Síguenos  
Toda la Agricultura en Internet
Empresas Compraventa Noticias Precios Agrícolas  Cursos Tienda On Line Vídeos Fotos Diccionario Foro  Recomendar Infoagro

ASPECTOS TÉCNICOS DE LA POLINIZACIÓN CON ABEJORROS (1ª parte)

1. Introducción
2. Aplicación De La Polinización Natural En Cultivos
2.1. Aplicaciones En Diferentes Cultivos
3. Descripción De Una Colmena Comercial
4. Aspectos Técnicos
4.1. Instalación

4.2. Mantenimiento
4.3. Protección Del Cultivo
4.4. Causas Que Pueden Alterar El Trabajo De Los Abejorros
5. Bibliografía

 
  Enviar a un Amigo
Corregir / Sugerir
Imprimir
Enviar
Tu Nombre
E-Mail destinatario
¿Algún comentario?

Corregir/Sugerir
¿Cuál es el error, o sugerencia?


 Cursos On Line
Cursos para profesionales, estudiantes y titulados

 
 Medidores para agricultura


 Anuncios Gratuitos
Anuncios clasificados de compra-venta de productos ecológicos


 Mercados
Mercados nacionales e internacionales de productos ecológicos

1. INTRODUCCIÓN.

El cuaje del tomate y de muchos otros cultivos protegidos y al aire libre a menudo necesita alguna ayuda. Para una polinización óptima, el polen necesita caer desde el pistilo hasta el estigma. Esta fructificación se puede realizar de diversas formas. Una de las más utilizadas actualmente es el empleo de abejorros polinizadores. La introducción de estos insectos en los cultivos de tomate bajo plástico desde finales de los años ochenta y comienzos de los noventa a presentado un gran incremento y aceptación por parte de los agricultores debido principalmente a su bajo coste y a su inmejorable trabajo en la polinización de flores.

Durante los primeros años el empleo de abejorros en el cultivo de tomate bajo plástico era de sólo un 5 - 10 %, empleándose fitohormonas en el 80 - 90 % de los casos. En la actualidad, y en tan sólo cinco años, estos porcentajes han cambiado siendo el 99 % de los agricultores los que emplean abejorros polinizadores en sus invernaderos.

Durante los últimos años los estudios realizados sobre el empleo o no de polinizadores naturales, confirman una notable diferencia cuantitativa y cualitativa en cuanto a producción y la calidad del fruto obtenido. Ensayos realizados en Israel demuestran que mientras que la producción total obtenida con vibradores manuales y atomizadores de aire es de 11 y 10 Kg/m2 respectivamente, la conseguida utilizando abejorros se sitúa sobre los 15 Kg/m2

En Almería se han llevado a cabo experiencias en cuanto a calibre y calidad en tomate Daniela polinizado naturalmente frente al cuajado mediante fitohormonas. Los resultados obtenidos muestran una mejora en la calidad y un aumento en la producción cosechada en aquellas plantas polinizadas con abejorros.

2. APLICACIÓN DE LA POLINIZACIÓN NATURAL EN CULTIVOS.




El gran interés en el estudio del abejorro como insecto polinizador viene determinado por su empleo dentro de la agricultura. Para obtener una buena cosecha, las flores del cultivo necesitan ser polinizadas. El polen debe soltarse del estambre y hacer contacto con el pistilo, para que en el cultivo del tomate se produzca una buena polinización y una buena fructificación.

Hasta hace unos pocos años, la polinización se hacía manualmente con un vibrador eléctrico. En ciertas áreas de cultivo, la fructificación se estimulaba con aplicaciones de hormonas, dirigidas a las flores, siendo una labor pesada y muy laboriosa. También se utilizaban abejas, pero estos métodos sin embargo presentaban una serie de inconvenientes:

En 1987, se observó como los abejorros podían ser una buena alternativa para esta actividad, consiguiéndose más eficacia en la polinización y en la fructificación, que con la vibración manual y la aplicación de hormonas. El empleo de Bombus terrestris, aporta una alternativa muy buena que asegura una producción de excelentes tomates bajo plástico. Una polinización adecuada es esencial para asegurar una formación correcta de los frutos y una producción óptima.

