Síguenos  
Toda la Agricultura en Internet
Empresas Compraventa Noticias Precios Agrícolas  Cursos Tienda On Line Vídeos Fotos Diccionario Foro  Recomendar Infoagro

EL CULTIVO DEL PEREJIL (2ª parte)
The parsley growing

1.- Caracteres Botánicos.
1.1.- Generalidades.
1.2.- Variedades.
2.- Clima Y Suelo.
3.- Propagación.
4.- Cultivo.
4.1.- Labores Preparatorias.
4.2.- Marcos De Plantación.
4.3.- Riego Y Abonado.
4.4.- Labores Culturales.
5.- Recolección.
6.- Plagas Y Enfermedades.
6.1. Enfermedades Provocadas Por Parásitos elúricos.
6.2. Enfermedades Bacterianas.
6.3. Enfermedades De Las Hojas Y Cuello De Las Plantas.
6.4.- Otras Enfermedades De Las Hojas Y Los Peciolos.
6.5.- Insectos Plaga Del Cultivo.
7.- Aplicaciones Y Curiosidades.
7.1.- Aplicaciones Culinarias.
7.2.- Aplicaciones Medicinales.
7.3.- Curiosidades.

 
  Enviar a un Amigo
Corregir / Sugerir
Imprimir
Enviar
Tu Nombre
E-Mail destinatario
¿Algún comentario?

Corregir/Sugerir
¿Cuál es el error, o sugerencia?


 Cursos On Line
Cursos para profesionales, estudiantes y titulados

 
 Medidores para plantas aromáticas


 Anuncios Gratuitos
Anuncios clasificados de compra-venta de plantas aromáticas


 Mercados
Mercados nacionales e internacionales de aromáticas

5. RECOLECCIÓN.

Comienza a realizarse más o menos a los tres meses de nacidas las plantas en las siembras de invierno y a los dos en las de verano, cuando aquéllas tienen, aproximadamente, seis hojas verdaderas. La recolección se efectúa cortando o segando las eras a ras del suelo y haciendo manojos, que se atan según se van formando. Los manojos suelen contener de 20 a 25 plantas. El momento para realizar el corte se verifica cuando los pecíolos comienzan a amarillear.
La recolección debe hacerse por la mañana, antes de que las plantas comiencen a sentir los efectos del calor, y cuando éstas tienen una altura de unos 30 cm. La planta vuelve a rebrotar, estando disponible para un nuevo corte a los dos meses, aproximadamente.

La recolección del perejil demanda una mano de obra importante.
El cultivo dura aproximadamente un año, durante el cual suelen darse unos seis cortes en las siembras realizadas en invierno y unos cuatro en las siembras de verano.
Las hojas después de lavadas pueden emplearse frescas como condimento o bien secan por una corriente de aire.
En cada corte se obtienen de 5 a 10 Tm de hoja fresca por hectárea que un vez secas y después de eliminar los pecíolos quedan reducidas a 400-800 kilos.
El rendimiento depende mucho del estado vegetativo del cultivo y de la altura del mismo al realizar los cortes de los tallos. Se puede cifrar, en un cultivo normal, en 1,5 a 2 kg por metro cuadrado.

En los últimos años se viene investigando para conseguir retardar los efectos de la senescencia en las hojas de perejil después de su recolección. Los resultados más prometedores se han conseguido mediante el uso de CO2 y ácido giberélico para contrarrestar los efectos de la producción de etileno, inductor de la senescencia (Lers et al, 1998).
Pero el CO2 no solo contribuye a ralentizar el proceso de senescencia de las hojas frescas del perejil una vez recolectadas, sino que también se ha demostrado el efecto beneficioso de la fertilización carbónica sobre cultivos de invernadero experimentales desarrollados en zonas más frías. El incremento de los rendimientos fue de hasta un 17 % mayor que en los cultivos testigo (Mortensen, 1994).

6. PLAGAS Y ENFERMEDADES.




En los últimos años y debido a la creciente importancia de los cultivos comerciales de perejil, se han venido desarrollando ensayos para tratar de encontrar soluciones a los problemas fitosanitarios que se presentan en campo.
Así, se están induciendo genes de defensa en perejil a través del ozono. Los estudios se encaminan hacia la producción de plantas bajo atmósferas ricas en ozona para inducir en las plantas los mecanismos moleculares de la defensa, y que solo se manifiestan bajo estas atmósferas ricas en ozono ( Ekeykaltenbach et al, 1994 a y b).

