Síguenos  
Toda la Agricultura en Internet
Empresas Compraventa Noticias Precios Agrícolas  Cursos Tienda On Line Vídeos Fotos Diccionario Foro  Recomendar Infoagro

EL MINADOR DE HOJAS DE CÍTRICOS (Phyllocnistis citrella Stainton).

1. Introducción
2. Biología
3. Daños
4. Control

 
  Enviar a un Amigo
Corregir / Sugerir
Imprimir
Enviar
Tu Nombre
E-Mail destinatario
¿Algún comentario?

Corregir/Sugerir
¿Cuál es el error, o sugerencia?


 Cursos On Line
Cursos para profesionales, estudiantes y titulados

 
 Medidores para cítricultura


 Anuncios Gratuitos
Anuncios clasificados de compra-venta de cítricos


 Mercados
Mercados nacionales e internacionales de cítricos

1. INTRODUCCIÓN

Es un microlepidóptero de la familia Gracillariidae, plaga de los cítricos en zonas tropicales y subtropicales. Hasta 1986 su presencia sólo se cita en países de África, Asia, Australia y las Islas del Pacífico. En el año 1993 se encontró en Florida (E.E.U.U.) y ese mismo año aparece en España en plantaciones de la provincia de Málaga y Cádiz. En 1994 se encuentra ya en Granada, Almería, Córdoba, Sevilla, Huelva, Murcia, Alicante, Valencia, Castellón e Ibiza. En ese mismo año también es detectado en Túnez, Argelia, Marruecos, Italia y Portugal, así como en algunos países de Centroamérica.

Se encuentra fundamentalmente en plantas de la familia de las rutáceas, especialmente del género Citrus. Es una plaga que ataca a las hojas jóvenes, debido a que la hembra realiza la puesta en los primordios foliares y básicamente en las hojas menores de 3 cm de longitud. Las larvas viven en galerías, también llamadas minas, que son subepidérmicas, produciendo una pérdida de la masa foliar que se traduce en una reducción del rendimiento y de la cosecha.

2. BIOLOGÍA

Los adultos miden unos 3 mm, son de color plateado con una serie de bandas amarillas, y al final de las alas tienen unas manchas negras y un fleco de pelos. Durante el día la hembra suele permanecer oculta y tienen actividades nocturnas y crepusculares, cuando las temperaturas son superiores a los 9ºC. El viento facilita su dispersión que puede llevarla a grandes distancias, lo que propicia la extensión de la plaga.

Realizan la puesta de los huevos en las hojas más pequeñas de los brotes tiernos, cerca del nervio central del haz o del envés, desde que aparecen los primordios foliares hasta que estas tienen un tamaño de 3 cm. Los huevos son de color blanco transparente, con forma lenticular, de unos de 0,3 mm de diámetro.

Después de la eclosión del huevo la larva traspasa la epidermis, se sitúa debajo de ésta y empieza a alimentarse y a formar la galería. La oruga es color amarillo verdoso, pasa por 4 estadios, durante los 3 primeros se alimenta pero en el cuarto o prepupa únicamente se dedica a construir la cámara pupal.




La oruga está en continuo movimiento dentro de la galería, rompiendo las células de la epidermis y alimentándose de su contenido líquido. La galería no es recta tiene continuos giros y habitualmente sigue en el mismo cuadrante de la hoja. La galería crece a medida que crece la larva y es transparente, en el interior se puede distinguir la larva y los excrementos que va dejando. 

En una misma hoja pueden haber varia galerías de diferentes larvas, aunque se pueden presentar en ambas caras, principalmente se presentan en el envés. Algunas veces sucede que se cruzan las galerías provocando la muerte de alguna de las larvas. En bastantes ocasiones sucede que se inician una gran cantidad de galerías, pero debido a la competencia sólo algunas llegan al final. En ocasiones se observan galerías en los tallos verdes de los brotes, en pocas ocasiones se observan galerías en el fruto.

En el estadio de prepupa construye la cámara pupal al final de la galería, en el borde de la hoja, segrega seda para formar esta cámara pupal, como si de un capullo se tratase, provocando un plegamiento de la esa zona de la hoja, que produce el enrollamiento de la hoja.

Las condiciones ambientales determinan la duración del ciclo y con ello el número de generaciones que se producirán en un año. En verano suele ser frecuente que el ciclo se complete en menos de 15 días; el resto del año la duración puede llegar a durar hasta unas 6 veces más que en verano. Le favorecen las temperaturas y humedades relativas elevadas.