Comparados con otros insectos polinizadores, como las abejas, los abejorros son más efectivos porque son más grandes y pueden visitar un número mayor de plantas por vuelo, es decir, más flores por minuto (una media de 20-30), y logran un mejor contacto con el estigma y los estambres.

El clima tiene menos influencia en el comportamiento de los abejorros que en otros insectos polinizadores. Los abejorros se mantienen activos relativamente a bajas temperaturas (recolectan alimento a 5º C) y con baja intensidad de luz. Sin embargo con calor extremo, no son muy activos. La lluvia, el viento y las nubes tienen poca influencia en sus actividades. Por otro lado las abejas comunes permanecerán en sus colmenas a temperaturas inferiores a 10º C, con lluvia, con viento de fuerza 7 o más, o con más de un 70 % de nubosidad.

Una ventaja importante de los abejorros, por encima de las abejas, es la ausencia de un sistema de comunicación. La abeja melífera informa a sus compañeras por medio del baile de la presencia de una fuente de comida atractiva fuera del cultivo en la que se requieren sus actividades de polinización, y como resultado las abejas saldrían colectivamente del cultivo hacia el nuevo lugar. Los abejorros no tienen tal sistema de comunicación. Cuando un abejorro individual encuentra una fuente de comida atractiva en otra parte, no puede informar a sus compañeros, de manera que los otros abejorros continuarán trabajando en la cosecha en la que se requieren sus servicios.

Cuando se selecciona una especie idónea por su gran tarea polinizadora, se usan los criterios siguientes:

En base a estos criterios, el abejorro de tierra, terrero o zapador, Bombus terrestris, es el más utilizado por el mercado europeo. Se produce esta especie también en Israel y Nueva Zelanda para los mercados locales. Para el norteamericano comercialmente se producen las especies Bombus impatiens y Bombus occidentalis, en el oriente y occidente de América del Norte respectivamente. En las Islas Canarias la especie endémica que se usa es Bombus canariensis.

Como conclusión, las ventajas de la utilización de los abejorros son:

2.1. Aplicaciones en diferentes cultivos.

Los abejorros se pueden utilizar para la polinización de distintos cultivos, entre ellos destacan: 

Tomates. Es el principal cultivo hortícola protegido sobre los que se aplica. Los abejorros sustituyen totalmente la utilización de vibradores manuales y hormonas, mientras que las plantas produzcan polen viable. Más adelante se tratará con mas detalle la polinización de este cultivo con Bombus terrestris.

Pimientos. Los pimientos polinizados por los abejorros contienen más semillas. Tienen mejor forma y un pericarpio más grueso. Una sola colonia basta para polinizar de 3000 a 5000 m2 durante 6 a 8 semanas.

Pequeños frutos (fresas, frambuesas, grosellas rojas, etc.). Los abejorros aseguran la producción de excelentes frutos sobre este tipo de plantas, particularmente durante los períodos que las abejas no son activas, en invierno y en primavera, en caso de tiempo frío y nuboso. La calidad de los frutos es mejorada y las cosechas comerciales se ven considerablemente acrecentadas cuando se utilizan los abejorros para asegurar la polinización. Se obtienen menos frutos deformados.

Otros cultivos. Los abejorros se utilizan con éxito para cultivos como calabacín, melón, kiwi, judía y para la producción de semillas, tales como girasoles, tréboles, endivias, etc.
La utilización de colmenas en un cultivo puede verse afectada por varios motivos como el mal estado del cultivo y de la floración (falta de polen, etc.), ubicación, tratamientos químicos o por las variaciones climáticas. Para ello existe una serie de consejos prácticos adaptados principalmente al periodo de verano - otoño.

3. DESCRIPCIÓN DE UNA COLMENA COMERCIAL.

Las colmenas comerciales empleadas en los cultivos hortícolas tienen una morfología simple, segura, fácil de controlar y que no precisan mantenimiento. La estructura de una colmena varía según su casa comercial, pero en general se divide en las siguientes partes o componentes:

A) Parte externa. Constituye el embalaje y/o protección. Está realizado en cartón reciclable con características hidrófobas protege a la colmena durante el transporte y manipulación, y de las condiciones climáticas adversas.