También se está experimentando para tratar de identificar los genes implicados en la resistencia a enfermedades a través de marcadores moleculares (Zou y Taylor, 1994). Además parece que los estudios revelan que el incremento de la biosíntesis de compuestos fenólicos destinados a las paredes celulares contribuyen a modificar la estructura de la misma al tiempo que induce funciones adicionales de defensa frente a patógenos (Matern et al, 1995).

6.1. Enfermedades provocadas por parásitos telúricos.

En las semillas de perejil los daños por marras de nascencia no son tan frecuentes como cabria esperar. Los daños pueden ser graves en ciertas situaciones, en particular en Florida (suelos descalcificados, siembras en condiciones cálidas y húmedas). Allí practican una inundación de los futuros terrenos de siembra, bajo 10 ó 15 centímetros de agua durante 60 días antes de su preparaci6n. Esta práctica, emparejada a un encalado que eleva el pH hasta 7,5 disminuye los daños por Rhizoctonia y Fusarium.

El perejil es un huésped muy favorable al desarrollo de Meloidogyne, tanto si se trata de M. incognita, M arenaria, M javanaica adaptados a las condiciones cálidas, como si se trata de M. hapla, mas tolerante al frío. Podemos observar no solamente una baja de vigor de las plantas, sino también, tras la podredumbre de las agallas, marchitamientos definitivos.
Esta es la principal causa de la mortalidad del perejil en condiciones tropicales donde esta planta es potencialmente vivaz por el hecho de que allí no sube a la flor.

6.2. Enfermedades bacterianas.

En los Estados Unidos se han detectado dos enfermedades foliares de origen bacteriano en el perejil, una con un óptimo de virulencia a 20 °C, Pseudomonas syringae pv. apii, muy importante, sobre todo, en el norte, la otra, Pseudomonas cichorii, causa estragos a temperaturas mas elevadas (29 °C) y es terrible, sobre todo, en Florida. Los síntomas de ambas enfermedades son similares: manchas, en un principio de color amarillo muy vivo que, después, se tornan necróticas en su centro con un halo amarillo, que puede alcanzar 5 milímetros de diámetro. Es conveniente recurrir, principalmente en Florida, a tratamientos bactericidas regulares (cobre + fungicidas orgánicos), con una cadencia que puede variar hasta dos veces por semana en condiciones favorables a la enfermedad (Messiaen, 1995).

Erwinia carotovora es la causante de la podredumbre blanda del perejil. Esta está caracterizada por el desarrollo de un exudado verde oscuro, los tejidos se destruyen completamente. La enfermedad se ve favorecida por el tiempo cálido y húmedo, pudiéndose controlar mediante el empleo de sistemas de refrigeración (Snowdon, 1991).

6.3. Enfermedades de las hojas y cuello de las plantas.

Septoriosis y cercosporiosis (Messiaen, 1995).Son las enfermedades foliares más importantes del perejil; están provocadas por: Septoria petroselini y Cercospora petroselini. Las manchas de Cercospora son de color gris claro, con márgenes muy bien delimitados. Las de Septoria son de un color pardo más oscuro y en ellas podemos distinguir picnidios, muy a menudo, presentes, no solo en el centro de la mancha, sino en todo el tejido verde que la rodea. También podemos observar picnidios sobre los peciolos. En algunos casos, bastante extraños, las manchas son necróticas y de color gris claro con un margen pardo y albergan picnicios en su centro. Las conidias de Cercospora son diseminadas por las corrientes de aire y germinan en la superficie de las hojas favorecidas por el rocío o por ligeras lluvias; la penetración es estomática. Las conidias de Septoria, o picnosporas, producidas en masas viscosas recubiertas de gelatina esporífera, son diseminadas por las salpicaduras de lluvia, o por el cultivador que circula entre las plantas húmedas de lluvia o de rocío. La germinación y la penetración exigen más de un 90 % de humedad durante dos días, o el humedecimiento de las hojas durante 24 horas. Los dos hongos pueden ser transmitidos por las semillas: Cercospora bajo la forma micélica, Septoria bajo la forma de picnidios en la superficie de las semillas. La infección de las plántulas a partir del inóculo que portan las semillas o a partir de los restos de cosecha, es discreta en un principio, y en el caso de Septoria pasa por una fase radicular. Incluso cuando la contaminación inicial es precoz, los daños pueden comenzar a manifestarse tras el trasplante. Los métodos de lucha: se debe evitar al máximo la perturbación de los restos de cultivo, eliminando los residuos de perejil y practicando una rotación de dos años en las parcelas de cultivo. El uso de semillas desinfectadas, o, mejor todavía, sanas, es del mismo modo esencial. Los lotes de semillas sospechosos pueden ser fácilmente localizados por medio del examen de las semillas con lupa binocular. Pero la presencia de picnidios en ellas no es razón suficiente como para creer que estos sean viables. Los lotes de semillas de más de dos años de edad no portan más que picnidios muertos. La lucha contra la Septoriosis se realiza tratando a base de tiabendazol, con benomilo y otros productos próximos, con cadencias de tratamiento de 14 días y la posibilidad de dominar epidemias iniciales. Otros tratamientos aplicables son: utilización de semillas sanas (tratadas) y de dos años, efectuar pulverizaciones sobre los cultivos mojando bien las hojas por el envés, practicar largas rotaciones de cultivos, aplicación de fungicidas eficaces como son: Maneb (2 kg/ha, de producto comercial), Tilt 125 (1 kg/ha), o Daconil (2kg/ha).