3. DAÑOS

Las plantas que más daños pueden sufrir son las plantas de vivero, las plantaciones jóvenes, las regadas con riego localizado y aquellas variedades que tienen un amplio periodo de brotación. Los limoneros son muy atacados. En los árboles adultos los daños son mucho menos importantes. Los ataques provocan una disminución del crecimiento. Las hojas y los brotes atacados se secan como consecuencia de la rotura y el desprendimiento de la cutícula que deja el parénquima al sol.

En zonas con inviernos fríos y largos períodos sin brotación causadas por las bajas temperaturas, la mortalidad del parásito en sus estadios de larva y crisálida suele ser muy severa, lo que explica la baja intensidad de los ataques y daños en la brotación de primavera.

4. CONTROL

Es aconsejable llevar a cabo medidas culturales encaminadas a modificar y acelerar las brotaciones de los cítricos, es aconsejable evitar prácticas culturales que favorezcan el desarrollo de chupones o de brotaciones escalonadas. En los tratamientos de primavera, se aconseja aplicar abono foliar rico en nitrógeno con el fin de acelerar el desarrollo de la brotación. La estrategia de riego y abonado debe ser ajustada siempre que sea posible para producir una brotación post-estival y de otoño intensa y breve.

El control químico debe planificarse para proteger las brotaciones más importantes; estas brotaciones importantes son las que contienen las flores en primavera, y las de final de verano, y en limonero también la brotación de verano.

El control químico se lleva a cabo cuando se observan 0,7 larvas por hoja en las hojas jóvenes y también se considera que tenemos daños importantes cuando el porcentaje de superficie foliar afectada en nuevas brotaciones es mayor del 25%. El control químico es difícil, debido a que la plaga se desarrolla en brotes en crecimiento; lo que hace que la persistencia de los productos sea baja, ya que la plaga puede seguir desarrollándose en las hojas que aparecen después del tratamiento.

En la actualidad el control de las plagas tiende a realizarse según unos criterios que pretenden llevar a cabo una producción integrada en la que se combinan los medios culturales, la lucha química, la lucha biológica, llevando a cabo un seguimiento de la evolución de la plaga para intervenir en los momentos que resulte más efectivo y asequible.

En el caso del minador los consejos a seguir son los siguientes:

-En plantaciones adultas, no deben llevarse a cabo tratamientos específicos en las brotaciones de primavera, salvo en parcelas ubicadas en zonas con un microclima muy especial y siempre que se compruebe la presencia generalizada de la plaga.

-En plantaciones jóvenes y árboles injertados, a partir de la segunda brotación si se observa la presencia de la plaga.

-En los casos en los que se realice la aplicación se efectuarán cuando el mayor número de brotes tenga entre 3 y 5 cm y las hojas tengan hasta 3 cm de longitud

Las materias activas recomendadas en producción integrada son las siguientes: 

Materia Activa Dosis (%)
Abamectina 0,02
Lufenuron 0,15
Benfuracarb 0,25
Carbosulfan 0,10
Metil Pirimifos 0,20
Hexaflumuron * 0,05
Flufenoxuron * 0,03
Diflubenzuron * 0,05

* Los productos marcados sólo se aplican una vez al año.

La adición de un aceite mineral de verano mejora la eficacia del producto. Algunos productos pueden aplicarse directamente pintando el tronco de los árboles, o bien al suelo o con el agua en riego por goteo (imidacloprid,..)

El control biológico del minador es muy importante, ya que hay especies de parasitoides que eliminan entre el 60 y el 80% de los individuos de la plaga, dependiendo de las condiciones.

Se han descubierto aproximadamente 40 especies de enemigos naturales, siendo los más numerosos los himenópteros parasitoides de la familia Eulophidae, también la familia Encyrtidae y las familias Braconidae y Elasmidae. También hay que destacar entre los depredadores a las crisopas

De la familia Eulophidae son frecuentes en nuestro país especies de los géneros Cirrospilus, Sympiesis, y Pnigalio. Algunas como C. nearlyncus, C. variegatus, C. vitatus, S. gregori, S. viridula, S. gordius, P. Pectinocornis... parasitan al minador de los cítricos. Hay otros géneros que contienen especies no presentes en nuestro país que son parásitas del minador y se han intentado introducir: Citrostichus phyllocnistoides, Galeopsomyia fausta, Quadrastichus sp....

La familia Encyrtidae, con el género Ageniaspis; A. Citricola es un buen parásito específico del minador de las hojas de los cítricos. 


Síguenos en

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.