B) Parte interna. Alberga los distintos compartimentos de la colmena. Está fabricado en plástico reciclable o en cartón, según el modelo. Se divide básicamente en dos compartimentos: uno grande que contiene el nido con la cría de huevos y larvas, y comunica a un compartimento de comida movible. Gracias a una tapadera transparente es posible controlar con facilidad la calidad y la actividad de la colonia. Debido a que las flores de tomate carecen de néctar, las colmenas están dotadas de una bolsa o botella de jarabe artificial compuesto de azúcar y agua. Esta bolsa suele tener un peso de 2 - 2,5 Kg., cantidad suficiente para la vida entera de la colonia.

Cada colmena de abejorros comprende dos aperturas de vuelo, regulables con ayuda de una compuerta. El primero de ellos es el que se emplea en condiciones normales, permitiendo la entrada y salida de los insectos. El segundo orificio permite solo la entrada pero no la salida. Los orificios se comunican con el interior de la colmena mediante un pequeño tubo cónico. Todo el interior está protegido por algodón que aísla de las condiciones ambientales del exterior.

4. ASPECTOS TÉCNICOS.

4.1. Instalación.

Una colonia puede polinizar de 1000 a 3000 m2 de cultivo (2.000 m² en tomates redondos, 2.500 m² en tomates de carne, y 1.250 m² en tomates tipo Cherry) con una esperanza media de vida de 6 a 8 semanas. Una colmena consta de 50 a 60 obreras y el número de colonias necesarias depende del tipo de invernadero o túnel, de la estación del año, de la variedad de tomate, de la densidad de plantación y de la presencia de flores silvestres.

En la época de otoño - verano los abejorros pueden tardar en adaptarse a su nuevo entorno hasta 4 ó 6 días, por lo que es conveniente aplicar hormonas para el cuajado 1 ó 2 días antes de introducir la colmena, o una vez instaladas en el invernadero hasta que se adapten a su nuevo entorno y a la temperatura (es recomendable que la colmena esté cerrada dos días al aplicar hormonas). Al ser un periodo muy caluroso, se deben instalar en lugares bien ventilados, cubriéndolas con varias bandejas de poliestireno (corcho) o con mallas de sombreo que eviten la incidencia directa del sol. Estas bandejas también servirán para proteger a la colmena de la humedad y de la lluvia propias de los meses de invierno.

Antes de introducir la colmena hay que asegurarse de no haber tratado con productos incompatibles al menos durante los últimos 15 ó 20 días. Existe un listado con la compatibilidad de los diferentes productos químicos no perjudiciales para los abejorros y que es aconsejable consultar. Es conveniente tener las instalaciones lo suficientemente cerradas para evitar salidas a flores cercanas o cultivos próximos al que está siendo cultivado. Las colmenas se colocarán en la parte superior (hacia la banda Norte) de la finca y siempre orientadas hacia el Sur, de 0,5 a 1 metro sobre el suelo. Durante el período del invierno, es deseable la colocación al sol.

Para evitar el exceso de hormigas que se puede producir alrededor de la colmena, se recomienda el empleo de cola entomológica, grasa o pegamento alrededor del palo de sujeción, o azufre en la base.
Es importante revisar exhaustivamente los tratamientos que se apliquen antes de introducir la colmena y respetar los plazos de seguridad, ya que de lo contrario perjudicaría al cuajado de los frutos. Cuando sean tratados los invernaderos vecinos se pueden subir las bandas o retirar las colmenas en caso de productos muy fuertes.

Otros factores importantes a tener en cuenta son:

Cuando se abren las colmenas por primera vez las salidas de los abejorros son algo torpes pero transcurridos los vuelos iniciales de orientación comenzarán inmediatamente a polinizar la cosecha. En general, los abejorros son más activos por la mañana y por la tarde. Su actividad también depende de la forma de floración del cultivo.

Los abejorros son activos a temperaturas comprendidas entre los 10 y 30 grados Celsius. Pero su función es mejor a temperaturas entre 15 y 25 grados Celsius. En caso de temperaturas altas en el interior de la colmena, los abejorros no vuelan y mediante el movimiento de sus alas tratan de airear la colonia. En días muy calurosos los abejorros solo salen durante las primeras y últimas horas del día.


 

Página 1 de 2
Siguiente página



Síguenos en

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.