Phytophthora nicotianae var. parasitica causa otra podredumbre en el perejil. Esta enfermedad ha sido descrita en Hawai, y se establecieron los síntomas estudiando los cultivos sólo en tiempo seco (temperatura del suelo 30 ºC o alrededor). El hongo puede ser transmitido por las semillas. La podredumbre blanda acuosa que aparece es causada por Sclerotinia sclerotiorum, la cual puede atacar al cultivo en desarrollo. Son especialmente susceptibles las plantas cultivadas con elevadas densidades y en espacios cerrados como también ocurre en los cultivos forzados bajo plástico (Snowdon, 1991). En los últimos años se ha estudiado, en ensayos realizados in vitro, el mecanismo de defensa de las plantas frente a aislados de Phytophthora megasperma fsp glycinea elicitor. Los estudios recientes tratan de fomentar y acelerar la respuesta de las plantas frente al patógeno para así producir en estadíos tempranos del ataque los metabolitos necesarios, implicados en la resistencia relativa, para presentar una más adecuada defensa frente al patógeno (Norman et al, 1994). Ensayos similares se han desarrollado con otras especies de Phytophthora infestans, todos ellos encaminados a la búsqueda de marcadores moleculares in vitro para su posterior uso y fomento de la defensa frente al patógeno (Reinold and Hahlbrock, 1996; Naton et al, 1996).

6.4. Otras enfermedades de las hojas y los peciolos.

En 1993, cultivos de perejil comercial desarrollados en San Joaquín y el valle de las Salinas (USA), presentaron síntomas y signos de una enfermedad foliar. Estos síntomas consistían en clorosis y marchitez de las hojas. El característicos crecimiento blanco del hongo, típico del oidio, se presentó en todas las hojas. Finalmente el agente causal fue identificado como Erysiphe heraclei (Koike y Saenz, 1994).

En cultivos de umbelíferas en Suiza se han descrito los síntomas correspondientes a una podredumbre de raíces en perejil causados por Alternaria radicina. El control de dicha enfermedad está limitado al tratamiento de las semillas. Los tratamientos se pueden realizar a base de agua caliente (20 minutos a 50 º C) dando buenos resultados (82 % de plantas sanas después de 3 semanas de cultivo). Como tratamiento químico se recomiendan Tiram, Zineb o Captan en diferentes proporciones y con distintos métodos de aplicación. Otra alternativa al control químico es la rotación de cultivos (Gindrat, 1979).

Existe otra enfermedad que rara vez ocasiona daños significativos en cultivos de perejil pero convierte en impracticables esos terrenos en el transcurso de dos años de producción. Las raíces de las semillas germinadas se tornan marrones y mueren. La enfermedad afecta ala comercialización del cultivo por su pobre aspecto foliar. La identificación del agente causal fue confirmada por la Dra. D.J. Stamps del Commonwealth Mycological Institute, Kew, siendo la primera vez que el hongo Pythium paroecandrum causaba una enfermedad sobre cultivos de perejil. Como solución al problema se planteó la rotación del cultivo con otros como cebada, puerros, zanahorias o cebollas de primavera. La rotación con la cebada fue particularmente efectiva en la reducción de la incidencia de la enfermedad en cultivos posteriores de perejil dentro de la rotación. Esta reducción pudo estar relacionada con un incremento del pH. Los fungicidas analizados para el control de la enfermedad no resultaron rentables (McCraken, 1984).

