras el desverdizado o cepillado de la fruta -Sensibilidad varietal Son los más peligrosos. Evolucionan a manchas negruzcas o pardeadas

 

12. NARANJAS DE IV GAMA

La elaboración y distribución de rodajas de naranja fresca peladas, envasadas y mantenidas en refrigeración, es otra posible forma de comercialización de la naranja. La necesidad de combinar una dieta basada en alimentos frescos y la demanda actual de productos funcionales de fácil consumo, hace que las frutas y hortalizas de la IV Gama se presenten como una opción para competir en el mercado de los productos elaborados.

La naranja de IV Gama está destinada a colegios, hospitales y residencia de ancianos, dada la dificultad que generalmente supone para estos consumidores tomar naranja fresca; además de restaurantes, locales de comida rápida y al consumidor individual que le aportan comodidad y/o rapidez.

La preparación de naranja pelada y cortada en rodajas, no supone una diferencia en la calidad nutricional respecto a la naranja fresca, si los sistemas de procesado, tratamiento y envasado del tejido son realizados de forma correcta.

La elaboración industrial no es un proceso sencillo, ya que deben ofrecer un control higiénico durante su preparación y comercialización, que garantice al consumidor su seguridad. Los principales factores a controlar en la preparación de la naranja IV gama son la temperatura y la atmósfera en el interior del envase, ya que determinan la pérdida de calidad debido a la aceleración de los procesos degradativos.

Primero tiene lugar la eliminación de la piel (albedo y flavedo) y la obtención de pulpa en diferentes formatos (rodajas, gajos, etc.). A continuación se procede al lavado, en el que se adicionan al agua compuestos clorados de acción microbicida. Con el lavado también se eliminan los líquidos celulares acumulados en las zonas de corte y que generalmente son causantes del rápido deterioro del tejido.

Después del lavado tiene lugar un escurrido o secado mediante aire frío, para evitar que en el interior del envase haya restos de agua libre, que favorezca el desarrollo de microorganismos y la pérdida de textura del producto. Una vez que el tejido se halla limpio, procesado y seco está listo para ser envasado, bien en película plástica transparente, en barquetas selladas con film o en tarrinas.

La estimación de la vida útil del producto elaborado depende del tipo de envase a utilizar y de la relación peso del producto/volumen del envase. Las variedades que presentan mejor aptitud para su elaboración en IV Gama son Navelina y Navelate, gracias a la buena consistencia de sus gajos que favorecen el mantenimiento de la estructura de la rodaja durante el procesado y posterior manipulación y poseen una buena relación azúcares/acidez.

13. VALOR NUTRICIONAL

Valor nutricional de la naranja en 100 g de sustancia comestible
Agua (g) 87.1
Proteínas (g) 1
Lípidos (g) 0.2
Carbohidratos (g) 12.2
Calorías (kcal) 49
Vitamina A (U.I.) 200
Vitamina B1 (mg) 0.1
Vitamina B2 (mg) 0.03
Vitamina B6 (mg) 0.03
Ácido nicotínico (mg) 0.2
Ácido pantoténico (mg) 0.2
Vitamina C (mg) 50
Ácido cítrico (mg) 980
Ácido oxálico (mg) 24
Sodio (mg) 0.3
Potasio (mg) 170
Calcio (mg) 41
Magnesio (mg) 10
Manganeso (mg) 0.02
Hierro (mg) 0.4
Cobre (mg) 0.07
Fósforo (mg) 23
Azufre (mg) 8
Cloro (mg) 4

 

Página anterior

Página 2 de 2
 



Síguenos en

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.