Se han descrito daños en las hojas debidos a Stemphylium y a Phyllosticta petroselini Rothers (Snowdon, 1991).

En Italia se ha detectado un forma especializada de Cercosporidium punctum, parásito del hinojo, sobre perejil.

En ocasiones también se observan royas en los cultivos de perejil (Puccinia apii, Puccinia petroselini), que producen sobre sus huéspedes uredosporas y teliosporas.

Mildiu (Plasmopara nivea). Esta enfermedad se caracteriza por la formación de manchas amarillentas de contorno irregular en las hojas. Se puede controlar con tratamientos preventivos a base de Maneb, Captafol, Mancozeb, Zineb, etc., siendo también recomendables las rotaciones de cultivo.

6.5. Insectos plaga del cultivo.

Por lo general, no se le conocen plagas específicas, debiendo el agricultor controlar las plagas polífagas de las hortalizas, tales como gusanos blancos, rosquillas, gusanos de alambres, etc. Para ello se pueden realizar tratamientos insecticidas a base de Fonofos a razón de 0,2 gramos de materia activa por metro cuadrado. En el caso de continuar los ataques se recomienda el empleo de cebos envenenados repartidos a voleo, utilizando una mezcla de salvado y Triclorfón a razón de 10 kilogramos del primero y 800 gramos del segundo amasados con 5 ó 6 litros de agua.

7. APLICACIONES Y CURIOSIDADES.

7.1.- Aplicaciones culinarias.

Es, sin duda, la hierba de uso más común en la cocina europea y americana, aunque, con demasiada frecuencia, se suele emplear como guarnición y dejarla, despreciada, en un lado del plato. El perejil se puede emplear en casi cualquier plato, pero la salsa de perejil resulta especialmente deliciosa con jamón, y la mantequilla con perejil y ajo es una forma clásica de acompañar los caracoles; también es deliciosa con mejillones y muchos otros pescados y hortalizas. El perejil troceado puede añadirse a sopas, mahonesas, vinagretas, y rociarse sobre hortalizas; sus tallos son un ingrediente básico para un bouquet garni. El perejil es un componente vital para una omelette aux fines herbes. Una advertencia procedente de la sabiduría popular: ¡ no coma demasiado perejil, o parecerá más viejo de lo que es!. El mejor método que se conoce para eliminar el olor a ajo en el aliento es masticar una ramita de perejil.

Utilizado en la antigüedad como planta medicinal, su uso actual más difundido es el culinario, aunque no menos antiguo. Ya Plinio, en el S.I d.de C., decía que todas las salsas de su época contenían perejil. Es un alimento altamente nutritivo y valioso, pues contiene vitaminas A, B (B1, B2), y C, grandes cantidades de hierro, calcio, potasio, fósforo, proteínas, yodo, magnesio y otros minerales.
Hoy en día la industria expende las hojas de perejil troceadas y envasadas en botes de cristal.

7.2. Aplicaciones medicinales.

Tanto la raíz como la semilla aparecen registradas en farmacopeas europeas, y uno de sus componentes, el apiol, descubierto en 1849, se comprobó que era efectivo en la cura de la malaria y problemas asociados a ella. El aceite esencial del perejil estimula el apetito e incrementa el flujo sanguíneo al estómago y al útero, por lo que se ha venido utilizando como ayuda para la digestión y para regular la menstruación. Las raíces comidas igual que los nabos, activan los riñones y han sido usadas medicinalmente en dolencias renales así como en inflamaciones de próstata. En veterinaria se ha empleado para poner en celo a las ovejas.

7.3. Curiosidades.

El nombre genérico viene del griego petrol (piedra o roca), y responde al hecho de que crece bien sobre suelos rocosos, y selinum (apio), el cual es una hierba u hortaliza comestible, como todos sabemos. Crispum (rizado) describe la característica principal de las hojas de alguna de sus variedades. En la Edad Media se la llamaba peterselie, nombre que aun conserva en alemán. La variedad crispum es nuestro perejil de huerto, pero existe también otra variedad, de hoja simple, conocida indistintamente por los nombres de perejil griego, italiano, continental o de hoja plana. Otra variedad, el perejil tuberoso o perejil de Hamburgo, que se cultiva por su deliciosa raíz.


Página anterior

Página 2 de 2
 



Síguenos en

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.